06 diciembre 2018

El programa de Vox, un atentando contra la democracia


En fin, no sé lo que durará este artículo en mi página de Facebook. Ya me han censurado los últimos. No sé si será porque Facebook tiene tendencias Trump-istas o quizá son Vox-istas. Pero yo, que soy tozudo, insisto en la crítica, en este caso a Vox, el partido fascista.

Y es por lo que conocemos de su programa: o es anticonstitucional, o es populista y no profundiza para no pillarse los dedos, o simplemente es ridículo e irrealizable.

Entre lo que han escrito y sus intervenciones parece claro cuál es su ideología. Quizá haya que decirlo de nuevo, aunque sea obvio. Por si alguno de los que les ha votado o piensan votarles no se ha enterado todavía.

Por cierto, acaba de comentar el obispo de Córdoba que se siente alborozado por los resultados de las elecciones andaluzas. No se cortan ni un pelo, no vaya a ser que no se les identifique con el Nacional-catolicismo.

He aquí algunos retazos (aunque quien quiera leerlo entero puede entrar en esta web, donde se encuentran sus cien medidas prioritarias: https://www.voxespana.es/biblioteca/espana/2018m/gal_c2d72e181103013447.pdf):

·        Suspensión de las autonomías, con insistencia preeminente de la catalana. Y supresión del concierto vasco y navarro
·        Supresión de las policías autonómicas
·        Dotar de máxima protección a los símbolos nacionales como la corona, el himno y la bandera, además de la lengua española
·        Acciones para la devolución de Gibraltar y derogación de la Memoria Histórica
·        Incentivar las aportaciones españolas a la civilización universal y ensalzamiento de nuestros héroes
·        Deportación de los inmigrantes ilegales y de los legales que no se adapten a nuestra cultura
·        Aceptación de inmigrantes sólo si hay necesidades económicas.
·        Exigencia a Marruecos del total reconocimiento de Ceuta y Melilla
·        Suspensión del Estado Schengen
·        Rebaja radical del impuesto de la renta y de Sociedades al 20%, y del IVA al 4%
·        Amplio sistema de beneficios fiscales para las familias
·        Supresión de los impuestos de sucesiones y de patrimonio
·        Liberalizar el suelo
·        Eliminación del acceso gratuito a la sanidad para los inmigrantes ilegales y copago para los legales con menos de diez años de antigüedad
·        Libertad de elección de colegio por los padres
·        Impulsar una protección de la tauromaquia y de la caza
·        Derogación de la ley de violencia de género
·        Las bajas por enfermedad serán costeadas totalmente por el Estado
·        Prohibición del aborto
·        Recuperar la soberanía judicial, hoy cedida a Europa

En fin, un vistazo a estas medidas dicen mucho sobre la ideología de Vox. Totalitarismo con paternalismo, centralización sin autonomías, venganza en vez de justicia, lo privado sobre lo público, machismo contra feminismo, populismo delirante, los pudientes sobre los necesitados, pura demagogia y medias mentiras cuando no enteras, etc.

Y, algo que cualquiera puede observar, leyendo sus demandas: una imposibilidad total de realizarlas, no sólo por cuestiones de sentido común o de DD.HH., además por cuestiones económicas. ¿De dónde piensan sacar el dinero para costear lo que pretenden, si bajan estrepitosamente los impuestos? ¿O acaso confían en que les lloverá el dinero de su cielo, con ayuda del obispo de Córdoba?

Todo esto lo muestran enseñando la patita, ya veremos cuando nos muestren el cuerpo entero.

Salud y República


03 diciembre 2018

De luto: A Andalucía ha llegado la caspa


En el más puro lenguaje andaluz: ¡Vaya tela! Y no lo queríamos ver. Las elecciones andaluzas han conseguido tener acento europeo. Esa excepción que teníamos en España, ya se ha desquebrajado. ¡Somos europeos!

Y esto es sólo el principio. De no espabilar o de no conseguir cambiar el rumbo de la política, pueden venir más episodios que nos igualen a Austria, Hungría, Polonia o Italia. De momento ya estamos tocados por el mismo virus que Francia, Dinamarca, Holanda o Alemania. La ultraderecha ha acampado en el sur de España.

Aunque quizá lo más grave --siendo muy grave que un partido ultra, fascista, anticonstitucional, xenófobo, homófono, cutre y decimonónico haya conseguido entrar en el parlamento andaluz con doce diputados-- es que las derechas, tanto Ciudadanos como Partido Popular se han acercado tanto a su ideología para quererlo combatir, que se han visto inoculados por ese virus dañino.

No sé cuál puede ser la vacuna, pero sí sé que si no damos con ella podemos tener aquí, dentro de nada, otro país ejemplar donde el tal Santiago Abascal haga la competencia europea a los Salvini, Orbán, Strache, etc. de turno.

Los resultados de estas elecciones han sido demoledores. Desde los medios de comunicación a las empresas demoscópicas, nadie ha sido capaz de prever un resultado como el que ha obtenido Vox (doce diputados).

Hoy, el peligro no es una opción política. De ahora en adelante, está en peligro la democracia. Estamos en peligro todos. Si este partido fascista llega a tener poder real, pretende, dentro de sus intenciones, desmantelar nuestro sistema democrático.

Seguramente, todos los partidos tienen culpa. Desde luego, el PSOE que después de 40 años de gobierno andaluz, ha obtenido unos resultados diezmados que muy probablemente no le permitirán seguir gobernando. Entre otras cuestiones porque a su bajada impresionante (14 diputados) se añade que su posible socio, Adelante Andalucía, ha bajado también (3 diputados), con lo que la suma aritmética no alcanza el mínimo exigido.

Los casos de corrupción, el cansancio de muchos andaluces, la lucha de poder entre Díaz y Sánchez y otras cuestiones han acabado con el reinado de los socialistas andaluces. Mientras, Adelante Andalucía no ha sabido obtener ninguna rentabilidad de la bajada del PSOE y ha vuelta a obtener unos resultados inferiores a los de las últimas elecciones.

El Partido Popular, que hoy aparece como vencedor según sus fieles seguidores, ha sufrido otro varapalo importante, la bajada de siete diputados. Eso sí, gracias a la subida de Ciudadanos y a la aparición arrasadora de Vox, le puede permitir incluso presidir la Junta de Andalucía, aunque parece que Ciudadanos no se lo quiere poner nada fácil.

En fin, un dislate tremendo que supone un alto coste para nuestra democracia. Con un Vox desafiante y triunfador, y con Ciudadanos y Partido Popular queriendo competir ideológicamente con él, para llevarse sus votos. Hemos pasado de la Casta a la Caspa.

Nos espera un futuro incierto al que hay que hacer frente. Ni un paso atrás. Eso sí, alguien debería sacar conclusiones y comenzar a cambiar el paso. Las izquierdas no pueden quedarse viendo pasar el barco en llamas sin encontrar los extintores. Nuestra democracia está amenazada y, créanme, no sólo por Vox.

Salud y República

27 noviembre 2018

La familia es la familia: Juan Carlos y el príncipe Bin Salman


Es lo menos. Hay que defender a la familia hasta las últimas consecuencias. Y así lo hace el rey emérito. Sin pudor y con amorosas intenciones elige sus destinos con verdadera precisión.

En su momento, cuando estaban en el candelero las grabaciones de su ex amante Corina, se escondió como un conejo y no salió de Zarzuela durante unos días. Sin embargo, no ha podido resistir la atracción de ir a una prueba de Formula I, donde, de paso, ha podido saludar a uno de los suyos, un sobrino postizo pero tan real como él y tan querido como si fuera carnal. Lo mismo que nunca ha renunciado a sus raíces franquistas, Juan Carlos, siempre ha mantenido entre besos y abrazos, que el rey de Arabia Saudí era un hermano –tiene otro, el rey de Marruecos--, por lo que el príncipe que según la CIA y todas las instituciones y medios que han hablado del caso, mandó asesinar al periodista Jashoggi, es su sobrino virtual.

A pesar de la opinión del gobierno y de la Casa Real, de la puesta de perfil de Ciudadanos y del PP, estoy convencido de que el rey emérito buscó la ocasión para saludar a su pseudo sobrino. Ese que le ha dado tanto. Y el príncipe, lógicamente, encontró la ocasión para tratar de blanquear su acusación por asesinato con una foto que se ha difundido y comentado en medio mundo. ¿Cómo iba el bueno de Juan Carlos a saludar a un presunto asesino? Ese hombre que salvó a España de Franco (otro de sus familiares) y de un golpe de Estado. El hombre que se sacrificó por su país, aceptando una corona regalada por el gran genocida español del siglo XX, al que siempre defendió. Y el príncipe tan contento, y el ex rey tan familiar.

Y es que la familia es muy querida para Juan Carlos, muy querida (quizá su mujer y su nuera sean la excepción). Ya dicen que trató de intervenir para evitar la prisión de Urdangarín y que consiguió que su querida hija saliera inocente en un juicio donde la pobre no sabía nada, ni de lo que firmaba. Ahora toca no olvidar a la familia postiza, esa que le ha proporcionado grandes dividendos, comisiones y otras pequeñas zarandajas que le han hecho millonario.

Es lo que tiene tener un espíritu familiar grande y reflejar un amor a lo ‘Tony Soprano’, para darse cuenta de la importancia de la institución familiar y de que hay que defender como sea a una persona cuando se trata de ‘Uno de los nuestros’, aunque sean postizos, sobre todo si te han multiplicado tu fortuna exponencialmente.

Eso sí, todo supuestamente, puesto que como todo el mundo sabe, la inviolabilidad que la Constitución otorga al Jefe del Estado es total, pudiendo hacer de su capa un sayo, y volverse multimillonario de la noche a la mañana, o saludar con cariño a un supuesto dictador asesino, sin que tenga que dar ninguna explicación, y sin tener que enfrentarse a ninguna acusación.

Tampoco se le juzgue ni se le pueda interrogar en el Congreso, cuando ha dejado de ser Jefe de Estado, gracias a los partidos monárquicos como son el PP, Ciudadanos y el PSOE –por mucho que le duela, lo demuestra apoyando al monarca en todas las situaciones difíciles por las que atraviesa--.

Y es que matar elefantes, mantener alguna ‘querida’ que otra, hacerse muy rico sin saber cómo, abrazarse con monarcas criminales y otras pequeñeces –todas mantenidas con honorarios públicos, o sea pagadas por nosotros— son pequeñas cuestiones. Son, además de exageraciones cuando no mentiras, minucias, bagatelas comparadas con todo lo que ha hecho por los españoles y por la marca España. Con todo lo que se ha sacrificado por su patria, aunque la verdad no sé si su patria es Suiza o España. No me extraña que al gran político de la última hornada: Pablo Casado, se le llenen los ojos de lágrimas mientras exclama con energía y patrioterismo su ¡Viva el Rey!

Salud y República

20 noviembre 2018

Facebook se alinea con la Ley Mordaza


Espero que en esta ocasión Facebook no me oculte este artículo. Porque en aras de alguna denuncia de algún enemigo de la libertad de expresión, esta red social me ha amenazado en varias ocasiones con ocultar mis escritos. El último me lo ha vetado, haciendo caso de alguna denuncia de algún individuo fascistoide que pretende callar, con ayuda de esta red social, a una voz de la izquierda.

Cualquiera puede, si le interesa, leer el artículo prohibido en mi blog Kabila: http://rafa-almazan.blogspot.com/: ¡Qué mierda de Justicia! Ya ven ustedes, todavía hay alguien que defiende a esta Justicia lamentable, cuando desde dentro de la misma justicia las críticas y las dimisiones son el pan de cada día.



Así estamos, una red social, que al ritmo del aire de lucha contra la libertad de expresión, y con una denuncia de un desalmado, trata de ocultar formas de pensar que no van con su ideología. Algo insólito y que pone en riesgo uno de los grandes pilares de la democracia: la libertad de pensamiento y de expresión.

Corren tiempos difíciles desde que el PP impuso con su mayoría absoluta la ley mordaza. Y no lo digo por mí, que simplemente expongo lo que pienso, consciente de que poco puedo influir y de que tengo una audiencia mínima. Sin embargo, hay personas que han pasado por juzgados, llegando a ir a la cárcel por expresar sus pensamientos o por acciones que supuestamente pueden ser consideradas delitos de odio, cuando se consiente que haya franquistas, por la red y por las calles, exaltando y enalteciendo a un dictador criminal, en aras de la libertad de expresión, sin inmutarse y sin pudor, y con la aceptación de las autoridades competentes: la policía y la justicia.

¿Hasta cuándo va a estar vigente la ley mordaza? ¿Cuando va a cumplir Pedro Sánchez su promesa de acabar con ella?

En fin, un episodio más de una época oscura, donde la libertad de expresión se acorta para evitar criticas a la monarquía, la justicia, la iglesia, el fascismo, la banca etc., mientras que se permite que los franquistas campen por sus lares y alaben a un genocida. Ésta es la historia que nos está tocando vivir.

Mientras pueda, seguiré escribiendo lo que pienso, aunque, después de lo acontecido, me temo que me perseguirán y me censurarán en Facebook. Por si a alguien le interesa, siempre podrá ver mis artículos en mi blog: Kabila.

Salud y República (aunque no les guste)

09 noviembre 2018

¡Qué mierda de Justicia!


Sí. El asunto de las hipotecas ha sido el detonante definitivo. Una verdadera vergüenza perpetrada por incompetentes e influenciables juececillos, que siempre juegan a su mejor postor. Pero, sin duda, son más, muchos más los rotundos fallos de la justicia española.

Es verdad que hay cientos de jueces que seguramente cumplen con su función, no siempre fácil, pero también lo es que hay otros casos que han antecedido a la cuestión de las hipotecas y que demuestran, junto con ese caso, que la justicia española deja mucho que desear.

Por citar algunos casos, el del juez Ricardo González que en su voto particular acusaba a la víctima de La Manada y defendía inexplicablemente a los miembros de este grupo violador. Demostrando que entre los jueces hay energúmenos capaces de anteponer su asqueroso machismo al sentido común, sin que por ello tengan ningún tipo de crítica dentro las instituciones judiciales.

Recordemos la persistente insistencia en encontrar una violencia que no existió y acusar de rebelión a los políticos y líderes sociales de Cataluña. Empeñados, desde el fiscal a los jueces del supremo tratan de imponer criterios falsos a hechos conocidos.

Y qué decir del repaso que desde Europa le están dando a nuestro ‘querida’ cúpula judicial. Tanto desde Alemania, como desde Bruselas o Zurich, los jueces encargados de las causas del procès están refutando las acusaciones de rebelión con la que se trata de conseguir extraditar a los encausados.

Lo último es el caso de Arnaldo Otegui, al que desde el Tribunal de Estrasburgo le han dado la razón y han sentenciado que su juicio es nulo por injusto, algo que haría ruborizarse al más ‘pintao’, y que sin embargo no es sino otro signo de cómo funciona la justicia en nuestro país.

En fin, dislate tras dislate, error tras error, abusos judiciales, arbitrios partidistas hacen que nuestra Justicia haya perdido toda la autoridad moral y la confianza necesaria, y que se muestre como un poder caprichoso que se vence del lado del poderoso.

La justicia está politizada. Y el resultado lo estamos viendo. En un momento de mayoría absoluta, el PP (antes lo hizo el PSOE) ha copado la mayoría de los puestos del Consejo Superior del Poder Judicial que es quién se encarga en dirigir la justicia en España y nombrar a los miembros del Tribunal Supremo. De otro lado, el fiscal general nombrado por el gobierno hace que las decisiones que toma estén sesgadas por su signo ideológico.


Si la Justicia quiere volver a obtener esa confianza, que los ciudadanos no la dispensan, deben empezar con la dimisión de Lesmes y Díez Picazo. Autores, aunque no únicos, del desbarajuste injusto que han propiciado en el caso de la hipotecas.

Sin embargo, no es suficiente. Hay que reflexionar y reconocer que el gran problema es el nombramiento, apadrinado por los grandes partidos, del CGPJ y de la Fiscalía del Estado, que dirigen la Judicatura de forma tendenciosa y politizada. Por lo que convendría que la elección de los jueces se celebrara sin intervención del ejecutivo y del legislativo. Mientras tanto, no existirá la independencia judicial, puesto que los nombrados se sentirán en deuda con los partidos que les han nominado.

Salud y República

P.D. Por cierto, mañana a las 18.00 horas, en Madrid, concentración ante el Tribunal Supremo

06 noviembre 2018

La Iglesia y Francisco siguen en el Paleolítico


Parecía que cambiaría a la Iglesia. Un Papa progresista, decían muchos. Sólo escucharle traía aíres nuevos. Francisco entró en el Vaticano y parecía que se comería el mundo. Sin embargo, todo sigue igual. El mundo se lo ha comido a él.

Sí, o el mundo de la curia ha podido con Francisco, o simplemente engañaba cuando hablaba. En los últimos días la prueba ha sido clara y palpable. Después de varios años de soltar frases bonitas, con vientos de cambio, se ha soltado la melena y se ha quitado la careta.

Nada ha cambiado, al menos nada importante. Salvo los mensajes esperanzadores que se han quedado en nada. Porque cuando Francisco ha tenido que dejar clara sus opiniones lo ha hecho. Para él, abortar no tiene que ver con el derecho de las mujeres, es lo mismo que pagar a un sicario para resolver un problema. Es necesario recordar la definición de sicario de la RAE: ‘Asesino asalariado’. La verdad es que no sé si llama asesino al médico que lo practica o a la madre que lo sufre, o a los dos.

Y no se ha quedado ahí. Días después ha declarado que el cuerpo humano no es un instrumento y que la lujuria no cabe en el amor. Y ha llamado inmaduro al lujurioso o al infiel. Algo que ya decía el Cardenal Segura hace noventa años.

Eso sí, sobre el problema de la pederastia en la Iglesia, a pesar de haberlo condenado de forma contundente, ha mostrado una indulgencia clara con los acusados, a los que, como mucho, les ha cambiado de parroquia, o les ha apartado temporalmente de sus oficios, siempre dentro de la Iglesia, obstaculizando la labor de la justicia civil. Está claro que la lujuria de los curas pedófilos es comprensible y perdonable, mientras que la de los seglares es condenable.

Mientras tanto, en este país más papista que el Papa, la Iglesia:

·        Sigue acumulando miles de inmatriculaciones –algo así como el robo del siglo (eso sí, legal gracias a Aznar).
·        Sus mujeres –las monjas— siguen discriminadas y actúan como asistentas de los párrocos y obispos, cosiendo casullas y fabricando pastelitos, sin que se haya dado ni un solo paso en la igualdad de género.
·        En aras de un acuerdo caduco y trasnochado que ningún gobierno se ha atrevido a cambiar, sigue recibiendo subvenciones y dinero público a mansalva (según Europa Laica: 11.000 millones de euros anuales).
·        Juega un importantísimo papel en la educación pública, con su asignatura de Religión, gestionada por la misma Iglesia, eso sí, pagada con dinero público.
·        No paga impuestos: el IBI, por ejemplo. No sólo inmatricula activos inmobiliarios de forma arbitraria, sino que además no paga impuestos por ellos.
·        Como institución se adhiere siempre a las decisiones que benefician a los más poderosos (salvo Cáritas, a la que aporta el 5% de su presupuesto, ni más ni menos)
·        Se queda impávida y se hace la tonta, sin mover un dedo, para evitar que un dictador criminal y sanguinario, como Franco, se sepulte en la Catedral de la Almudena.

Claramente, la Iglesia Católica hoy se ha quedado anclada en tiempos de Maricastaña. Su apoyo a regímenes dictatoriales le ha dejado con un ADN tocado, que le hace actuar de forma injusta e inmutable, propia del pasado. Trata de influir en las decisiones políticas, en su propio beneficio, aunque esto suponga una actitud insolidaria y egoísta. Su máximo jerifalte no ha cambiado nada a pesar de sus palabras, sus promesas y sus proyectos. El vacío y la caspa lo ocupan todo. Y es que la Curia Vaticana es mucha curia, y Francisco habla demasiado.

Salud y República

Les adjunto unas viñetas del gran Manel Fontdevilla que hablan por sí solas:


29 octubre 2018

Villarejo, suma y sigue


No descansa, siguen saliendo conversaciones grabadas por este excomisario, hoy en la cárcel. Las últimas tienen como titular al marido de Cospedal (para los enemigos: Doña Finiquito Diferido), empresario que ayudaba a su mujercita en las labores de frenar los dislates del PP y llenarse los bolsillos.

Este Villarejo, es mucho Villarejo. Es increíble pensar cómo este tipejo, el mayor representante de las cloacas del Estado ha estado durante veinte años dentro del aparato estatal sin que los dos grandes partidos hayan hecho nada por apartarle, quizás porque les sirvió humildemente. El PP y el PSOE conocían quién era este individuo y, sin embargo, le mantuvieron y le dieron de mamar.

Ayer, por recordar las dos últimas, fue la ministra Delgado, hoy López del Hierro, marido de Cospedal y empresario. Ya escribí sobre el tema que atañía a la ministra, hoy toca a López del Hierro y María Dolores de Cospedal. Veremos de quién hay que hablar mañana, pues está claro que el ‘villarejazo’ no va a parar.

Es verdad que este infame personaje está utilizando medios ilegítimos y reprochables éticamente, pero tampoco se pueden pedir peras al olmo. Él es así, le importa un carajo su actuación barriobajera, sólo pretende chulear al poder y, una vez que ya está en la cárcel, poder arremeter contra el Estado que le permitió ser un desalmado y que hoy le desprecia.

Sin embargo, el hecho de que el mensajero sea un tipo despreciable y que esas grabaciones hayan atentado contra el derecho de intimidad de los hablantes, no quiere decir que los hechos que se escuchan deban pasar sin pena ni gloria y, en aras de esa ilegitimidad, no se tome acción de esas escuchas donde los actores actúan como mafiosillos de tres al cuarto y pretenden exprimir y utilizar a Villarejo para sus fines espurios, relacionados con corrupciones y otros delitos.

En las últimas grabaciones, el empresario López del Hierro –un pobre hombre que apenas gana 204.000 euros al año, según su propia confesión-- trata de sonsacar información que pueda parar las tramas corruptas del PP. Entre otras cuestiones, Villarejo le alerta de la gravedad que está tomando la trama Gürtel, y presume de haber avisado a Cotino para que su sobrino, el empresario Vicente Cotino, destruyera material comprometedor. Llega a afirmar que trata de ralentizar los procesos policiales y judiciales para que el PP tenga tiempo de prepararse y defenderse.

En fin, unas escuchas edificantes. Propias de lo más profundo de las alcantarillas, a las que Cospedal trata de quitar importancia, sin negarlas, porque pasaron hace nueve años y dice que no influyeron en la instrucción de los casos de corrupción del PP. Algo difícil de creer, puesto que el mismo excomisario afirma haber avisado a tiempo para que se destruyeran pruebas delictivas.

Nada sorprendente viniendo de quién viene. Hablo de las dos partes. Un empresario que ya aparecía en los papeles de Bárcenas (entregó 19 millones de pesetas al PP), delito prescrito, por el que no se le ha juzgado. Además López del Hierro según el Bigotes afirmó, era ‘un atizante’ que iba a soltar ‘el mondongo’, o sea que cotizaba al PP a cambio de no se sabe qué favores. Y por otro lado, un partido corrupto al que la justicia ya le ha dado un primer palo, aunque no será el único.

Estas grabaciones revelan las miserias de la corrupción del PP, que no sólo cometió actos delictivos al corromperse, sino que además trató de borrar las huellas de esos delitos de forma ilegal. Claro que según Casado, al igual que su máster, este caso es sólo una burda manipulación para tapar que Sánchez es un golpista, e Iglesias su vicepresidente independentista. Pues eso: ‘A por ellos’.

Salud y República

25 octubre 2018

Trump y Aznar, los reyes del mambo, y sus discípulos

Pues sí, quién lo iba a decir. Nace Trump y resucita Aznar. Lo que le faltaba a la derecha mundial y a la española en particular. Ahí quedan sus discípulos más aplicados. Bolsonaro en Brasil y en Europa Orban, Salvini y Kurz, a los que hay que añadir a Rivera, Casado y Abascal.

Todos ellos dignos alumnos de un tramposo, faccioso, desvergonzado, xenófobo y mentiroso Trump. Y, qué decir de los españolitos, tanto Casado ‘el renovador’, como Rivera ‘el falangito’ y Abascal ‘el falanjazo’, además de seguir al líder americano, son dignos sucesores de Aznar, así lo ha reconocido, hablando bien de todos ellos, el mismo expresidente, ese que tanto daño hizo a este país y que pretende seguir haciéndolo.

Malos tiempos para la lírica. No es por quejarme, pero a los clásicos como Lepen ahora hay que sumar a otros europeos y a estos españolitos, aunque afortunadamente, todavía, no sean nada más que aspirantes al gobierno.

De Abascal, mejor no hablar, no es bueno mentar a la bicha, cuando no es nada más que una sombra. Rivera sigue a lo suyo, 155 ó 155, o por qué no 155. Todo lo demás se la trae al pairo. Sabe que el conflicto catalán alimenta su estómago putrefacto y le da votos también fuera de Cataluña. Un tipo que además, con su prepotencia y quien sabe con qué más, se salta los controles de los aeropuertos por ser él quien es.


Casado es punto y aparte. En su rivalidad por ser más de derechas que Rivera, su pretensión por ser un calco de Aznar y su intención de llevarse los votos de Vox, está que se sale, eso sí, por la extrema derecha. Insulta hasta lo indecible y no se apea de sus convicciones facciosas. Es posible que haga bueno –menos malo— al propio Rajoy. Y la gente de confianza de la que se ha rodeado es de una altura intelectual que clama al cielo. Ahí está el tal Teodoro García Egea que cada vez que dice una burrada su capo, al justificarla la eleva a la enésima potencia. Y qué decir de la portavoz, Dolors Montserrat que se dedica a soltar batiburrillos que la hacen merecedora del premio al Club de la Comedia. Una política cuyo nivelazo puede incluso igualar al de la ínclita Fátima Báñez o al tal Joserra García Hernández.

En fin, este es el estado de las derechas españolas, dignas sucesoras de Aznar, el que nos llevó a la guerra de Irak, el que solucionó el Prestige, el que puso en marcha la burbuja inmobiliaria, el que mintió deplorablemente en el 11-M, el que tuvo muchos ministros, o imputados o involucrados en temas de corrupción, alguno ha entrado hoy en la cárcel. En fin, una joya de hombre, que cree que nunca se equivocó y que no tiene que pedir perdón por nada. Y es que, se cree Dios, aunque hoy sea un zombi. Eso sí, hay que reconocerle los méritos que tiene, haber sabido inocular a los líderes derechosos su ideología paleolítica y trasnochada.

Nos han parido tres aznaritos. Hay que tratar de que estos bebés, herederos de los ADN políticos de Trump y Aznar, sigan en la oposición. Sufrirlos ahí siempre será más leve. ¿Se imaginan ustedes que pasaría si llegaran a gobernar? ‘Que dios nos coja confesados’, y se lo dice un ateo.

Salud y República 

20 octubre 2018

La banca siempre gana, también a la Justicia


Increíble, pero cierto. Parecía un sueño. Y así fue. El Tribunal Supremo (TS) –como saben el máximo órgano en impartir justicia en este país—, después de una lucha judicial desde el gobierno de Rivas Vaciamadrid, dictaminó que debían ser los bancos los que pagaran los impuestos de las hipotecas.

Hasta este momento, a pesar de las reclamaciones y opiniones de asociaciones de consumidores y juristas varios, eran los compradores de las casas los que pagaban estos impuestos, algo ilógico y contrario a lo que sucede en Europa.

Pues bien, después de pasar por distintas instancias judiciales, la Empresa Municipal de la Vivienda de Rivas Vaciamadrid consigue, recurriendo al TS, ganar la causa y obtener una sentencia favorable que hace cundir el pánico a la banca.

En dos días, la banca pierde más del 6% en bolsa y el gobierno de Rivas Vaciamadrid ve, junto a las asociaciones de consumidores, que su constante paciencia ha dado fruto. La banca deberá pagar los impuestos de las hipotecas y, por lo tanto, los clientes podrán recuperar ese importe que han pagado injustamente.

Pues bien, el gozo duró un día. Y es que es verdad aquello de que: ‘Poco dura la alegría en casa del pobre’. Ahora resulta que el TS ha decidido reunirse en pleno para estudiar si sigue adelante esa sentencia o se retracta. Y, según dicen, por su enorme repercusión social y económica.

Lo ocurrido es algo insólito. Marca un nuevo rumbo de este TS. Imagínense que sus sentencias, hasta ahora finalistas y sin posibilidad de recursos en este país, puedan ser rectificadas por ellos mismos. O sea una sala del TS dicta una sentencia y, si a criterio del Presidente del TS o de algunos miembros, la misma crea repercusión social o económica, no se puede dar por definitivas. ¡Viva la seguridad jurídica!, de la que siempre han hecho gala y han defendido los juristas. O sea, que ya ni las sentencias del TS son firmes. ¡Toma castaña! Lo nunca visto.

Está claro quién manda por encima de los poderes políticos en este país. Eso que se viene llamando los poderes en la sombra, los poderes fácticos, los grandes lobbies. Esos son quienes quitan y ponen leyes, y las interpretan. Ayer el mismo Rajoy, hoy peso muerto, en unas declaraciones decía que creía en los bancos, que él apoyaba a los bancos. Y sabemos quien ha sido Rajoy hasta hace cuatro meses. Como sabemos también que es el CGPJ quien nombra a los componentes del TS, y quien compone el CGPJ. Todo cuadra. Como siempre los poderosos no pueden permitir que se haga justicia. Ayer el eslogan era: La bolsa baja, la dignidad sube. Hoy: La banca gana, la justicia y la dignidad a la mierda.

Ha bastado que la banca se tambaleara un poco –sólo se hablaba de unos 5.000  millones de euros, cuando los españolitos de a pie les hemos regalado un rescate de más de 70.000 millones--, para que algún pez banquero de fina estampa haya cogido el teléfono y haya puesto firme a todo un TS, que debería ser la máxima garantía del poder judicial. Pero, da igual, se lo pasan por la ingle. El caso es ganar, siempre ganar. Y si alguien les dice algo, ya saben lo que dijo el banquero Rato: Eso es el mercado, amigo

Esta tremenda cacicada, que sólo puede ser alineada con unos poderes no democráticos, tiene que tener una gran respuesta popular y judicial. En el caso de que estos jueces pantanosos decidan dar marcha atrás a la primera decisión del TS, hay que salir a la calle, hay que decirles que ya está bien. Que somos paganinis, pero no gilipollas. Y, además, hemos de acompañar a los compañeros del gobierno de Rivas Vaciamadrid que se han batido el cobre como jabatos para conseguir esa primera sentencia digna, hasta donde haga falta.

Rebelión en las calles –Llarena, tranquilo, hablo de rebelión pacífica— y proseguir con la causa hasta Estrasburgo, a ver si allí les ponen la cara colorada. Porque, para empezar, si yo fuera del TS estaría avergonzado y dimitiría. Claro que para eso hay que tener vergüenza.

Salud y República 

18 octubre 2018

Casado en cruzada por Europa defendiendo a su Egggpaña


Sí señor. El joven, pretencioso, masterizado y ultraderechoso líder ha decidido salir con su bandera a defender España por tierras europeas. Seguro que su Una, Grande y Libre será bien recibida por sus amigos europeos como Orban, Salvini o Lepen.

Este jovenzuelo de solidez nacionalcatólica, capaz de defender el imperio español con las cruzadas que sean necesarias, recuerda la gesta única y admirable, donde los Colón (por cierto italiano), Cortés, Pizarro y demás grandes personajes conquistaron América y sacrificaron todo.

Y, defiende como debe ser, esos gestos de generosidad, sus sacrificios y su legado: la lengua, la religión y la cultura (bueno también la sífilis, gripe, peste, tos ferina, lepra y otras). Y esto no lo puede olvidar el bueno de Casado. Las violaciones, las matanzas, las torturas y los robos, a manos llenas, son simplemente un mito. Mentiras que propagan los enemigos de España, españoles desnaturalizados, incapaces de ver la grandiosa obra de nuestros héroes.

Pues bien, entre los españoles falsos, los derrotistas, los perdedores, está la Izquierda de este país. Incapaces de ser españoles, de amar la tricolor, de emocionarse con el himno, de erizárseles el vello cuando ven a la cabra de la legión. Estos son sus peores enemigos.

Justo los que han conseguido el poder de forma miserable, ilegítima, con dos personajes que, aunque tengan nombre de apóstoles, están endemoniados. Estos son los verdaderos enemigos. Por eso, el gran Casado, el hombre masterizado, se ha visto obligado a ir a Europa a contar la verdad a otros leguleyos, para que no les engañen. Y es que ya se sabe, el progreso, la economía, el desarrollo sólo puede ser de derechas.

Aunque parece que no le van a hacer mucho caso. Así, de pronto, al propio presidente de la Comisión Europea, Juncker, le han parecido bien los presupuestos. Pero, Casado, hombre constante y martilleante, no se da por vencido y busca encontrar en Merkel y en otros líderes de la derecha la comprensión de lo obvio, él, sólo él, puede ser el puto amo de esta España, que desde hace cuatro meses anda desquiciada y perdida en lo más hondo.

Ante Merkel ha sacado la bandera, le ha cantado el himno, le ha rezado tres salves cual si fuera virgen, y le ha besado esas manos morcillosas poniéndose a sus pies. Todo para que no le abandone, para que le ayude a luchar contra el infiel, porque Sánchez, Iglesias y toda la izquierda española es pecadora, de por sí y de por no. Traidores a su patria. Resentidos, incapaces de sentirse españoles.

Sí, es verdad, ellos habrán aumentado la desigualdad económica, habrán ayudado a los poderosos, habrán creado la pobreza estructural, habrán subido todos los impuestos, habrán ayudado a los bancos y las grandes empresas, habrán amnistiado a los más ricos, habrán recibido sobres y beneficios dudosos, habrán robado, pero todo lo han hecho por España, cantando el himno y con la bandera en la pechera. ¡Y eso es lo que vale, coño! ¡Viva la marca España!

¡A ver si se entera Europa, de una puta vez!

Salud y República (con perdón)

16 octubre 2018

Y los Jordi siguen en prisión


Inaudito. Hoy hace un año de esa decisión grave, improcedente y lamentable. Dos activistas como Jordi Sànchez y Jordi Cuixart fueron condenados a prisión preventiva por la jueza Lamela, que luego confirmo el ínclito Llanera por delito de rebelión.

Se trató de una decisión sin base. El hecho de convocar a la gente a expresar su opinión en la calle no puede ser considerado un delito, al contrario, es un derecho inalienable, el de libertad de expresión y reunión. Ni tan siquiera se registró violencia, no hubo motivos para encarcelarlos.

Los Jordi, además, eran simples activistas, sin poder institucional oficial. Se trata de una verdadera barbaridad que cumple un año. Un año al que una jueza, un juez, el tribunal supremo y sus consentidores han separado a una persona de su familia, de su ambiente, de sus amigos, de su gente.


Amnistía Internacional expresa su disconformidad con la permanencia de los Jordi en la cárcel. Afirman que en caso –hasta ahora ni esto está demostrado— de que se demostrase que convocaron a la gente para impedir una operación policial lícita, podrían ser acusados por un delito de desórdenes públicos, nunca por rebelión. Y el hecho de mantenerles en prisión provisional acentúa todavía más esta injusticia.

La mayoría de los juristas –no así algunos de influencias peperas, como los del Tribunal Supremo— no entienden que se mantenga esta prisión, cuando los delitos o no han existido o son de carácter leve. El exceso es fruto de una catalanofobia, que responde a razones viscerales y no judiciales.

Siendo grave el caso de tener encarcelados a los políticos catalanes, el caso de los Jordi lo es más, puesto que son activistas, miembros de la sociedad civil y entre sus derechos está el organizar y promover reuniones pacíficas a favor o en contra de decisiones políticas. Se trata, por tanto, de una decisión judicial que sólo puede entenderse por un revanchismo político lamentable y que dificulta el diálogo, única solución posible al problema.

Para más inri, se ha pedido la excarcelación de los Jordi en más de una ocasión, con un resultado negativo, a pesar de que ellos han afirmado que nunca trataron de impedir la acción de la justicia y, posteriormente, con el fin de salir de prisión, renunciaron a la Declaración Unilateral de Independencia y reconocieron que el referéndum celebrado no fue válido.

Un exceso más que hace difícil la solución del conflicto. Este caso clama al cielo y no es propio de un Estado como el nuestro. Que no digan luego que no hay presos políticos. Estos, siendo activistas, lo son.

¡¡Libertad para los Jordi!!

Salud y República

14 octubre 2018

Peko: Rojo, Rosa, Violeta y Amarillo

Ochenta y dos años de sonrisas y colores. De exhibiciones y deseos. De vivir y de sentirse vivo. Dispuesto a defender causas perdidas, con su credo rojo, rosa, violeta y amarillo.

Sereno y brillante cuando habla. Lengua suelta, simple y transparente, que emite emociones en mensajes sencillos y penetrantes.

Su traje rojo lo lleva con descaro, con una margarita, quizás la única duda. Canoso y con arrugas planchadas, lleno de insignias que provocan, camina sin ocultar nada, dejando ver su ideología con su estampa.

Si hay algo que le enfada y le revuelve las entrañas es la homofobia. Su alma rosa demuestra sin ambages, y defiende con firmeza 'el otro lado'. Sin dudarlo y con tono verdadero, es compañero de estos y de aquellas, de esas y de ellos.

El color violeta, defensa de mujeres indefensas, lo lleva con orgullo. Y cada vez que se produce el acto infame, lo llora, y maldice al malnacido.

No es catalán, pero se acerca. Defiende el amarillo y sus razones, con un lazo que propone libertad para políticos presos que son presos políticos. Con el deseo de que sea el pueblo catalán quien decida su destino.

Sin duda, ayer, mañana y hoy, cargando su mochila republicana con los ohenta y dos, sigue siendo Peko: Rojo, Rosa, Violeta y Amarillo. Un arco 'valeno' humano alegre y sencillo.

Gracias por tu amistad, compañero, y que sigas muchos años, como te dijo tu nieto, fabricando cosas imposibles.

Salud y República

P.D. El Peko es mucho Peko con los 82 que ha cumplido esta semana.

11 octubre 2018

Ésta sí es mi bandera: Los presupuestos


Hoy es un día importante. Ha salido el sol de la izquierda. Mientras Casado y su acólito Rivera están por sacar banderitas en los balcones, por fortuna, Unidos Podemos y el PSOE, con esfuerzo, han conseguido un acuerdo que mejora sensiblemente la vida de la mayoría de los españoles. Ésta sí que es mi bandera.

Era difícil, pero ha sido posible. Es un principio de acuerdos que nos han de llevar a un Estado del Bienestar de primera calidad. Sin duda, podría ser mejor, pero este paso es decisivo y cumple con el principal objetivo: Hacer del individuo el centro de la política.

Este acuerdo presupuestario tiene que ser aprobado en el Congreso, por lo que queda que los partidos nacionalistas lo aprueben. Entiendo que no es fácil pero que se conseguirá. Es improbable que, al margen de C’s y PP con sus partidos anexos, haya oposición a puntos tan importantes como los que se presentan.

Es un documento determinante, porque se basa en ayudar a los colectivos más vulnerables y hacer que lo paguen los que más tienen. Algo lógico, puesto que uno de los grandes objetivos de la izquierda es ir superando la desigualdad que se había aumentado con la excusa de la crisis.

No arreglan todos los problemas, porque son muchos, pero sí que palian algunos de los problemas críticos que los gobiernos peperos habían olvidado a conciencia para beneficiar a sus acólitos, los más poderosos.

Apenas se ha firmado el acuerdo, Ciudadanos y Partido Popular han comenzado a despotricar, eso sí, sin atacar ninguno de los puntos. Será difícil que critiquen esos puntos puesto que benefician a muchos ciudadanos, lo más que harán será anunciar malos augurios como que se aumentará el déficit o que se hundirá la economía.

Que Ciudadanos y Partidos Popular estén en contra, cuando apenas ni habían leído su contenido, es positivo. Ladran luego cabalgamos. No saben hacer otra cosa. Atacan indiscriminadamente con mentiras, porque lo que es lamentable es que ninguno de estos dos partidos hubiera pensado en algunas de estas medidas para beneficiar a sus compatriotas.

Basta ver el acuerdo que pretendían PSOE y C’s hace dos años para ver las sensibles diferencias. Aquello era un bodrio neoliberal que pretendía dejar las cosas como estaban con algún retoque estético pero sin cambiar nada importante.

No voy a desarrollar aquí el documento, para ello basta que cualquiera entre en El Diario, Público o Infolibre, entre otros diarios, para obtener la información precisa. Sin embargo, sí que voy a escribir los enunciados de los acuerdos más importantes:

·        Aumento del salario mínimo a 900 euros (735 euros hasta ahora)
·        Aumento del impuesto de patrimonio un 1% a partir de los 10 millones
·        Alargar la duración de los contratos de alquiler de viviendas y dar competencias a los ayuntamientos para que controlen las subidas
·        Bajas de maternidad y paternidad iguales e intransferibles que llegarán a 16 semanas en 2021
·        Aumento sensible de la aportación para los dependientes (un 40%)
·        500 millones más para becas
·        Nuevo tipo mínimo del 15% para el Impuesto de Sociedades
·        Incremento de la partida para I+D+i
·        Incremento del IRPF a partir de 130.000 euros
·        Modificación en 2019 de las condiciones de los autónomos de acuerdo a sus ingresos
·        Financiación de la educación universal de 0 a 3 años con el superávit de los ayuntamientos
·        Subsidio para los parados mayores de 52 años
·        Y otros puntos varios más

Unas medidas que cuestan unos 5000 millones de euros, mientras que los impuestos nuevos subirán hasta los 7000 millones. ¡Encima con superávit! ¡Hay quién dé más!
¡Sí, se puede! Ésta sí es mi bandera. Lo demás un palo con un trapo.

Salud y República

10 octubre 2018

Nos faltan 110.000 millones para ser europeos

Las derechas y algunos grupos políticos más, no hacen sino jactarse de ser europeos. Y nos obligan a seguir consejos, normas y pretendidos ejemplos de líderes e instituciones europeas. Así, los mandatos de la Sra. Merkel o del Banco Central Europeo se siguen como si de una religión se tratara, con fanatismo.

Bajar el déficit y la deuda, seguir las sendas económicas marcadas por la UE parecen ser inobjetables, órdenes que hay que seguir, caiga quien caiga.

Sin embargo, curiosamente, cuando se trata de conseguir más ingresos vía impuestos, la UE, por medio de sus caudillos neoliberales, grita al cielo y habla de la inconveniencia del aumento impositivo.

España ingresa por impuestos el 37,9% del PIB, mientras que la media de la Eurozona llega hasta el 46,2%. Lo que quiere decir que estamos a la cola, con casi nueve puntos de diferencia a favor de la Eurozona.

Si España ingresara ese 46,2%, contaría con unos 90.000 millones de euros más para gastan en su presupuesto. Por lo tanto, si Europa es el espejo en el que nos tenemos que mirarnos, qué esperamos para ponernos a su altura.

Imagínense ustedes qué se podría hacer con 90.000 millones más. Eso sin contar con que en el capítulo de fraude fiscal –alrededor del 4% del PIB, unos 40.000 millones--,  doblamos a la media europea. No habría problemas para revertir lo que nos han quitado con la crisis y se podrían pagar, sin problemas, las pensiones actualizadas al IPC, además de otras prioridades sociales.

Y, ¿quién creen ustedes que son los que se benefician de estos impuestos tan bajos? Como siempre, las rentas altas, los grandes patrimonios y las grandes empresas. Estos son los que pagan menos que sus colegas europeos, justo los que defienden que no se suban los impuestos, ¡por algo será!

La crisis, como ya se sabe, ha costado sangre, sudor y lágrimas a las clases media y baja, mientras que ha perpetuado y aumentado la riqueza en las clases altas, haciendo que hoy, exista una desigualdad que nos coloca también en la cima europea.

Es curioso ver cómo tenemos que seguir las normas, pautas, leyes, consejos y demás zarandajas que nos llegan de Europa y, sin embargo, cuando tratamos de parecernos a los europeos en el cobro de impuestos, en defraudación fiscal, en desigualdad económica, no se hace nada para conseguirlo.

Pues bien, ya que tanto quieren nuestros padres liberales de la patria que nos parezcamos a Europa, hagámoslo también en el caso de los impuestos. Por ejemplo, haciendo pagar más a los que tienen más salario y más patrimonio. Y, sobre todo, haciendo que las grandes empresas paguen de verdad, como mínimo el 15%, y no el 6%, como hacen ahora.

Además, invirtamos en inspectores de Hacienda, para que podamos luchar de verdad contra el gran fraude que tenemos. Somos el país que menos medios emplea para luchar contra el fraude. Y así nos va. Mientras que en España hay un trabajador de Hacienda cada 2000 habitantes, en Francia casi hay más de dos y en Alemania casi tres. Bajar a la mitad el fraude, supondría unos 20.000 millones más para las arcas públicas.

¿A qué esperamos? Empecemos paulatinamente con un plan –por ejemplo de cinco años--, para llegar a conseguir que los que pagan poco paguen, como lo hacen en Europa, y los defraudadores tengan mayores dificultad para seguir delinquiendo. Y de esa manera conseguiremos un verdadero Estado del Bienestar, hoy medio derruido gracias al Partido Popular, siempre tan generoso con los suyos.

Salud y República

04 octubre 2018

La justicia machista

Seguro que en la judicatura hay personas normales, la mayoría. Sin embargo, hay otras que lamentablemente demuestran una de las caras de unos profesionales carpetovetónicos y machistas, a más no poder.

El caso del juez Francisco Javier Martínez Derqui es de juzgado de guardia. Un verdadero impresentable que se mofa de María Sanjuán, una víctima de violencia machista, insultándola y denigrándola. Eso sí, en compañía de dos mujeres, por cierto, tan machistas como el juez, que le ríen las gracias y le completan el escarnio.

Este tipo, al que se le permite juzgar casos de violencia machista, es capaz de llamar bicho e hijaputa a la víctima, además de alegrarse porque su sentencia le va a apartar de sus hijos. La víctima no pudo ir a la vista por estar ingresada en el hospital por un ataque de pánico, según el informe médico. Pues bien, estos tres siniestros y machistas personajes ponen en duda la veracidad de ese informe.

Escuchar el vídeo es vomitivo, este es el enlace. El desparpajo con el que se manifiestan los tres personajes es asqueroso y demuestra que el virus del patriarcado más lamentable está inoculado en gran parte de la judicatura española.

Veremos que hace el CGPJ, que por el momento, en vez de inhabilitar al juez –la prueba es más que suficiente--, le ha abierto un expediente. Ya verán como estos jueces conservadores de la cúspide hablaran de una falta leve y le retirarán, como mucho, de este caso, cuando, aunque fuera por salvar el honor de ellos mismos, deberían expulsarle de la carrera judicial. Esperemos acontecimientos.

No es posible que un juez, capaz de cometer esta tropelía, pueda seguir ejerciendo. Quién sabe, además de la misoginia, que otras fobias puede tener y si actuará con el mismo vacile y desvergüenza que en este caso.

En fin, nuestra capacidad de sorpresa es inmensa, aunque estos hechos no deberían sorprendernos en absoluto. Recordemos todos los episodios que hemos conocido en casos claros de machismo puro y duro de jueces. Por ejemplo, el del juez Ricardo Javier González, que discrepó en el caso de La Manada, pidiendo la absolución de los cinco miembros y culpando a la víctima. Y, ¿Qué ha pasado con este juez? ¿Qué ha hecho el CGPJ? Nada que yo sepa. Ahí sigue, esperando juzgar a otra víctima para volver a defender ese machismo asqueroso, irracional y decimonónico.

Los jueces no sólo necesitan clases que les permitan apearse de ese machirulismo lamentable, además deberían pasar un examen psicológico que en caso de detectar prejuicios severos como machismo, misoginia, homofobia, etc. les apartara de la carrera judicial. Es esencial que estos jueces no juzguen, sus sentencias pueden ser además de injustas, socialmente muy nocivas y muy dañinas para el prestigio de la judicatura.

Salud y República