12 julio 2008

El baño y el arroz

En Kabila ahora estamos siete, mi hija Carmen, su compañero Pablo, mi nuera Vanesa, mi cuñado Rosendo, mi nieta Maia, Lola y yo.

Estarán aquí unos días, luego volverá esta república a la holganza y el sosiego. Pero es un placer ver como la gente disfruta en sus vacaciones. Ahora que tengo todo el tiempo a mi disposición, me doy cuenta de cómo los demás viven esos pocos días con tanta intensidad, con ganas, y cómo se les pasa volando.

Por eso, hay que evitar que trabajen en ese periodo. Dejarles que disfruten de ese tiempo tan corto ya que luego han de volver a sus monótonos quehaceres.

Una de las cosas en las que se les puede ayudar es en hacer que coman bien y que no cocinen. Normalmente ni para eso tienen tiempo. Deprisa, hoy un bocadillo, mañana una ensalada, pero ¿quién tiene tiempo para hacer comidas elaboradas cuando se pasa todo el día trabajando?

Mientras Maia se bañaba:

Me he puesto a cocinar. Y ya que estamos cerca del Mediterráneo y en tierra de los mejores arroces (los del Delta del Ebro), ha salido esto:

Que conste que lo ha hecho un servidor (que no tiene abuela), y no me ha salido nada mal.

No me digan que un buen arroz no es una maravilla.

Salud y República

8 comentarios:

Selma dijo...

Antes de que salgas en la lista de actualización me ha llegado el olor de esta paella, y debo reconocer que huele divinamente, eres perfecto Rafa, ayssssssss...
Guardame una porción, pequeña, ya sabes que me conformo con poco pero de calidad como lo es este plato confeccionado por tí.

Qué preciosidad de criatura y con nombre de divinidad Etrusca...

Enhorabuena por todo Rafa, por esta familia por tus dotes culinarios, y gracías por esta Amistad y Generosidad ...

Un beso cariñoso y Paellero, ummmm!

Naveganterojo dijo...

Hummmmm,las 4.30 de la tarde y me esta entrando un hambre.....
Felicidades por estos dias con la familia,disfrutalos amigo.
Salud y republica

Freia dijo...

¡Cómo ha crecido la peque!... Está preciosa... casi, casi tanto como la paella que a buen seguro todavía está la panza de todos.
¡Eso es un abuelo y un padre y un marido y un suegro y un cuñado...
Felices vacaciones con la familia querido Rafael

Manuel Ortiz dijo...

El día que se inventen los blogs completamente interactivos y podamos, por ejemplo, darle un bocadito a esa paella, estaremos de verdad de la buena en el siglo XXI. De momento, cabe conformarse mirando.

Antonio Rodriguez dijo...

Rafa
Te tienen esclavizado con Kabila llena.
Maia preciosa y si la paella está como otras veces, estará estupenda.
Para que luego digan que los prejubilados no hacemos nada.
Salud, República y Socialismo

Mega dijo...

Si superpones las dos fotos, parecería que Maia se esté bañando en un flotador-paella, jaja.

Qué rica, ¿no?

Adanero dijo...

Fíjese, hoy mientras mi nene se bañaba al más puro estilo Maia me he comido una paella como esa (que por supuesto ha preparado mi jubilado y jubiloso padre). Y eso que el delta del Pisuerga-Duero no es la tierra de los mejores arroces.
Y si, las vacaciones se hacen cortas, pero no hace falta que nos lo recuerde.

Un saludo.

fritus dijo...

por la gloria de mi madre..que peazo paella se ha currado usted, Don Rafa...y que fantástica imagen de la nieta en remojo, le voy a imitar y en el mundo paralelo va a caer algo parecido, soy un copión sin remedio.

un abrazo y felicidades por ese momento de vida tan requetemajo que estám teniendo, entre manos.


ale, a chupar cabezas d'escamarlà...