19 noviembre 2008

Otoño en Kabila

Esta casa que un día era pequeña y empezó siendo mi segunda casa, hoy ha pasado casi al primer lugar. La tranquilidad que aquí se respira, el silencio y, a la vez tener muy cerca el Mediterráneo y la montaña, hacen que sea mi sitio ideal. DSCF2630

Una montaña de Els Ports, desde Kabila

Ayer he vuelto a Kabila. Después de un mes. Aquí, en pleno campo, se encuentran más rastros del otoño que en Rivas.

Kabila tiene bastantes almendros, pinos y olivos. La época de los almendros ya pasó, este año ha dado poco fruto. Sin embargo, los olivos están cargados. Mañana empezaré a coger aceitunas (sólo para llenar unos frascos).DSCF2647

Un olivo con un racimo de aceitunas que están para cogerlas

Hay también un laurel, un algarrobo y dos higueras. Además, planté hace tres años, un mandarino, cuatro naranjos, un limonero, un níspero y dos cerezos. Son todavía pequeños, pero van creciendo. Les quedan dos o tres años, me han dicho, para que empiecen en serio a dar frutos.

Me gustan los árboles, aunque apenas entienda. Además de sus frutos, encuentro algo más. De los cítricos, el olor.DSCF2642

Las tres primeras naranjas de Kabila. A punto de caramelo

De los almendros y los nísperos, las flores.DSCF2628

Las flores del níspero, bellas y elegantes

De los olivos, su tronco.

DSCF2656

Uno de los olivos de tronco ramificado y retorcido

De los pinos su elegancia. Y de todos, que sirven de cobijo a pájaros y ardillas que corren por aquí, junto a Misha, que trepa como nadie. Y mientras tanto, siempre fiel, a la entrada de Kabila, las dos banderas de la libertad: la del Arco Iris y la de la República.DSCF2662

Una entrada de Kabila, con las dos banderas. Misha está sobre el poyete de la entrada y en el cristal de la puerta, reflejados mi cuñado y yo

Y me siento bien. A mí el otoño siempre me ha gustado. Es sereno (así se dice otoño en italiano, que bello nombre: Sereno). Es tristón y más que tristón, nostálgico y sin embargo es resistente --tarda en cederle el paso al invierno-- y complaciente --su sol no quema, acaricia. Su clima, entre calor y frío, es agradable. La naturaleza empieza a palidecer, y sin embargo, todo lo humano empieza a renacer: el curso escolar, el año político. Y mi nieto Fran, a vivir.

PB050006

Fran, mi cuarto nieto, tranquilo y enérgico (como dicen que son los "escorpios") a los siete días

Es el principio de nuestra nueva vida. Mucho más el otoño que el invierno es signo de volver a empezar, a pesar del uno de enero. Así lo veo yo. ¿Ustedes gustan?

Poema Ida de Otoño de Juan Ramón Jiménez

Por un camino de oro van los mirlos… ¿Adónde?
Por un camino de oro van las rosas… ¿Adónde?
Por un camino de oro voy…
¿Adónde,
otoño? ¿Adónde, pájaros y flores?

Salud y República

13 comentarios:

SELMA dijo...

¡Qué magnífico anfitrión eres Rafa! Nos abres las puertas de tu casa de tu magnífico jardín, nos llegan todos los olores que el otoño nos sigue regalando... Este sol tibio pero presente, reconfortante y este precioso Fran... Disfrutad de todo, sed Felices!

Un beso.

Gracchus Babeuf dijo...

Como buen trasplantado a Madrid, adoro el otoño. Es la única estación en la que se puede sobrevivir en el poblachón manchego. ¡Qué envidia me dan los kabileños!

merce dijo...

Tu si sabes disfrutar de la vida Rafa!!! Sigue así.
Besos

Naveganterojo dijo...

Me ha encantado tu casa, ha sido un honor poder visitar esa finca donde se respira paz y armonia.
Aunque para ser sincero.....lo que mas me ha emocionado es la tricolor.
Salud y republica

Libertad Martínez dijo...

Soy un bicho de ciudad, del asfalto. Pero me ha encantado tu visita, me ha gustado tu paz.
La cosa es que no se si eso es lo que pasa cuando uno se "serena", porque a mis padres les ha pasado lo que atí y no hay forma de sacarles de su finca.
Así que si eso es lo que ocurre cuando nos "serenamos", va a empezar a gustarme el otoño.
Gracias Rafa por tu generosidad.
P.D. Un nieto precioso, díselo a sus padres que a todos nos gusta oir que nuestros hijos son muy guapos.

Sònia... no tan fiera... dijo...

Qué bonita es Kabila Rafa... a mi me encanta el olor de los naranjos, pero si he de quedarme con algo me quedo con los troncos retorcidos de los olivos... de pequeña siempre que podía me encaramaba a uno muy viejo y muy sabio para leer, debe ser por eso..

Y que preciosidad tu nieto!!!

Bonita entrada, muy muy bonita...

Un besazo!

Maripuchi dijo...

Ah! Achuchoncillos a nuestra Mishita!!
Pega un par de olisqueadas a las higueras de mi parte!!
Besos para los dos!!

(Qué guapísimo que es Fran, por favor, qué cosa más rica)

Saiza dijo...

Que delicia de entrada y cuantas cosas en común...lo digo por lo de los arboles y las plantas en general, ya que estoy montando un macetohuerto en casa, el limonero ya esta instalado...jeje y tu nieto fran es una monada y escorpio como yo...aunque eso de tranquila...creo que yo no soy mucho...jeje. Me ha gustado mucho tu kabila, un placer pasear por tu morada. ¡Un besazo!

J. G Centeno dijo...

Llegado el momento, y con todo el dolor de mi corazón, tendré que incautar Kabila para uso y disfrute, del gordo timonel, primer, y único, secretario del partido, presidente del consejo de comisarios del pueblo y líder indiscutible de la revolución, es decir, YO. Por fín ondearan allí las dos banderas que faltan: la roja con la hoz y el martillo( y la estrella de cinco puntas), y la blanca con el escudo del Madrid (sin corona).

Blanca dijo...

Que días tan estupendos pasé allí, junto a vosotros y en ese entorno que tanta envidia me da.

El otoño es la mejor de todas las estaciones. Los días ya son cortos, pero la luz y los colores de la naturaleza no tienen comparación con otras épocas del año.

Tengo muchas ganas de volver, queridos Rafa y Lola, a ver cuando nos lo montamos...

El nene, ¿qué quieres que te diga? Está para comerlo de puro rico que está. Enhorabuena por todo lo que has logrado y disfrútalo, querido amigo.

RGAlmazán dijo...

Gracias Selma, guapa. Cuando quieras puedes venir, lo sabes, pero personalmente. Un beso.

D. Gracchus, también coincidimos en lo del otoño.

Mercè, guapa, lo intento, aunque no creas que es oro todo lo que reluce. Un beso.

Navegante, la bandera republicana fue lo primero que instale y tiene un sitio preferente.

Hola Liber, apenas te ví el fin de semana, como tú eres casi jefa, así cualquiera. Te lo hubieras pasado muy bien con los iu-bloggers. Un beso.

Sònia, ahora que no nos oye nadie, a mí, gustándome todo lo que digo, lo que más: el olor de los naranjos y el tronco de los olivos. Esos árboles que en vez de hacia arriba, se retuercen sobre sí mismos con formas magníficas. Un beso.

Hola Maripuchi, como vez Misha, la ídolo de tus hijos, está en todos los saraos kabileños. Y de Fran, que voy a decir. Igualico que su abuelico. Un beso.

Saiza, eso del horóscopo ya se sabe. Es por decir algo. Hoy he abierto el primer limón (el limonero como es muy joven ha dado dos limones, ¡menuda cosecha!) y tenía poco zumo pero estaba bueno.
Un beso.

Usted, Bolche, lo peor es que cuando socializa e incauta no tiene dolor de corazón, al revés como buen estalinista disfruta. Y si quiere usted venir en son de paz y con la bandera blanca, vale, pero no me meta más banderas porque eso es imperialismo y me defenderé como gato panza arriba.

Querida Blanca, cuando quieras, aquí está tu casa. Ya lo sabes. El placer fue mutuo. Basta que tú, que eres una trabajadora empedernida y te empeñas en sacar tú sola a este país de la crisis, busques un puente o unos días y que coincida que estemos aquí. Un beso.

Salud y República

María a rayas dijo...

Rafa...qué cosa más linda de niño...es precioso...se me están disparando todas las hormonas!!!(ups!!)

y qué decir de la casa...que tomarse una cervecita con esas aceitunas a media tarde (antes de que anochezca) en un día de sol como el de hoy me parece un plan magnífico para terminar la semana

envidia me das
grrrrr

un abrazo!!

Mega dijo...

Querido Rafa: tienes un nieto guapísimo. (¡Y qué mofletes más pellizcables!)

Un fuerte abrazo para ti (y un besazo en todo el moflete para Fran)