31 julio 2008

El Alzheimer: morir en vida

Mamá, ven conmigo. ¿Quieres ir al baño? Dime algo. Ya no me hablas. Tómate el desayuno. Te quiero, ¿lo sabes? No te preocupes que te ayudo... Todas las mañanas el mismo rito.

Esta y otras mil conversaciones más se pueden dar entre este hijo y su madre, enferma del mal de Alzheimer. Hace años que padece esta enfermedad. Ha visto como su madre ha ido desapareciendo de este mundo. Y, sin embargo, está ahí. Tiene una salud física aceptable. Pero no recuerda nada.

Hoy, que casi todos disponemos de ordenador, podemos darnos cuenta de lo que significa que éste fuera perdiendo archivos hora a hora, día a día, sin parar. Hasta que quedara totalmente vacío. Sin disco duro. Ya no sirve para nada. Está muerto.

Sí, muertos en vida o quizá, vivos muertos. Los enfermos de Alzheimer pierden su pasado, no reconocen a los suyos, sólo le funcionan algunas actividades vitales básicas. Todo lo demás lo domina el olvido. Éste es el que manda. ¿Quién soy? ¿Qué hago aquí? ¿Quién es esta gente? Esas serían las preguntas que se harían si pudieran.

Es quizá la enfermedad más inhumana que existe. Te va separando de todo, poco a poco, en años, de forma irreversible. Se va comiendo todas tus células nerviosas cerebrales hasta dejarte en blanco. Todos hemos conocido u oído hablar de esta penosa enfermedad. Muchos conocemos o hemos conocido a alguien que la ha padecido. El cambio que experimenta es tremendo, imposible de describir. Va despojando al enfermo de vida inteligente, sin remisión.

Hoy hay una pequeña luz. Un atisbo de esperanza. Parece que se ha encontrado un medicamento capaz de detener esta enfermedad. Nunca agradeceremos a los científicos su trabajo. Gente que pasa desapercibida con escasa o nula notoriedad. Gente que consigue retos importantes. No son ni tenistas, ni artistas, ni políticos, sólo trabajan para hacernos la vida más fácil o para luchar contra la muerte. Sólo eso.

Entre noticias de todo tipo, la mayoría negativas, crisis económicas, atentados, guerras, miseria; en pequeño, en un rincón del periódico, casi pasa desapercibida –pag. 31, ángulo inferior derecho del periódico Público, en papel. La enlazada aquí, la he visto después en Público digital--, encuentro esta noticia. Investigadores escoceses parece que han encontrado el medicamento que puede frenar el mal de Alzheimer. Y si supera la fase experimental tres, ya ha superado las dos primeras, podría estar listo para 2012.

Un alivio. Se ha abierto la esperanza. Aunque mediáticamente casi no interese. Puede ser que en un futuro próximo se pueda parar a ese mal canalla. Ojalá. Amén.

Salud y República

11 comentarios:

Selma dijo...

Me ha impresionado este dialogo sin respuesta que da inicio a tu Entrada, monólogo no es, tiene quien le oye pero no lo escucha, su madre ve pero no mira... Esta foto expresa perfectamente y con toda crudeza con esta mirada característica de los afectados por la peor enfermedad, bajo mi punto de vista, que pueda afectar el ser humano... Estar "muerto en vida" como muy bien lo defines.

Oí en las noticias de la noche de TV3 la esperanzadora noticia, pero tienes razón, no era de portada...

Así es nuestro mundo... y son muchos, muchísimos quienes se beneficiaran de estos avances....

Un beso cariñoso Rafa.

Antonio Rodriguez dijo...

Es la más indigna de la enfermedades. Si no poder ser dueño de nuestro cuerpo es duro, mucho más es no ser dueño de nuestra mente. Por eso cualquier avance sobre esta enfermedad es una ventana que se abre a nuestro cerebro para que entre aire fresco y se lleve el tufo producido por el Alzheimer.
Salud, República y Socialismo

Yass dijo...

Es horrible..para el paciente y sobre todo para la gente de su entorno, que casi siempre acaban afectados psicológicamente..

Excelente entrada, Rafa

Un saludo

Augusta II dijo...

Qué buena noticia.

Esperemos que ese nuevo medicamento lo frene, porque esto es de lo peorcito que hay en enfermedades.

Salu2.

fritus dijo...

Don Rafa..mi abuela también lo pasó. Es tan jodido que hasta que no lo ves de cerca no te haces una idea. ...Y siempre hay que tener esperanza.

Un abrazo muy fuerte.

Anónimo dijo...

Con su permiso publicito en mi Space y en mi tuenti el comentario
Un saludo Fdo.: cronostimedominator.spaces.live.com

Eloy Garavís dijo...

Muchas gracias por este artículo. Estoy perdiendo a mi padre por culpa de esta enfermedad. Todavía nos conoce, pero cada día va perdiendo capacidades básicas.
Ojalá pueda pararse un mal que nos acecha a todos, ojalá puedan pararse tantos otros males.
Mientras tanto, gracias de nuevo por sus palabras.
Salud.

Freia dijo...

Completamente de acuerdo con tu entrada, salvo en que algún periódico (El PAÍS) ha publicado la noticia en primera página.
Resulta esperanzador leer que en las pruebas el medicamente Rember reducía el deterioro cognitivo en un ¡¡¡ 80% !!!.
Una espléndida noticia y una espléndida labor la de los científicos, así a la chita callando.

Besos

RGAlmazán dijo...

Querida Selma, muerto en vida, así es. Esperemos que la farmaceútica ponga un precio al alcance de todos.
Un beso.

Sí, Antonio, ¿qué queda de nosotros sin memoria?. Un abrazo

Es verdad Yass, es terrible para todos. Destruye al enfermo y a los familiares que le ven desaparecer.
Un abrazo

Augusta, esperemos que así sea. Un beso.

Fritus, muy jodido, de los más jodido que hay. Un abrazo

Anónimo, esta bitácora es pública y no necesita de permisos, siempre que se publique tal cual. Un saludo.

Eloy, mi solidaridad. Debe ser muy penoso ver como se va yendo. Ojalá que llegue a tiempo este medicamento. Un saludo.

Querida Freia, me alegro de que El País lo sacara en primera página. Yo no he oído la noticia en los telediarios ni en la raido y en Público casi me la salto, por desapercibida. Un beso.

Salud y República

María a rayas dijo...

pues sí...un poco de esperanza...qué bien!!
reconforta...
un abrazo!!

Anónimo dijo...

Great weblog!