12 noviembre 2008

Luis García Montero, la voz traicionada

Todo parece dicho de este episodio tan grave. No quiero incidir demasiado en poner a parir a la Justicia, todos los que entra en esta casa, saben que últimamente estoy denunciando disparate tras disparate judicial y siempre tienen la capacidad para seguir sorprendiéndome.

Aquí pueden ver los prolegómenos:

Esta es la justicia a la que pertenece el tal Torres, juez que ha tenido la última palabra, y que ha condenado a pagar 4800 Euros, entre multa e indemnización, a Luis García Montero por haber llamado "perturbado" a un llamado profesor Fortes que presumiendo de marxista es capaz de decir que García Lorca era un fascista, y que le mataron los suyos, disparándole además un tiro en el culo por maricón. Según sus propios alumnos, despreciaba y hablaba mal de Luis y de García Lorca en sus clases.

Es verdad que el juez se ha cubierto de gloria, de esa gloria que añoran los ególatras y que les hace que no renuncien jamás al centro de su vacía mismidad. Pero, siendo esto grave, lo es más que la Universidad de Granada mantenga, sin el menor pudor, a un "profesor" capaz de decir las atrocidades señaladas sin importarle las consecuencias que produce, sin haber salido en defensa de Luis o de Federico ante las ignominias que les profería el tal Fortes. ¿Acaso no está en juego el prestigio de la Universidad si un profesor llama fascista a Lorca?

Y no es un asunto personal, como aduce el señor juez. Es un asunto profesional, es un asunto académico e intelectual, claro que en su sentencia, el juez Torres ha demostrado su intelectualidad, citando a diversos poetas y escritores clásicos españoles, entre ellos a un tal "López de Vega".

Lo peor de todo esto es que como resultado de tamaña injusticia, García Montero ha decidido no volver a impartir clases en Granada.

Tuve la fortuna y el honor de coincidir con Luis García Montero en un jurado de relatos, a principios de septiembre, en el que ambos éramos miembros. Hasta ese momento sólo le conocía por su obra. Compartimos despacho y después tomamos un café de media mañana, sin prisas, con sosiego y en espera de la hora de comer.

Le pregunté, con ese afán de quien quiere saber algo más de un personaje como él, sobre varias cosas. Una de ella fue sobre su trabajo en la Universidad. Estaba contento. Me dijo que le gustaba dar clases, que aprendía día a día de su gente. Yo, le pregunté que cómo se apañaba para vivir en Madrid, donde está su casa y su familia, y dar clases en Granada. Me confesó que tenía las clases agrupadas, que estaba a caballo entre ambas ciudades pero que estaba a gusto. Pasaba la mitad de la semana con los suyos y luego cogía su AVE, dos veces a la semana, y allí repasaba apuntes, leía, escribía. Se había acostumbrado y le parecía bien. Nada hacía presagiar que dos meses después fuera a dejar la Universidad.

Y hoy, parece que los perdedores no serán en ningún caso, ni Fortes, ese profesor de teorías equivocadas y manipuladas, ni el juez Torres que se ha quedado tan pancho con una sentencia tan injusta. Los perdedores serán García Montero que dejará de dar sus clases en una universidad, cuya dirección le ha dado la espalda, y sus alumnos que no volverán a escuchar esa voz pausada, tranquila, granaína, sabia, capaz como ninguna de explicar qué es literatura y para qué sirve.

Mi solidaridad con Luis García Montero y mi desprecio para el tal Fortes. Y qué decir del juez que emite esta incomprensible e indignante sentencia. Lamentable actuación.

Fragmento de un poema de Habitaciones separadas, de Luis García Montero:

Está solo. Para seguir camino
se muestra despegado de las cosas.
No lleva provisiones.
Cuando pasan los días
y al final de la tarde piensa en lo sucedido,
tan sólo le conmueve
ese acierto imprevisto
del que pudo vivir la propia vida
en el seguro azar de su conciencia,
así, naturalmente, sin deudas ni banderas.

Salud y República

P.D. Después de haber publicado esta entrada, ha salido este vídeo explicativo sobre la marcha de la Universidad del poeta. Pinchen aquí para verlo.

6 comentarios:

SELMA dijo...

SONATA TRISTE PARA LA LUNA DE GRANADA ( fragmento final...)

...esta ciudad se rompe sobre las alamedas,
bajo los picos últimos
donde la nieve aguarda
que suba el mar, que nazca la marea.

Luis García Montero
De "El jardín extranjero"

Granada lo echará en falta... y sus alumnos...

De Torres y Fortes no comment...


Un beso cariñoso Rafa.

canuit dijo...

Un día lei un ariculo del que considero una buena persona:Txantxangorri.
Decia que de la españa que preconozaban algunos El se apeaba.
Siempre consideré que tenía toda la razón. Y hoy me ratifico, de esta españa de mierda yo no formo parte.
El Canuit

Naveganterojo dijo...

¿Donde vamos a ir a parar con este tipo de sentencias?.
¿Donde esta la justicia en este pais?
¿Donde esta el fiscal general del estado? y....¿seguira el gobierno de manos cruzadas ante tantas injusticias como se estan cometiendo ultimamente?.Salud y republica

Antonio Rodriguez dijo...

Los jueces no necesitan a nadie que los desprestigie, lo hacen ellos solos con sus actuaciones.
Luego con su habitual corporativismo solucionan el problema.
Salud, República y Socialismo

J. G Centeno dijo...

Es un orgullo que tan gran poeta, aquí tanto tú como Selma habeis dado muestras de su grandeza literaria, sea además compañero, y con responsabilidad, de Iu (aunque ande un tanto confundidillo). Pero no es esa circustancia la que me lleva a quedarme perplejo ante lo atrabiliario de la sentencia que en definitiva viene a decir que la llamada libertad de cátedra permite, a cualquier mindundi con ganas de notoriedad decir lo que le de la gana sin que se pueda criticar, de la manera que sea, lo que el implicado diga. Si yo hubiera tenido un profesor que hubiera negado, pongamos por caso, la ley de conservación de la energía, yo me hubiera sentido en la obligación de gritar a los cuatro vientos que semejante sujeto era un perfecto gilipollas. Es la misma obligación que ha debido sentir nuestro poeta al escuchar afirmaciones tales como que Lorca era un fascista. Y si hay que pagar se paga.

Anónimo dijo...

Pues yo disiento y recomiendo la lectura de lo publicado en otra prensa alternativa sobre la campaña de manipulación sobre el asunto (ver, por ejemplo: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=75355.

También sería útil que algunos participantes se leyesen lo publicado por el profesor titular Fortes (no "un tal", como despectivamente dice alguien), antes de opinar:
http://www.lajiribilla.cu/2005/n194_01/194_20.html

¡Ahora resulta que por ser buen poeta un individuo puede injuriar públicamente a otro profesor y ser un héroe!

No: don Luis , condenado por injurias no por defender a Lorca, es un delincuente técnicamente hablando y no merece loas por ello y mucho menos por hacerse la víctima, amparado por sus influencias mediáticas: si no está de acuerdo con las tesis de su colega lo que tiene que hacer es rebatirlas en trabajos académicos, no injuriar. . Cuando no recurre la sentencia, por algo será, miren vuesas mercedes.

Y conste que del prof. Fortes ni había oído hablar hasta ahora, y de don Luis, casi tampoco, porque los intelectuales y artistas "oficiales" de los regímenes políticamente correctos no me interesan lo más mínimo.

Salud y república, pero equitativa y ecuánime de parte de:

Uno del montón.