24 febrero 2012

¡Adiós #Público! ¡Adiós amigos!

He seguido Público, desde que nació. Y hoy me acabo de enterar de que su edición de papel no ha podido resistir la crisis y el domingo saldrá su último número.

Fue una inyección de aire fresco, de aire progresista, en un mundo donde hacía tiempo que El País había abandonado, por razones de mercado, su ideología progresista.

Desde ese momento fue, dentro de los diarios, mi referencia. Y allí empecé a disfrutar de uno de los más grandes columnistas que tuvo este país, Javier Ortiz, hasta que desapareció. Con él, Manolo Saco, Javier Vizcaíno o el gran Rafael Reig me servían de guía. Todos conducidos por la mano de un director joven y gran periodista, además de bloguero, como Nacho Escolar.

Después vinieron muchos otros, Isaac Rosa, Nativel Preciados y últimamente, Luis García Montero, Sabina, Berto y Wyoming, y tantos que no puedo enumerar a todos. Entre los periodistas de la casa, quiero mencionar a Juanma Romero que trataba las noticias de Izquierda Unida, y lo hacía con conocimiento y buenas maneras.

No siempre compré el diario, pero sí que lo he consultado todos los días en Internet. Parece que la edición digital va a seguir, aunque no se sabe ni por cuánto tiempo ni en qué condiciones. El hecho de no haber mantenido el diario en papel, hace pensar que las dificultades no serán pocas.

Hoy es un día gris, triste para la democracia de este país. La derecha mediática –casi toda—, estará brindando con champán. Como lo hará seguramente PRISA, que pensará que esta muerte le supondrá un aumento de lectores a El País. Sin embargo, hoy es un mal día para la pluralidad informativa. El vacío que deja Público no será fácil de llenar. Al menos hoy no hay sustitución posible en los quioscos.

PúblicoSiento enormemente este final. Siento que hemos perdido otra batalla. Y cada vez está más cerca el final de la guerra. Por desgracia, todos sabemos quienes van ganando.

Lo ocurrido con Público, no deja de ser un reflejo de lo que ocurre en nuestra sociedad con la crisis. Perdemos los de siempre; los que no hemos provocado la crisis, pagamos los platos rotos. Pero no podemos quedarnos llorando.

Primero fue Diario16, después El Independiente, más tarde Liberación, hoy Público. Mientras que por el otro lado nacen nuevas estrellas y el panorama de la izquierda mediática, actualmente, es desolador.

Hoy el único diario que afrontaba la crisis desde posiciones progresistas y publicaba las salidas alternativas de la misma –seguro que eso le ha costado gran parte del fracaso comercial: falta de publicidad—, se ha quedado en la estacada.

Público no saldrá el próximo lunes. Pero haremos que su edición digital siga en pié. Que al menos nos quede esa ventana de aire fresco. Afortunadamente existe Internet y eso no nos lo pueden quitar, ¡esperemos! En adelante, quizá deje de comprar diarios en los quioscos. Pero no dejaré de consultar y leer Público y otros medios progresistas en sus ediciones digitales.

¡Maldita sea esta crisis y quienes la han creado! Pero dicho esto, hay que volver a empezar. No nos podemos permitir el lujo de rendirnos. Con Público cerramos todos un poco, pero aunque cueste, hay que resucitar.

Mis mejores deseos para estos grandes profesionales que han hecho de este periódico un ejemplo de información alternativa. ¡Gracias, mucha mierda y adiós, amigos!

Salud y República

10 comentarios:

Mª Mercè dijo...

Yo no lo había comprado en papel, pero sí que lo leía a diario por Internet, igual que otros periódicos.

Me sabe mal, por la cantidad de personas que se sumarán a los que ya están con problemas económicos.

Petons, Rafa.

Eastriver dijo...

Las noticias son como para estar desolados. En los primeros años zapateristas (o zapateriles, que no zapatistas) algunas noticias nos llenaban de esperanza. Público, Cuatro, la Sexta, se proponían como espacio de encuentro y de información de las izquierdas, y además en algunos casos, como Público o La Sexta, desde un punto de vista que a mí me gustaba mucho. Fíjate bien, ya no queda ninguno de ellos.

Yo opino que un diario de izquierdas es posible, pero bien hecho (me refiero desde el punto de vista económico y editorial). Los promotores se endeudaron hasta las cejas para conseguir partidos de fútbol para la cadena, y se veía venir que la cosa no iba a poder durar, como así ha sido. La Sexta se ha vendido, Público desaparece. Desolado, porque una vez más a la mala leche de la derecha se suma la tropelía de la izquierda que se traiciona a sí misma.

En catalán hay un periódico que me gusta bastante: se llama Ara y es un poco independentista, pero yo no lo leo por eso, o no solamente, sino porque tiene una cierta mirada crítica que me recuerda un poco al ya añorado Público. No sé si económicamente funciona, pero de momento no se oyen palabras de alarma: es más, va a abrir delegación valenciana, que será también divertido, porque ya me imagino los berrinches de nuestra amiga Rita cuando comience a leer en los quioscos lo de Pais Valencià...

Rafa, es una pena lo de Público, pero una pena enorme porque era de lo poco que podía leerse en prensa. Yo no pierdo la esperanza de un proyecto periodístico tipo Público pero con más vocación de servicio y menos vocación de negocio.

Carol dijo...

¡Hola Rafa!Quiero darte las gracias por tu amable comentario en mi último post. Me ha alegrado mucho tu visita.

Yo también he oído hoy en la radio que Público no va a salir más en papel y me ha dado mucha pena porque es un periódico que hemos comprado desde el año pasado que conocimos su existencia y me podía fiar de su veracidad, y no como esos otros que difaman, tergiversan y nunca pagan factura.

Un abrazo Rafa.

Dilaida dijo...

Tu lo dices, por el otro lado ninguno se hunde. Eso es muy significativo.
Lo seguiremos leyendo en internet.
Bicos

Antonio Rodriguez dijo...

Es una gran perdida. La información veraz y progresista se queda huerfana.
Salud, República y Socialismo

Genín dijo...

Vengo de ver vídeos de como las gastan los fascistas uniformados con el "enemigo" estudiantil en Valencia, y vengo triste, verás como nadie dimite, es una vergüenza, y ahora esta noticia, aunque ya la sabia, en fin hay días nada felices, como este.
Salud

Guanarteme dijo...

Estoy deprimido. Aunque se esperaba de un momento a otro, cuando llega uno se derrumba. Tengo el primer número y no se si podré tener el último. Aunque no lo compraba todos los días y, más ahora que no lo conseguía donde vivo, fallaba pocos días a devorarlo en internet.

Ha escrito usted un excelente post. No hay que decir mucho más, meditar o salir a darse un paseo, aunque son las dos de la madrugada y es piñata del carnaval.....

Mi solidaridad con todos los trabajadores del periódico.

Saludos.

Dean dijo...

Quizás el más sólido recuerdo de mi infancia es la imagen de mi padre que llega a casa con el periódico bajo el brazo y yo esperando que me vaya dando los cuadernillos que él va leyendo. Leo mucha prensa digital, pero soy un fanático de la prensa escrita; no imagino los domingos sin ese periódico gordo. Una gran pérdida la de Público; ¿será que la mayoría absoluta prefiere leer ABC?
Un saludo.

RGAlmazán dijo...

Mercè, una pena. Petons

Ramón, hay un tema importante, este mundo está en la órbita capitalista, y la cuestión comercial es fundamental. Es muy difícil mantener un medio de comunicación de izquierdas, porque la publicidad viene de empresas, y éstas prefieren medios que las cuiden y traten bien, sin que las critiquen.

Carol, sí es para sentirlo. Una pena. Un beso.

Dilaida, Intereconomía pidió dinero para mantenerse, hace ya tiempo y creo que tiene una deuda más alta que Público, al igual que El Mundo, que debe el doble de Público. ¿Por qué mantienen deudas a otros grupos y no al de Público? Habría que preguntárselo a los Bancos, esos amigos que tanto hacen para que salgamos de la crisis.
Bicos.

Antonio, así es.

Genín, sí, un día gris, muy gris.

Guanarteme, sí, es para estar triste. Nos hemos quedado sin papel a la izquierda. Menos mal que la Red nos permite que haya medios de izquierdas y que puedan mantenerse. Indudablemente la pérdidad de Público es una pérdida para la libertad de expresión y la democracia.

Dean, sin duda la gente prefiere otros diarios, pero esa no es la cuestión. Público tenía una tirada mayor que La Gaceta y cercana a La RAzón. El tema de la publicidad es determinante.

Salud y República

~~Esfera Comunista~~ dijo...

Por lo menos queda la edición en digital, que no es poco. Yo pienso que al quedarse sólo la edición digital le darán mucho más impulso y se volcarán más en ella.