12 febrero 2012

Al mal tiempo, buena cara

El tiempo en la Kabila tarraconense es malo. Quizá el peor invierno que recuerdo. Y no tanto por el frío, que también. Sobre todo por el viento frío. Ráfagas continuas de más de sesenta km/hora, desde hace quince días.

Pero también me refiero, cuando hablo del mal tiempo, de los momentos que corren por este país llamado España. Malos tiempos, desgraciados tiempos, donde el cazador es cazado, y donde los poderosos se relamen de las miserias de los más débiles. Donde las reformas se hacen para beneficiar más a los de siempre y donde la Justicia invierte la culpabilidad en las sentencias, tildando al culpable de inocente y condenando, por envidias, miserias e ideología, a quien trata de desenmascarar a los verdaderos culpables.

Eso es así, pero esa miseria y desvergüenza no ha de condenarnos al abismo. Que no nos cambien. Ni nos rendimos ni nos van a quitar lo más preciado: vivir decentemente. No es incompatible cabrearse ante tanta injusticia y a la vez, tratar de vivir el día a día con nuestros mejores gestos, con humor, con compañía agradable, con ganas de luchar, con ilusión, con utopía.

Si hay algo que ellos querrían es que nos rindiéramos y nos amargáramos. Que nos dejáramos llevar y que nos sometiéramos a sus malas artes. Si pueden lo impondrán, pero no nos daremos por vencidos.

Y mientras tanto, que no nos quiten los buenos momentos. A pesar del mal tiempo, con un cielo diáfano y unas montañas limpias, los almendros florecen y anuncian una nueva primavera:

DSCF6629

En Kabila, el doce de febrero: almendro en flor

Y a pesar de estos canallas, no voy a dejar de celebrar que la vida tiene cosas maravillosas, como esta estupenda costumbre catalana de la calçotada:

DSCF6625

En Kabila, con amigos y “con los calçots en la boca” (aunque no aparezca, yo estaba allí, haciendo la foto)

Hay que luchar, pero también hay que vivir. Y hacerlo lo mejor posible. Así es que, yo quiero seguir en la brecha y no van a conseguir deprimirme. Al revés, seguiré haciendo lo mismo, pero ahora, mi repulsa ante esta gentuza y mi lucha por combatirlos, si cabe, será mayor. Que no nos apaguen, que es lo que quieren.

Salud y República

18 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Estoy contigo y pienso como tu: seguiremos gritando que no estamos de acuerdo, pero no vamos a consentir que nos amarguen la vida.

María dijo...

Ole y ole.
Por eso mismo ayer fuimos a divertirnos a la calle, de lo cual he dado testimonio gráfico en mi entrada de hoy.
Algún día probaré esos calçots...

Besos

Mª Mercè dijo...

Sí, Rafa. No nos callarán!!

María, como pruebes los calçots vas a conocer uno de los sabores más auténticos de mi tierra.

Un petó, Rafa.

Eastriver dijo...

Haces bien... Y la foto, graciosísima: uno no sabe si están todos rezándole a las alturas para que cesen tantos improperios, jajajaja.

Perséfone dijo...

Que así sea, compañero. Nadie nos va a quitar las ganas de vivir.

Preciosa la foto, por cierto.

Un abrazo.

Dilaida dijo...

Eres muy buen fotógrafo, has sabido captar el momento. Al principio me pasó como a Ramón, me estaba preguntando que habría en el techo.
Ah, tienes toda la razón, entre cabreo y cabreo, hay que tomar la vida con filosofía y aprovechar cada momento.

No sé si te enteraste que hace dos días, en A Coruña se iba a celebrar un juicio que al final quedó aplazado. Lo más gracioso es que van a juzgar a Carlos Callón, presidente de "A Mesa pola Normalización Lingüística", porque criticó al juez decano por no usar el topónimo correcto de A Coruña, aprovado por lei. Ahora, resulta que el que no respeto la ley fue el juez, pero el que va a ser juzgado es Carlos Callón.

Este es el articulo que escribió Manuel Rivas en el País
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/01/26/galicia/1327604103_050027.html

Este es el blog de Carlos Callón
http://www.carloscallon.com/2012/02/auto-de-fe.html
Bicos

Dilaida dijo...

Aprobar y por supuesto aprobado. Perdón, la manía de no leer lo que escribo, hace que le esté dando patadas a la ortografía constantemente.
PERDÓN

Daalla dijo...

Estoy tan de acuerdo contigo que leerte me ha traido a la memoria la estupenda canción "Hay que vivir" de Joan Baptista Humet. Estoy incluso escuchándola ahora para que me ayude a no amargarme ni rendirme ante tanto desafuero.
Salud y República

Felipe dijo...

Claro que vamos a seguir viviendo con la decencia de siempre,con la alegría de siempre,con la voz alta de siempre.......pero nos lo están poniendo muy difícil,mucho.

Saludos

José Vte. Verdú Gisbert dijo...

La flor de los almendros viene a decirnos que la primavera está cerca, que los fríos y malos tiempos están a punto de terminar. Seamos como los frutales, no dejemos nunca de cumplir con nuestra obligación, por mucho frío que haga.

Martine dijo...

Sí Rafa, hay que intentarlo, por muchas trabas que se nos pongan.. no hay como una "Bona calçotada amb la seva salsa"y buena compañia..

Besos.

Genín dijo...

Si Rafa, pienso como tu, a mal tiempo buena cara...
Salud

Ciberculturalia dijo...

No me extraña que se te pongo buena cara con esos calçots. Pero se que algún día no muy lejano yo también los disfrutaré.
Por supuesto que no dejaremos que nos quiten la sonrisa.
Besos con envidia

Txema dijo...

Me anima ver tu actitud. Pero me parece que las cosas van francamente mal.

Un abrazo

Antonio Rodriguez dijo...

Quizas toda esta situación tenga un lado bueno: el recuerdo de nuestra juventud cuando luchabamos por conseguir las libertades democráticas. Ahora nos toca defender esas libertades que entonces conquistamos.
¡Vaya envidia de calcotada!
Salud, República y Socialismo

Dean dijo...

Esperemos que esta tormenta pase pronto.
Un saludo.

Atalanta dijo...

Es difícil para muchas personas, que lo están pasando muy mal, poder poner una sonrisa en sus labios.

Me gusta lo de morir de pie, antes que vivir de rodillas.

Rafa, en mi caso hoy, me he comido un lenguado a la plancha, en la playa de Isla Cristina (Huelva), que estaba pá morir de gusto, de las coquinas pá que hablar.

Salud compañero

RGAlmazán dijo...

Pues sí, luchar y no amilanarse es compatible con mantener una actitud vital, aunque la tormenta persista.
Gracias a todos por vuestros comentarios.
Besos y abrazos a repartir.

Salud y República