11 agosto 2009

Honduras: todos contra la dictadura

A pesar de la repulsa mundial, a pesar de las condenas internacionales, Honduras no ha recuperado Honduras 1su estado democrático. Hoy la dictadura militar es la que está instalada en el poder. Mientras tanto se está intentando desde Costa Rica, avalada por los EE.UU., una solución negociada. Lo que da ventaja al dictador.

Cuando una dictadura se apodera del poder a la fuerza no sirven los paños calientes, hay que apostar claramente por el Estado de Derecho y por la vuelta al estado anterior. Todo lo demás es dar ventaja a los golpistas. Y eso es lo que está ocurriendo con Honduras.

Desde Costa Rica se está intentando una solución equidistante y aquíHonduras 2 no valen las equidistancias. Hay que devolver el poder a quien lo ganó en las urnas, todo lo demás son contemplaciones que ayudan a consolidarse al golpista. El tiempo juega a favor del dictador que se va instalando en el poder y cada día va ganando una pequeña batalla.

No valen términos medios, o se está con la democracia o se está con la dictadura, no existe la "demodura" o "la dictocracia". Por lo tanto hay que ayudar a restablecer la democracia en Honduras, y eso pasa por forzar al gobierno dictador a que se retire y deje al país en manos del presidente Zelaya, expulsado a golpe de fusil de su país.

Por ello, hoy se ha convocado, respondiendo a una llamada de Vía Campesina, una manifestación, éste es el cartel.

Honduras manifestación

Unámosnos todos para que Zelaya y la democracia vuelvan a Honduras, lo antes posible.

Salud y República

p.d. Han hablado también sobre Honduras: Alberto, Àngels, Líber, Lidia, Ceronegativo, Hugo, Leire, Luis,

6 comentarios:

SaiZa dijo...

Pues unámonos todos para que pronto se restablezca la democracia en Honduras y que nunca más otra dictadura empañe la Memoria y vidas de la gente que quiere vivir en paz. Un beso

Miguel Alvarez dijo...

Ser demócrata y de izquierda supone pedir la restitución de Zelaya a su puesto de presidente. Eso es innegociable y por lo tanto estoy de acuerdo con lo escrito.
Pero ser de izquierda no significa ser “zelayista”. Dudo mucho que Zelaya sea de izquierda. Ha desoído a su partido (Partido Liberal), al Fiscal General de la República, al Congreso de los Diputados y a la Corte Suprema. Vuelvo a repetir que desconozco la constitución de Honduras pero supongo que algunas competencias tendrán estas instituciones y no sé si entre esas competencias figura la de destituir al presidente de la república. Del mismo modo, no sé si entre las competencias del presidente figura la de convocar un plebiscito sobre la supresión o modificación de algún artículo de la constitución.
Zelaya tuvo la oposición de su partido cuando después de ganar las elecciones se declaro de izquierda y socialista. Contradijo por lo tanto, toda su trayectoria anterior de sostén y soporte del negocio familiar. Su padre fue condenado por torturar y asesinar a 14 dirigentes campesinos. El propio Zelaya armado hasta los dientes se fotografío en esa época.
Vuelvo a reiterar lo dicho anteriormente. Ser demócrata de izquierda y socialista significa pedir la vuelta de Zelaya a la presidencia, si su alejamiento de ella se ha hecho vulnerando la constitución hondureña que, vuelvo a reiterar, desconozco pero de esto a concluir que Zelaya es una buena persona de “izquierda”, creo yo, va un abismo por muy aliado de Chávez que sea.
Hay izquierdas e “izquierdas” en América Latina, entre los primeros se encuentran Lula, Tabaré y Correa. Entre los segundos el más significativo es Chávez.
Desde la izquierda, y esa es mi divisa, el logro de un fin no justifica los medios. El problema en América Latina se llama reelección tras el período que marca la constitución salvo que busquemos soluciones a la “argentina”.
Ah¡ por último, lo vuelvo a reiterar para que no quepa lugar a dudas: Zelaya debe ser restituido si los órganos que lo han destituido no tienen competencias para ello, que creo yo que no las tiene. Del mismo modo, a Zelaya se le debe permitir la vuelta a Honduras. Por pura democracia.
Creo yo que a la izquierda se nos va la mano en un cierto quijotismo y a veces, somos bastante sensibles a la demagogia populista de “izquierda”.

Miguel Alvarez

m.eugènia creus-piqué dijo...

Me uno tambien para conseguir esta democracia usurpada en manos de estos golpistas, no es que Zelaya sea un dechado de virtudes pero es el Presidente del país escogido democraticamente.Besotes.

Selma dijo...

Por descontado mi adhesión, no forzosamente a Zelaya... PERO EN CONTRA DEL GOLPE DE ESTADO, DE LAS DICTADURAS, DE TODAS ELLAS!

Un beso, Rafa!

RGAlmazán dijo...

Hola Saiza, sí ese es el deseo de que se restablezca la democracia. Un beso.

Miguel, yo no soy Zeliyista, sólo intento que se restituya, sin ambages, al presidente que fue electo democráticamente. No se trata de defender a Zelaya, pero el plebiscito no era vinculante. Ademas No creo haber dicho que es una buena persona y un izquierdista de pro. En lo de Chavez no estoy de acuerdo, reconozco la peculiaridad del personaje pero los índices económicos y socio-culturales han mejorado sensiblemente desde que él está, a pesar de tener a todos los medios en contra, sobretodo la progresista PRISA que no hace sino machacarle por intereses absolutamente comerciales.
Y en cuanto a la reelección, que quieres que te diga, si quieres nos podemos preguntar cuántas veces hemos elegido y eligiremos al rey. O las veces que han sido elegidos políticos como Chaves o Ibarra o Gallardón o... Y aquí se ve normal y sin embargo, allí no es posible la reelección ¿cómo se come eso?
Un saludo, compañero.

Geni, efectivamente independiente de lo que se piense de Zelaya, hay de derrocar el golpe de estado. Un beso.

Selma, de acuerdo, de eso se trata, que vuelva Zelaya, no por él, sino por volver a una situación democrática.

Salud y República

Miguel Alvarez dijo...

Abusando de tu hospitalidad quería hacer unas precisiones sobre lo dicho por mí.

Decir que la mayoría de las constituciones latinoamericanas tiene su inspiración en la de Estados Unidos que a su vez, se inspiraba en la francesa de la revolución.
En todas ellas figuran o figuraban limitaciones en los mandatos presidenciales. Todas ellas son presidencialistas. Ej; La de Argentina ( Art. 90), la de Honduras (Art. 239). (Atención igualmente en esta constitución al art. 215 apartados 15 y 20.
Aún así pienso que ninguno de estos supuestos del artículo 215 implicaría la salida de Zelaya como presidente y por ello no estoy de acuerdo con su remoción y que por la tanto debería volver a ejercer el cargo. Ahí se han pasado y por lo tanto existe, a mi juicio, una usurpación de la presidencia.
La limitación de mandatos tiene su lógica, según el constitucionalista Molina, en:
“¿Por qué? Porque el ejercicio del poder en democracias con institucionalidad débil le permite a quién lo detenta abusar de los recursos del Estado para mantenerse en el poder, y para obtener ventajas electorales”
Este pensamiento es el que animó a los redactores de las constituciones antes mencionadas, lo cual no puede ser óbice para que sea el propio pueblo el que se pronuncie sobre si cambia o no las diferentes constituciones en estos aspectos.
Sobre la monarquía española, defiendo la posibilidad de que mediante la reforma constitucional correspondiente se habilite una disposición para que mediante referendum se pueda acceder a al forma de gobierno que el pueblo prefiera. Es lo justo. Es lo democrático.

Sobre Chávez, a pesar del progreso material de Venezuela que no conozco en toda su extensión, no olvido que él, a su vez, fue un golpista. Por lo tanto en eso no estoy de acuerdo contigo.

Vuelvo a insistir en que para mí el fin nunca debe de justificar los medios, aunque los que persigan se envuelvan en una bandera que también es la mia: La roja.

Nuevamente disculpas por la extensión y la intervención.

Miguel Alvarez