27 junio 2016

Si quieres que sigamos robando: ¡vótanos! Si deseas que te sigamos mintiendo: ¡vótanos!…

…Si necesitas que te manipulemos: ¡vótanos! Si crees que la política sirve para forrarse: ¡vótanos! Si piensas que los refugiados son terroristas: ¡vótanos! Si sueñas con que sigan mandando desde Berlín: ¡vótanos! Si te apetece defraudar a Hacienda y no pagar impuestos: ¡vótanos! Si suspiras por la España Una, Grande y Libre: ¡vótanos! Si anhelas vivir en un Estado sin libertad: ¡vótanos! Si prefieres condiciones de trabajo leoninas para los trabajadores: ¡vótanos! ¡A qué esperas, sólo con nosotros lo conseguirás!

Este debería haber sido el alegado presentado por el PP a las elecciones, porque todo lo anterior, y aún mas, han sido sus grandes logros y seguirán siéndolo. Pero ahí está la democracia, aunque a veces no se entienda su resultado. La mayoría es la que manda. ¿Se equivoca la mayoría? Pues sí. Hay casos probados en los que la mayoría se ha equivocado, bien engañada, bien interesada o simplemente por error. Y la mayoría es la que manda.


Hay casos claros en la historia. Inexplicables pero claros. Las elecciones de ayer han mostrado la cara de muchos españoles, la de los que han ganado. Puede que sean masoquistas, puede que sean gente fácil de engañar, puede que les hayan metido el miedo en el cuerpo, puede que sean acólitos del poder. El caso es que han votado la opción que ninguno de los otros partidos quiere ver ni en pintura. Han votado una adhesión difícilmente explicable.

Pero eso no quiere decir que nos rindamos. Llevamos mucho tiempo esperando y, a pesar de las altas expectativas que teníamos, el resultado para una opción de izquierdas es una reconquista que llegará.

Es verdad que ha habido errores en la izquierda. Es cierto que en ocasiones nos ha faltado tacto y humildad, pero nadie podrá acusarnos de haber dicho siempre lo que pensábamos. Sin embargo, han podido más nuestros errores, y sobre todo la campaña del miedo que han llevado a cabo los otros tres partidos.

Nos han llamado comunistas, bolivarianos, extremistas. Todos nos han dicho de todo. Nos han acusado de apropiarnos de la socialdemocracia, justo lo que ellos (el PSOE), a pesar de su nombre, han abandonado hace mucho. Nos han colocado apellidos despectivos para meter miedo, han presentado falsas denuncias que los jueces han desechado. Pero aquí estamos.

Y vamos a seguir. Porque aunque lo de ayer es de difícil explicación, sabemos que esto tiene que seguir. Por todo lo que  hay que cambiar. Por todos los que necesitan que su vida cambie. Por todos los que ellos han machacado durante estos años. Por nuestra gente, por nuestros hijos. Hoy, tenemos la obligación de demostrar a esos que nos necesitan que, a pesar de todo, estamos aquí y velaremos por esos cambios necesarios, desde donde nos toque.

Porque nos podrán ganar a votos, con sus mentiras y sus entuertos, con sus engaños y exageraciones, con sus ataque constantes, pero también saben que no nos moverán y que no nos rendimos. Resistiremos para volver a intentarlo hasta conseguirlo.

Y lo vamos a hacer unidos, con una sonrisa y con la verdad por delante.
Cojamos fuerzas para luchar contra lo que nos espera.

Y llegará un día en que se abrirán las anchas alamedas… ¡No lo podrán evitar!

Salud y República

26 junio 2016

La izquierda parece que puede obtener la mayoría absoluta

Mientras que la suma de la derecha nacional baja (PP + C’s) de 163 a 148, la izquierda sube considerablemente (PSOE + Unidos Podemos): 176 escaños. Al mismo tiempo se confirma que el PSOE baja a la tercera posición, a distancia clara de Unidos Podemos.

Estos datos que son los del sondeo a la salida de los colegios electorales que han encargado las televisiones, es parecido a los que daban las últimas encuestas, por lo que parece razonable que los resultados definitivos no sean muy diferentes.
PARTIDO POPULAR
117-121
UNIDOS PODEMOS
91-95
PSOE
81-85
CIUDADANOS
26-30

De confirmarse, la situación queda como se esperaba. El PSOE deberá decidir si se inclina a la derecha (la gran coalición: PP y PSOE, con C’s opcionalmente) o pacta con Unidos Podemos, (si no llegaran, podrían obtener la abstención del PNV, por ejemplo). Eso si, ahora como segunda fuerza y por lo tanto sin opción de presidir el futuro gobierno.

La pelota está en el alero de Ferraz, que deberá decidir si hacer caso a sus barones y viejos socialistas, o a la mayoría de los militantes, que prefieren una alianza a la izquierda.

Otra cuestión clara es que las horas de Sánchez están contadas, sólo podría salvarse si mantenía la segunda posición, que parece haber perdido. Susana Díaz y sus secuaces están con la guillotina preparada. El precio de varios años de errores los pagará, sin duda, Pedro Sánchez que no ha podido devolver al PSOE su poder electoral.

Se ha confirmado. La unión ha hecho la fuerza, demostrando que la suma de 1+1, cuando se hace con ilusión, ganas y sonrisas, dan más de dos. Unidos Podemos ha conseguido unos resultados espectaculares, y parece que el futuro es de izquierdas

Quedamos a la espera de que se vaya desarrollando el escrutinio. Más o menos, sobre las 22.30 horas se podrá conocer los datos de forma, casi, definitiva.

Parece que ha llegado la hora del cambio, ojalá que el PSOE no siga los deseos de los popes socialistas, como González, Bono o Corcuera y de algunos barones y baronesas, como Susana Díaz. Y por el contrario hagan caso de lo que prefieren sus militantes y similares.

Hoy es ya un gran día. Recibamos la buena nueva con nuestra sonrisa.

Salud y República

24 junio 2016

Rajoy: “Hay que acabar con los extremistas, los radicales y los malos”

Esto lo dice, el gran moderado, el centro centrado, el hombre de bien, el amigo de todos, el que todos quieren, el que conviene al país. “Sería una pena que ganaran los extremistas y radicales”, naturalmente refiriéndose a Unidos Podemos.

Rajoy se coloca en el centro, en la moderación, un centro forzado, inequívocamente falso. Se trata de un moderado capaz de gestar leyes dignas de una dictadura, capaz de liderar un partido lleno de corrupciones y corruptelas, investigado por sus trampas y miserias. Heredero del franquismo puro y duro.

Que hable este personaje de extremismo y radicalidad al referirse a Unidos Podemos es ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. Pero ellos son así. Capaces de alentar el miedo o de cualquier cosa para conseguir el poder. Son maquiavélicos y les vale cualquier artificio para llegar a cumplir su objetivo: seguir beneficiando a los suyos, seguir salvando bancos, bajando impuestos a los ricos, proporcionando soluciones –como la amnistía fiscal— para que los poderosos paguen mucho menos.

Y todo ello a cambio de ingresar en el club de los grandes, aunque sea por las indignas puertas giratorias. Son portavoces y correveidiles de los mandamases en Europa y de las grandes transnacionales, apoyando sus políticas generadoras de desigualdades más intensas. España, con ellos en el gobierno, es el “si bwana” de Europa. Serviles con los poderosos y contundentes con los débiles.

Francamente me importa poco que nos llamen radicales, porque radicales es ir a la raíz de los problemas, imprescindible si se quieren solucionar. Lo más fácil es hacer lo que te manden y seguir sirviendo a los de siempre para buscar recompensas de clase.

Otra cuestión es lo de extremistas. Y no es que niegue que Unidos Podemos tenga para la derecha tintes extremistas, pero que lo diga quien ha actuado al limite, en el extremo mismo de la democracia, quien ha logrado tener a todos los otros grupos políticos en contra, de tal forma que, a pesar de ser el más votado, nadie quiera apoyarle para que vuelva a ser presidente, tendría que tener más cautelas a la hora de hablar.

¿Quién es más extremista: el que actúa en solitario, ignorando a los demás grupos, o quien trata de pactar?
¿Quién se sitúa más en el extremo, quien antepone los bancos y las grandes empresas a los ciudadanos, o quien pretende poner a los ciudadanos en primer plano?
¿Quién se ubica en el límite de la democracia, el que promulga leyes como la “mordaza” o la “ley Wert“, o quién propone consenso con la ciudadanía para obtener leyes de gran calibre?
¿Quién se coloca más en el extremo, el que se corrompe y roba o utiliza mal el dinero público, o quien pretende actuar honestamente?
¿Quién cabalga más en el extremo, el que no cumple la Constitución y dice adorarla, o el que quiere cambiarla para hacerla más democrática y beneficiar a los ciudadanos?

Podría seguir con más preguntas pertinentes, pero creo que los ejemplos lo dejan claro. En cuanto a lo que dice de ganar a los malos, mejor ni lo comento porque me parece más una frase de un tebeo, como “El Capitán Trueno” que de un político que se precie de tal. Francamente me produce risa.

Y por último, yo soy de los que creen (al contrario de lo que piensan los peperos)  que uno debe mirar alrededor y fijarse en que situación se encuentra con respecto a los demás. Pues bien, resulta que en el sondeo del CIS de hace un mes, la cosa queda clara, el partido más extremista es el PP. De 0 a 10, siendo 0, la izquierda total y 10 la derecha más extrema, el PP consigue un 8,35% o sea a 1,65 del 10, mientras que Podemos e Izquierda Unida consigue un 2,19%, lo que queda a 2,19 del 0, de la extrema izquierda.
¿Quién es más extremista? ¿Quién está más cerca del extremismo? Sin duda el PP está más cerca de los valores máximos de la derecha (1,65), que Unidos Podemos de los de la izquierda (2,19). Así es que, digan lo que digan, lo que dicen los españoles está claro: el partido más cercano a un extremo ideológico (en este caso al derecho) es el PP, a pesar de que se crean moderados, centrados y otros delirios más.

Por cierto, dentro del PP está la mayoría de la extrema derecha española. Basta recordar la cantidad de cargos peperos que están orgullosos de ser herederos del régimen franquista. En fin, ellos son así, lo que dicen y lo que piensan no debe ser pasado por el tamiz de la realidad social. Es simplemente la Verdad absoluta. No importa que la gente los vea de una determinada forma, la gente se equivoca, sólo ellos tienen la Verdad verdadera.

¡Ah! y no nos olvidemos de votar el próximo domingo, por un nuevo país y con una sonrisa.

Salud y República

23 junio 2016

El PP convierte las Instituciones Públicas en cloacas del Estado

No es la primera vez. Han sido cuatro años y medio cometiendo tropelías. No ha sido sólo la corrupción, tampoco ha sido únicamente la prepotencia de una mayoría absoluta impuesta de forma totalitaria. Ha habido también actuaciones que han demostrado que el gobierno del Partido Popular ha utilizado el Estado para sus aviesos fines, sin importarles convertir las instituciones más preciadas en cloacas del Estado.

La última y definitiva –por si quedaba alguna duda— ha sido la utilización del ministro Fernández Díaz de la oficina del antifraude catalán, para perseguir e implicar a personajes independentistas en algún delito. Así lo ha demostrado la conversación del ministro con el jefe de esa oficina, Daniel de Alfonso, en la que le solicita apremio para investigar e incriminar a dirigentes catalanes secesionistas.

Este ministro, ha sido capaz de aprobar la llamada ley mordaza –en contra de todo el parlamento y con críticas severas desde la Unión Europea, por su totalitarismo--, el mismo que se ha divertido otorgando medallas y honores a vírgenes y santos, el que dice tener un ángel, llamado Marcelo, que le ayuda a aparcar el coche; el que ha ordenado y permitido las cargas más severas de la policía contra manifestantes en los últimos años; justo quién, no hace tanto, recibió en su despacho del ministerio, con secretismo, a su amigo imputadísimo Rodrigo Rato. Ese al que le gusta tanto poner concertinas o defender que se disparen pelotas de goma a los inmigrantes africanos. O simplemente acusar a otro partido de ser proetarra. Este mismo ministro ha demostrado ser un personaje capaz de utilizar cualquier medio a su alcance, aunque no haya sido legítimo, para atacar a sus adversarios políticos.

Ahí está. Tan chulo como meapilas. Intentando hacer creer que lo único importante no es la reunión, sino quién la ha grabado. Trata de echar balones fuera como sea, porque a estas alturas del partido no va a dimitir, ni le van a cesar. Intenta tapar con esa excusa lo más grave: Que se ha organizado una trama mafiosa desde su ministerio para perseguir a contrincantes políticos.

Y sí, es verdad que es de resaltar que al jefe de seguridad del Estado le puedan espiar en su propia oficina, pero eso no hace sino demostrar una incompetencia tremenda que da idea de en qué manos estamos.

A todo esto, parece que Rajoy está al tanto. Es más, defiende la tesis de que lo escuchado son conversaciones normales, un verdadero disparate, cuando se trata de organizar una trama digna de El Padrino, desde el centro neurálgico de la seguridad del Estado.

Una más. Y ahí siguen, despidiendo un hedor insoportable, esperando que alguien les tienda la mano el 27 de este mes, para seguir gobernando. Algo increíble. Son tramposos, mafiosos, mentirosos, desleales, patriotas de cartón piedra, insolidarios y no sé cuántas cosas más. Han convertido algunas instituciones del Estado en cloacas por propios intereses.

No puede caber ninguna duda, cada vez menos. Quien vote al PP tiene que ser considerado corresponsable de la política criminal que practica. No es posible seguir con esta gente al frente del gobierno, por higiene democrática deben largarse.

Por cierto, este ministro chupacirios es el responsable del recuento de las elecciones. Y da miedo. Sería el momento –si es que no es tarde ya— de pedir observadores internacionales, no vaya a ser que el ángel Marcelo le ayude a hacer el recuento. De un tipo así, no me fío un pelo.

No queda otra, tenemos la oportunidad de quitárnoslos de encima el próximo domingo. Y la mejor manera es votando a quienes tienen una política alternativa: Unidos Podemos. Hay que volver a sonreír, a creer en la política, en la honestidad.

Salud y República (y no olvides votar con una sonrisa).

20 junio 2016

Hoy tampoco es el Día del Refugiado

Por mucho que se empeñen en proclamar el día de hoy como el Día del Refugiado, la verdad es que sólo existen días contra el refugiado. Menos titulares y más ayuda.

La realidad nos dice que quien huye de la guerra –incluidos niños y mujeres--, del hambre, de la miseria, de la muerte en Afganistán, Siria o cualquier otro país del mundo, importa un bledo al primer mundo. Al contrario, todos los intentos de los “grandes países” son para tratar de parar ese aluvión de refugiados que huye de la muerte.

En España, como en otros países de la “solidaria” Unión Europea, los refugiados están entrando con cuentagotas, mientras que son muchos más los que mueren ahogados y enterrados en el Mediterráneo, o terminan en campos de concentración sin el mínimo respeto por los derechos humanos y en condiciones de extrema necesidad.

Eso sí, hoy todo el mundo habla --sin pudor y sin poner los medios para solucionar el problema--, de que es el Día del Refugiado. Y es que vivimos en un mundo donde la xenofobia, la indiferencia, el pasotismo y la hipocresía superan ampliamente a la solidaridad.

Y lo más triste de todo –aunque conociendo al personaje no es ninguna sorpresa--, es que el ministro del Interior en funciones, el ínclito Jorge Fernández Díaz, suelte encima afirmaciones que avergonzarían al más “pintao” y que sin embargo no hacen sino confirmar su catadura moral.

Ahora resulta que se para y se ha parado la entrada de refugiados, según el ministro meapilas, porque entre los refugiados hay terroristas. Claro, ahora se puede entender ese afán suyo de obstaculizar las manifestaciones, de fabricar leyes mordaza, de levantar vallas con concertinas. Y es que, los que se manifiestan o tratan de llegar desde África, son también terroristas. El mundo, según piensa, está lleno de terroristas, aunque el único que cause terror sea él, con su constante actitud totalitaria y con el vil truco de meter miedo, de querer convertir todo en un problema de seguridad, a sabiendas de que no lo es.

Este ministro que ya nos ha deleitado con leyes autoritarias, con homenajes a vírgenes, con ángeles que le ayudan a aparcar, sigue en sus treces. Es un totalitario de tomo y lomo, y busca excusas para tapar su xenofobia. Y antepone una seguridad innecesaria a un problema humanitario. Así actúa el catolicísimo sujeto. Seguramente descargará su mala conciencia, echando algún que otro euro al cepillo, los domingos en misa, mientras que más de un niño se seguirá ahogando en el cementerio del Mediterráneo. Eso sí, seguramente se tratará de niños terroristas.

Nunca se le ha escuchado la más mínima crítica a la venta de armas a Arabia Saudita, por el gobierno al que pertenece. Armas que se ha demostrado que son enviadas al grupo terrorista Daesh. Ni tampoco ha pedido responsabilidades por los disparos de sus guardias civiles, en Ceuta, con pelotas de goma en el mar, que causaron la muerte a dieciséis inmigrantes. Seguramente terroristas según él.

En fin, un ministro inhumano que presume de su relación con las divinidades y que podría, perfectamente, haber sido ministro en el siglo pasado durante la dictadura. Es  más, seguro que estaría más contento en un estado nacional-católico.

Una prueba más del daño, en algunos casos irreversible, que ha cometido este gobierno, donde los débiles están condenados a serlo más. Sólo queda acabar con ellos el 26-J. Si el PP vuelve a formar un nuevo gobierno, a sabiendas de todo lo que lleva en su mochila, sus votantes serán corresponsables de sus fechorías, que luego no se llamen a engaño. Y, mientras tanto, dejémonos de patrañas, el Día de los Refugiados debería ser sustituido por el Día de los Olvidados.

Salud y República

11 junio 2016

26-J: La sonrisa contra el miedo

¿Han visto alguna vez sonreír de forma natural a Rajoy? No, sólo fuerza alguna vez la sonrisa para que le aplaudan. Su estado natural es el de un hombre gris, triste y a las órdenes de las grandes oligarquías.

Y es que esta campaña se está polarizando y mientras que se habla más de Venezuela que del paro, mientras que todos los partidos han encontrado un enemigo común: Unidos Podemos, que dicen ser la hecatombe, nosotros contestamos con una sonrisa.

Ahí tienen ustedes a la gran derecha (Partido Popular y Ciudadanos) y al PSOE intentando asustar con los comunistas, y esto en 2016. Como mínimo denota una ignorancia supina o una intención desesperada de creer que atacar al comunismo da réditos electorales.

Mientras ellos estaban encantados de haberse conocido en tiempos franquistas, mientras que otros no aparecieron hasta que hubo democracia y se volvieron los más demócratas del mundo, el Partido Comunista de España luchó contra la dictadura y pagó su atrevimiento con un precio muy alto, con asesinatos, con torturas, con desapariciones, con la emigración forzosa.

¿Quién mete miedo?, Un partido que ha luchado por la democracia en este país mientras que imperaba el franquismo, o los que pertenecen a partidos herederos de Fraga y otros franquistas, y hoy han demostrado ser un partido corrupto.

¿Quién mete miedo? Un partido que se ha dejado el pellejo en tiempos duros, o esos que como Ciudadanos provienen del PP, aplican políticas de FAES, o tienen entre sus popes (Juan Carlos Girauta) a un pseudo-historiador que defiende el golpe de Estado de 1936 y echa la culpa a la República.

¿Quién mete miedo? Una coalición que habla claro, que responde a las necesidades imperiosas de una población diezmada económica y socialmente, o un partido que se ha alternado con el PP para gobernar este país, complementándose en las políticas dañinas. Un partido que ha preferido pactar con la derecha antes que con la izquierda.

Por eso están que muerden. Ladran luego cabalgamos. Temen perder sus prebendas y privilegios. La unión de Podemos y de Izquierda Unida no les deja dormir. Saben que estamos cerca, muy cerca del poder, y eso lo van a combatir, como siempre, a toda costa. Con mentiras, con denuncias falsas, con calumnias, con maledicencia.

Pero tranquilos, ahora nos toca sonreír. Su mala baba será mayor cuando vean los resultados del 26-J. Y para eso hemos de hacer una campaña intensa pero modélica. No vamos a insultar, sólo vamos a informar, a defender nuestras propuestas, a denunciar los abusos y malas políticas del pasado reciente. Todo lo demás sobra. Porque las cañas, estoy seguro, se les van a convertir en lanzas.

Tranquilidad, sonriendo y esperando que tengamos la suficiente fuerza para poder cambiar este país, para hacer un nuevo país, ese es nuestro cometido. Si nos mantenemos firmes, lo conseguiremos. Nuestro enemigo es el Partido Popular. Y se trata de desenmascararle sin ambages, pero sin insultos, con la verdad por delante.

Sólo así lo conseguiremos. Y este país merece cambiar. Ya está bien de continuar por caminos dañinos que nos debilitan. Estamos muy cerca, sonríe y cuéntales la verdad. Todos nos lo merecemos. No hay otra salida. Por un nuevo país: ¡VOTA UNIDOS/AS PODEMOS!

Salud y República

09 junio 2016

Montoro pasará a la historia como: “El amnistiador mayor del reino”

Ahí queda. Es amigo de sus amigos y sobre todo un defensor a ultranza de los poderosos. Su obra ha consistido en inclinarse ante los ricos y despreciar a los débiles aumentando la desigualdad a limites difícilmente superables.

Su gran aportación en el gobierno ha sido la amnistía fiscal. Una medida que, como tantas otras, los peperos negaron rotundamente que fueran a acometer cuando estaban en la oposición. Una demostración clara de cómo se pagan impuestos en España.

La política impositiva es tan asimétrica que da asco. Así, por ejemplo, si hablamos del IVA, un impuesto indirecto y por lo tanto injusto por naturaleza, puesto que lo paga igual todo el mundo --sea quién sea, tenga lo que tenga y gane lo que gane--, ya tenemos la primera grave desigualdad. Que Amancio Ortega (por ejemplo) y un parado paguen el mismo impuesto cuando van a comprar lo mismo, dice mucho de lo injusto del impuesto.

Peor es que, este gobierno mentiroso, haya defendido que en el caso de los impuestos directos se practica una compensación, puesto que –según dicen— paga más quien más gana o más tiene. Lo que no dicen es en qué proporción y cómo se zafan de pagar los poseedores de las grandes fortunas.

Ya sabemos que las empresas del Ibex, pagan el 3,5% de impuestos de media. También conocemos que el porcentaje del IRPF de quien gana 60.000 euros y 300.000 euros anuales, por ejemplo, es el mismo (otra injusticia). Además ya estamos conociendo en detalle las triquiñuelas de los más “agraciados” para pagar menos, algo a lo que no tienen acceso los ciudadanos corriente y molientes (léase tretas legales y las otras, como las de tener depositadas en paraísos fiscales sus fortunas).

Si a todo lo anterior sumamos que llega un ministro, muy amigo de sus amigos, y decide perdonar a los que han cometido un fraude fiscal, proclamando una amnistía fiscal, terminamos de rizar el rizo. Y Montoro abrió la veda de los defraudadores y les castigó con una amnistía, haciéndoles pagar una cantidad “inasumible”. Y, sin indagar la procedencia del dinero aflorado y lavado.

Esta amnistía era ya de por sí barata, puesto que regularizaban el capital, pagando solamente el 10% de los fondos regularizados (un asalariado medio paga entre el 20 y el 25% de su salario), pero es que además se lo pusieron más fácil, y al final han pagado una media del 3% del capital regularizado.

Total, se adhirieron a esta amnistía unos 30.000 millonarios, que regularizaron cerca de 40.000 millones de euros, por los que el fisco ha recuperado 1.200 millones de euros (habían previsto recuperar un mínimo de 2.500 millones). Un negocio perfecto para estos evasores que legalizaron su situación y evitaron problemas fiscales y judiciales por una cantidad irrisoria. 

Entre estos grandes patriotas de boquilla, amiguetes de Montoro, salvados por la campana de la amnistía, conocemos algunos nombres, entre los que destacan, miembros de la familia real, empresarios de alto nivel (Gerardo Díaz Ferrán, Arturo Fernández, David Marjaliza, Fernando Martín, etc.), políticos del partido popular y de Convergencia (Rodrigo Rato, Bárcenas, Granados, familia Pujol) y otros ilustres, que todavía no conocemos, por tratarse de una lista que no es pública.

Como se puede apreciar, Montoro y sus muchachos han practicado una justicia distributiva digna de una monarquía bananera, dando más privilegios a los más poderosos, a costa de recortar sueldos, prestaciones y servicios esenciales al resto de los ciudadanos.

Ha sido tan escandaloso que no verlo sólo puede denotar ceguera, fanatismo o, como ocurre en el caso del Partido Popular, la convicción de que los beneficiarios de la crisis tienen que ser los poderosos a costa de los más vulnerables. Todo lo demás, demagogia, cara dura y mentira.

Salud y República

07 junio 2016

Borbones: amados patriotas de cartón piedra

Alicia de Borbón-Parma, su hijo Carlos de Borbón-Dos Sicilias, y dos de los hijos de este, Cristina y Pedro. Todos ellos en la línea de sucesión de la corona.

Gente encantadora. Capaz de lucir la bandera de España con escudo o aguilucho, que eso da igual, y, a la vez, hacer un servicio a Suiza, donde depositan sus caudales. Y es que lo del patriotismo, en muchos casos, es un disfraz digno de una opereta de Cantinflas.

Su España –que no es la mía--, les sirve. De hecho, mientras que yo, como jubilado he pagado al Estado por una pensión media, un IRPF de un 20%, a ellos –que para algo son patriotas y aristócratas—Hacienda les ha salido por un 1,84%.  Eso sí, yo sobre una cantidad irrisoria y ellos sobre algo más de cuatro millones de euros. Ya saben: Hacienda somos todos. Aunque algunos más, mucho más, que otros.

No tienen vergüenza, pero lo suplen con dinero. Sí, con dinero que depositan fuera de nuestras fronteras. Ya se sabe España no es un lugar seguro para ellos y además se pagan demasiados impuestos. Ellos prefieren Suiza, Panamá, o cualquier paraíso fiscal que para eso están. ¡Faltaría más!

Y se pasean por este país –que creen de su propiedad— y cagan y mean en él, mientras que se llevan su riqueza –quién sabe de dónde ha salido--, fuera. Todo ello sin que pase nada. Es más, no se preocupan, saben que siempre habrá un ministro de que les haga una amnistía fiscal a su medida.

Unan a este grupito, para completar la camada, a la prima de Juan Carlos, Inés de Borbón que también regularizó gracias a la ayuda de Montoro y Cía (a la que además utilizaron en la trama Púnica, eso sí, sin que ella, la pobre, supiera nada), así como a la hermana del rey emérito, Pilar de Borbón, que, sin querer y sin saber, la pobre tuvo la titularidad de una sociedad en Panamá, durante cuarenta años.

Por no hablar de la infanta Elena, ya saben, la del “no me consta” y que hacía todo por amor, mientras tenía a medias con su marido el “Empalmado” una empresa peculiar.

Por otro lado, siempre queda por aclarar la fortuna del mismo Juan Carlos, de la que poco o nada se sabe, salvo que vino con una mano adelante y otra atrás cuando su papá le dejó en manos de Franco y que ha terminado con mucha más dinero de lo que ha podido ganar como rey, sin saber el cómo ni el porqué. Quizá lo descubra Iker Jiménez.

En fin, una familia muy original. Sobre todo, muy patriota. Se pasean por su “patria”, como Pedro por su casa, presumiendo de aristocracia y españolidad, mientras procuran no pagar a Hacienda y tener su pastizal a buen recaudo en un paraíso fiscal.

Gente encantadora. Lo mismo conviven con Franco que con la democracia, que para eso son aristócratas. Eso sí, que nadie rompa España, que ellos la defenderán a muerte, pero desde Suiza. Y es que habría que preguntarse “¿qué puñetas hacemos manteniendo a estos mangantes (perdón: “presuntos mangantes” quería decir)?

Salud y República

06 junio 2016

Hay que investigar las mamandurrias de Esperancita

Ahí la tienen ustedes, más chula que un ocho, más campechana que Juan Carlos, como si no fuera con ella. No está dispuesta a conjugar el verbo dimitir. Eso sí, acusa a los demás de recibir mamandurrias y, sin ninguna duda, podría ser nombrada la Condesita del Alto Mamoneo.

Mientras, sigue rodeada de porquería por todos los lados, siguen saliendo más cuestiones que la obligarán a dimitir y, sin duda, a ser imputada. Pero ella, no sabe, no contesta, y la fiscalía, de forma inexplicable, siguen sin encontrar motivos para investigarla, algo difícil de comprender.

Lo de la Púnica es de escándalo supremo. Cada día se van descubriendo más corruptelas que la cercan. Y qué decir de la Gürtel, donde Madrid ha quedado como la segunda comunidad, después de Valencia, y a poca distancia, manchada por esa trama mafiosa.

Se ha demostrado que el PP se ha financiado ilegalmente, lo que conlleva a haber jugado con ventaja en las elecciones celebradas, puesto que han sido pagadas, en gran parte, con dinero negro y por beneficiarios de servicios.

Por no hablar del Canal de Isabel II (empresa pública de la CAM), donde durante los mandatos de la condesa consorte y de su sucesor, González, se han enchufado a decenas de familiares y cargos peperos. Donde se han gastado millones de euros de dinero público para limpiar la imagen de dirigentes del PP. Donde la Fiscalía está investigando una desaparición de 15 millones de euros. Todo ello ha convertido a esta empresa en la cueva de Alí Babá.

Y, hoy, el no va más. Resulta que mientras la lideresa era presidenta de la CAM, era, a la vez, accionista de una empresa junto a su marido: Savial S.L. Pues bien, esta empresa a pesar de estar en quiebra técnica recibió unos créditos por tres millones del BSCH y de Caja Cataluña. Un crédito que sirvió para jugar en Bolsa. Y, además, recibió hasta el año 2014, subvenciones públicas por valor de cuatro millones de euros (una pequeña mamandurria).


O sea, una empresa dedicada a la ganadería y la agricultura cuyos propietarios son Aguirre y su marido (la lideresa dice que donó sus acciones a su marido en 2005, pero no ha presentado ninguna prueba de que ha sido así), casi en bancarrota, recibe préstamos de dos bancos importantes, en una situación financiera incomprensible y además recibe hasta 2014, subvenciones (eso que Aguirre llama mamandurrias cuando las reciben otros) por valor de cuatro millones de euros.

Claro que cuando le han pedido explicaciones a Espe Aguirre, ésta no ha querido contestar, aduciendo que es “machismo”. Incomprensible. Está claro que lo que recibe o ha recibido Aguirre y sus familiares no son mamandurrias, sino “justicia divina”. Ella desprecia y odia las mamandurrias, lo suyo es puro mamoneo.

Esta mujer, incomprensiblemente, todavía en la política activa, debería ser investigada sin dilación. No es posible que esté pasando por la política española con los escándalos que la rodean y algunos que la alcanzan de pleno, como el de la empresa Savial S.L.

Esperemos que la fiscalía actúe en consecuencia y esta señora que no quiere dar explicaciones de lo que hace y, sin embargo, insulta, levanta falsos testimonios, y criminaliza a los demás, deba explicarse ante un tribunal, que ya está bien de tomaduras de pelo.

La lideresa está más cerca de saltar por los aires de una vez, la política decente no puede permitir que personajes como ella sigan despreciando la democracia y riéndose de los ciudadanos. Hay motivos, más que suficientes, para que se vaya, y pague el daño que durante sus mandatos ha hecho a los madrileños. Y, que no se le olvide devolver el dinero de las mamandurrias que ella directamente, o familiares o amigos suyos, han recibido por ser quienes son.

Salud y República

04 junio 2016

El paro y la economía son algo más que números interesados

Es verdad que las cifras oficiales del paro hablan de que tenemos menos de 4.000.000 millones de parados. Es verdad que la bajada del paro es importante. Lástima que se olvide que hay algo más que números en los datos –personas-- y que hay otros datos que ensucian y amargan esa felicidad que los peperos quieren encontrar a toda costa, al inicio de una campaña electoral.

Porque la verdad les escuece. Sólo dicen lo que les interesa, sin importarles la situación real. Una situación difícilmente soportable, porque al escucharles, nada dicen de la estacionalidad, y se olvidan, intencionadamente, de que muchos de los que trabajan no llegan a final de mes, y que la tasa de cobertura del desempleo está en mínimos históricos y solo cubre al 52% de los parados, cuando en 2010 era del 81%.

Este gobierno no entiende, ni le interesa saber, que detrás de las cifras que ellos encuentran maravillosas, hay personas en condiciones indignas, cada vez hay más pobres.

Más del 95% de los contratos que se firman son precarios. Por no hablar de la desigualdad, que cada día que pasa supone una fractura mayor entre los ricos --cada vez lo son más-- y los pobres, que cada vez son más.

Cáritas, una organización dependiente de la Iglesia y por lo tanto poco sospechosa de ser de izquierdas, ha puesto los puntos sobre las íes en su informe anual. Y destacan entre sus afirmaciones, las siguientes:
  • A pesar del crecimiento económico, está aumentando la exclusión social
  • La desigualdad, la pobreza y el desempleo están creando una España a dos velocidades
  • Débil e insuficiente recuperación del empleo
  • Cada vez hay mayores diferencias entre el norte y el sur
  • Los ingresos de los hogares han caído un 10% de media durante la crisis
  • La pobreza aumenta de media un 9% al año
  • Una de cada seis personas que trabajan son pobres
  • La tasa de pobreza entre los trabajadores alcanza casi el 45%

Es más, Cáritas emplaza al gobierno que salga después del 26-J a crear un fondo de 10.000 millones de euros para proteger a los grupos sociales vulnerables.

Pero, como si nada. Ahí les tienen ustedes a D. Mariano, a la ministra Báñez (la peor ministra de trabajo que se recuerda) y a otros peperos, contentísimos por sus logros, felices por haber aumentado la pobreza y la desigualdad. Contentos por haber servido a los suyos, a los poderosos. Insensibles ante la mayoría de los ciudadanos y muy sensibles a ensalzar unos datos que como mucho se podrían calificar de menos malos, en su época.

En fin, ellos son así. En esto no engañan, están felices porque han conseguido lo que querían, poner España al servicio de los bancos alemanes, seguir ayudando a los bancos españoles (ahora podrán aumentar su capital 10.000 millones, de lo que deben por el impuesto de sociedades) y ampliar la desigualdad, por aquello de que la clase media estorba, sólo quieren que haya ricos (ellos y su gente) y pobres (el resto) que les trabajen o les sirvan.

Sólo hay una forma de cambiar esto, y es votando el 26-J a favor de la única alternativa posible, la que puede cambiar esta desvergüenza, Unidos Podemos. Todo lo demás, significará más sacrificios, más recortes, más desigualdad y más penuria para los más débiles.

Salud y República

02 junio 2016

El cardenal Cañizares sigue inmerso en el Nacional-Catolicismo

Desgraciadamente, todavía hay miembros eclesiásticos de alto nivel capaces de resucitar el Nacional-Catolicismo franquista y pretender seguir viviendo en un Estado confesional católico.

Alguno, afortunadamente, se retiró (hablo del ínclito Rouco, que hoy vive jubilado en un “pequeño ático” de un valor aproximado de tres millones de euros) pero todavía quedan discípulos suyos capaces de seguir su doctrina anticuada, totalitaria e interesada.

Y es que Cañizares, desde su trono en Valencia sigue erre que erre tratando de convertirse en un esperpento decimonónico capaz de sorprender a tirios y troyanos.

Sus ansias de poder y su conexión con la ultraderecha le han dejado fuera de órbita y lo demuestra con sus constantes salidas de tono, sus diatribas extemporáneas y sus constantes ataques a las leyes y normas de un Estado democrático.

Pretende hacer de su verdad: la Verdad. Éste podría ser su lema. Y en aras de su derrotismo extremo es capaz de mentir, insultar o denigrar, a la vez que hace uso de un barroquismo lujoso propio de un príncipe renacentista. Sus actuaciones, en vez de perseguir la reconciliación, le llevan a ser un propagador de intrigas, cual descendiente cualificado de los Borgia.


Y entre sus últimas declaraciones podemos citar:
·        "La ideología de igualdad de género es la más insidiosa y destructora de la humanidad de toda la historia” "Con la ideología de género se ha querido destruir a la familia como en la URSS marxista"
  • En una carta, recientemente enviada a Ximo Puig y a Mónica Oltra, les dice “ustedes me recuerdan a Franco (más que nunca el refrán: “Se cree el ladrón que todos son de su condición”, tiene valor aquí).
  • “El imperio gay y la ideología de género” tienen amenazada de muerte a la familia cristiana”
  • “Hay que desobedecer las leyes inspiradas en la ideología de género”
  • “¿Esta invasión de emigrantes y de refugiados es todo trigo limpio? ¿Dónde quedará Europa dentro de unos años?”
Simples ejemplos, sin querer ir más lejos en el tiempo, que el susodicho obispo tiene un largo recorrido genuino nacional-católico.

Miren ustedes, que dentro de su Iglesia, este obispo inquisidor, proteste, allá él y su Iglesia, pero que lo haga contra el Estado, que le mantiene y le da de comer, con declaraciones antisistema, es para echarle de comer aparte.

Naturalmente, el PP defiende a este obispo, contando entre sus apoyos con la presidenta pepera valenciana y con el ministro opusdeista Fernández Díaz, que estaría encantado si pudiera salir bajo palio en las procesiones.

Está claro que se pasa por el arco del triunfo las manifestaciones del Papa Francisco, al que contradice sin inmutarse. Es difícil de entender cómo el pontífice no le ha cesado y enviado a un monasterio en Transilvania. La Iglesia católica española recibe del Estado Español, por todos los conceptos, unos 11.000 millones de euros, pero parece que no es suficiente para esta caterva de indocumentados como el tal Cañizares y sus seguidores.

En fin, en vez de vivir en un Estado Laico, vuelve otro Torquemada. Afortunadamente los tiempos no le permiten encender la pira, si no, más de uno nos tendríamos que dar por quemados.

Salud y República

31 mayo 2016

¿Qué PSOE nos espera el 27 de junio?



Es una incógnita. Parece muy probable que el PSOE, por primera vez, baje a ser la tercera fuerza política del país (casi seguro en votos y probable en escaños), así al menos lo indican varios sondeos, y que este hecho puede desencadenar una tormenta en Ferraz, que puede derribar al líder y a la dirección actual.



Si esto ocurriera, la pregunta es clara ¿qué PSOE nos espera? ¿será el PSOE de Susana Díaz y Felipe González, favorable a la gran coalición o el de Ximo Puig, Iceta y los que pueden estar por favorecer un gobierno con Unidos Podemos?

Esta es la gran cuestión. Desde luego, después de ver la precampaña que está vigente, el PSOE no hace otra cosa que arrimarse a Ciudadanos --a los que no critica y sí valora-- y espolear contra Unidos Podemos.

Está claro que tiene miedo porque sabe que va a ser desplazado y ahora se da cuenta del error, y mientras que Pedro Sánchez pudo ser presidente del gobierno con la alternativa de 161 escaños y no aceptó, hoy se ve desplazado y en tercer lugar, lo que no le daría de ninguna manera la presidencia. La pregunta es: ¿Estaría dispuesto el PSOE a aliarse con Unidos Podemos, con menos votos y menos escaños? Unidos Podemos ya ha manifestado que tiene intención de contar con el PSOE, mientras que este partido no ha dicho ni mu, lo que es preocupante.

Da la impresión de que Pedro Sánchez va a durar poco, si se confirman las encuestas, y entonces será la reina andaluza, Susana Díaz, la que tome las riendas del partido y decida junto a los otros barones cuál será la posición de los socialistas.

Es difícil saber qué ocurrirá, porque sí sólo dependiera de Susana Díaz, estoy seguro de que habría gran coalición. Sin embargo, este apoyo del PSOE a la derecha le podría destruir, puesto que difícilmente sería entendido por la mayoría de sus militantes y votantes.

La incógnita está en el tejado. O el PSOE decide ayudar a Rajoy y los suyos, lo que seguramente prefiere gran parte de su cúpula pero desaprueba su militancia o se une a Unidos Podemos para compartir gobierno, como segundo partido de la alianza.

La respuesta el 27-J. Todo lo demás especulaciones, aunque ninguna buena para el Partido Socialista que perdió su gran oportunidad al no acceder a formar un gobierno con Podemos e Izquierda Unida. Hoy Pedro Sánchez, por mucho que diga él y los suyos, no será sino un tercero en discordia. Ha sido el gran perdedor de esta corta legislatura. Su caída del alambre parece inmediata. Y lo malo es que no hay red debajo.

Salud y República.

29 mayo 2016

¡Cuidado! España se llena de refugiados



¡Viva la solidaridad de nuestro gobierno! Hay que ver cómo está actuando. Y no para. Está llenando de refugiados nuestro país. Hasta hoy han llegado 60 refugiados y, creo que mañana según dicen, llegarán otros 45. ¿No es un exceso?

Se nos están abriendo las costuras. Y se nos puede hacer un roto, por donde caigamos los españoles. Este país no puede atender a tanta gente, Lo nuestro es espectacular. Ya llevamos 60 refugiados y queremos más. ¡Somos insaciables!

Basta comparar ciertos números para darse cuenta de que el apoyo de nuestro gobierno es total a la causa. Sabemos que los refugiados procedentes de Siria –según Amnistía Internacional, que como todo el mundo sabe, exagera—, en cinco países limítrofes, es de 4,5 millones, a lo que hay que sumar otros dos millones de refugiados afganos y de otros países en conflicto.

Pues bien, ahí estamos nosotros. Contando con los refugiados que vendrán mañana, llegaremos a 105, lo que aproximadamente es el 0,0000191% del total. Y suponiendo que este ritmo se consolide, para alcanzar los 17.600 refugiados, a los que se ha comprometido el gobierno español a acoger, podríamos llegar a finales de este siglo sin haber recibido a todos.

Y si hacemos la cuenta de los refugiados que han llegado con el total de españoles (60 sobre 47millones) tocamos a 0,0000013 refugiados por español, vamos a una uña por barba, una grosería.

No, no es posible tanto sacrificio, son muchos y nos pueden culturizar, y hacer que este país llamado España, termine llamándose Españislam. Hay que taponar de raíz esta vena rota por donde se sale nuestra hispanidad.

Porque los que defienden que hay que acoger a todos son muy poco españoles. Y cuando ponen el ejemplo de que en Turquía hay tres millones de refugiados o de que en Líbano son más de un millón, no entienden que nuestra esencia patriótica es muy superior y que la raza española debe ser pura y evitar mezclas indeseadas.

Por otro lado, también tenemos el enemigo dentro. Me refiero a esos ayuntamientos y Comunidades que han decidido que tienen que llenar sus territorios con refugiados. Y pretenden –seguramente con la boca pequeña— recibir cantidades astronómicas. Así, en Valencia se ofrecieron, hace meses, a transportar y recibir a mil refugiados. Y luego les han seguido algunos de los ayuntamientos “del cambio” –quién sabe si se llaman así porque quieren islamizarnos— como Barcelona, Madrid, A Coruña o Zaragoza.

Y hasta pueblos más pequeños se han ofrecido a este acogimiento, por ejemplo Rivas Vaciamadrid y Torrelodones, que ya han recibido a los primeros refugiados que han llegado a la Comunidad de Madrid. Un peligro que hay que evitar que se extienda.

En fin, de seguir así, deberíamos llamar a las cosas por su nombre y en vez de acogida, llamar invasión a esta recepción indiscriminada que nos hará perder nuestros valores hispanos a golpe de refugiados, y dejar el futuro de nuestra patria en manos extrañas que volverán a reconquistarnos.

Sólo nos queda rezar para que las vírgenes que protegen a nuestros ministros, y el ángel Marcelo --ese que ayuda a nuestro gran ministro Fernández Díaz a aparcar— intercedan ante dios padre y nos salven de esta barbarie.

Y es que sin Rajoy y sus muchachos qué haremos a partir del 26-J.

Salud y República

20 mayo 2016

Varapalo al gobierno, que sigue fabricando independentistas

El gobierno del Partido Popular, por medio de la delegada del gobierno en Madrid (recordemos que Concepción Dancausa no es sino la prolongación del ministerio del Interior –Jorge Fernández Díaz-- en la comunidad madrileña) había prohibido la entrada de las banderas esteladas en el partido final de la Copa del Rey.

Y se armó, con razón, la remolina. Yo no sé si lo han hecho para tapar los continuos casos de corrupción del PP, o para demostrar, próximos a unas elecciones, que son más “españoles” que nadie, o simplemente por ese afán que tienen de prohibir por prohibir, tan corriente y tan contradictorio en quienes dicen defender ideas liberales.

Lo que está claro es que era un error. Pues pretendían, tomando esta medida política, conseguir que aflorase ese españolismo falso, al calor de esta prohibición. Y justo han conseguido lo contrario. Hasta peperos de pro, como es el caso de García Albiol, estabán en desacuerdo con la medida. Por cierto, Ciudadanos ha demostrado, una vez más que es más papista que el papa y Albert Rivera era favorable a la prohibición.
El recurso que el Barcelona y un particular han interpuesto en los juzgados de Madrid ha tenido éxito y ahora será difícil distinguir a los espectadores del Vicente Calderón, porque estarán cubiertos por innumerables banderas independentistas.

Los juzgados de Madrid han dado la razón a ese recurso, vapuleando al gobierno del PP y al fiscal que –como siempre ocurre, por algo lo nombra el gobierno— lo apoyaba.

Y es que al PP le cuesta mucho esconder esos actos autoritarios, propios de dictaduras, por los cuales, quien no piensa como ellos es un enemigo a batir, incluso con medidas o leyes injustas, cuando no ilegales, aunque se trate de conculcar derechos tan fundamentales como la libertad de expresión –véase también la ley mordaza.

Tienen todavía la concepción (Dancausa) del “palo y tente tieso” y trabajan a favor del enemigo. Con esta actuación han vuelto a darle al rodillo de fabricar independentistas, justo lo que vienen haciendo en los últimos años y justo lo contrario de lo que piensan que deberían hacer.

Es verdad que esta política anticatalanista les puede dar votos en el resto del Estado, pero cada vez cuela menos, mientras que en Cataluña, de seguir así, terminarán en ser un partido testimonial y conseguirán que el independentismo sea mayoritario.

Pero, independientemente de a quién beneficiaba, el meollo de la cuestión es que esta medida vulneraba la libertad de expresión. Era una medida de tipo político, aunque lo nieguen. La ley no dice que esta bandera esté prohibida o sea ilegal, simplemente dice que no se pueden mostrar símbolos que inciten a la violencia o a actos terroristas. La estelada, que yo sepa, --y así también lo piensa la Justicia-- nunca se ha distinguido por ser una bandera violenta. Su constante representación en manifestaciones ha sido siempre a favor de reivindicaciones independentistas pacíficas, al margen de que se esté de acuerdo con ese postulado.

Y aunque judicialmente se puede dar por cerrado el caso, el daño ya está hecho. Un daño que el gobierno debería pagar con la dimisión, como mínimo, de la delegada en la C.A.M. (aunque quien debería dimitir es quien está detrás de esta medida, el ínclito ministro Fernández Díaz) y un daño al Estado, al que este partido, de forma consciente, ha tratado de imponer sus intereses electoralistas sin importarles haber convulsionado una crisis que parecía estancada.

Salud y República

18 mayo 2016

¿Es de verdad el referéndum catalán la línea roja del PSOE?

Eso es lo que dicen la gran mayoría de los popes socialistas. Pero dicho lo cual, mantengo que su actitud y sus actuaciones son de una incoherencia total, puesto que de ser así, sin duda, deberían actuar de otra manera.

Y a las pruebas me remito. Porque, al final, el tema de la consulta catalana: o es una incoherencia o es una excusa para no aliarse con su izquierda. Su futuro está en juego y el 27 de junio será el día de la verdad.

Comentan, al unísono, que Rajoy sigue de presidente, aunque sea en funciones, porque Podemos no se ha abstenido o votado a favor del acuerdo PSOE-Ciudadanos. Sin embargo, no quieren entender que tenía fácilmente un gobierno con los 161, de la coalición de izquierdas y hubiera bastado que abandonaran su pacto con la derecha (Ciudadanos).

Y, ahora ante unas nuevas elecciones, vuelven a la carga. Insisten, una y otra vez, voces socialistas de forma unánime que la clave de que no pueden pactar con Unidos Podemos es que se mantiene el referéndum catalán. Éste parece ser el quid de la cuestión para evitar acuerdos por la izquierda.

Sin embargo, resulta difícil de explicar:

  • Que hace cuatro años, Iceta y su PSC estuvieran de acuerdo con la consulta.
  • Que en comunidades como Valencia –también lo querían en Aragón y Baleares--, los socialistas han querido ir con listas conjuntas con Unidos Podemos al Senado.
  • Que su antinacionalismo catalán no les impidió prestar senadores socialistas a Democracia i Llibertad y a Esquerra Republicana para formar grupos parlamentarios.
  • Que están gobernando en importantes comunidades autónomas y ayuntamientos junto a Podemos u otros grupos de las confluencias.
  • Que han llegado a un acuerdo para entrar en el gobierno de Ada Colau en Barcelona.
  • Que están negociando un acuerdo con el gobierno de Carmena en Madrid.
  • Que una integrante de los doce sabios elegidos (Victoria Camps) para asesorar a Sánchez, está de acuerdo con realizar el referéndum en Cataluña.
Entonces qué es lo que ocurre. Si es tan grave el hecho de estar de acuerdo con el referéndum territorial:
  • ¿Por qué hace cuatro años era bueno para los socialistas catalanes y hoy es imposible? ¿Qué ha cambiado?
  • ¿Por qué se unen o se han unido para gobernar con grupos que lo tienen en su programa, y no han rechazado estos pactos?
  • ¿Por qué siguen negociando, por ejemplo en Barcelona o Madrid, para entrar en un gobierno que tiene en su programa la consulta?
  • ¿Cómo eligen para asesorar al partido a una persona –Victoria Camps— que cree en la necesidad de realizar dicho referéndum?
  • ¿Acaso está bien ceder senadores a grupos independentistas y no acercar posturas con quien está de acuerdo en realizar la consulta pero no es independentista? 

En fin, como se puede ver, incoherencia absoluta. Y es que entiendo que lo de la línea roja de la consulta catalana es una excusa, si no, hubieran evitado pactar con los mismos que están de acuerdo con ella, en cualquier momento y en cualquier lugar. Y si es tan grave, ¿por qué no rompen los acuerdos con quienes pretenden un referéndum autonómico? Y es que hay unos cuantos mandamases del PSOE, comandados por Susana Díaz que están empujando a Pedro Sánchez a las tinieblas.

El futuro del PSOE es difícil. Y lo es, por esa incoherencia ideológica que le lleva a ponerse en manos de la derecha antes que mirar a su izquierda. Lo es, porque prefieren seguir aplicando políticas económicas, sociales y laborales que empobrecen y destrozan a este país antes que aceptar que los ciudadanos de un territorio pueden ser consultados para decidir su futuro. Dentro de poco se conocerá de verdad su posición. El 27 de junio no podrán buscar más excusas y tendrán que decidirse: o con Unidos Podemos, o con C’s y el PP. Esa es la cuestión. Y sabremos quién está al frente del PSOE, yo no me atrevo a apostar. ¡Triste pero real!

Salud y República 

16 mayo 2016

El 15-M está vivo, y lo temen

Aunque no lo reconozcan, porque no les interesa, el espíritu del 15-M está vivo. Ayer se cumplieron cinco años del principio de este movimiento. Un movimiento que según la derecha y muchos medios de comunicación conservadores ha fracasado. Según ellos, lo que ha surgido de ese movimiento y ha alcanzado las instituciones están cometiendo los mismos errores que los viejos partidos.

¡Craso error! Sólo se puede decir eso de forma muy interesada y preocupada por la situación surgida. Es verdad que no ha habido, todavía, un cambio radical. Es cierto que no es tan fácil como se podía pensar el cambio pretendido. Pero, ¿alguien puede mantener que todo sigue igual, sin que se le caiga la cara por mentir?
Es cierto que el camino es largo, seguramente muchos hubiéramos preferido que los cambios se realizaran más rápido, pero eso no quita lo evidente. Hoy no es ayer, y el 15-M tiene mucho que ver en ello.

El 15-M fue una eclosión de rabia y de desafección a una forma de hacer política que no respondía a la sociedad y fue capaz de que emergiera una explosión de ilusión por un nuevo tiempo que habría de nacer.

Los antecedentes de ese episodio fueron varios, desde la guerra de Irak, que concentró una de las mayores oposiciones conocidas al gobierno del PP, por su intervención, o también el Nunca Mais del Prestige que convocó una marea de solidaridad contra la injusticia y la impericia de un gobierno incapaz de gestionar una crisis ecológica gravísima con consecuencias muy serias.

Y también las formas de comportarse de ese bipartidismo que tanto daño ha hecho a este país, como los privilegios de la clase política dominante, la utilización de las puertas giratorias, la represión indigna ante las manifestaciones contra los poderosos. Todo ellos en un momento crucial, cuando la crisis estaba en pleno apogeo y se veía la incapacidad de nuestros gobernantes para atajarla o al menos para no cargarla en la cuenta de los más débiles.

Hoy ese bipartidismo desastroso y dañino ha pasado del 80% al 50% de votos. Queda todavía mucho por andar, pero no reconocer que ese cambio se debe a la lucha pacífica que generó una ilusión ese 15-M famoso es no hacer honor a la verdad.

Allí estuvieron, miles, cientos de miles de personas que se organizaron y manifestaron en plazas de toda España, teniendo el epicentro en la Puerta del Sol de Madrid. Allí muchos, entre otros: Pablo Iglesias o Alberto Garzón, formaron parte activa de ese acontecimiento que inició un cambio cualitativo que puede amplificarse en las próximas elecciones del 26-J.

Es verdad que no ha sido fácil entrar en las instituciones, pero hoy es ya un hecho irreversible y esa nueva generación de políticos del cambio no son todo el 15-M, pero sin el 15-M no hubiera sido posible pensar en un cambio real.

Unidos Podemos no es el 15-M, el 15-M es más, bastante más, pero es una parte del mismo que puede conseguir un cambio político real, y que puede imprimir una ilusión que lleve a que sea la avanzadilla de esa nueva política, a la que se puedan unir todos los demás componentes del 15-M. Por eso las fuerzas de la reacción han encontrado a su enemigo. Temen que unidos todos podamos poner en marcha ese nuevo tiempo que se necesita. Y esto puede empezar pronto, el 26-J, que no se nos olvide.

Salud y República

13 mayo 2016

Respaldo total a la confluencia Podemos e Izquierda Unida

Mucho se ha hablado. Varios han sido los medios que han atacado a esta confluencia, poniendo el acento en que eran muchos, dentro de los dos partidos, los que rechazaban esta unión. Pues bien, ahí queda el resultado. El 88% de los militantes y simpatizantes de Izquierda Unida han apoyado la confluencia, mientras que en Podemos han llegado al 98%.

Todos los demás partidos con implantación nacional han criticado esta coalición. La razón es clara y rotunda: les puede hacer mucho daño. Y no sólo por la suma de votos, sino porque el sunami de ilusión que se puede apreciar puede llegar a multiplicar el resultado.

Por lo tanto, no es de extrañar que el PP hable de comunistas y radicales, que el PSOE tiemble y diga que somos la extrema izquierda, mientras que Ciudadanos comenta que ya no se puede hablar de que Podemos es un partido nuevo al haberse casado con Izquierda Unida, el viejo partido comunista.

No es de extrañar que el PP esté preocupado, sabe que con la ley electoral actual –esa que impusieron ellos y el PSOE para repartirse el botín del Estado--, esta broma le puede costar una pérdida de votos en varias provincias.

De Ciudadanos qué decir. Parecen rabiosos, cuando es a quienes menos parece perjudicar, y hablan de esta unión como algo viejo. Quizás no se han dado cuenta de lo viejas, inservibles y dañinas que son las políticas económicas que ellos pretenden llevar a cabo, o lo ignominioso y vergonzoso, además de fascistoide, que es decir que el responsable de la guerra civil española fue la República y no los golpistas, tesis que mantiene uno de sus popes, Juan Carlos Girauta. Éste es el partido nuevo, con recetas falsas y antiguas, con aire juvenil pero hedor insoportable a lerrouxismo.

En cuanto a los socialistas, están muy preocupados, saben que esta coalición les puede dejar terceros y no les gusta. Además, ellos han decidido seguir apoyando a Ciudadanos, al menos así lo están dejando ver y quieren hacer de esta confluencia el centro de sus ataques, para poder justificar –lamentablemente— una gran coalición con el PP y C’s, o sea el apoyo de la derecha. Susana, Felipe, Pedro –no necesitan apellidos— han decidido que sea Podemos e Izquierda Unida sus enemigos en la contienda. Ya se está viendo, y se acentuará durante la campaña electoral.

También dentro de Izquierda Unida ha habido un pequeño porcentaje (10%) que ha votado en contra. Ahí encontramos a los que no están dispuestos a dejar las puertas abiertas para que Garzón y una nueva generación entre con aire nuevo. La vieja guardia no descansa. Eso sí, cada vez son menos y con la votación se ha visto su gran minoría.

El caso de Llamazares, aunque al final ha rectificado, ha sido llamativo. Él y los militantes de su partido, Izquierda Abierta, han obtenido un rotundo fracaso y han perdido la guerra. Un ejemplo claro es que el domingo pasado en la fase regional de Madrid, de la Asamblea federal, se votaron los cuatro documentos para el futuro de Izquierda Unida, ganó la que defiende Garzón(83%) y la que representaba el partido de Llamazares no consiguió ni un solo voto. O sea, ni ellos mismos se votaron. Y es que Gaspar no ha podido superar que Alberto Garzón le haya eclipsado, no ha sabido estar en el tiempo que le ha tocado vivir, y se ha quedado como jefe de una oposición interna cada vez más inexistente.

En fin, queda mucho por hacer, ahora empieza el camino del cambio. Lloverán hostias sobre esta coalición, dirán de todo, los Inda, los Marhuenda, los otros partidos y los medios clásicos tratarán de parar la ilusión que ha nacido. No queda otra que prepararnos y combatirles con nuestras propias fuerzas, con las fuerzas de la ilusión y de la verdad, con las fuerzas del cambio real. Ha empezado la batalla y la podemos ganar: ¡¡Adelante!! 

Salud y República

11 mayo 2016

Sánchez y el PSOE a la deriva

Es el momento. Un momento que el PSOE quiere desaprovechar. Algo que no es nuevo. Tiene una posibilidad de apoyar un proyecto de izquierdas y se niega. Sánchez y su gente han dicho no a una posibilidad de evitar que el PP obtenga mayoría en el Senado.

Podemos ha propuesto que el PSOE se una a la confluencia de izquierdas para formar candidaturas únicas al Senado, lo que tiene sentido si se trata de arrebatar la mayoría del Senado al PP.

Hay que recordar dos cuestiones: En primer lugar, que la ley electoral permite que con un 28% de votos recibidos, el Partido Popular tenga en este momento el 55% de los senadores. Y, en segundo lugar, que --aunque se trata de una cámara que no sirve para casi nada y habría que eliminarla o llenarla de contenido territorial— mientras exista como está, el Senado es un bastión pepero que permite ralentizar la mayoría de las leyes y en algunos casos, como en las reformas constitucionales, puede paralizarlas aunque se obtuviera la mayoría exigida en el Congreso.

Así es que gracias al Sr. Sánchez y al PSOE, que no acepta las listas conjuntas al Senado, se pierde otra oportunidad de tener mayoría en esta cámara. Todo ello, cuando se repite una y mil veces que el enemigo a batir por el PSOE es el PP, lo que parece una falacia total.

Son muchos los años que sigo la política como para confiar en el PSOE, me gustaría que cambiara, muchos son sus militantes de izquierdas, pero su cúpula, una y otra vez, ha demostrado que en caso de dudas, en las grandes decisiones, siempre se ha aliado con la derecha.

Resulta que mientras que en Baleares, Aragón y Valencia –en esta última comunidad, está casi cerrado el acuerdo— se está tratando de ir conjuntamente en la lista del Senado, entre el PSOE y las fuerzas de la confluencia, en Ferraz se niegan en redondo, desperdiciando una oportunidad única de conseguir una mayoría aplastante en el Senado.

La razón que esgrimen es infantil y débil. Hablan de que la confluencia mantiene el derecho a decidir entre sus premisas programáticas. Y olvidan, por un lado, que en 2012, ellos en Cataluña eran partidarios del referéndum, por otro lado, que están ya gobernando en ayuntamientos importantes y comunidades con partidos o coaliciones que están a favor de la consulta y, por último que prestaron dos senadores a Esquerra para que pudieran formar grupo el 20-D (¿??). Es más, ayer mismo, al mismo tiempo que Sánchez decía no al referéndum, el PSC entraba en el gobierno de la ciudad de Barcelona presidido por Ada Colau. ¿En qué quedamos? Aquí sí, allí no…

Yo intuyo otra razón, y no la cuestión del referéndum. Y es que, a pesar de que digan que su contrario es el PP, no es así. Si no quieren listas conjuntas en el Senado es porque no podrían, durante la campaña, dirigir sus ataques a la Confluencia Podemos-IU-otros, que es su verdadero objetivo. Sánchez y el PSOE van a dirigir sus ataques más agresivos en la campaña electoral –ya han empezado— a Pablo Iglesias, Alberto Garzón, Mónica Oltra, etc. Dejando al PP al margen, puesto que saben que el peligro del adelantamiento electoral viene de esa coalición.

Desgraciadamente el PSOE ya ha decidido. Prefiere a Ciudadanos –y veremos si también al PP--, antes que unirse con la izquierda. Ojalá que me equivoque, ya se verá a partir del 26 de junio.

De momento a las pruebas me remito, nunca han estado tan interesados en el devenir de Izquierda Unida, a la que siempre han despreciado, y ahora la ven entregada a los brazos de Podemos. Como si les importara de verdad. Y es que ven un futuro muy oscuro. Si la coalición de izquierdas consigue un buen resultado. Tendrán que decidir su futuro, ¿con Rajoy y C’s o con la izquierda? He ahí el dilema. Entonces tendrán que dar la cara, y una de dos, o se la partirán sus barones o lo harán gran parte de sus militantes.

Y mientras tanto, el Senado volverá a ser pepero. Gracias “compañero” Sánchez o debo decir: “compañera” Susana.

Salud y República

10 mayo 2016

Margallo va de sincero, actuando como un cínico

Ahora resulta que Margallo dice que se han pasado cuatro pueblos con la austeridad. Resulta que el pobre no se había dado cuenta hasta que hay elecciones. Sin duda, en su largo caminar, no había encontrado a ningún damnificado por los recortes, él sólo se mueve entre “gente de bien”.

Tampoco recuerda algo que le puede resultar caro. Y es que su capo Rajoy y muchos de sus colegas peperos siguen pensando que la austeridad ha sido clave, algo que es un valor positivo que hay que reivindicar. Pues bien, Margallo se lo ha cargado de un plumazo.

Claro que una vez que se ha despachado le deben haber llamado al orden, porque ahora se atreve a decir que quien se ha pasado en el tema de la austeridad ha sido la Comisión Europea. ¡Hay que tener cara dura! Cuando dijo textualmente: “No es menos cierto, que nos hemos pasado cuatro pueblos en el tema de la austeridad”, resulta que el “nos” no se refería al PP, sino a Europa. Y añade, para más inri: “El gobierno ha rozado la santidad aplicando los recortes”. ¡Tócate las narices!

Esta rectificación es tan pobre que no es creíble, sin embargo, hagamos un esfuerzo y pensemos, haciéndonos el tonto, que es veraz. Y, entonces, me vienen a la mente las siguientes preguntas:

  • ¿Es usted miembro del gobierno o me equivoco?

  • ¿Dónde estaba usted cuándo la Comisión Europea nos estaba destrozando?

  • ¿Alguien ha oído a Margallo quejarse durante los últimos cuatro años de lo que decidía la Unión Europea?

  • ¿Acaso no ha participado Margallo en decenas de reuniones con sus colegas europeos sin que se le haya escuchado decir ni pío sobre los ajustes que nos han colocado?

  • ¿Es que España es una simple sierva de Europa cuya única misión es obedecer?

  • ¿No será que, con unas elecciones convocadas quiere conseguir votos de los que ha estado jodiendo durante la legislatura?

  • ¿Pretende usted tomarnos el pelo?

En fin, una más de este gobierno, mentiroso y cínico. Y el tal Margallo dicen que era uno de los hombres que podrían sustituir a Rajoy. ¡Estamos listos! No es posible aguantarles más. Ojalá que, de verdad, el 26 de junio se acabe esta pesadilla. 

Salud y República

09 mayo 2016

Hoy se celebra el día de Europa. La Europa de la vergüenza

Tenemos una Unión Europea lejos de ser lo que nos dijeron y suponíamos. Una Europa incapaz de actuar como una verdadera unión en beneficio de los pueblos, y no de los bancos y las transnacionales. Una Europa donde se mercadea con las personas y donde la solidaridad ha quedado olvidada. Una Europa que practica políticas económicas, donde el Norte, con Alemania a la cabeza, actúa de sanguijuela del Sur y donde las desigualdades cada vez son mayores.

Una Europa donde crece el fascismo y la ultraderecha y donde se dan como soluciones únicas las que ofrece el neoliberalismo despiadado que beneficia a los más poderosos.
Una Europa egoísta, que actúa con sus naciones como reinos de taifas que defienden sólo sus propios intereses, donde predomina la mezquindad sobre la solidaridad, el dinero sobre las personas, lo económico y financiero sobre lo político.

Hoy más que celebrar habría que lamentar el día de esta Europa. La unión política que propusieron los padres de esta Europa, allá por los años sesenta del siglo pasado, ha quedado apartada para dejar paso a la ignominia actual, un conjunto de Estados cuyas pretensiones individuales se anteponen a las colectivas, donde los fuertes se imponen a los débiles.

Son varias las claves que nos alejan, cada vez más, de una posible Europa justa, de una unión política del continente. Como ejemplo pondré tres muy importantes:

La política económica dentro de la Unión.
Una política que nos ha llevado a un desajuste bestial y que ha provocado una desigualdad cada vez mayor entre los países poderosos y los débiles. Grecia, Portugal, Irlanda y España han vivido y están viviendo una política de ajustes que está haciendo que el Estado del Bienestar se convierta en el del Malestar. Todo ello empujado por Alemania y los otros países más ricos que imponen una política de recortes que sólo les beneficia a ellos y a sus bancos, cuando estos países son, en gran parte, responsables de la situación económica global.

La política económica fuera de la Unión
Mientras se trata de expoliar a países más pobres, africanos, iberoamericanos o algunos asiáticos, se intenta imponer el famoso TTIP (Tratado Trasatlántico Comercial). Se trata de un acuerdo entre Europa y EE.UU. que se está negociando de forma opaca y cuyos efectos pueden ser demoledores. Entre otras lindezas, las condiciones pactadas (neoliberales) tendrían valor por encima de las leyes de los distintos países. Además las posibles discrepancias entre los distintos estados se juzgarían por instancias arbitrales privados, lo que supone una privatización de la justicia. Un tratado que puede actuar como caballo de Troya.

La política migratoria
Una política que se ceba con los inmigrantes que pretenden, bien por cuestiones políticas o por cuestiones vitales, llegar a Europa para salvar su vida. El último episodio gigantesco es el de los refugiados sirios y afganos. Hoy, el Mediterráneo se ha convertido en el cementerio particular de estos infelices que tratan de escapar de la guerra. La Unión Europea trata de evitar esta inmigración, contraviniendo la carta de derechos humanos, mercadeando con Turquía, y mientras olvida la ayuda a Grecia –la nación que más está sufriendo las equivocadas políticas de Europa y que más está soportando la entrada de refugiados— y vende “seguridad y tranquilidad” por millones de euros a Turquía, país que no es precisamente un modelo en los DD.HH. Los refugiados se cuentan por millones y mientras en Europa se cierran las fronteras. Se hacen repartos teóricos insuficientes de inmigrantes y que además no se cumplen (el caso de España es “ejemplar”: debería aceptar a 16.000 refugiados y hasta hoy ha acogido a 18).

Esta es la Europa que quieren que celebremos. Una Europa que hay que lamentar. Una Europa de donde quiere escapar el Reino Unido (y eso que su política económica es independiente y ha sido más eficaz), y donde crece día a día el rechazo de la ciudadanía de muchos de sus países. Una Europa que si no cambia –y es poco probable— está condenada a fracasar y a hundirnos en la miseria económica y moral.

No, que no cuenten conmigo para celebrar el día de Europa. Hoy es el día para lamentar esta Unión miserable e interesada.

Salud y República