08 julio 2008

Hoy como ayer: La diligencia

Aprovechando que mi cuñado está en Kabila, ayer decidimos ver una película. Entre las que yo le ofrecí, eligió: La diligencia de John Ford. Un mito en la historia del cine. Es una de esas películas que yo necesito ver cada cierto tiempo. Está entre mis favoritas.

He de decir que no soy muy aficionado a las películas del Oeste, lo que no quita para que reconozca que algunas son verdaderas genialidades. Yo colocaría en primer lugar a La diligencia. Siempre que la vuelvo a ver descubro algo nuevo.

Supongo que la mayoría la habréis visto, si no es así, ya sabéis lo que hay que hacer, que para eso nos cobran el canon. No os la perdáis. No voy a descubriros la trama ni desvelaros el final, no quisiera anticiparos la clave. Sin embargo, si que os quiero decir algunas cosas sobre el film. Sin más pretensiones que contaros qué es lo que a mí me llega de esa película.

No descubro nada si digo que es una película modesta en los medios y, sin embargo, muy bien interpretada y dirigida. Hay algo que hace valorar las obras de arte y es, si resisten en paso del tiempo. La diligencia, en blanco y negro, rodada en 1939, es hoy, absolutamente, actual.

Con ella el género “western” se hace mayor de edad. Tiene todos los personajes comunes a las películas del género. Desde el delincuente al sheriff, pasando por el borrachín, la prostituta, el jugador, el banquero, los soldados y los indios. Pero no sólo pertenece a este género. Como todas las obras de arte, esta película va más allá. Define perfectamente la sociedad americana de la época con sus conflictos y sus prejuicios.

Hace sesenta y nueve años que se rodó (¿por qué no se celebrarán los aniversarios en esta fecha tan redonda?, queda reivindicado) y sin embargo tiene diálogos modernos, a pesar de que trata de reflejar la América del siglo pasado. Y desde luego, Ford nos hace ver claramente cómo cada personaje juega su papel con desenvoltura, y a todos les da la posibilidad de rehabilitación. A todos menos a uno.

Este párrafo que voy a transcribir a continuación lo dice un banquero, quejoso con su situación, cuando ve peligrar el fin que persigue:

“No sé dónde va a parar este gobierno, en vez de proteger a los hombres de negocio, mete la nariz en los negocios, pero si hasta hablan ya de poner inspectores en los bancos, como si los banqueros no supiéramos dirigir nuestros negocios...

...América para los americanos, el gobierno no debe interferir en los negocios, reducir impuestos, nuestra deuda nacional es algo asombroso, más de mil millones anuales. Lo que necesita el país es un hombre de negocios como presidente”

No me dirán ustedes que no es actual y que no lo podría decir hoy cualquier magnate. O cualquier político neocon o libegal, por ejemplo Bush, Aznar o Aguirre.

Y la moraleja es lo mejor. Cualquier personaje: el tramposo jugador, el doctor borrachín, el delincuente prófugo o la prostituta son mejores, mucho mejores que el gran financiero, el hombre rico, el banquero, cuya usura y avaricia no tienen solución. Una película social encerrada en una caja de sorpresas “western”. Una delicia. ¡Que ustedes la disfruten!, si la ven.

Salud y República

p.d. Si ven la película, a pesar de que todos los personajes están muy bien interpretados, sigan al genial Thomas Mitchell en el doctor borrachín.

8 comentarios:

Antonio Rodriguez dijo...

Es que, Rafa, la ideología de la derecha y el empresariado en muy rancia y muy antigua y se traduce en liberalismo en época de vacas gordas e intervencionismo en las de vacas flacas.
La diligencia una gran película para ver en el verano, para no pensar mucho porque con el calor las neuronas se deterioran.
Salud, República y Socialismo

fritus dijo...

Sí señor, pedazo de película la diligencia y pedazo de director John Ford...y la alusión al trozo de diálogo que ha hecho usted no debía ser gratuita , teniendo en cuenta que fue rodada en 1939, en pleno New Deal de Roosevelt, presidente al que los sectores mas reaccionarios ( los esperanzas aguirres de la época) no dudaron en calificar de "comunista" por ese plan que aproximó a USA al estado social por primera y única vez en su historia.

Si me permite la libertad, y volviendo al tema del liberalismo radical en lo ecónomico y sus desastrosos efectos, recomiendo otra gran película del mismo John Ford, del año siguiente "las uvas de la ira", en la que América no parece América, pero retrata cojonudamente la gran depresión.

Lástima de John Wayne, si la edad no le hubiera estropeado haciendolo muy facha, en esa peli parecía todo un héroe, de verdad, no de cartón.

Un abrazo, don Rafa.

Tanhäuser dijo...

Recuerdo haberla visto, pero hace muchos, muchos años. Ya mismo me pongo a hacer los deberes cinéfilos.
Un abrazo, querido amigo.

Selma dijo...

Rafa te voy a confesar una cosa... no me gustan en absoluto las películas del Oeste, para nada, y creo recordar no haber visto nunca ninguna entera... Pero voy a seguir tus siempre buenos consejos, primero buscarla... o bajarla con la mula, o un camello... y mirarla... y sobre todo estudiar cada uno de estos "vigentes" personajes,que por lo visto y leído, ha habido, hay y habrá...

Antes de que me riñan, soy consciente de que "La diligencia" no es un Western cualquiera y que John Ford era un genial director.

Un beso cariñoso Rafa.

RGAlmazán dijo...

Amigo Antonio, no sólo es para pasar el tiempo, también encierra un transfondo interesante. Dibuja muy bien la sociedad americana de la época y los personajes que la componían.
Efectivamente, D. Fritus, no es gratuita la alusión. Por cierto que Las uvas de la ira es otro peliculón de la época. Lo único que tiene la ventaja de contar con una pátina excepcional, que no tiene La diligencia, la novela magistral de Steinbeck.
Amigo Tan no dude en verla si tiene ocasión y recréese con la interpretación y el perfil de los personajes. Una gozada.

Salud y República

RGAlmazán dijo...

Querida Selma, a mí tampoco me gusta demasiado este género, pero créeme ésta es una película especial, es del oeste por accidente y porque el escenario está allí.

Besos, salud y República

fritus dijo...

Al hilo de lo que acaba de comentar Rafa, ...si se me permite un guiño, hay en la peli, y en la prostituta que demuestra tener más valores que las personas de bien ( todos los personajes de "mala vida" demuestran tener más valores éticos que las personas ""bien") , una ligera revisitación de "bola de sebo" el magnífico cuanto de Maupassant, que también transcurre en una diligencia.

Abrazo fuerte

Selma dijo...

Sí Daniel y que mal le pagaron "la gente de bien" a "Boule de suif" su sacrificio, muy buen símil el que has hecho...