13 febrero 2012

La reforma laboral: hacia la esclavitud

Ya he escrito el sábado sobre ello, pero es tanto el agravio de esta reforma contra los trabajadores que creo necesario volver a la carga, porque representa la supresión de gran parte de los derechos laborales. Han dinamitado el Estatuto de los Trabajadores.

Parece que todas las críticas van hacia el abaratamiento del despido. De una gravedad extrema, pues pasa de una indemnización de 45 días por año trabajado hasta 42 mensualidades, a –en la mayoría de los casos— 20 días por año con un máximo de 24 mensualidades. Y afectando a todos, en el caso de los más antiguos en la empresa, personas mayores, la situación se agrava.

Así, por ejemplo, a una persona que gana 1500 euros al mes y tiene 30 años de antigüedad, un despido improcedente le suponía una indemnización de 52500 euros hasta ahora. Con esta reforma laboral, donde la procedencia del despido la dicta la empresa y puede ser por razones múltiples, un despido de la misma persona le supondrá una indemnización de 24600 euros, o sea menos de la mitad, un 53% menos.

Y siendo esto grave hay otras cuestiones que también lo son en esta agresiva reforma laboral. Por ejemplo, la empresa podrá unilateralmente modificar las condiciones de trabajo de sus empleados cuando existan probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción –o sea casi cuando quiera—, y en esas condiciones que puede cambiar entran: la jornada y el horario laboral, el régimen de turnos y el sistema de remuneración, entre otras. Así es que te pueden partir el horario, cambiarte el turno cuando quieran y modificarte el sistema de remuneración, lo que puede suponer que te bajen en sueldo.

Por otro lado, si el empresario entiende que un trabajador no cumple lo suficiente, le puede bajar el sueldo y éste podrá optar por aceptar esa bajada de salario o la indemnización de 20 días por año.

Además las pequeñas empresas tendrán que negociar, al margen del convenio de sector, directamente con el empresario. Imagínense la fuerza que pueden tener cinco, siete o diez empleados para negociar directamente con el dueño. Es otra regresión de los derechos y el sueldo de los trabajadores.

Pues todo esto, y lo que venga, después de haber manifestado por activa y por pasiva que ellos no abaratarían el despido. Otra mentira vil, que unida a la de la subida de impuestos hace que la credibilidad de este gobierno sea nula. Es más, habrá que esperar desde ahora que hagan lo contrario de lo que han dicho, y probablemente acertemos.

Aquí les dejo con un vídeo, sacado de un informativo de la Sexta, jugoso, que empieza con las nefastas consecuencias de esta reforma y que termina demostrando que los peperos han mentido:

Si el PSOE abrió el melón, con la anterior reforma y todas las otras rebajas sociales, el PP, en un mes y medio, lo ha dinamitado. Nos quieren llevar a la absoluta esclavitud. Por ello, tenemos que oponernos con nuestra fuerza. El calentamiento de motores empieza en la manifestación del próximo domingo 19. Si ese día, en la calles españolas somos millones, y no miles, este gobierno sabrá que hay una respuesta. No podemos faltar.

Salud y República

P.D. Si quieren tuitear esta entrada o cualquier otra que se refiera a esta maldita reforma, no se olviden de añadir los hastag #reformaagresiva y #19F

11 comentarios:

Dilaida dijo...

Vamos hacia la sociedad estamental de épocas históricas y como esto no sea frenado, acabaremos trabajando para ellos por la comida.
Mientras siguen gastando dinero en cosas inútiles, aquí en Galicia, el pozo sin fondo del Gaiás y recientes ayudas a la estación de esquí de Manzaneda, que desde que está en funcionamiento siempre cerró las temporadas con grandes pérdidas.
Bicos

mariajesusparadela dijo...

Porque la nieve está en Trevinca, no en Manzaneda (pero los terrenos de Manzaneda eran de personas conocidas ¿no?).
Así se escribe la historia de este país.

Felipe dijo...

Yo percibo que en la sociedad hay mucho miedo;miedo,en parte justificado,por si los echan de su puesto de trabajo y ahora con este varapalo la gente se asustará más.

El amedrantamiento de los trabajadores será muy grande y éstos,por distintas circunstancias personales,tragarán y tragarán porque no les queda otra ya que,al parecer,hemos desistido de hacer la Revolución.

Saludos

Genín dijo...

Ya es que me pone de mala leche leer sobre el tema...
Salud

Antonio Rodriguez dijo...

Ya sabes cual es mi opinión. Esta reforma laboral solo sirve para establecer el despido libre y gratuito, dar un poder imnomodo a los empresarios, debilitar a los sindicatos y precarizar aún mas el mercado laboral.
Ante eso solo cabe movilización. El problema es conseguir sacar a los trabajadroes a la calle. El domingo es el primer test, si sale mal nos podemos ir olvidando y esperar tiempos mejores.
Salud, República y Socialismo

Isabel Barceló Chico dijo...

No será porque la gente de este país no estaba avisada... A mí no me sorprende nada esta reforma ni mucho menos que nos hayan entregado atados de pies y manos a los empresarios. Muchos votantes tendrían que reflexionar ¿no? Aunque ahora, es difícil poner remedio. Veremos qué pasa en las autonómicas andaluzas. Saludos cordiales.

Dean dijo...

El 19 pondrán un pardito de fútbol en la tele y la gente ni se enterará de que cuatro perroflautas están en la calle protestando. Cuando la mayoría absoluta despierte (si es que llega a despertar algún día), será demasiado tarde.
Un saludo.

Txema dijo...

Es un disparate que no servirá para crear empleo, como ya ha dicho Montoro mismo, sino para crear más desempleo.

Si aplaude merkel, no puede ser buena.

saludos

Ciberculturalia dijo...

No me extaña que sigamos escribiendo sobre este tema. Como bien señalas es la reforma de la esclavitud. Por cierto la manifestación del domingo es a las 12 h.
Besos

javi dijo...

Ya no habrá empresarios y trabajadores, desde ahora serán amos y siervos.

Si no somos capaces de soltarnos el yugo todavía será peor.

RGAlmazán dijo...

Dilaida sí, vamos para atrás como los cangrejos. Y cualquiera sabe cómo terminaremos. Bicos

María Jesús, ya sabes que la historia la escriben los vencedores, y nosotros somos del otro bando. Bicos

Felipe, yo también creo que hay mucho miedo. Sin embargo, tenemos que hacernos oír y ojalá que sepamos cerrar la puerta al miedo y tirar para adelante. Eso es lo único que puede cambiar esto.

Genín, no me extraña.

Antonio, pues mi opinión, como sabes, es la misma.

Isabel, a mí tampoco me sorprende nada. Pero me indigna igualmente. Y me temo que en las andaluzas se cumplan los pronósticos.
Besos

Dean, te veo pesimista y es para estarlo. Pero hay que intentarlo. No nos rindamos.

Txema, es simplemente mala. Mala de solemnidad para los trabajadores, claro.

Carmen, allí estaremos, a las doce para llenar la calle. Ojalá que sea multitudinaria. Besos

Javí, así lo veo yo. Hay que luchar para soltarnos el yugo.

Salud y República