06 julio 2010

Y el dinosaurio sigue allí…

No me extraña nada. Lo raro es que este tipo todavía esté en activo –por decir algo— en política. No sabe lo que es el transporte público, siempre desde hace sesenta años se pasea con coche oficial, chofer, guardaespaldas y secretarios a su servicio. Eso es comprensible que a uno le aparte de la realidad.

Manuel Fraga es un ejemplo de indignidad política, de trepa consumado, de franquista irredento, de falso chaquetero. Y a estas alturas, ya ni siquiera se le entiende, con su paso jacarandoso sigue marcado el compás de la desvergüenza. Ocupando un sitio cuando debería haberse jubilado, y sigue soltando, de vez en cuando, perlas dictatoriales.

La última ha sido sobre Garzón. Al que desea que esté lo más lejos de España que se pueda. Manuel Fraga no sabe que ese deseo lo tenemos muchos sobre él, desde hace más de cuarenta años. ¿Qué puñetas hace un franquista de tomo y lomo en un Senado pretendidamente democrático? ¿Se imaginan ustedes a un general nazi en un gobierno alemán? ¿Alguien cree posible que un responsable de la dictadura argentina fuera diputado?fragasaurusp

Fraga sólo ha triunfado durante la dictadura, y en democracia, lo ha hecho, en Galicia. En las elecciones generales siempre ha perdido, pero él sigue ahí, con esa pobreza de espíritu de los que nunca quieren jubilarse porque no tienen vida propia, porque viven para los demás, naturalmente para joderles la vida.

Pues este tipo desea que Garzón esté lejos. Y le comprendo desde su punto de vista. A un individuo que ha defendido a Franco hasta las cachas, que se ha alineado con la dictadura argentina y con Pinochet, lo lógico es que su totalitarismo no le permita conciliar nada con lo que considera el otro bando, “el de los vencidos”.

Pero lo que más le aparta de Garzón son las razones personales. Porque él, es uno de los pocos que viven que compartió y admitió el genocidio franquista, y podría ser juzgado. Y claro, a estas alturas donde los suyos le hacen creer un héroe y los contrarios le respetan todo lo que él no les respetó, temiendo lo peor, no quiere ver a Garzón ni en pintura. Y es que tiene mucho que esconder. Porque Fraga fue uno de los que nos intentó amargar la vida, de los que nos persiguió, de los que consideró siempre que la calle era suya. Fue de los que participaron en consejos de ministros donde se aprobaron penas de muerte –en concreto en 1963, Julián Grimau— y de la que nunca se ha arrepentido y de vez en cuando se vanagloria porque dice que “hizo lo que debía hacer”. Un tipo que mandó manipular un diario del estudiante asesinado Enrique Ruano –según confesó el director de ABC— para que apareciera como culpable y que amenazó con detener a la hermana si el padre de Ruano no cesaba en sus protestas por el asesinato de su hijo. Un tipo que nos tapó la boca y llenó de censores este país. Ese dictadorzuelo que siendo ministro del Interior, ya muerto Franco, tiene a sus espaldas los asesinatos de Montejurra y Vitoria

Este tipo despreciable, sigue ahí, y se permite desear que Garzón se aleje de España. Le teme y sabe que podría llegar a ser juzgado. Y añade para más inri, sin inmutarse que Franco no dejó huella. Sin embargo, nosotros cada mañana, vemos con resignación, y esperando que el tiempo gane la batalla, que en aras de lo que él tanto ha despreciado --la democracia (por cierto, mal entendida)-- el dinosaurio todavía está allí.

Salud y República

16 comentarios:

Antonio Rodriguez dijo...

Este tipejo se morirá siendo lo que ha sido toda su vida: un facha.
Y como no va a querer que Garzón este lejos de España si es el único que puede llevarle a los tribunales como complice de los crimenes del franquismo.
Salud, República y Socialismo

belijerez dijo...

Lo malo es que el dinosaurio siguió poniendo huevos y tiene descendencia.
El problema en España, siempre lo digo, son los pactos cínicos. No se entiende que lo ricos sigan acumulando y los pobres aumentando.

No tenemos democracia!!! No tenemos democracia!! ese es el problema, tenemos una "constitución" unas normas que sólo favorecen a la Iglesia Catolica y a la monarquía como adorno del verdadero favorecido el capitalismo salvaje.
Nadie se entera.

Salud.

Selma dijo...

Este minicuento de Monterroso se transforma por arte de magia e indecencia en "La historia interminable"..
Un beso.

Felipe dijo...

Este fulano es uno de los muchos franquistas reconvertidos a esta democracia de chica y nabo.

En ningún país serio este fulano tendría cabida,sólo que aquí fuimos demasiados complacientes

Saludos

Txema dijo...

Lamentable, querido amigo.

Pero le recuerdo algo. Fue el líder carismático el que dio a este tipo el "título" de jefe de la, oposición.

Esos demócratas, como Carrillo y otros, pactaron con él, comieron con él. le rieronlas gracias y no tuvieron escrúpulos.

Sería muy conveniente también recordar que, de algún modo, han sido cómplices del dinosaurio.

un abrazo.

Paco Piniella dijo...

Parece que hay problemas en Blogger con los comentarios ¿o es en mi blog solamente?

RGAlmazán dijo...

Si recibís este mensaje por correo, sabed que no salen los comentarios y daros por contestados. Es un error de blogger.

Selma dijo...

Todopoderoso Dinosaurio, no sólo la calle es suya sino Blogger también..

Selma dijo...

Jo!! Ha salido!El comment!el segundo.. El primero decía:Este minicuento de Monterroso se transforma por arte de magia e indecencia en "La historia interminable"..
Un beso.

severino el sordo dijo...

Esperemos que como a los gigantes del jurasico al final la historia le ponga en su lugar,eso seria lo que mas le doleria que su indignidad quedara reflejada en los libros,que en la histiria de su Esssspaña solo fuera un peon y un colaborador de un genocida,que todo su vanagloriado honor se redujera a eso,saludos.

Dean dijo...

Tremendo mastodonte, uno de esos edificios enormes que siguen de pie y nadie se atreve a derribar, aunque estorben el paso, aunque hagan sombra al pueblo, aunque impidan el paso de la luz del sol, hará falta un buen terremoto para hacerlo caer, aunque en estas tierras no tiembla mucho.
Un saludo.

Neogeminis dijo...

Ramón, a pesar de la contundencia de tus argumentos, tengo (dolorasamente) que corregirte.
Efectivamente en la Argentina hay más de un caso que responsables comprobados de excesos cometidos en la dictadura SÍ han ocupado cargos (electivos!)importantes dentro del período democrático. El general Busi, por ejemplo, ha sido gobernador y diputado electo. Sólo después de mucho el Congreso logró evitar que asumiera en su banca.
Creo que los períodos negros de la historia llegan a ser tales porque MUCHOS piensan de determinada manera. Pero hay que combatirlos con la fuerza de la ley y la razón. No hay que ceder.
Un abrazo.

Eastriver dijo...

Uno a veces tiene la esperanza de que ciertos personajes se vayan modelando un poco, que dejen de ser lo que fueron, que se den cuenta de ciertos errores, aunque no se den cuenta de todos. Y piensa que la vejez nos hace tiernos, y seguramente humanos.

Luego resulta que no, que la gente no cambia. Algunos cambian poco, otros nada. Y entonces llega a la conclusión de que el mundo se salva por quienes se salva, y que quienes repartieron odio van a morir repartiendo odio.

Mejor así. El futuro tendrá más claras las cosas.

Carles dijo...

Siempre que le veo me acuerdo del muy posible retrato de Dorian Grey: La cara de un falsario, inmoral y sin escrúpulos, capaz de bajarse los pantalones o vender a su abuela por medrar a cualquier precio. Lo que sería un hitler cualquiera a su edad y en su estado de podredumbre avanzada.

Un aviso inútil para los que quieran ser como éso.

Salud y República!

Isabel Romana dijo...

Es decepcionante, desde luego, que personajes como el descrito gonzen de respeto y consideración en nuestro país. Y que sean capaces de levantar la voz más que otros, más que los demócratas. Cuando Franco dijo que lo dejaba todo "atado y bien atado" sabía de qué hablaba. Un abrazo muy fuerte, querido amigo.

Genín dijo...

jjajaja Yo creo que se escapó de un parque jurásico politico, si eso existiera, pero no me digas que no se le veía simpático con el Meyba en Palomares...jajaja
Salud