04 enero 2009

Regalos de Reyes originales

A los kabileños que lean esta entrada, lo primero que les puede chocar es el título. Que yo diga Reyes es algo así como una blasfemia, y que conste que me lo he pensado, pero que le voy a hacer, soy hijo de una cultura y de un ambiente determinado y no quiero renunciar al nombre. Eso sí, el día seis de enero, punto y final, aquí no hablaré más veces de reyes o monarcas, salvo para criticarlos, que es lo que se merecen por constituir una institución divina y elegida a dedo o por lazos de sangre.

Parto de la base de que no soy nada aficionado a los grandes o espectaculares regalos. Entiendo mucho mejor un detalle bien pensado que un regalo facilón, caro u ostentoso.

En este país, seguramente en otros también, las corbatas, la ropa interior y las colonias y perfumes son lo más socorrido, sobre todo si no se quiere pensar mucho. Por contra, son muchos los que están hartos de recibir corbatas o bragas que no son de su agrado, o un perfume que le repatea. Pero la realidad es que por ahí se mueve la mayoría del personal.

Yo creo, sin embargo, que hay que hacer un esfuerzo más generoso si se quiere demostrar cariño o amistad, conseguir regalos que aporten algo personal, de quien lo hace y de quien lo recibe.

A mí me gustaría regalar algo hecho por mis manos.soneto Así si fuera pintor, un cuadro y si fuera un poeta, un soneto. Pero se ve que la naturaleza no me ha dotado para tanto. Lo más que he hecho, ha sido regalar a algunos de mis amigos, un retrato literario donde reflejaba lo que pensaba de ellos y resaltaba lo que más me gustaba. Les aseguro que, a pesar de mi escasa calidad literaria, han tenido cierto éxito, sobre todo porque una cosa tan personal causa mucha más emoción que regalar un móvil o una batidora.

Por lo tanto, abogo por los regalos personales. Y si no somos capaces de hacer un cesto de miga de pan o un mantel a punto de cruz, siempre podremos decidirnos por algo menos vulgar que una corbata o unos calcetines. Por ejemplo, un libro, pero no un best-seller, un libro que diga algo de uno. Yo recuerdo que hace meses, precisamente una amiga bloguera me regaló un libro y un vídeo. Un libro muy bien escrito y un vídeo grabado y elaborado por ella. Una maravilla, un regalo precioso. De eso se trata de tocar la fibra del otro.

Otro regalo que no olvido es el que nos hizo uno de mis hijos, un par de butacas para ver una obra alternativa en el teatro, con un vale por una cena en un restaurante.

Por lo tanto un libro puede ser un buen regalo, siempre es un buen regalo, pero hagámoslo pensando en el destinatario más que en nosotros. Eso garantiza el éxito.

Como lo puede ser una estancia de un fin de semana en un hotel en... De los discos mejor no hablar de lo que hay que hacer, que ya sabe el personal como anda la SGAE con su racaneo en busca de caza y captura.

Pues eso, hay que regalar algo que sea personal, original y que le guste al otro. Y ya que estamos en una casa donde parece que entra gente progresista, sobre todoDiagonal, ¿por qué no regalar algo progresista, original y que coincida con lo que muchos buscan? ¿por qué no hacer ver a los otros la realidad desde el otro lado del espejo? Lo fácil es comprar El País o ver el telediario, pero ¿por qué no regalar una suscripción de  un periódico como Diagonal? Desde 25€, sólo. Un periódico que si no aumenta las suscripciones peligra, y eso significa que nos quedaremos sin un medio alternativo que dice, comenta y habla de noticias que otros callan o las tratan desde una perspectiva progresista de verdad.

Así es que dejémosnos de convencionalismos y seamos originales, y de paso ayudemos a una pluralidad necesaria, fuera de los estándares políticamente correctos.

Y recordemos todos que lo importante en un regalo no es el precio, sino el valor.

Salud y República

5 comentarios:

Augusta II dijo...

¡¡¡Has dicho "Reyes", has dicho "Reyes"!!! Y además con mayúscula.

Salud y monarquía... Ay, digo República, República...

Naveganterojo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, los regalos caros al final nos salen caros y en dos dias los olvidamos, pero un libro.....creo que es el mejor regalo que se puede hacer, y que nunca se olvida.
Este año el señor gordo con traje rojo me ha regalado dos, y...espero que estos tres del camello, me regalen alguno mas,(¿te has dado cuenta de que no he hablado de reyes,ja,ja).
Salud y republica

Dionisio García dijo...

Un refrán, con perdón: Quien regala bien vende, si el que recibe lo entiende.

SELMA dijo...

Lo que daría por recibir uno de estos retratos literarios Rafa...

Los mejores regalos son los de la lectura, y hechos por quien te quiera y sabe de tus gustos...

Y la Amistad... inquebrantable, ese es el mejor de los regalos...


Un beso cariñoso Rafa y Feliz.... 6 de Enero!

Adanero dijo...

Acabo de imprimir esta entrada para guardarla como oro en paño. Leerle a usted la palabra reyes escrita en el titulo de una entrada es algo que no se ve todos los días. Ríase usted del cometa Halley.

Un saludo.