16 julio 2008

Jugando al Palé

Queridos conciudadanos:

Yo, Fernando Martín, estoy siendo víctima de un atropello. Soy como todos conocéis el creador y dueño de Martinsa, una constructora que ha batido todos los records. Y estoy en los papeles porque estoy pasando un mal momento.

La razón: la mala suerte. Hay que correr riesgos. Empecé hace pocos años desde cero y he llegado a 4000 millones de euros de patrimonio. Eso no me lo ha regalado nadie. He trabajado como un negro, y ahora en sólo días he pasado a 3000 millones, perdiendo mil, por la caída del valor de mis acciones ¿es eso justo?

Sin embargo, a pesar de ser quien más ha perdido en esta crisis, la gente, los periodistas y todo el mundo habla de los trabajadores y de los clientes con piso pagado y no entregado. Los obreros ya encontrarán otro trabajo y, si no, les ayudarán desde el Fondo de Compensación, pero no perderán nada, tampoco cobraban tanto. Los propietarios de viviendas no entregadas tampoco perderán mucho, ya verán como les ayudan a que les terminen las casas o les devuelvan el dinero, seguro que interviene el Estado. Pero ese es el error, todo ese dinero que se dará a fondo perdido tanto a obreros como a clientes debería recibirlo yo, que soy el que más pierdo (¿quién ha perdido mil millones en tan poco tiempo) y además con él podría superar este bache y así volver a ser grande y a crear empleos.

Hay quien dice que me equivoqué al comprar Fadesa, que no era el momento idóneo. Era un chollo, sólo 4000 millones, quién iba a perder esa oportunidad. Con esa compra entraba en el club de los grandes, ¡qué momentos! Todo el mundo me felicitó, ahora todo ha cambiado. Esta puñetera crisis...

¿Y por qué no reconocen todos mis aciertos? ¿Sólo por un error puede uno terminar así? No es justo. Menos mal que ya han salido voces, liberales como yo, como la de Aguirre que dice que no ve mal que me echen un cable, desde el gobierno. Eso es lo que se necesita. ¿Para qué queremos un gobierno si no es para que nos ayude cuando hay crisis? Cuando las cosas van bien no les necesitamos, faltaría más. Están para solucionar problemas. Los hombres de buena fe también podemos equivocarnos. Y ahora yo parezco el malo de la película, cuando he sabido ganar cientos de millones de euros en estos años, que no es moco de pavo. Cuando he creado cientos de puestos de trabajos, cuando miles de familias comen por mí. Cuando miles de parejas tienen un techo gracias a mí.

También preguntan qué ha pasado con los cuantiosos beneficios. Pues que va a pasar, han ido a los accionistas que son los propietarios, si yo tengo el 60% es porque he puesto más dinero y me lo he currado. ¿O es que estamos en un estado bolchevique? Repartir ya se reparte con los sueldos que he abonado y con los impuestos, que he pagado mucho más que todos juntos.

En fin, ahora empiezo a conocer a este país. Un país de envidias y deseoso de que caigan los triunfadores. Yo, que he salido de la nada, que fue un triunfante de la política, allá por los ochenta, que he sido presidente del club de fútbol más importante del mundo, que he ganado millones a espuertas, ¿es que me van a abandonar ahora? Hay quien vería justo que pagara con mi propio patrimonio. No tienen ni idea de lo que son las sociedades anónimas. Mi patrimonio ni se toca, bastante es lo que he perdido con las acciones. En fin, si no me ayudan me tendré que apañar con los tres mil millones que me quedan y bajar mi nivel de vida. Con todo lo que he hecho por España.

No me lo esperaba. Falta solidaridad, ahora hasta los bancos me echan las culpas, como si ellos no hubieran sacado tajada. No, nunca pensé que fuera esta la reacción. Es inaudito. Hasta dónde hemos llegado. ¿Pero es que ya no vamos a poder, los empresarios, ni jugar al palé(*)?

Fdo.: F.Martín

Salud y República

(*) El palé, por si hay algún joven que no sabe qué es, era como se llamaba el Monopoly treinta años atrás. El hecho de cambiar un nombre bonito, procedente del francés, por uno del mundo anglosajón viene a explicar que se trata de un juego avieso y donde gana quien es capaz de arruinar a los otros jugadores.

11 comentarios:

Fasolt dijo...

Y esto no ha hecho más que empezar... Entre los rumores desatados y estúpidos y la mayor suspensión de pagos de la historia de este país, tenemos para rato. El problema me temo, es que para evitar especulaciones y pánicos, el gobierno acabará sacándole las castañas del fuego... y es de esas cosas que me ponen de una mala uva...
Un abrazo
PS¡Ay el palé!... Yo nunca conseguí llegar a poner un chalé, (de los rojitos). Me pasaba el día en la cárcel o intentando comprar la estación del Mediodía. Jajá, qué tiempos don Rafael

m.eugènia creus-piqué dijo...

Que pena me da este señor, madre mía lo voy a invitar a cenar para que coma caliente.Nene,estas letritas que pones más abajo hablando del palé y del monopoly, he tenido que coger la lupa para leerlo,please ponlas un poco más grandes que a mis edades no veo cuatro en un burro.Tambien quiero decirte Rafa que no puedo visitarte tanto como quisiera porque tengo mucho trabajo, se que lo entiendes, no obstante hago lo que buenamente puedo mi niño.

Naveganterojo dijo...

Pobrecito,de verdad,¡¡¡ Tengo una idea !!!,por que no hacemos una fondo comun y le damos diez euros cada español?????,asi el pobre hombre recupera sus millones perdidos,y nosotros seguimos siendo idiotas.
Si este fulano juega al pale....a la carcel y 20 años sin tirar.
Salud y republica

fritus dijo...

Como mola ser libegal...cuando todo va bien beneficios a espuertas y cuando pintan bastos que intervenga el Estado....

Como decía el gran Sean Connery en "negocios de familia":..." no cometas el delito si no tienes huevos para cumplir la condena",

PD.-Don Fasolt, me da que no eres catalán como decías,... en nuestro monopoly estaban la Estación de Francia, la del Norte, la de Sants y el Apeadero paseo de Gracia...o bien ya jugabas de mayor en casa de la Condesa....te he pillao, Fermín.

Un abrazo

Selma dijo...

Bufffffffff! No sé si me he pasado con el Retsina , con el Ouzo, con la Cédratine o simplemente con el tinto de verano, pero este baíle de cifras me ha mareadoooooooo!

¡Por Zeus! Voy a por el Hydromel... Por cierto al Monopoly, siempre, siempre perdía...Es mi sino, perder... en este caso la estabilidad...

Un besito Rafa!

Adanero dijo...

Don Manuel, le veo a usted un poco molesto con el señor Martín. Para entenderle debe usted saber que en mi pueblo somos asín. Cuando hacemos algo bien, lo hacemos a lo grande. Y cuando la cagamos (con perdón), también lo hacemos a lo grande.

Un saludo.

Antonio Rodriguez dijo...

Don Rafael
Pobrecitos los constructores que se han enriquecido a costa de salarios de mierda y de no gastar en medidas de protección.
Ya ha salido Montoro en su defensa para que el gobierno no les quite el monopolio de la construcción de viviendas. ¿Que es eso de intervenir en la económica? esto no es la URRSS a Dios gracias. El dinero público debe ser para reflotar las empresas hundidas por los especuladores, no para ayudar a contener lo s precios de la vivienda. Hasta ahí podríamos llegar.
Salud, República y Socialismo

Eulalia dijo...

La noche, madrugada más bien, en que mi hija mayor decidió que ya estaba harta de flotar en mi barriga y que quería salir a ver mundo, estaba yo jugando al Monopoly con mi hermano.
No diré que haya sido ganadora ni perdedora en este juego, pues solíamos jugar con nuestras propias reglas, lo que lo hacía más divertido.
Acabábamos llenando todas las calles de casas y hoteles, pues teníamos más de las que vienen de serie y el dinero acabábamos firmando pagarés, con lo que el juego podía eternizarse.

P.S. A ese y a todos los que se han llenado los bolsillos a costa de los currantes que han tenido que hacer como decimos en mi tierra, "mans i mánigues" para poder pagar la hipoteca del piso y a los que han aprovechado la coyuntura para especular con los ahorros del personal, les iba a dar yo lo que se merecen, que no es precisamente nada bueno.
Y si el gobierno decide que va a ayudarles, seré la primera en apuntarme a cualquier "fregao" que se organice en contra.
Un abrazo.

RGAlmazán dijo...

Amigo Fasolt, es verdad, me da la impresión que esto va a ser una procesión donde solo ha salido el primer santo. Y en cuanto al palé (qué bonito nombre contra el de Monopoly)yo he sido un desastre también, mi querido amigo, se ve que somos de la clase social perdedora y con mucho gusto; no sabe la pena que me da que su señora, la condesita, se pase todo el día preocupada por las limosnas que debe donar para estar a la altura de las circunstancias y del cargo.
Si la ve, dígale y que sigo sus pasos, su caminar, como un lobo en celo desde mi hogar con la puerta...
Y para usted un abrazo proletario

Geni, querida amiga, siempre tienes la puerta abierta, ya lo sabes, si tienes otras cosas, ya entrarás. Aquí te espero para saludarte cuando puedas venir.
Petonets

Sr. Navegante, estoy de acuerdo. Todavía recuerdo la colecta de Lola Flores para que la sacáramos de su lío con Hacienda. Hagamos lo mismo con el Sr. Martín, pobrecillo.
Un abrazo.

Amigo Fritus Amantisimus, yo también quigo ser libegal. Dígame que seguro que usted lo sabe. ¿Dónde se puede estudiar LIS Libegalismo Intervencionista Sihacefalta?
Salut.

Dª Selma no pierda usted la estabilidad, se ve que usted es de letras. Estas cifras son las que manejamos los grandes magnates. Ya entiendo que los pobres os liéis. Orujo querida nómada y nada de licores extranjeros. Hagamos patria.
Besos cariñosos.

Sr. Adanero, para empezar me cambia usted el nombre. Lo que agradezco porque confundirme con D. Manuel es salir ganando (sobre todo en la edad, me ha rejuvenecido nueve años). Y dígame de dónde es usted. ¿De Moneyville o de Lepe?
Por cierto, me ha dicho Eustaquio que le tiene usted que cuidar más su trompa. Cúrese que tengo que ir a Valladolid a decirle un par de cosas al oído.

D. Antonio el dinero no es público. El dinero es de los de siempre. El Estado está para solucionarles sus problemas. Faltaría más. ¿Usted que se ha creído? esto no es una república bolchevique.
Saludos (soy un desastre para las fechas, felicidades atrasadas)

Dª Eulalia, vayamonos preparando para contraatacar. No me extrañaría que el sector recibiera ayudas para salir adelante. Pobrecillos, que mal están y que poquito han ganado en los últimos años.
Petons

Salud y República

m.eugènia creus-piqué dijo...

he pasado rápido a verte, creí que ya habías escrito otro post jajaja.

juegos gratis dijo...

qué tiempos don Rafael