18 enero 2012

Espe Aguirre y su Metro barato

De nuevo debemos hablar de la lideresa. De sus actividades. Y es que cuando hablamos de la gestión de la C.A.M., estamos hablando de Esperanza Aguirre. Su forma personalista de cabalgar en la política le hace ser autora en primera persona de todo lo que pasa en la comunidad.
Su capacidad de retar a los ciudadanos y de echar un pulso a sus contrincantes no tiene parangón, es el sumun de la chulería.

Busca provocar, de forma que no hace sino dividir a los madrileños entre seguidores forofos y detractores que la detestan. Con ella no hay término medio.

Ahora la cosa ha ido con el Metro. El transporte público por excelencia en Madrid. Una ciudad contaminada, atascada de tráfico y sin apenas zonas peatonales. Bueno, pues la señora en ciernes ha decidido hacer publicidad del precio –de lo barato que es— del billete del Metro.



Y naturalmente lo hace a su estilo. O sea publicitando una verdad a medias. Habla del precio en España comparado con otro países. Una comparación falsa. En primer lugar, porque compara sólo con los que tienen el precio más alto, por ejemplo, no habla de Roma que el precio es de un euro, o de Beijing, México o Buenos Aires, donde el precio es muy inferior. Además, lo que hay que medir es el esfuerzo económico que supone el precio del metro sobre el poder adquisitivo de los madrileños. Como se lo ha demostrado algunos de los usuarios que le han corregido su publicidad, poniendo al lado los salarios mínimos.



Porque, ¿a mí qué me importa pagar la mitad por viajar en Metro, si resulta que gano la cuarta parte que un ciudadano de otro país? Esa, es la comparación que hay que hacer. Y ahí, la Espe y su equipo pierden la batalla. Su publicidad es, como viene a ser su actividad política, fraudulenta. Habría que ver, también, cuáles son los salarios medios de las distintas ciudades. Y la comparación que pueden ver en el montaje publicitario es diáfana:



Dos son los objetivos que perseguían Espe y Cía, por un lado, la publicidad engañosa por si cuela (sin duda, cuela en muchos madrileños) y, por otro, ir preparando al personal para una nueva subida --probablemente en abril—, puesto que pretenden hacernos creer que nuestros precios son “los más bajos”.
Además de la comparación anterior, hay cuestiones que afectan a la comparación del precio en el transporte público de Madrid. Por ejemplo:
  • En París el precio es por trayecto urbano, es decir, puedes coger el metro, bajar en una estación y allí subirte a un autobús que te lleva a tu destino sin pagar un nuevo billete. Hay otras ciudades que también disponen de esta ventaja. Esto aquí no pasa, si para llegar a tu destino necesitas metro + autobús pagas 2 billetes.
  • En Londres, el precio incluye trayectos de más de 30 kilómetros fuera de la “City”. Sin embargo, en Madrid, cuando sales de la ciudad, tienes que pagar el suplemento de otro billete, dentro del metro (p.e. en el caso de Rivas y de San Fernando, poblaciones que están a 15 Km del centro de la ciudad.
En fin, una vez más, nuestra querida condesa consorte ha vuelto a hacer de las suyas: tratar de engañar a los ciudadanos. Y a fe mía que lo consigue, porque ahí quedan los resultados electorales.

Salud y República

10 comentarios:

Perséfone dijo...

Me alegra ver que estamos en el mismo bando jeje.

¿Sabes? A su favor diré que me ha sorprendido muchísimo la reacción que ha generado su engañosa campaña publicitaria, aunque seguro que no es ni de lejos la que ella esperaba.

¡Al fin alguien es capaz de revolucionarnos y sacarnos de ese sopor en el que parecíamos estar sumidos los madrileños! Por mí que lance todas las campañas que quiera si todas ellas van a generar este tipo de acogida, aunque sólo sea entre sus detractores. Por algo se empieza.

Por cierto, se están recogiendo firmas para pedir el cese de esta campaña. Quizás te interese.

Un saludo.

Felipe dijo...

Ayer en el Intermedio emitieron un reportaje sobre cómo les parecía a distintos ciudadanos de Madrid la tarifa del Metro.

Dentro del sentido ácido para la crítica de dicho programa escogieron para preguntar dos barrios de Madrid:un barrio obrero y otro de gente "fina".

Mientras que los primeros hablaban de lo caro del billete(se veía que eran personas que lo cogen todos los días) en el otro barrio se señalaba que era muy barato,a pesar de que casí nunca lo habían tomado.

Como ves,hay un tipo de ciudadano madrileño que yo creo que ni sabe que existe el Metro pero que opina que es baratísimo.

Me llevé un cabreo de órdago.El currito que lo coge todos los días para su trabajo y las "señoronas" y "señorones" que no lo utilizan y opinan tan indecentemente.

¡Salud y República!

María A. Marín dijo...

Desde la más lejana periferia, yo no tendría ni que opinar.
Pero es lo que te comenta Felipe, los que lo usan habitualmente son los que sufren la gran mentira, a los demás les importa bien poco el precio de una medio que no utilizan, por tener su crossover para todo.
Aquí en Chipiona, no hay bus y los que vivimos fuera del pueblo nos tenemos que hacer a la idea que o tu coche o nada.
En fin...

Besos

Genín dijo...

Hacen lo que les da la gana, dejan su comunidad en ruinas como el Cams de Valencia,los juzgan por corruptos pero da igual, ganan por malloria...
Así no vamos a ningún sitio, bueno si, a la...no lo voy a decir porque huele mal.
Salud

mariajesusparadela dijo...

Pero la pintada con los sueldos, la pone en su lugar.

Dilaida dijo...

El metro y otras bagatelas están reservados al estado llano, ¿qué le importa a la condesa, o marquesa, o lo sea, si este estamento pasa hambre o no llega a fin de mes?
Bicos

Ciberculturalia dijo...

No me había enterado de la campaña y es que he visto muy poca televisión estos últimos días porque ando poco por casa. Pero el dato de asociarlo al poder adquisitivo es lo definitivo. Voy a ver el enlace que recomienda Perséfone para recogida de firmas y obligar a que retiren la campaña.
Besos

Víctor C. dijo...

La publicidad demagógica está a la orden del día. Lo peor de todo es que se llega a convencer al ciudadano medio, el cual no suele contrastar datos y en consecuencia se queda con la verdad a media y la da por válida.


Hagamos un análisis algo pormenorizado:

Salarios Medios:
Alemania 41.691 €
Francia 29.047 €
España 20.438 €

Precio de los billetes de metro:
París: 1,70 €
Berlin: 2,30 €
Madrid: 1,50 €

Haciendo cuentas el billete en Berlin es 1,53 veces mayor que el de Madrid, y el de París es 1,13 veces el de Madrid. Veamos en salarios medios: El salario medio en Berlin es 2,04 veces el salario medio de un Madrileño y el Salario medio en París es de de 1,42 veces el salario medio de un madrileño.

Atendiendo a estos cálculos, para que a un madrileño le saliera el billete de metro igual que le sale a un Berlinés, el billete de metro de Madrid debería costar 1,12 € en vez de 1,50, por lo tanto nuestro billete de metro es 1,4 veces más caro que el billete de metro de Berlín. En París ¾ de lo mismo. Para que el billete de Madrid valiera lo mismo que el e París, el de Madrid debería costar 1,19 €, y no 1,50, por lo que el billete en Madrid es 1,2 veces más caro que el billete en parís.

Conclusión, el metro de Madrid es carísimo!

Un saludo Rafa.

RGAlmazán dijo...

Perséfone, es una campaña hecha para engañar. Y en mucha gente lo consigue.
Ya he firmado.
Un beso

Felipe, lo vi. Y sí, de acuerdo. Los que hablaban bien y decían que era barato eran los que no lo cogen casi nunca.

María, sí, es como dice Felipe. Besos

Genín, sí, huele mal.

María Jesús, así es. Lo que ocurre es que mientras que en su campaña se gasta mucho y llega a todo el mundo, lo otro llega sólo a unos pocos. Bicos.

Dilaida, sí, utiliza el Metro como recurso electoral, para que le voten los que no lo cogen, que son bastantes, gracias a la campaña publicitaria.
Bicos

Carmen, yo no lo he visto en televisión. Lo he visto en el Metro, en vallas. No pongo TeleMadrid, ni borracho.
Besos.

Victor C., había hecho esas cuentas, pero me parecía que era cargar mucho de números la entrada y no las añadí. Te agradezco que las hayas puesto tú.

Salud y República

marguitx dijo...

Hace ya tiempo que vengo rumiando sobre este tema.

En menos de 10 años el ciudadano ha sufrido un incremento del 100% en las tarifas de los abonos de transporte del consorcio. Por poner un ejemplo, el B2 costaba entre 30 y 35 euros allá cuando yo estudiaba (no hace tanto puesto que licencié en 2004) y ahora el mismo billete mensual cuesta unos 67 euros si no recuerdo mal.

Centrándonos en METRO, que es de lo que estamos hablando, no sé si recordáis que hubo un tiempo en el que, de nuevo, no hace tanto, el billete sencillo costaba 1 euro y el bono de 10 viajes 7.40. Esto era razonable ya que obtenías una ventaja de comprar 10 billetes en lugar de uno. Hace dos años subieron el bono de 10 a 9.40. ¿Dónde estaba el ahorro? Escribí las oportunas quejas y la respuesta fue que no habían subido el billete sencillo, a lo que volví a responder que si me habían tomado por tonta ya que, no hace falta saber de marketing para cazar al vuelo una estrategia de subida de precio del billete sencillo que apoyara tal improperio.

Agosto, 2011 y voilà, sencillo a 1.50. De nuevo podrían responderme desde la consejería que no han modificado el precio de otros productos como el billete de 10 viajes para, de alguna manera, fomentar el uso del transporte público. Frente a 1.50 euros de billete sencillo, cualquier mente plana concluirá que es mucho mejor hacerse con el bono de 10 a 9.40 euros.

No solo es cierto todo lo que comentas sino que además me alegro de que haya cierta conciencia. Es una pena hablar casi de cualquier asunto que concierne a la Comunidad de Madrid, y para muestra un botón: http://humanistaidealista.wordpress.com/2011/09/21/estrategias-de-manipulacion-i-la-cam-recortes-en-educacion/ pero también es cierto el apoyo que cada año recibe esta Administración sangrante e infame. Entre los mismos empleados de METRO una señorita muy poco amable no fue capaz de facilitarme el acceso a la reclamación oportuna que quise interponer a METRO cuando, y sin publicidad alguna (que quede claro, muchos todavía no lo sabrán) cancelaron el servicio de pago por tarjeta en las máquinas expendedoras. No es correcto, siguen manteniendo esa opción de compra, pero con la condición de que la compra mínima sea de 5 euros. Sí, puede parecer cutre que alguien, como es mi caso, suela abonar 1.5 euros con tarjeta, pero lo cutrísimo del tema es que primero, me obliguen a comprar un bono de 10 en caso de no llevar dinero y segundo, que esto derive del muy probable gasto en el que incurrirá METRO de las posibles comisiones que tenga de realizar pago por datáfono con cifras menores a "equis" y que, como comprenderéis, no solo no son problema del usuario sino que tienen su origen en las comisiones de un sistema financiero corrupto y explotador.

Ea! pues como te dice Perséfone, a mi también me alegra estar en vuestro bando.

Salud.