19 marzo 2012

El Trágala y ¡Viva la Pepa!

Hoy se cumplen doscientos años de la promulgación de la primera constitución española: La Pepa. Surge como reacción contra el absolutismo y el despotismo francés. Con una monarquía absolutista que hace dejación y entrega el poder a los franceses, el pueblo no se rinde y reunido en Cádiz, justo cuando la ciudad estaba sitiada por las tropas francesas, promulga esta constitución, que pretende, para más inri, copiar muchos de los derechos de la Constitución francesa de 1791.

Significó cosas tan importantes como el reconocimiento de los derechos individuales, pasando los súbditos a ser ciudadanos. Marcó la división de poderes. Otorgó la soberanía nacional al pueblo. Declaró el derecho a la educación para todos, así como la libertad de expresión y el derecho a informar.

La Pepa

No todo fue avance, todavía después de dos siglos seguimos luchando para adquirir derechos fundamentales. Las mujeres quedaron fuera de los derechos ciudadanos y la religión y la iglesia católica, siguió estando en la cúspide del poder (la igualdad entre los dos sexos y el laicismo son derechos que hoy todavía seguimos exigiendo). 

Sin intentar decir que fue ejemplar, pues hay que enmarcarla en su tiempo, sí que montó a España en el tren de la historia, y significó un avance importante para un país que había estado parado en la estación de la Monarquía Absolutista. Y aunque después sólo pudo estar en vigor en pequeños periodos hasta la siguiente constitución en 1937, su cuerpo y su influencia han tenido y siguen teniendo una importancia fundamental en nuestra historia.

El nombre de la Pepa, viene del día de su promulgación, San José, y vitorearla con el consabido grito: ¡Viva la Pepa!, ha sido siempre signo de protesta y de progreso, por lo que representó contra la monarquía totalitaria.

Estando vigente la Pepa, cuando Fernando VII tuvo que jurarla en 1820 –aunque luego la traicionara— para poder acceder al trono, surgió la canción conocida como “El Trágala”, donde se ridiculiza al rey, por tener que jurar una constitución que anteriormente había abolido y que se tuvo que tragar, aunque le redujese drásticamente sus poderes, para poder reinar.

Tú que no quieres lo que queremos
la ley preciosa do está el bien nuestro.
¡Trágala, trágala, trágala perro!
¡Trágala, trágala, trágala perro!

Tú de la panza mísero siervo
que la ley odias de tus abuelos.
porque en acíbar y lloro ha vuelto
tus gollerías y regodeos.
Tú que no quieres lo que queremos
la ley preciosa do está el bien nuestro.
¡Trágala, trágala, trágala perro!
¡Trágala, trágala, trágala perro!

Busca otros hombres, otro hemisferio,
busca cuitado déjanos quietos,
donde no sabe que a voz en cuello
mientras vivieres te cantaremos:
Tú que no quieres lo que queremos
la ley preciosa do está el bien nuestro.
¡Trágala, trágala, trágala perro!
¡Trágala, trágala, trágala perro!

Dicen que el «¡Trágala!» es insultante
pero no insulta más que al tunante.
Y mientras dure esta canalla
no cesaremos de decir ¡Trágala!'
¡Trágala, trágala, trágala perro!
¡Trágala, trágala, trágala perro!

Por cierto, el Teniente Coronel liberal Rafael de Riego –liberal, constitucionalista convencido y luchador contra el absolutismo de Fernando VII-- fue uno de los que propagó esta canción.

De la misma época, allá por 1820, es el famoso Himno de Riego, que se compuso en su nombre y que luego ha sido el himno republicano por excelencia.

Por último, aprovechando que hoy se celebra el segundo centenario de la primera Constitución española, dos gritos al viento:

¡Qué se cumpla lo social que recoge nuestra Constitución actual!

¡Que se reforme la Constitución para hacerla laica, para cuestionar la Jefatura del Estado y buscar fórmulas de participación del pueblo, además de las elecciones cuatrienales!

Salud y República

9 comentarios:

Dilaida dijo...

Pues eso ¡Qué se cumpla lo social que recoge nuestra Constitución actual!
Bicos

Antonio Rodriguez dijo...

Ayer como hoy seguimos sin resolver el problema de la religión y el modelo de estado.
Salud, República y Socialismo

Eastriver dijo...

Pues mira, a mí no me parece que haya mucho que celebrar. Y no es por quitarle mérito a la Pepa.

La Pepa significó un oasis. Hombre, no fue maravillosa y tenía esos lunares que dices y otros, pero por lo que era la época, qué duda cabe que la Pepa significó un momento en que la historia de España se avanzó a su tiempo.

Pero claro, duró dos años. Tan poco tiempo como suelen durar las cosas importantes en España. Y las negras sombras que se llevaron la Pepa son las mismas negras sombras que siguen, actualmente, condenándonos diariamente. Es decir: la lucha que acabó con la Pepa sigue presente.

Y para acabarlo de arreglar; quienes entonces acabaron con ella, ahora la homenajean. De la misma estirpe.

mariajesusparadela dijo...

Y ahora lo tragamos: (al rey, nuevamente y le aplauden...)

Genín dijo...

Tal como tiene Arenas las cosas aquí en Andalucia, grita con Rajoy :

¡VIVA LA PEPA! jajajaja

Salud

Atalanta dijo...

Nada más que por celebrar el articulo nº 13 merece la pena:

El objeto del Gobierno es la FELICIDAD de la Nación, puesto que todo el fin de una sociedad política, no es otro que el bienestar de los individuos que la componen.
Titulo II capítulo 3º
SOBERANÍA NACIONAL

Salud compañero

Neogeminis dijo...

Me uno a tus deseos, aunque lo haga vivando desde afuera!
Un abrazo y ...viva la pepa!

Nieves LM dijo...

Cumpliendo esctrictamente la actual ya avanzaríamos algo. Por supuesto que hay que modificarla y someter a nuevo referéndum, que muchos ni la hemos votado.
Salud.

RGAlmazán dijo...

Dilaida, ¡Que se cumpla! Bicos

Antonio, sí, seguimos.

Ramón, yo creo que sin la Pepa, a pesar de no durar tanto, la cosa hubiera ido a peor. Yo creo que homenajearla es bueno, fue una Constitución progresista en su tiempo, aunque como tu dices hoy todavía hay problemas que desde entonces no se han resuelto.

María Jesús. Sí, últimamente es muy aplaudido. Bicos

Genín, vamos a ver qué pasa.

Atalanta, un artículo precioso. Un beso.

Mónica, me alegro. Un beso

Nieves, sí, ya avanzaríamos bastante con cumplirlo. Si además se modificar sería ideal. Pero me temo lo peor. Un beso

Salud y República