05 julio 2020

La inviolabilidad perversa del Jefe del Estado


La monarquía borbónica sigue siendo dueña y señora de la Jefatura del Estado, a pesar de que los reyes de este país, por lo menos hasta Juan Carlos I, han demostrado lo mucho que esta institución ha servido a sus intereses. Sus históricos abusos de poder y sus ‘beneficios extraordinarios’ llenan nuestra historia de inmundicia y de injusticias.

La monarquía, institución antidemocrática y anacrónica, debería basar su prestigio y su existencia en la práctica ética del poder. Lo que invalida a este rey emérito, que empezó siendo nombrado por un dictador genocida, y que ha sido capaz de hacerse millonario de forma delictiva, de rodearse de amantes para humillación de su esposa, y de matar elefantes y presumir de esas infames cacerías, entre otras menudencias.

Pues bien, le han vuelto a pillar en otra gorda, y van… Y es que ahora entendemos muy bien aquello de sentirse hermanado con el rey de Arabia Saudita. Es lo que tiene conseguir millones en concepto de comisiones. Nada menos que 100 millones de dólares por sus gestiones en la contratación del AVE por el país árabe.

Pero claro, como la Constitución otorga inviolabilidad al Jefe del Estado y el delito lo cometió cuando era rey, no se le puede juzgar, a pesar de tener pruebas de que esto ha ocurrido. Lo único que se está haciendo --gracias al empuje de la Justicia suiza también se investiga en España-- es investigar el blanqueo del dinero y el delito fiscal que se puede haber producido desde que abdicó como Jefe de Estado.

Una clara demostración de que ‘la Justicia es igual para todos’, mantra que han repetido, desde la Casa Real, la derecha política y social, los medios afines y la izquierda descafeinada –el PSOE, que se atreve a denominarse partido republicano--, a sabiendas de que no es cierto. Véase la sentencia del caso NOOS, donde la infanta salió entre vítores y su marido cargo con penas mínimas.

Pues bien, el rey Felipe ha querido reaccionar ante la ignominia paterna pero lo ha hecho de forma débil, sin consistencia. Con acciones cobardes que pretenden más actuar como escaparate sin atacar el fondo de la cuestión. Demostrando, una vez más, que este rey que tanto daño hizo a la democracia con el discurso del 3 de octubre de 2017, no está a la altura de su cargo.

Renunciar a la herencia sólo es posible cuando se haga efectivo el testamento, una vez haya fallecido su padre. Hacerlo antes no tiene ningún valor jurídico.

A lo que tiene que renunciar Felipe VI es a la inviolabilidad, si de verdad quiere que la justicia sea igual para todos, como su padre (aunque ya hemos visto lo igual que es) y él mismo han repetido en diversas ocasiones. Y así demostrar que el que la hace la paga, sea quien sea.

El hecho de castigar a su padre quitándole la parte que le asigna del presupuesto de la Casa Real (195.000 euros anuales) sólo podría ser válido si esa cantidad volviera al Estado, reduciéndola del presupuesto global. Si no, lo que ocurre es que Felipe VI cuenta con esa cantidad de más, para distribuirla como quiera.

El emérito debería empezar por devolver los 100 millones de dólares de su comisión por el AVE en Arabia Saudita, cerrar sus cuentas en paraísos fiscales y marcharse fuera de este país, al que presuntamente ha robado de forma indigna. Ya está bien de adjudicarle méritos en la transición. Juan Carlos hizo lo único que podía hacer, cambiarse de bando y pasar del franquismo a la democracia consentida, de forma obligada, puesto que era la forma de conseguir la poltrona de la Jefatura del Estado y de no enfrentarse con los tiempos que corrían, donde España era una de las pocas excepciones donde no había democracia en Europa.

Pero claro, aquí sigue el emérito aguantando mecha y riéndose de todos los españoles, a los que no rinde cuenta y a los que ha vacilado y robado, presuntamente. Un rey modelo al que la derecha apoya sin reparo y el PSOE defiende de forma vergonzosa, negándose a que se le investigue en el Parlamento y pasando página, poniéndose de perfil.

La única solución es la que queremos muchos. La sustitución de esta monarquía corrupta por la tercera república. Por cierto, el Sr. Tejanos debería, de una vez por todas, incluir preguntas sobre la aceptación de la monarquía en las investigaciones del CIS, y así utilizar medios públicos para saber qué es lo que prefieren los españoles. No hacerlo es una forma más de defender una institución con beneficios impropios en un Estado democrático y apoyar la falta de transparencia de una institución opaca.

Salud y República


31 mayo 2020

La falsa equidistancia


Estoy hasta allí de los que ejercen la falsa equidistancia. Suele hablar de equidistancia quien pretende ser políticamente correcto. Y eso es lo que le ocurre a una parte de la izquierda mediática. A la izquierda que pretende quedar bien con todos, mientras que la derecha actúa con toda la maldad del mundo, a sabiendas que hay una izquierda, ideológicamente débil, que minimizará sus actuaciones y declaraciones vergonzosas.

Y no hay más que ver algunos casos. Por ejemplo, los comentarios que se han producido con ocasión del choque entre Cayetana Álvarez de Toledo y Pablo Iglesias, donde éste último llama marquesa a la diputada, y esta le responde que es un hijo de un terrorista.

En fin, lo lógico sería ver la diferencia y lamentar que una diputada sea capaz de algo así. Pero no, hay que ver la reacción de los medios de la izquierda (blanda) como es El País o la Cadena Ser o la Sexta, etc, que destacan sobre todo una confrontación y culpan a los dos protagonistas. Si seguimos los medios de la derecha, El Mundo, la COPE, la Razón, ABC, etc, no hay duda de que el provocador y causante de este episodio es Pablo Iglesias, la pobre Cayetana no hizo sino contestar como se merecía el vicepresidente.

O sea mientras que desde la izquierda mediática se habla de confrontación provocada por ambas partes, la derecha lo tiene claro, hay dos culpables de todo: Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. Y los ataca con odio, basta leerlos o escucharlos (háganlo en pequeñas dosis, no se envenenen el hígado).

Se ve que a la señora portavoz pepera la molesta que la llamen marquesa. Bueno, pues ahí va una sugerencia: renuncie al título, que se puede. Porque le guste o no, la señora Álvarez de Toledo es marquesa y además –esto lo añado yo-- actúa como tal, con prepotencia, superioridad, con una altivez que sobrepasa incluso el talante aristocrático.

Pero no sólo le debe de molestar, cuál insulto, ser aristocrática, además, sus vísceras la delatan al contestar a sus contrarios, en este caso a Pablo Iglesias. Primero ataca a su padre, que no estaba allí y no se podía defender. Además le llama terrorista, demostrando que para ella, todo el que luchaba contra Franco, aunque fuera pegando pasquines, en pos de un futuro democrático, es un terrorista. O sea Franco un estadista y los antifranquistas todos terroristas.

Pero, francamente (disculpen el adverbio), me molestan más los medios que pretenden ser de izquierda y cuya opinión sobre el caso es una equidistancia que hace que ambos tengan la misma culpa en este enfrentamiento. Mientras, la derecha mediática, al unísono, defienden a la marquesa y echan la culpa al ‘gran provocador’: Pablo Iglesias.

No entiendo por qué. Cuando Pablo Iglesias se excede y se equivoca, que ha ocurrido, todos contra este provocador, si alguien actúa como lo hace Álvarez de Toledo, García Ojea, Díaz Ayuso o el propio Casado, simplemente hacen oposición, aunque haya insultos, desprecios, comparaciones odiosas y tantas otras cosas.

No. El querer ser políticamente correcto lleva a una falsa equidistancia desde la izquierda. Y no debe ser así. Se trata simplemente de contar lo que ocurre y de responsabilizar a quien comete el error y no repartir entre todos las culpas. No es verdad que todos actúen igual. Basta ver las comparecencias de Illa, Sánchez, Iglesias y compararlas con las de los peperos (de Vox mejor no hablar, no vayan a pensar que les doy motivos para un golpe de estado). Si alguien tiene dudas que escuche lo que se dice y que lea lo que se escribe desde medios de ambas ideologías.

No quisiera acabar sin afirmar que en la izquierda hay también medios y periodistas que no se amilanan y defienden la verdad. Son unos cuantos, pero ahí van de ejemplo: Jesús Cintora, Nacho Escolar, Elisa Beni, etc. Y los medios que se salvan entre otros: Público, El Diario.es, Infolibre, El Salto, La Marea y algunos otros.

En fin, dejémonos de equidistancias falsas y seamos capaces de criticar lo que ocurre. No demostremos debilidad desde la izquierda porque la derecha está crecida y tiene un único plan, derribar, como sea, este gobierno progresista. Que esa izquierda mediática pusilánime no les haga el juego. La derecha no pueden soportar que les gobiernen otros, que les deroguen sus leyes y que se legislen medidas sociales en favor de los más débiles. Hay que defender este gobierno y la equidistancia no es la forma.

Salud y República

13 mayo 2020

Ayuso y sus 'ayusadas'


Una semana después de escribir sobre la presidenta, la Sra. Ayuso sigue dando espectáculo, con una o más sesiones diarias. No ha pasado día sin que sea noticia. Sus declaraciones y actuaciones, hoy, conocidas con el nombre de ayusadas, han sido constantes.

Desde la crisis que provocó en su gobierno la petición del pase de la desescalada desde la fase 0 a la fase 1, hasta el posible caso de corrupción con dos suits en un aparthotel cedidas por un empresario amigo, a precio de saldo, la vida política de la señora presidenta es un continuo show.

Y es que no la entiende nadie. Un martes dijo que Madrid no estaba en condiciones para pasar de la fase 0 a la 1 y dos días más tarde pide al gobierno central ese ascenso, lo que provocó la dimisión de su colaboradora, la directora de Salud Pública, por no estar de acuerdo. Hasta su gente de confianza la abandona, ¡qué pena más grande!

Eso sí, como ha hecho hasta ahora, ha tenido tiempo para cuestiones fundamentales, cuestiones de gobierno obligadas. Por ejemplo, esas maravillosas fotos que le han publicado en El Mundo. Con sus bracitos cruzados, como virgencita sufridora y sacrificada por sus ciudadanos. Aunque parece que las críticas recibidas le han hecho rectificar y la pobre dice que la pilló en un momento bajo y de cansancio, y que se las hicieron sin tener ganas. ¡Qué sacrificio! ¡Todo por la patria!

Y qué decir de su cultura, de sus conocimientos de medicina y de idiomas. Ya saben ustedes, y no se les ocurra decir que no, porque lo dice la gran presidenta. Covid19, ha explicado Ayuso significa: Co es de Corona, Vi es de virus, D de diciembre (que es cuando surgió el virus) y 19 de 2019. Una interpretación muy suya, propia de gente culta e informada. Como todo el mundo que se ha informado sabe –ella crea la información, vamos lo que se conoce como la posverdad--, la D viene de cómo se dice enfermedad en ingles: Disease, aunque podría ser también una D de Desvarío o de Demencia.

Otra cuestión que nadie entiende –ella no tiene lo culpa: está por encima de todos-- es esa decisión de repartir mascarillas FFP2 a todos los ciudadanos de Madrid, algo normal si todos los trabajadores de la sanidad publica tuvieran ese material a disposición, hoy todavía dicen que escasea, pero que no se preocupe nadie, seguro que son unos quejicas y no saben utilizar las mascarillas varias veces, como si hubiera que hacer caso a los técnicos que dicen que no son reutilizables.

Y está el tema de sus apartamentos. Cuando dio positivo en el Covid19, tuvo que confinarse en un apartamento modesto (una suit en hotel muy céntrico, con vistas al Palacio Real, con 88 m² y 100 de terraza) y la razón fue que no quería contagiar a sus vecinos. Y es que es muy cariñosa. No puede evitar dar abrazos a sus vecinos, cunado los ve, por lo que tuvo que pedir, a un empresario amigo un aparthotel a precio de saldo, que luego han resultado ser dos: una suit para trabajar y otra para dormir, no vaya a ser que la pobre no tenga espacio. Y como tiene que ser y hacen la mayoría de madrileños, duerme en el de abajo y trabaja en el de arriba.

Sarasola, el empresario amigo –que casualmente se encuentra bajo investigación judicial al que se le piden cuatro años por presunto delito fiscal--, según la web de la C.A.M., recibió una adjudicación de 560.00 euro (eso sí, cuando ha salido a la luz, han informado que se trata de un error y lo han borrado de la web, otra mala suerte de la pobre presidenta). Es algo paranormal. Ha desaparecido la empresa del empresario como adjudicatario y se ha cambiado por otra distinta. Y ahora se sabe que el contrato parece que se ha hecho ayer mismo a las 23.59 y no cuando la presidenta dio positivo en el Covid19, como ella dijo. O sea cuando la prensa ha desvelado el posible delito de corrupción. En fin, blanco y en botella (según Ayuso: vino). Por cierto, por dos apartamentos de ese calibre tendrá que pagar (todavía no ha soltado un euro) 2.500 euros al mes. Qué menos, que para eso es la presi de Madrid y tiene amigos de verdad.

Por cierto, no debemos olvidar que en los hospitales con techos altos el virus apenas ataca. Le da por irse para arriba, se sube por las paredes buscando el techo. Se trata de un virus de altura.

Recordemos también que la fiscalía ha abierto 140 investigaciones en residencias de mayores, de las que 69 son de Madrid. Seguro que le tienen manía. La persiguen por envidia.

Y todo esto y más es lo que el capo Casado dice que es un ejemplo. Para él Ayuso es un icono. Y una mártir, a la que la izquierda ataca sin consideración ni razones, porque es un peligro por su buena gobernanza. Según él, el país se debería gobernar como hace Ayuso con la C.A.M. Casado orgulloso, cada día más cerca de Abascal, y ella crecida y tan pancha, con sus aires pijos de grandeza, y todo ello mientras que en Madrid ya van casi 9000 muertos por el virus. Aunque claro, ella nada tiene que ver...

Salud y República





05 mayo 2020

Ayuso: simple, ignorante y mala gente


Siempre ha habido dudas de quién es más peligrosa: una persona mala o tonta. Lo duda se diluye cuando se dan las dos cualidades en la misma persona. Es el caso de Isabel Díaz Ayuso: simple, ignorante y mala gente. Y su afán de demostrarlo constantemente le ha llevado a ser, junto con Teodoro García Egea y Cayetana Álvarez de Toledo, el trío fulero y castigador, el tridente diabólico, ariete de la mentira y el ataque constante al gobierno de coalición en el que Casado, el gran capo, se apoya.


Tres personajes detestables a los que lo único que les importa es hacer caer al gobierno, aunque sea a costa de utilizar mentiras, calumnias y muertos como armas arrojadizas. Al igual que sus antecesores peperos, en su momento, utilizaron a ETA, nos metieron en una guerra, inventaron una conspiranioa en el 11M o simplemente aprovecharon una crisis económica para forrarse y debilitar a los más necesitados, ella no va a ser menos.

La señora Díaz Ayuso es una pija de armas tomar y, a pesar de su juventud, acumula odio y maldad a toneladas. De sus barbaridades anteriores a la pandemia (acordémonos de lo bueno del tráfico nocturno en Madrid, sus argumentos sobre el aborto, la defensa del trabajo basura, sus ataques al feminismo, su odio a Cataluña, su defensa de la corrupción del PP, el odio a la izquierda, etc.) no me voy a extender.

Eso sí, quiero dejar claro algunas manifestaciones y hechos durante el periodo de la pandemia, donde responsabiliza al gobierno de coalición, para ella social-comunista bolivariano, de todo lo ocurrido debido al coronavirus. Son famosas, sus mentiras sobre los aviones cargados de material sanitario que estaban llegando y que tardaron semanas –creo que uno todavía anda perdido--, su mentira sobre la medicalización de las residencias de mayores –todavía siguen sin medicalizarse--, su constante afán de que Madrid parezca una comunidad donde no ocurre nada –la que más muertes acumula--, su incapacidad para reconocer los recortes monstruosos que su partido hizo en la sanidad pública de Madrid en los últimos ocho años –privatizaron hospitales y centros de salud, dejando la sanidad pública madrileña con 53.000 sanitarios menos--. Sus celebraciones en IFEMA, donde había bula para guardar distancias, y donde se jugaba a la conga y se repartían bocadillos de calamares mientras que la pandemia seguía provocando sufrimiento, contagios y fallecimientos ese mismo día. Ese es su ejemplo, esa es su impunidad.

Y qué decir de los mayores fallecidos en las residencias. Ni más ni menos que dos tercios de los fallecidos en Madrid, en total 5600 muertos. Todo esto, a sabiendas de que la competencia de la sanidad en la región y de las residencias de mayores es de la Comunidad de Madrid –nunca se preocupó de controlar su situación y de mejorar sus condiciones--, y la ‘buena señora’ culpa de estos fallecidos a Pablo Iglesias y de Pedro Sánchez. ¡Increíble, pero cierto!

Y qué decir de los datos referidos a la pandemia que mandan las CC.AA. al ministerio de Sanidad. La presidenta Ayuso ha pasado bastante días sin dar datos sobre lo ocurrido en residencias,, ha falseado datos y facilitados algunos que no correspondían con los de su propia página web. En fin un desastre con tal de obstaculizar la labor del gobierno.

Pero ahí sigue, como punta de lanza contra el gobierno, creyéndose la lideresa capaz de derrumbar el gobierno ella solita. Hoy ha soltado la última prenda, la posibilidad de cambiar la ley del suelo para que los promotores no tengan que pedir licencia y baste con una declaración firmada. Se ve que ha olvidado –mejor que la importa un carajo lo que ocurrió, con tal de beneficiar a su gente-- la burbuja inmobiliaria que tanto daño nos causó. Es lo que tiene ser buena alumna de Espe Aguirre y de Rodrigo Rato. Una ‘alhaja’, eso sí, bisutería pura.

Salud y República



06 marzo 2020

El PP entre Aznar y Vox


Criticábamos a Rajoy como si el PP que defendía fuera extremista. Basta que hayan pasado un par de años para darnos cuenta de que todo se puede superar, incluso la soberbia y la cercanía al ultraderechismo. Hoy el PP, gracias a su actual camino, ha revivido al presidente de la guerra –Aznar-- y a la extrema derecha, representada por Vox.

Lo grave no es que hayan despertado los sectores más conservadores, sino que además el PP quiere imitarlos y se olvida de los mínimos valores de un partido que así mismo se denomina constitucionalista –¡qué ironía!-- y tacha a toda la izquierda de estar fuera de la Constitución.

No es que nos haya sorprendido, todos recordábamos a Aznar y su derechismo retorcido –eso sí, defensor a ultranza de la España cañí, al mismo tiempo que llamaba a ETA: Movimiento de Liberación Nacional del País Vasco--. Hay muchos ejemplos, que denotan el camino hacia la extrema derecha del PP, basta con ver sus constantes declaraciones y actuaciones.

El máximo responsable es Pablo Casado, que con sus constantes actuaciones y con su camarilla pelotillera (entre otros: García Ojea, Díaz Ayuso y Álvarez de Toledo) tiene un fin claro, y es tratar de conseguir los electores de Vox. Lo que le ha provocado una pérdida del centro derecha sin conseguir restarle (al revés) electores a ese partido ultra y xenófobo. Basta ver los últimos sondeos, donde Vox crece y el PP baja.

El PP actual se ha instalado en la bronca diaria y ha decidido que el diálogo no es un método de hacer política. Y así lo demostró Casado, en su reunión con Sánchez en la Moncloa, donde no es que no hubiera acuerdo, sino que el líder pepero puso un precio a su colaboración, imposible de pagar, puesto que le pidió al presidente, ni más ni menos, que su política estuviera guiada por el programa del PP. Y se quedó tan Pancho.

Sí, no es que no quisiera dialogar, es que, simplemente pretendía que para negociar cuestiones que no deberían tener precio (la composición del CGPJ o del Consejo de Administración de RTVE, el Tribunal de Cuentas o el Defensor del Pueblo), el PSOE fuera un instrumento político del PP.

Por ejemplo, le pidió que rompiera la mesa con los el gobierno catalán. Eso sí, sin dar ninguna alternativa, salvo otro 155 o cualquier otra medida coercitiva. Ninguna medida política sino punitiva, como si creyera algo imposible, hacer desaparecer a todos los catalanes independentistas, por arte de birlibirloque, o meter a más de dos millones de catalanes en la cárcel.

Y además, le pidió que redujera impuestos –eso sí, sin decir cómo se puede pagar el Estado de Bienestar--, y que no modificara la reforma laboral, o sea que se siguiera con una precariedad insoportable o que se pudiera seguir despidiendo a los trabajadores enfermos de forma procedente, entre otras lindezas.

Y como principio, que rompiera con el acuerdo de Unidas Podemos, que según estos peperos son unos anticonstitucionales y unos extremistas populistas de aquí te espero. Sin embargo, Vox es un partido que debe apoyar gobiernos ‘democráticos’ en CC.AA. y en municipios

La dureza está siendo el quid de su política, el boicot, obstaculizar cualquier acción de gobierno. Cada acción está demostrando hasta dónde quieren llegar. Por ejemplo, en el País Vasco se han cargado a un pepero como Alfonso Alonso o han hecho dimitir a Borja Semper, dos militantes de alto grado, que a diferencia de la cúpula actual, han demostrado ser gente civilizada. El colmo de esta operación de desmantelamiento ha sido colocar en la cima del PP vasco a Carlos Iturgáiz, una momia que han resucitado y que demuestra la fuerza de Aznar, en esta nueva etapa.

No quisiera olvidarme de un personaje penoso que demuestra cuál es la senda pepera de Casado. Hablo de su portavoz en el Congreso: Cayetana Álvarez de Toledo y Peralta Ramos, XIIIª marquesa de Casa Fuerte. Una mujer que probablemente está demasiada cargada por apellidos excelsos, cargos aristocráticos y tres nacionalidades, una mixtura con la que pretende mostrar su ‘superioridad’ a cualquier oponente político. Su provocación y su odio es constante. Insultona, barriobajera, mentirosa, altiva, vanidosa. Cada vez que abre la boca lo hace con desprecio y con odio al oponente, para ella enemigo recalcitrante. Otra que nos hace añorar, y ya es decir, al anterior portavoz, el hoy defenestrado senador Hernando.

En fin, la cosa parece clara. Hacen la competencia a Vox siguiendo la pauta aznarista provocando una legislatura bronca, dura y sin diálogo. Y lo que es más grave, están haciendo que con esta política el beneficiado sea Vox, ese partido franquista, xenófobo y homófobo que tanto les ayuda en diversos gobierno.

Nosotros a lo nuestro. Este gobierno debe seguir llevando adelante su programa, evitando errores tontos, y a sabiendas de que la jauría de enfrente sólo ladra porque cabalgamos.

Salud y República

05 febrero 2020

Ortega: ‘Franco-tirador de primera’


No es ninguna sorpresa. Que al secretario general de Vox le gustan las armas más que a un tonto un lápiz, que es más chulo que un ocho, que sus mentiras y sus actos macarrónicos son constantes, que le encantaría volver al nacional-catolicismo y que su falangismo y su patrioterismo son sus ideales, es algo bien sabido. Basta ver su corto recorrido para encontrar su semilla ideológica.


Y es que hemos terminado de entender lo que es un francotirador. Basta poner un guion: Franco-tirador. Ahora queda más claro que nunca lo que es este individuo.

Él, chulesco y macarra, –como corresponde a un personajillo de esta índole--, no sólo actúa con una impunidad y provocación notoria, sino que además es un divulgador y un exhibicionista total de sus actuaciones. No se conforma con actuar de forma indecorosa y machirula, sino que además despliega sus actitudes provocativas por las redes, encantado de haberse conocido.

La historia viene de hace pocos días. Este ‘buen hombre’, cuyo amor a las armas no niega, se ha filmografiado disparando con un fusil de asalto en un campo de tiro militar, rodeado de algunos de sus amigos milicos. Algo inédito y que demuestra su personalidad obsesiva por las armas.

Desde luego, la cuestión merece una explicación, porque en este miserable acto hay irregularidades gruesas que indican la comisión de uno o varios delitos. En primer lugar, utiliza un arma de guerra, cuando sólo tiene licencia para usar pistola o revolver. Además, utiliza un campo de tiro militar, algo prohibido para civiles. Tampoco llevaba la vestimenta adecuada, puesto que se requiere llevar casco y chaleco por seguridad. Y, que se sepa, no había, como está previsto, ninguna ambulancia ni equipo médico.

Está claro que este tipejo se cree por encima de la ley. Su impunidad arrogante le traiciona una vez más y le lleva más allá de lo que se puede y debe hacerse, más si consideramos que es un cargo público (dos: concejal y diputado) cuya ejemplaridad debería ser su premisa principal.

Ya veremos si esta impunidad, ante las denuncias presentadas, se constata. Algo que no me extrañaría, vista la arrogancia del individuo y su impudor ante las ilegalidades.

Pero es que el personaje es así. No hay nada que hacer. Recordamos que en un acto de patrioterismo exhibicionista más, fue nadando a Gibraltar –tiene una orden de captura del gobierno del Peñón-- para colocar una bandera española y montar un circo mediático.

Sus mentiras son constantes, una de ellas –la que me ha producido más asco y dolor-- ha sido la de insultar a las Trece Rosas, aquellas muchachas que murieron fusiladas en 1939 sólo por el hecho de ser de las Juventudes Socialistas Unificadas, a las que este canalla llamó violadoras y torturadoras, confundiendo de forma deliberada y deleznable el sujeto del delito, y falseando la historia, algo en lo que parece un experto.

En fin, un personaje digno de un cómic tremendista de hace ochenta años. Quién sabe si estaría dispuesto a dar un golpe de Estado ayudado por esos militares amiguetes que le acompañaban en el campo de tiro. Éste es Ortega Smith, un político fascista indigno, capaz de cualquier cosa por hacernos revivir su siglo veinte dorado, cuyas mentiras y actuaciones le delatan como lo que es: un franquista redomado.

Salud y República

05 enero 2020

¡Ladran, luego cabalgamos!


Hay que ver cómo está el patio. El patio del Congreso. Jaurías gritando, insultando, acechando a su presa. Y no, su presa no son sólo Esquerra Republicana o Bildu. Justifican así, con desvergüenza, su postura abrupta e inflexible, pero la realidad es otra más compleja, a la ‘unidad irrenunciable de su España’ se suma su odio a un gobierno de coalición progresista que puede revertir el rumbo injusto y sectario que han impuesto desde 2011.

La derecha y la ultraderecha, hoy más ultramontanas que nunca, no saben qué hacer para poner más obstáculos a este probable gobierno que está a punto de germinar. Los tres grupos son iguales, tanto monta Abascal como Casado, y montada en un poni (camino de la extinción) Inés Arrimada.

Había que escucharles esta mañana (4 de enero), y ayer. A Sánchez le han llamado de todo. Mentiras, desvergüenzas, insultos, exabruptos, pataleos y griteríos han hecho del Congreso un circo donde más que payasos había animales salvajes y serpientes venenosas emponzoñando el hemiciclo. Tampoco se han ido de vacío, Mertxe Azpurua, Rufián o Iglesias. Desde traidores a golpistas pasando por felones, infames, asesinos o vendepatrias, entre otras menudencias.

Esto es todo lo que saben hacer. Han perdido cinco elecciones el año pasado y no lo pueden soportar, les supera que los ciudadanos no les voten ‘como ellos merecen’. Ven, por otro lado, que se abre un diálogo con los independentistas catalanes y se les abre las carne. Ya sabemos cuáles son sus soluciones, judicialización, represión y palo y tente tieso. Porque ellos son los únicos que pueden ganar y si no ocurre, aunque utilicen instituciones, medios de comunicación fascistoides, fuerzas vivas, grupos de presión, multinacionales o la misma Iglesia, el sistema falla. Si no ganan, los ciudadanos –algo irrelevante para ellos cuando pierden elecciones-- tienen la culpa.

Ellos son así, no hay nada que hacer. Por eso, porque la cosa no tiene remedio, porque con ellos es imposible el diálogo: hay que caminar. Partimos de una isla y hay que cruzar el charco, hasta llegar a la costa de la Igualdad, de la Solidaridad, de la Democracia, de la Plurinacionalidad. Ello conllevará críticas salvajes, insultos, utilización torticera de instituciones judiciales, manifestaciones en la calle, tretas espurias de todo tipo. Ese charco lleno de ponzoña, hará que nos tengamos que taparnos las narices y los oídos, pero hay que llegar al otro lado. Al lugar donde esperan jubilados, dependientes, trabajadores en precario y/o con sueldos mínimos, desahuciados, inmigrantes etc. Al lugar donde se puede remediar el conflicto político catalán. Y habrá que sortear obstáculos que encontraremos en esa ciénaga: grupos de presión, Iglesia, fuerzas vivas, CEOE, instituciones amaestradas, muchos medios de comunicación, etc. Pero hay que seguir.

Hay que demostrar que otra política es posible, que no nos van a intimidar, que el poder democrático debe de estar por encima de los otros poderes, que estamos con los que más lo necesitan. Ese es el camino, sin parar, apartando serpientes venenosas y jaurías de hienas.

Vamos a tener la ocasión de demostrarlo, que la cobardía no lo impida, que el coraje nos acompañe, que seamos capaces de encontrar fórmulas para implantar lo que queremos: un mundo mejor y un país donde encontremos acomodo todos. Un mundo donde la separación entre poderosos y débiles sea mucho menor, donde el recibo de la luz no oscile a capricho de las multinacionales energéticas, donde el alquiler de las viviendas no suba sin parar y expulse a la calle a la gente. Y dónde el conflicto catalán pueda ver la luz al final del túnel.

Y no, no tengamos miedo de subir los impuestos a los poderosos, ellos son los que menos pagan si lo comparamos con otros países de nuestro entorno. Las grandes empresas, las clases pudientes tiene que pagar más y recibir menos beneficios y subvenciones públicas. Por cierto, la Iglesia ha de devolver esas inmatriculaciones vergonzosas y pagar el IVA, que ya está bien de chupar del bote.

Se puede y se debe llegar a un acuerdo que satisfaga a toda la sociedad catalana. Hay que encontrar acomodo para todos, sin sobresaltos, con tranquilidad, utilizando lo que siempre debió emplearse: el diálogo.

Hay que conseguirlo. Si no, probablemente no habrá otra ocasión en mucho tiempo. Y si ladran que ladren, lo nuestro ha de ser cabalgar sin parar.

A ver si los Magos de Oriente nos ayudan

Salud y República (y feliz 2020 progresista)

04 diciembre 2019

Vox es puro fascismo

No tienen desperdicio. Son puro fascistas. Ni más ni menos. Y como tales se aprovechan de las bondades de la democracia para tratar de eliminarla. Su espíritu totalitario y seudo-patriótico les lleva a aborrecer todo lo que no sea un totalitarismo nacional-socialista.

Carcas, decimonónicos, seudo-españoles, racistas, machistas, centralistas y muchas otras cosas contrarias a esta democracia que les permite actuar, eso sí, con ayuda de su partido-madre: el PP, y de su aliado minúsculo: Ciudadanos.

Hoy Vox se ha convertido en el tercer partido de este país. ¡Casi nada! Además, gracias a su ayuda, PP y Ciudadanos gobiernan en dos de las más importantes CC.AA., como son Andalucía y Madrid y varios ayuntamientos. El PP lo hace a cara descubierta y Ciudadanos poniéndose de perfil. Los voxeros son, en gran parte, antiguos militantes del PP, al que hoy llaman ‘derechita cobarde’. Y qué decir de C’s, cuyos votantes se han pasado en masa al partido fascista.

Eso sí, tanto para Casado como para Arrimadas, Vox forma parte de lo que llaman partidos constitucionalistas. ¡La cosa tiene narices! Vox constitucional, mientras que Podemos no lo es y el PSOE sólo si aplica el 155. ¿Desde cuando el fascismo es constitucional?

Se ve que no cumplir con los derechos básicos de la Constitución, como el principio de igualdad económico o de sexos, o la aconfesionalidad del Estado, o el derecho a una vivienda y un trabajo dignos, no son importantes. Sin embargo, estos partidos de la derecha casposa, creen que no aplicar el 155 a Cataluña o dialogar con los que piensan distinto, o tratar de que un pueblo pueda votar, dentro de la ley, para decidir su futuro, te deja fuera de la Constitución. ¡Son así!

Y claro, lo que ocurre es que la gente prefiere el original antes que las imitaciones. De ahí el éxito de Vox. Un partido que es xenófobo, anti-feminista, anti-autonomías, anti-memoria histórica y que ha dejado a Ciudadanos en bragas e impide que el PP llegue a los cien diputados. Este es ‘el éxito’ de la derecha española y una desgracia nacional de envergadura.

Para Vox: España es Una, Grande y Libre, al estilo de los Reyes Católicos. Las autonomías son un gasto y segregan España, el apoyo a las mujeres un feminismo perverso contra los pobres hombres, la Memoria Histórica una provocación a los vencedores de la Guerra Civil –se ve que las que torturaron y violaron, según estos canallas, fueron ‘Las Trece Rosas’--. La bajada de impuestos a los que más ganan, algo natural; los inmigrantes nos roban y nos agreden (salvo los jeques, los jugadores de fútbol y los grandes directivos de las multinacionales) y si son árabes peor, que nos tuvieron bajo su yugo 800 años, ¡que se jodan ahora! Los menas delinquen y son escoria. El cambio climático es algo que se ha inventado la izquierda para tener iniciativa política. El aborto un crimen.

Pues sí, el párrafo anterior es una parte –hay más, basta leer el ideario de Vox-- de lo que predican estos fascistas. Un programa contra los derechos humanos y contra nuestra Constitución. Y todo ello con el aval del PP y C’s. Eso sí, a cambio de influir (y mucho) en el gobierno de diversas autonomías y ayuntamientos.

En fin, lo de Vox es grave, pero permítanme recordar un clásico refrán español: Dime con quién andas y te diré quién eres. Aunque parece que a C’s y al PP les trae sin cuidado, siempre que obtengan poder, lo que demuestra su corresponsabilidad en el ideario falangista de éste partido.

Salud y República

13 noviembre 2019

Poselectoral 1: “Adiós ciudadanos, adiós”


Se cumplió. Si hay algo bueno, que se puede sacar de estas elecciones es la caída de Ciudadanos. Un partido que se ha servido a sí mismo y que como tal ha empezado su propia disolución. Albert Rivera, ese político trepa, capaz de pasar de la ‘socialdemocracia’ al ‘liberalismo’, sin pestañear, para terminar siendo semilla de la extrema derecha, hoy, es historia.

Al final ha tenido unos momentos de lucidez --y con esos resultados catastróficos--, que ojalá le hubieran venido durante su ‘reinado’, y con dramatismo excesivo, pero con la elegancia que siempre le ha faltado, ha dimitido, a la fuerza, de todo. Eso sí, como despedida, nos ha soltado un monólogo que seguro que preparó junto a sus compañeros comediantes: Felisuco y Cantó.

El abandono de líderes de primera fila. Valls, Toni Roldán, Francisco de la Torre y otros que fundaron el partido era un signo de un desgaste gigantesco que presagiaba la crónica de una muerte anunciada.

Este partido ha servido para bailar la yenka, --ya saben: izquierda, izquierda, derecha, derecha-- hasta que se ha situado en el limbo después de abrazar postulados ultraderechistas, hecho que ha provocado que gran parte de sus electores le haya abandonado y haya abrazado el partido ultra. Su inquina a las Comunidades Autónomas, --como Euskadi y Catalunya-- junto a su amor a las mayores medidas represivas, como la aplicación del 155 y su absoluta incoherencia ideológica les ha dado llevado al minimalismo parlamentario y camino del cementerio.

¿Y después de ‘Riverita’ quién? ¿Quién sucederá al líder único? Se habla de Inés Arrimada. No olvidemos que Arrimadas no era sino un clon de Rivera, su gemela. Y, lo más importante, después de haber hecho lo más difícil, liderar el partido en el Parlament, se ha quedado en blanco. Se ha pasado toda la legislatura, hasta que se vino a Madrid, preguntando al espejito si era la más lista y pidiendo como única solución: el 155. Eso sí, con su incapacidad total, sólo ha conseguido aumentar la gresca, sin ser capaz ni tan siquiera, de crear una mesa donde discutir con sus oponentes. Y para culminar su transición al poder, acaba de dar otro ‘NO es NO’ a la próxima coalición de izquierdas.

Parece que hay otro posible candidato. Así al menos se ha manifestado Ignacio Aguado, ese vicepresidente de la CAM, cuyo gran mérito es defender iglesias ante los rojos, apoyar a Vox en mociones vergonzosas y defender a la presidenta de sus apaños en AvalMadrid. ¡Menudo elemento!

También hay quien habla de una dirección farandulera, compuesta por Felisuco y por Toni Cantó, que al menos se supone que podrían mantener la comedia ciudadanesca con cierta profesionalidad y con humor, aunque sea de baja estopa.

Han iniciado el camino a la desaparición, por el bien de esta democracia. Se ha demostrado su inutilidad como partido bisagra con simples ansias de poder. Era hora de que los ciudadanos les pongan en su sitio. Basta de trepas y de proferir falsas expectativas. Basta de paranoicos y de pupilos del Ibex-35.

Es verdad que no será una desaparición rápida, puesto que gracias al PP –partido que le ha ayudado a blanquear a Vox-- y a la extrema derecha, seguirá en las instituciones en las que gobiernan para defender sus opciones decimonónicas.

Otro de los problemas que van a empezar es el de las primeras espadas que, debido a estos resultados nefastos, se han quedado fuera del parlamento. Ya verán cómo más de uno se marcha, visto que no pueden sacar partido, ni esplendor a su futuro. De los que se han quedado fuera del parlamento, perdónenme por ser tan malévolo, me ha alegrado de manera primordial el caso de Girauta. Ese personajillo fascistoide que escribió un libro-panfleto donde acusaba a Azaña y a la República Española de ser la causante de la guerra civil.

En fin, perdonen por la bilis que he soltado, pero si hay algo que no se puede soportar en un partido político es la total incoherencia y el cambio de ideología constante. Basta de personajillos.

Salud y República

05 noviembre 2019

Tesis, antítesis y síntesis en Catalunya


Hoy, después de veinte días de la sentencia del ‘Procés’, seguimos como antaño, sin solución a la vista. Eso sí, con un veredicto injusto y exagerado que ha provocado un estallido social en Cataluña, pacífico en su mayoría pero con conatos violentos de primer nivel.

Y es que parece que todo el mundo –me refiero a los políticos responsables-- habla de Cataluña pero poco se hace por tratar de solucionar un conflicto que se va inquinando y parece no tener un fin razonable.

Recordemos para empezar que los independentistas, según sondeos, han pasado --durante el ‘reinado pepero’ de Rajoy--, en siete años, del 25% a casi el 50%. Lo cual se define por sí solo.

Hoy nos encontramos con políticos en la cárcel de tres a trece años condenados por sedición y desobediencia, lo que ha sido la culminación de una verdadera venganza. Porque si exagerado es el precio que tiene que pagar Oriol Junqueras, que alguien me diga si es justo que dos activistas como los Jordi, sin otro delito que manifestarse y subirse y destrozar un coche de la Guardia Civil, hayan sido castigados con nueve años de prisión.

Una vez que hemos llegado hasta aquí, por errores de unos y otros, lo que hay que buscar es una solución política (nunca debió de salir este conflicto de la política) y encontrar, mediante el diálogo una solución pactada entre los actores. Y dejarnos de más represión, que de nada ha servido y que sigue siendo el caldo de cultivo de Casado –quién mandaría a las fuerzas armadas si fuera preciso--, de Rivera –que se ha abrazado al 155 y pretende hacer de juez y parte, y detener a Torra-- y de Abascal –quién si le dejaran, fusilaría a los independentistas sin el menor reparo--.

Hemos llegado a una situación irreversible, pero de la que hay que salir lo mejor posible. Desde luego, nada favorece la violencia de algunos independentistas, ni la defensa que de ellos hacen algunos políticos como el mismo Torra. Como tampoco sirven las medidas deseadas por los líderes de la derecha española, que sólo piensan en la represión y a los que el diálogo les parece una rendición, algo que no tiene sentido, salvo que pretendan encarcelar a los millones de independentistas que existen.

Hay que sentarse a dialogar, lo antes posible. Dejémonos de tacticismos electorales. El PSOE, si forma gobierno. debe abrir una mesa entre las dos partes. Bien es verdad que la situación hoy no lo hace fácil. En primer lugar, porque el gobierno de España es provisional hasta no sabemos cuándo. Y, desde luego, porque Torra no parece un interlocutor válido cuando es discutido por muchos de su propia gente y no es capaz de pedir que pare la violencia.

Pero no se debe esperar más. Cada parte debe hacer su trabajo. Torra debe pedir el fin de la violencia y Sánchez dejarse de excusas. Se trata de un proceso largo que hay que empezar ya. Y que nadie juegue con este asunto, porque la derecha y también el PSOE, dicen no sentarse porque la petición de los independentistas es la independencia. Craso error. Todos los colectivos enfrentados se sientan a hablar, se empieza con posiciones de máximo para ir cediendo por ambas partes hasta conseguir un acuerdo, donde las dos posiciones de partida han quedado fuera de juego y se ha obtenido una solución intermedia.

Recordemos una de las grandes contribución de Hegel: Tesis, antítesis y síntesis. Se empieza en un afluente distinto para llegar al mismo río. Es difícil, seguro, pero es el único camino. Eso es lo que ha de ocurrir en Cataluña. Y démonos prisa porque este proceso está provocando la inquina y el odio entre catalanes, y también entre ciudadanos españoles, y eso puede ser una bomba de relojería.
Basta ya de tratar de sacar jugos electorales al conflicto y siéntense tirios y troyanos para arreglar la cuestión. No vaya a ser que pronto sea demasiado tarde.

Salud y República

05 octubre 2019

¡A quemar iglesias!


Acabo de descubrir mi verdadera vocación. Lo que agradezco a estos muchachos de la derechísima, Isabelita y Nacho, que, gracias a los votos de muchos madrileños y a la alianza que han alcanzado con Santi, nos gobiernan desde hace un par de meses.

Y es que me han descubierto un mundo nuevo. Yo, que de pequeño, quería ser bombero, nunca pensé que mi fuerza y mi energía salieran a contradecirme y a pasear cuando he escuchado a estos dos monstruos de la política, la Díaz Ayuso y el Aguado. Con qué sencillez han descubierto mi verdadera vocación, la de pirómano eclesiástico. Porque yo, aunque ustedes no lo sepan, estoy dispuesto a quemar iglesias, aunque sea sólo para ver cómo reaccionan estos mandamases.

Por cierto, ya tengo mis cerillas y mi papel de periódico. Y hoy he comenzado a buscar iglesias por mi pueblo, Rivas, y es difícil, no me lo ponen fácil. Que yo sepa hay dos, una en el Casco Viejo, la de siempre, con su fachada clasicona. Y allí he ido, con mis bártulos inflamables, pensando en prender fuego al edificio, pero mira por donde, se me ha ocurrido mirar a la torre y he visto un par de cigüeñas, que me han hecho renunciar. ¿Cómo voy a quemar un edificio que tiene a esa familia de animalitos anidando allí? Y me he marchado, confundido y frustrado.

Después de mi fracaso, todavía con el ánimo quebrado, he ido en busca de la otra iglesia. Más moderna, de apenas unos pocos años, y he probado a encender una cerilla y prender un periódico, pero tras varios intentos, he visto que mi esfuerzo ha sido baldío, porque es una iglesia de cemento, a prueba de fuegos, construida con materiales incombustibles. ¡vaya chasco!

Hay que ver con lo fácil que los pirómanos profesionales queman montes o con la facilidad que los bomberos de Farenheit 451 quemaban libros, por pitos o flautas, no hay forma de quemar iglesias.

Y bien que lo siento, aunque no pierdo la esperanza, si alguien sabe de una iglesia de madera, le ruego que me manden recado y les aseguro que cumpliré con mi deber de rojo recalcitrante. Lo llevo en la sangre, seguramente heredado de aquellos del 36.

Todo ha surgido por la defensa que el trifachito madrileño hace del gran pirómano maníaco del siglo XX. Sí, hablo del traslado de los restos del mayor genocida español del siglo XX: Franco. Éste si que era una verdadero pirómano, quemó esperanzas, quemó la justicia y la razón, quemó la democracia, quemó la verdad y la libertad, quemó el orden constitucional, quemó la vida de los rojos, de los homosexuales, de los débiles, y dejó más de 120.000 cadáveres desparramados por cunetas y lugares inadecuados.

Y sin embargo, ahí le tienen, todavía en un mausoleo –espero que por poco tiempo--, en una basílica, defendido por la derecha española, esa que se forjó sobre las cenizas de los castigados y desaparecidos en la posguerra. Y es que, no pueden remediar ser lo que son, por mucho que lo nieguen. En cuanto tienen ocasión vuelven al pasado, para defender su causa, aunque lo nieguen.

Por cierto, que todo casa, después de lo visto por estos peperos, ¿a alguien le puede extrañar que el tal Almeida prefiera ayudar a reconstruir Notre-Dame que a apagar el fuego en la Amazonía? Y es que este mundo está lleno de pirómanos, aunque algunos como yo sólo seamos aficionados.

Salud y República

17 septiembre 2019

Ascensión Mendieta al encuentro con su padre


Ascensión nos ha dejado pero nos queda su vida ejemplar. Se pasó toda la vida tratando de recuperar los restos de su padre y después de una total dedicación lo consiguió.

Su padre Timoteo Mendieta, de UGT, fue asesinado el 16 de noviembre de 1939. Fusilado sin juicio, sin abogado, sin sentencia, por sindicalista, castigo máximo para los franquistas: ‘ser rojo’.

Ascensión recorrió un camino de barbecho, de desprecio, de desinterés y desvergüenza. Todas las autoridades le cerraron el paso. Fueron muchos los años de lucha donde los distintos gobiernos la ignoraron o le pusieron piedras en el camino. Qué triste tener que reconocer que –mientras nuestros gobiernos la ignoraban o la despreciaban-- gracias a una querella de la jueza argentina, María Servini, --amparada en la jurisdicción universal--, a la ayuda económica de un sindicato noruego de electricistas y al trabajo de voluntarios de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Ascensión pudo, por fin, después de tantos años de lucha y sacrificio, encontrar los restos de su padre en una fosa común.

Al fin, en junio de 2017 se encontró su tesoro. Y le volvió la sonrisa, la alegría, la satisfacción. Por fin, después de tantos años y a pesar de todos los obstáculos había conseguido su objetivo. Y con esa voz suave y profunda que poseía dijo: “Ahora a vivir con alegría, si vivo. Y después, que me entierren con él”

Antes había tenido que viajar, para contar la verdad a la jueza argentina, a Buenos Aires, con su mochila de ochenta y ocho años llena. Y ese paso fue el principio del fin. Cuatro años después pudo ver cumplido su largo empeño.

Mantengo en mi memoria –en primera fila--, el día que la conocí personalmente. Izquierda Unida de Rivas le otorgó el premio “14 de abril” del año pasado. Tuve el honor de llevarla desde el lugar donde residía hasta el recinto donde le entregaron el premio. Acompañada de su hija Chon pude charlar con ella y poder sentirla cerca.

Y encontré a una mujer con 92 años, tranquila, serena, frágil y tierna. Con una voz suave y cariñosa. Nunca pude imaginar que aquel cuerpo pequeño pudiera tener una mirada tan transparente, unas ideas tan claras, y una fuerza tan convincente. Entonces entendí cómo había dedicado su vida, con obstinación, firmeza y contundencia, a encontrar el cuerpo de su padre.

Recuerdo con emoción su forma de hablar, sin odio pero con convicción. Como comentaba su triunfo, porque cuando muriese quería que la enterraran con su padre. Había conseguido su objetivo. Lo que es difícil de calcular, son las penalidades, los obstáculos, el desprecio y el olvido que tuvo que soportar de las instituciones políticas de este país. Pero, al final, obtuvo su recompensa. Su lucha no fue en vano, y su ejemplo único. Y es que Ascensión fue más grande que sus gobiernos.

Cada día que pasa quedan menos ‘Ascensión Mendieta’, el tiempo, irrecuperable, va pasando y las vidas de los familiares y amigos de esas víctimas, 115.000 asesinados por el franquismo y desaparecidos, se van nublando. Tristeza, rabia y dolor es lo que queda. Víctimas de la represión franquista siguen olvidadas por las autoridades, mientras que, como debe ser, se rinde homenaje a otras víctimas terroristas como las islámicas o las de ETA.

Víctimas de segunda o de tercera. Víctimas olvidadas, Víctimas sin juzgar, Víctimas del odio, Víctimas del poder totalitario. Estas parecen no contar, son agua pasada. Mientras, todavía se rinden honores a franquistas reconocidos, a torturadores canallas, a defensores del mayor genocidio español.

Hoy, que Ascensión se ha ido, quiero volver a sentirla cerca, a escuchar su voz, a ver su mirada limpia y transparente, a extrañar sus cortos pero firmes pasos, a sentir su beso de agradecimiento. Hoy no puede ser un día cualquiera. Ascensión Mendieta y su ejemplo deben permanecer, a pesar de las dificultades, en nuestra lucha por conseguir Justicia, Verdad y Reparación.

Querida Ascensión que la tierra te sea leve, y ojalá que tengamos fuerza para mantener tu memoria y tu ejemplo.

Salud y República

29 agosto 2019

El "nuevo" PP de Casado


Ahora que va a empezar el nuevo curso, después de varios meses de gobierno del trifachito en Andalucía y la composición de gobierno municipal y autonómico en Madrid, el Partido Popular de Casado está demostrando, en efecto, que su partido ha evolucionado. Eso sí, hacia la derecha rancia y lejos de la regeneración que sus compas de gobiernos, la gente de Ciudadanos, predican.

Sí, parece mentira pero se alejan de Rajoy, de Hernando, de Cospedal y de todo lo que nos parecía añejo hace un año. Eso sí, lo hacen para acercarse a sus amigos de Vox y para resucitar a Aznar y a Aguirre. Rajoy y sus muchachos y muchachas se han quedado a la izquierda. ¡Quién lo diría!

Se puede escribir unos cuantos folios sobre las decisiones atropelladas y rancias que el tal Casado y su equipo han decidido en estos últimos meses. Sin embargo, me limitaré a tratar algunas que demuestran la derecha decimonónica que nos quiere hacer vivir el líder pepero.

Por empezar por algo, podemos observar qué portavoces parlamentarios ha nombrado el tal Casado. Por un lado, Cayetana Álvarez de Toledo, una mujer que tiene como currículo, ser Marquesa de Casa Grande, tener tres nacionalidades, poseer un estilo más agresivo y faltón que el de Hernando y haber dejado al PP de Cataluña con un sólo diputado. Lo cual, como hemos visto, supone méritos suficientes para ser quién represente al PP en el Congreso de los diputados.

Y el otro portavoz nuevo, el del Senado, es Javier Maroto. Un tipo cuyo mayor mérito es no haber renovado su acta por Álava –dejando al PP sin ningún diputado en Euskadi-- y haberse colado de tapadillo y con trampas en el Senado. Puesto que le han nombrado senador por designación autonómica de Castilla y León, habiéndose domiciliado, a tal efecto, en un pueblo de Burgos (Sotosalbos), un sitio donde, a decir de los vecinos, es un absoluto desconocido. Y lo ha hecho en casa de un directivo de Accenture, una empresa consultora con sede central en Irlanda. Alguien tendrá que explicar su relación con esta empresa.

Por otra parte, lo ocurrido en Madrid, en el poco tiempo que llevan gobernando los peperos es preocupante, aunque nada sorprendente, sabiendo cuál es el nuevo estilo de este PP de Casado. Así el nuevo alcalde, Martínez-Almeida, lo primero que hizo es oponerse a Madrid Central y le salió el tiro por la culata, porque Europa le amenazó con multarle por impedir medidas que aminoraban los problemas del cambio climático. Además, este buen hombre, del que se dice que es del Opus y que ha hecho votos de castidad, es un artista en el uso de la palabra y omite –por órdenes de Vox-- la frase ‘violencia de género’ con verdadero fervor y con eufemismos indeterminados.

Pero la verdadera joya de la corona pepera, en estos nuevos tiempos, está en la Comunidad de Madrid. Isabel Díaz Ayuso, una presidenta que nace con sospechas claras de corrupción al pedir favores para una empresa familiar con capital público, y que ha nombrado un equipo de trece consejeros (antes eran siete, una muestra más de cómo se cumple aquello de hacer adelgazar los puestos políticos), donde sólo tres son mujeres (otra más, una mujer que no cree que las mujeres merezcan puestos que consoliden una política de igualdad). Y hay que añadir que algunos de los nombramientos son de traca.

Por ejemplo al ex alcalde de Alcorcón, conocido chupacirios, le ha nombrado Consejero de Vivienda, cuando su municipio, del que fue responsable hasta hace tres meses, es uno de los que tienen un porcentaje más bajo de viviendas públicas. Además es un exacerbado antiabortista y un detractor de las políticas de igualdad. Fue defensor a ultranza del fallado Eurovegas, quedando en ridículo sus previsiones.

Otro que tal baila es Enrique López, hoy consejero de Justicia. Un vividor pepero, cuyo partido le ha ido colocando en cargos de alto nivel en todas las instituciones judiciales que ha podido, y que tuvo un ‘pequeño desliz’, por el que tuvo que dimitir del Tribunal Constitucional. Y es que le pillaron en una moto, saltándose un semáforo en rojo, sin casco y con una tasa de alcoholemia cuatro veces superior a la permitida. Vamos, una alhaja.

Y de los otros consejeros nombrados, destaca Lasquetty, un conocido amigo y antiguo consejero de Esperanza Aguirre que tuvo que dimitir porque la Justicia le paralizó un desvergonzado e ilegal plan de privatización sanitaria. Hoy es ya el responsable de confeccionar los presupuestos de la CAM, o sea que imagínense, con ese afán privatizador que le domina, cómo serán.

Podría hablar de la gestión de la Junta de Andalucía, pero basta ver cómo han actuado en el caso de la listeriosis y que el Presidente Moreno califica de ejemplar. Mentira tras mentira.

En fin, un curso que empieza de lo más emocionante. Con un PP que perdió más de la mitad de los escaños en el Congreso, pero que, a pesar de perder puestos institucionales por doquier, gracias al acuerdo trifachito (PP, C’s y Vox) ha conseguido mantenerse en pie. Eso si, por sus costuras se le puede ver la inyección de ultraderechismo que se ha insuflado. Y eso marca el nuevo curso: cada vez más próximos a Vox.

Salud y República



05 agosto 2019

Tus pétalos preciosos vuelven hoy a brillar


Hoy, hace ochenta años, se produjo uno de los asesinatos más vergonzosos y crueles de la historia de este país. Trece rosas jóvenes, fueron ajusticiadas sin las mínimas garantías y con la máxima venganza. Triste, lamentable. Todavía los asesinos no han pedido perdón.

Sin culpa, con una sola justificación, pertenecer a los Juventudes Socialistas Unificadas, fueron asesinadas sin pudor y con odio. Así se escribía la historia, así comenzaba el franquismo, con sangre y dolor, con injusticias y venganzas.

Tú estabas allí, y me lo contaste. Viviste con estas trece muchachas sus últimas horas. Y te salvaste, como se salvaron otras, por azar, unas sí, otras no. Sin ningún motivo, si es que para matar se necesita motivo. Todo fue una farsa. Una venganza. Tú, que hace unos días, hubieras cumplido cien años, madre, me lo contaste una y otra vez. Y sí, siempre terminabas con aquello de que “su nombre no se borre de la historia”. Al final te libraste, aunque a un precio caro: tortura y escarnio. Aquí estoy, poniendo un grano de arena, recordando tu historia, rememorando a esas trece jóvenes inocentes y maldiciendo a ese régimen que tanto daño hizo, que tanto asesinó, que tanto reprimió.

Recuerdo muy bien la historia. Y recuerdo cómo cuando me la contabas se te saltaban las lágrimas. Hoy que ya no estás, no sé cómo reaccionarías ante tanto revisionismo, ante tanto franquismo instalado ya en las instituciones, ante la continuidad del asesino en su Mausoleo. Puedo imaginar qué pensarías de Vox y de sus amigos peperos y ciudavoxenses. Unos, fascistas puros, otros que les tratan de blanquear como si fueran gente de bien.

Nunca olvidaré los 5 de agosto. Nunca olvidaré que murieron asesinadas, por un régimen cruel, trece muchachas que empezaban a vivir. Sólo recordar tus palabras me emocionan y entristecen. Unos recuerdos que huelen a sangre y fuego, a torturas y muerte, a persecución e insidias, a injusticias y miedo.

Unas mujeres que dieron su vida por pensar de una determinada manera, sin ninguna razón, y con el odio y el totalitarismo en la otra trinchera. Y ellos, los asesinos, lo hicieron a conciencia, pensaron que cortando las ramas más jóvenes con la savia fresca, borrarían esa nueva España Republicana que tanto repudiaban.

Noche larga, fría, a pesar del verano, dolorosa. Sombras que se acercaban, pisadas asesinas, ruidos de fusiles, camión esperando. Sí, salieron las trece rosas de sus celdas, unas llorando, otras con el puño en alto, otras cantando, pero todas escuchando el estruendo de los cubiertos y los platos de sus compañeras, que denunciaban la repulsa que les producía esa injusticia y homenajeaban su valor y su inocencia. Y al final del viaje, al pie de la tapia del cementerio esperaba el ocaso de unas vidas y el principio de un recuerdo imborrable.

Porque por mucho que se empeñen, por mucho que os echen tierra encima, por mucho que traten de que olvidemos, no lo conseguirán. En vosotras nos miramos, con vosotras buscamos todavía justicia, y con vosotras estaremos siempre, aunque haya quien se empeñe en cambiar la verdad, en mentir, en defender un tiempo desgraciado que nos mantuvo durante cuatro décadas sometidos, perseguidos y despreciados. Vosotras, sois nuestro espejo y eso no lo olvidaremos nunca. “Nunca os borrarán de la historia”, ese es nuestro compromiso y sólo se podrá pasar página cuando llegue de verdad: la Verdad, la Justicia y la Reparación. Hoy, más que nunca, los pétalos de vuestras rosas vuelven a brillar ¡Compañeras, siempre en nuestro recuerdo!

Salud y República