27 enero 2012

La sentencia del Jurado Popular de Camps

No he querido entrar en valorar la sentencia del juicio hasta ahora. Y no porque no tenga una opinión al respecto. Claramente estoy en contra de esa sentencia emitida por un jurado popular. Y me uno a mi amiga Carmen en su publicada insumisión judicial. Pero, la verdad es que es un tema que me hace mala sangre y no he querido entrar al trapo, por mi propia salud, hasta tener la copia del acto de votación del jurado y poder hablar sobre la sentencia y su fundamento.

Ahora veo que se ha publicado el acta entregada por el jurado donde está expuesta la sentencia, y la verdad es que es, digamos, original, en el contenido y en la forma.

En cuanto al contenido –lo más importante—, podemos observar que entre otras lindezas, el jurado comenta que Francisco Camps y Costa no tenían poder de decisión en materia de contratación. Ya me dirán, si el President de la Comunitat y un alto cargo no tienen ese poder, que me expliquen quién lo tiene y por qué función se les paga.

También comentan que la relación que tenían los individuos Gürtel con los acusados era de carácter “meramente comercial”. Por supuesto, yo también intimo, quiero un huevo y llamo amiguito del alma a todos los dependientes donde compro.

Hacen referencia a contradicciones del sastre José Tomás, de hace más de dos años, y resulta que no dicen nada de que otros dos altos cargos de la comunidad valenciana se autoinculparon y que los propios acusados estuvieron a punto de hacerlo.

En fin, un acta que revela mucho del jurado, un acta que dice mucho, y no bueno, sobre este jurado popular. Y a esto podemos añadir cómo está escrito.

Camps Jurado ortografía

En primer lugar, rogaría que en los próximos juicios, los jurados populares tuvieran a su servicio un ordenador (con corrector de faltas de ortografía) o en su defecto, que se les consignara un cuaderno de dos rayas y un diccionario y la gramática de Miranda Podadera para que les despeje las dudas ortográficas.

De esta forma se podría evitar:

  • Que escribieran tan torcidos ya que al leerlo puedan provocar tortícolis.
  • Que tuvieran faltas de ortografía de primera magnitud (“faborable”, “tubiera”, o “hallan pagado”).
  • Que no concordaran bien los sujetos y los verbos.
  • Que no pusieran tildes. Faltan en palabras agudas (“declaracion”), en esdrújulas (“basandonos”) o en monosílabas (“mas”)
  • Que se inventaran palabras (Conselleria)

En fin, que quieren que les diga, después de una deliberación de varios días, una sentencia que es un despropósito en las formas, y lo más importante: en el fondo. Un resultado parcial y patético.

Y mientras tanto, ahora la cuestión que se dirime es el puesto que va a rehabilitar a Camps, que le devuelva “su honorabilidad”, puesto que ha sufrido mucho durante este tiempo y ha salido no culpable del juicio.

Que triste ver que un jurado que representa al pueblo pueda dictar una sentencia tan mal fundamentada y peor escrita. Con razón el interfecto en su intervención judicial, se puso en manos de sus conciudadanos.

Salud y República

9 comentarios:

Neogeminis dijo...

Sin opinar sobre la sentencia -de la que desconozco bien antecedentes y detalle- destaco tu aguda acotación sobre los requerimientos técnicos para futuros jurados en similares condiciones jejeje

"En primer lugar, rogaría que en los próximos juicios, los jurados populares tuvieran a su servicio un ordenador (con corrector de faltas de ortografía) o en su defecto, que se les consignara un cuaderno de dos rayas y un diccionario y la gramática de Miranda Podadera para que les despeje las dudas ortográficas."


un abrazo

José Vte. Verdú Gisbert dijo...

Por lo que parece, el miembro del jurado que, poco a poco, fue cogiendo la voz cantante, es bastante afín al PP.

Dilaida dijo...

Sigo un blog "O Bichero" que ayer sacó una entrada que yo le pedí prestada para poner en un lateral de mi blog. Eso es exactamente lo que yo pienso de la justicia.

http://obichero.blogspot.com/2012/01/xustiza.html

No quiero molestar a nadie por la forma, la presentación y el contenido de esa sentencia, pero ¿entre 9 personas la que mejor se defendía con la pluma era la que escribió la sentencia?.
Pienso que a partir de ahora cuando elijan jurados populares, tendrán que incluir por lo menos un miembro del jurado que escriba correctamente.
Bicos

Eastriver dijo...

Yo ya empiezo a estar acostumbrado. A mí se me antoja bastante a lo del Estatut, en ese caso con el Constitucional. En el fondo es lo mismo: hacen lo que les sale de las pelotas. Y los demás, a callarse.

Yo ya siento que la Constitución no me representa. Ahora esto con la justicia. ¿Qué hago? De momento seguir quejándome y compartiéndolo con los amigos que intelectualmente nos movemos en territorios semejantes. (Cuando pasan estas cosas voy volando a la casa de Carmen y a la tuya, porque me sirve para constatar que todavía hay gente en España con la que puedo estar de acuerdo)

Genín dijo...

No se, pero lo mas importante para mi es que la justicia, con minúscula, huele a podrido en toda la piel de toro...
Salud

Ciberculturalia dijo...

A estas altas horas de la noche, vengo a leerte. Lo de este juicio dará mucho que hablar. Ya empiezan a denunciar que cómo algunos medios sabían el contenido de la sentencia antes de anunciarlo en la Sala. Lo oí primero en la Sexta TV. Ya ni que decir del escrito, tanto en la forma como en el contenido.
Todo cutre al cuadrado.un beso nocturno

Corpi dijo...

Pero, ¿quién garantiza que si se les pone un ordenador, sepan utilizarlo? Yo más bien creo que deberían ponerles un secretario para que les redactara el acta. O mejor, para decir lo que dicen, mejor no hacen ni el acta; dictar el veredicto y punto.
Saludos

Txema dijo...

Pero, no es el jurado popular una de las mayores conquistas de la democracia?

Personalmente jamás he creído en ese sistema.

Un abrazo

RGAlmazán dijo...

Mónica me alegra de que te guste las condiciones que entiendo necesarias para los nuevos jurados. Besos

José Vte. Me temo que al final saldrán cuestiones más sucias.

Dilaida, que uno escriba mal no desautoriza una sentencia, pero si a las dudas existentes le unes la forma, la cosa queda en que ha sido cutrísima. Bicos.

Ramón, poco más podemos hacer que quejarnos.

Genín, sí, huele mal, pero que muy mal.

Carmen, cutre, pero que muy cutre. Una vergüenza. Besos

Corpi, me inclino más por la segunda solución. No me fío de los secretarios judiciales, pueden influir. Es preferible que canten la sentencia y que luego se escriba.

Txema, yo no deseo desacreditar al jurado popular, como institución, pero sí que habría que elegir los miembros con más cuidado y lejos de donde se han producido los hechos.

Salud y República