22 agosto 2009

Fin de verano en Kabila

Hablo de la Kabila real, la tarraconense, no la virtual. Ahora ya, como los de Tudela, nos hemos quedados solos. Los honorables y últimos huéspedes que han compartido esta tierra durante este verano, se marcharon ayer.

Entre ellos estaban Maia, una de mis nietas y su amiguita Adriana.

Y esta podría ser la crónica de uno de los días que han pasado aquí:

Aquí las ven en la piscinita, refrescándose un poco

DSCF3386

Hay que recuperarse del esfuerzo, en la piscina y jugando se gastan muchas energías. Posando, espera la paella

DSCF3381

Maia después del arroz se ha tomado un helado

DSCF3420

Después como dos reinonas se apoderan de los sillones para ver dibujos animados

DSCF3401

Por la tarde, a la playa que hace calor. Desde luego no se puede decir que en esta playa haya mucha gente

DSCF3391

Antes de acostarse hay que despedirse de Misha

DSCF3422

Pues sí esto está más solo. Aquí quedamos hasta el martes Misha, Lola y yo, ¡Ah! se me olvidaba y estos vecinos que vienen desde la otra finca a hacernos compañía.

Aquí la pareja feliz, (Chechu y Laia) devorando unas doraditas

DSCF3433

Si recuerdan Laia fue la gata que vino a dar a luz a Kabila; fue por Semana Santa cuando se produjo el milagro.

Aquí se ve, además de a Chechu --se supone que el padre--, a tres de sus cachorros, ya grandotes, que vienen desde la otra finca a visitar el lugar donde nacieron.

DSCF3441

Pues eso, que esto se acaba, volveremos de nuevo para Octubre y entonces habrá que pensar en recoger las aceitunas. De este viaje nos llevamos unas almendras que les aseguro que no están nada mal.

Cojan una, prueben, ya verán...

DSCF3444

Salud y República

21 comentarios:

Selma dijo...

Lo recuerdo todo, Rafa...

Hermosas fotos y hermosa familia, incluída la felina.

Besos y bienvueltos.
Me llevo dos almendras, gracias.

Mª Mercè dijo...

He ido al enlace que dejas y he visto a tus preciosos nietos.
Qué suerte que los puedes disfrutar!
Yo tengo una nieta, de tres añitos, pero viven en México y no puedo disfrutarla. Sólo nos vemos a través del oredenador.

Oye, he comido un par de almendras y están riquísimas. Me llevo un par más, para luego.

Besos!

Antonio Rodriguez dijo...

Pues ya sabes traete un buen puñado de almendras que yo pongo el vino y el agua bendita.
Salud, República y Socialismo

Dilaida dijo...

Por lo que se ve parece que las vacaciones fueron muy felices y me alegro mucho.
Bicos

Adanero dijo...

¿Sólo le quedan "vacaciones" hasta octubre? No vea cuanto lo siento. Si por mí fuera le daba un par de meses más. Casi hasta se lo merece.

Un saludo.

AF dijo...

Me encanta ver a estos gatos. Se iamgina usted el motivo, don Rafa.

Un saludo y que siga ese verano, ahora tan quieto.

nexus. dijo...

Realmente evocas una sensación de algo entrañable, es tu entrada un soplo de aire fresco ante tanta barbaridad que solemos comentar por aquí, por la blogosfera.
Realmente te envidio, algún día quiero ser un abuelo entrañable y recibir a mis nietas en casa para pasar el verano, me parece un buen futuro.

Un saludo.
salud y República!!
Nexus.

Genín dijo...

Salud!

Neogeminis dijo...

Qué buena manera de compartir tu verano! jejeje...lindísimas fotos, muy cálidas e intimistas. Tu nieta y su amiga, unas verdaderas princesitas!...los gatitos, preciosos!...el mar!...ni hablar!!!una belleza!


un abrazo!

Dean dijo...

Gracias por las almendras y sobre todo gracias por compartir cosas tan entrañables como esos recuerdos que ahora se han quedado grabados para siempre, esos buenos momentos.
Vaya banquete el de los gatos.
Un saludo.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Ya te vas ????
Caramba, parece que ha sido corta la estancia, bueno volveremos a tenerte en Octubre, que bonita que es Maia. Viendo la piscina con estos calores me tiraba ya de cabeza y no te digo la Paella, tiene una pinta de muerte y los gatitos, que guapos que son y como han crecido.Pues que tengas un feliz retorno a tu Madrid de ruidos, de contaminación, de obras.....jejejeje que mala soy, con lo bien que estás en Kabila !!

mariajesusparadela dijo...

Almendras, qué maravilla (qué maravilla todo, esa familia, esa playa, esa paz). Yo tuve un almendro, pero florecía en febrero y las heladas le quemaban todas las flores, acabé cortándolo para no hacerlo sufrir más...

Mae dijo...

Holaaa.
Hace mucho que no paso por aquí, pero la verdad es que ya lo echaba de menos.
Vaya buena visita que has tenido no?
Que foto mas buena la de los sofás, jiji, y la del beso al gatito. ayy.
En fin.
Yo tb tengo visita en casa..
Aquí está mi hermano y mi cuñada que han venido unos días, pero yo estoy trabajando y seguir el ritmo de los que están de vacaciones te mata, lo sabes???
Trasnochar, madrugar, fiesta,... en fin, menos mal que el verano está a punto de terminar y ya notaremos que nos dejan un poco en paz los turista, que ya es horaaa.
Un beso grande.

__MARÍA__ dijo...

Ha faltado la foto del abuelo con el babero puesto para que no se le moje la camisa, jeje.
Es tu edén y yo me alegro mucho, no sabes cuanto.

Besos Rafa

RGAlmazán dijo...

Hola Selma, besos.

Gracias Mª Mercè es un placer disfrutarlos, siempre que sea de forma voluntaria. Un beso.

Hecho, Antonio, eso sí, que no sea el infame brebaje italiano efervescente, sino como siempre, de los buenos.

Hola Dilaida, sí, ha ido todo bien. Bicos.

Messié, de uste ni regaladas las vacaciones, que a saber lo que pedirí a cambio. Seguiré como hasta ahora (no me quejo).

Me imagino Antonio. Un abrazo.

Pues sí, nexus, a mí me parece un buen presente.

Salud Genin

Hola Mónica, un beso.

Dean, es verdad, los gatos se pegaron un banquetazo. Pero es que celebraban su aniversario.

Hola Geni, ya me voy pero en un mes, más o menos, vuelvo. Así soy, un culo inquieto. Allí tengo mucho, aquí también, así es que lo comparto. Un beso.

María Jesús, los almendros son de los árboles más agradecidos y sobre todo en un clima mediterráneo no hay que preocuparse de nada. Te dan sus frutos sin pedir nada a cambio. Un beso.

Hola Mae, bienvenida, sí que hace que no te veía por aquí. La verdad es que tener huespedes puede ser matador. Si te digo la verdad no es mi caso. El que viene se siente como en su casa, por lo tanto, también colabora y ayuda. Y la verdad, tampoco tenemos otra cosa que hacer que ayudar a cargar pilas a los amigos y la familia. Un beso.

María, querida, la foto del abuelo hubiera empañado la entrada. Ellas y los gatitos son más monos. Un beso.

Salud y República

yraya dijo...

Que preciocidad de nieta, que paella más apetitosa y que playa más apetecible, así da gusto estar de vaciones.

Saludos

Carmen dijo...

Después de un día estupendo de excursión, hoy con algo de más calor aunque ya se está nublando, llego a tu casa para disfrutar de tu familia. Que nietas tan "comestibles" tienes Rafa. Veo que Maia domina el escenario y además se apropia de esos comodísimos sillones.
La familia gatuna, propia y vecina, es de lo más apetecible.
Supongo que te da pena dejar aquello pero veo que vuelves en octubre de nuevo.
No sabes la envidia que me ha dado el arroz, claro que estos días por estas tierras no me puedo quejar. Me he puesto morada de comer.
A pesar de todo, tomo tu ofrecimiento y me llevo algunas almendras.
Un beso y felicidades por tus nietas

Selma dijo...

He vuelto, Rafa, una vez más.. Para buscar esta alegria y esta felicidad que se respiran en "Kabila".. Se está bien aqui..me he sentado un ratito entre Maia y Adriana y Misha se sentó en mi regazo..
Gracias por abrirnos tu casa, tus brazos..
Un beso...

Gemma dijo...

Qué monillas esas dos mirando dibus de la mano. ;-P

fritus dijo...

Magnificas fotos de la población humana y felina de su casa, Don Rafa..y una lástima que se haya acabado el verano...aunque envidio su otoño-invierno de jubilete, si me permite el atrevimiento
un abrazo gordo a todos los cabileños

Anónimo dijo...

Gracias por compartir con nosotros esa casa tan acogedora,degustar , no sólo la paella que aparece en la foto sino todos los ricos platos que elabora rafael,la chispa de lola (bueno, y me dicen por aquí que también destaque la carne con tomate.los dos cocinan muy bien) las idas y venidas de misha y sus amiguitos,el hermoso entorno...en definitiva, hacernos sentir como si estuviéramos en nuestra propia casa.Todo eso es kabila, tan auténtica y natural como sus dueños.Besitos de Adriana,Carmen y Marcelo.