21 marzo 2012

El repago es un fraude, es evitable

Sí, eso que llaman copago y que va a funcionar en Cataluña en unos meses es el timo de la estampita y, desde luego, evitable. El repago es una medida innecesaria, puesto que hay alternativas. Lo que ocurre es que los gobernantes son cobardes o tienen intereses y no se enfrentan al poderoso lobby de los laboratorios farmacéuticos.

Hay una serie de acciones que se podrían tomar y que paliarían gran parte de los gastos farmacéuticos, pero que sin embargo, nuestros queridos gobernantes no son capaces de acometer.

Dentro del presupuesto médico dicen que los fármacos representan casi el 30% del total. Por lo que cualquier medida que se tome para reducir este gasto incide de forma importante en la factura total.

Se sabe que se receta demasiado. Y, aunque a muchos les parezca bueno, los medicamentos tienen todos efectos secundarios. Lo explica muy bien, uno de los mayores expertos, Joan-Ramón Laporte, catedrático y jefe del servicio de farmacología en el hospital Valle Hebrón de Barcelona en esta entrevista “Las medicinas curan o causan cualquier enfermedad”.

Por lo tanto, es necesario que los médicos y los pacientes se den cuenta de que recetar por recetar puede tener efectos peligrosos, además de ser un gasto evitable. Hay médicos que creen que recetar puede dejar más contento al paciente, y hay pacientes que esperan que su médico les recete algo, puesto que valoran a su facultativo por el número de recetas. Además, está esa manía de algunos pacientes de auto-recetarse y de llegar a la consulta pidiendo los medicamentos al facultativo, en vez de dejar que sea éste quien decida.

Una de las medidas que habría que implantar es extender el tema de los genéricos. La diferencia de precio es muy sustancial. Hay que ir ganando parcelas a las multinacionales farmacéuticas y dejar al mínimo los medicamentos con patentes.

Medicamentos

Hay un rumor interesado y que emplean mucho los defensores de las farmacéuticas, y es falso. Me refiero a que el gasto de los laboratorios en investigación es desorbitado y gracias a él, su consiguen mejores productos para luchar contra las enfermedades. En la entrevista citada anteriormente y enlazada, el doctor Laporte manifiesta que gastan el triple en promoción y publicidad que en investigación (el 30% contra el 10%), por lo tanto en el precio alto de los medicamentos, la investigación cuenta mucho menos que los gastos provenientes del marketing, son éstos los costes que habría que minimizar.

Otra cuestión que habría que tocar para bajar el precio de los medicamentos es que exista la posibilidad de vender la dosis que el médico cree necesaria.

Así, un ejemplo claro y reciente, vivido en carne propia. Ante un catarro, mi médico me recetó Pectox lisina, sobres granulados que vienen en una caja de 20. La dosis era un sobre diario durante siete días. Así es que cumplido el periodo, tengo en mi poder trece sobres restantes, almacenados en un cesto con restos de medicinas. ¿Por que se fabrican envases superiores a las dosis corrientes que se deben tomar? Hay que dar a los pacientes los medicamentos necesarios para paliar su enfermedad. Ni más ni menos. So pena de que el objetivo sea que la mayoría de nosotros, tengamos una farmacia en casa.

Otra cuestión que no termina de funcionar, es recetar por el principio activo en vez de por la marca. Esta ley que se aprobó en noviembre pasado no se cumple, al menos así me lo han comentado varios médicos. Esta iniciativa pretendía ahorrar dos mil millones de euros y sin embargo parece que no llegará a los doscientos. ¿Por qué no se controla que los médicos la cumplan?

Sólo con reducir a la mitad los gastos de marketing y prescribir el medicamento más barato con principio activo y la dosis exacta, el ahorro en este capítulo sería mucho mayor que lo que se ha implantado. Significaría para el erario público mucho más que un euro por receta.

¿Por qué no se toman las medidas pertinentes? El gobierno de CiU en Cataluña y del PP en todo el país no se atreven a enfrentarse con los poderosos laboratorios farmacéuticos. Se someten a ellos y prefieren cobrar sus excesos a los enfermos.

Los médicos prefieren aplicar marcas, sin limitar la dosis, seguramente beneficiados por los laboratorios. Y los farmacéuticos encantados de recetar más cantidad y medicamentos más caros, puesto que sus márgenes, así, son mayores. Y los gobiernos ahí quedan, de monaguillos de la indecencia.

¡Bien por estos gobiernos!

Salud y República

P.D. Por cierto, Gaspar Llamazares ha instado al PP a que recurra al Constitucional por el repago impuesto en Cataluña por CiU, para demostrar que de verdad está contra el copago.

14 comentarios:

Dilaida dijo...

Estoy de acuerdo contigo, no entiendo porque todos los ciudadanos tenemos que tener un cajón de medicamentos sobrantes. ¿Por qué no recetan solamente lo que el paciente debería tomar?
Como tú dices, tal vez tengan mucho que ver las empresas farmaceúticas.
Bicos

Felipe dijo...

Sí que es cierto que se receta más de lo que se consume porque se receta por envase y no por dosis.

Además ,hay todo un ejército de visitadores médicos que acuden para que vean los nuevos productos de tal farmacéutica,lo que personalmente me pone en la sospecha ya que las farmacéuticas saben perfectamente lo recetado por cada médico en el caso de las marcas y así ser "correspondido" el recetador.

Y por último conozco a farmacéuticos que ponen en entredicho los genéricos ya que su porcentaje recaudador es menor y ello no inspira confianza en el paciente que quiere marca.

En más de una ocasión he tenido grandes discusiones con un farmacéutico que conozco que quería venderme la moto que el genérico no era igual que la marca de la patente aunque llevase el mismo principo activo.

Aquí hay una gran cantidad de corruptelas de las que son conscientes las AA.PP. y que se lavan las manas.

Saludos

Antonio Rodriguez dijo...

El recopago es injusto y no soluciona el problema de la sanidad.
Los medicos son los primeros que pueden controlar el gasto farmaceutico, porque son ellos los que deciden los tratamientos.
Lo que hace CIU en Cataluña grava a los que más necesitan la medicación y problamente a los que tienen menor poder adquisitivo (los pensionisas y jubilados). Pop poner un ejemplo, yo necesito cinco recetas al mes, por las que pago alrededor de 10 euros. Si viviera en Cataluña, my factura se incrementaría hasta los 15 euros mensuales, es decir un 50% de incremento.
Salud, República y Socialismo

Neogeminis dijo...

Aquí hace ya bastante que por ley, se deben recetar los remedios especificando el genérico, porque, como se sabe, los precios varían sustancialmente según los laboratorios que los fabrican.

Un abrazo.

Genín dijo...

En Andalucia hace tiempo que funcionan los genéricos y por materia activa, y todavia queda mucho por hacer, como la cantidad de pastillas sobrantes.
El otro día me mandaron tomar unos sobres para hacerme un contraste, tenia que tomar dos sobres, pues venían cuatro en el envase, así que me los llevé al hospital cuando fui a la cita y se los di a la enfermera.
Es solo un ejemplo, pero somos muchos millones consumiendo y el ahorro puede ser enorme, a menos que no quieran que ahorremos sino que alguien pague porque pongan el cazo.
Salud

Isabel Barceló Chico dijo...

Ay, querido, en este análisis creo que te has dejado fuera un aspecto: la voluntad de ciertos gobiernos de beneficiar a los laboratorios farmacéutos, como benefician a todos los empresarios en general. ¡Pero si son los suyos...! ¿Cómo no van a darles a ganar dinero a espuertas? El que necesite una receta, que se fastidie. Y si no, que no hubiera enfermado...
Un abrazo.

Dean dijo...

La industria farmacéutica india ha apostado tradicionalmente por la producción de genéricos gracias al amparo de una ley de patentes laxa, y se ha convertido en una gran exportadora de medicamentos a los países menos desarrollados. Este país ofrece medicinas gratis a sus hospitales y permite a la gente más pobre acceder a muchas medicinas, sin embargo, la presión de las farmacéuticas impide que se generalicen estas prácticas en otros paises. En los paises subdesarrollados se le vende al consumidor la cantidad exacta que le han recetado, desde una pastilla hasta la caja entera si la desea el paciente y siempre tiene la opción de comprar el genérico. En cuanto a medicinas vemos nuevamente como el consumismo y las condiciones del mercado son los que marcan la pauta.
Un saludo.

Perséfone dijo...

Hoy leía por alguna parte el siguiente slogan: "Tu salud, su negocio". Y ese es el gran problema. Que algo tan básico para el ser humano ha llegado a convertirse en uno de de los comercios más rentables del mundo.

Y así nos va...

Desde luego que hay que cambiar muchísimas cosas en este sistema para mejorarlo, pero en algunos planteamientos yo personalmente sería incluso mucho más "burra" que tú.

Un abrazo.

Guanarteme dijo...

Los genéricos también los fabrican las multinacionales.

Esta sociedad en la que vivimos se atiborra de pastillas y policías. El miedo nos convierte en una sociedad que sólo cree en la medicina oficial y la hiper-seguridad. Hay muchas terapias alternativas demostradamente válidas que no necesitan gasto farmacéutico.

Pero los médicos sólo dan pastillas, sobres, pastillas para agua caliente o para agua fria... Ya existen modelos de pastillas, sobres o jarabes como de yogures.

Abusamos de la medicina, y no digamos con los niños, lo que se ve en las consultas de muchos pediatras es lamentable.

Si seguimos con esta mentalidad, genéricos, justos o sobrantes, etc., no serán más que parches para un gasto que no parará de crecer.

Guanarteme dijo...

Los genéricos también los fabrican las multinacionales.

Esta sociedad en la que vivimos se atiborra de pastillas y policías. El miedo nos convierte en una sociedad que sólo cree en la medicina oficial y la hiper-seguridad. Hay muchas terapias alternativas demostradamente válidas que no necesitan gasto farmacéutico.

Pero los médicos sólo dan pastillas, sobres, pastillas para agua caliente o para agua fria... Ya existen modelos de pastillas, sobres o jarabes como de yogures.

Abusamos de la medicina, y no digamos con los niños, lo que se ve en las consultas de muchos pediatras es lamentable.

Si seguimos con esta mentalidad, genéricos, justos o sobrantes, etc., no serán más que parches para un gasto que no parará de crecer.

Paco Piniella dijo...

El copago es pagar dos veces y dejemos las cosas claras. También estoy de acuerdo en racionalizar el gasto y en los genéricos como en Andalucía desde hace años. Existe una corrupción generalizada en el sector pero nadie quiere meterle mano al lobby famacéutico. Saludos

~~Esfera Comunista~~ dijo...

Dentro de unos años estaremos como en Estados Unidos. Tiempo al tiempo.

Ciberculturalia dijo...

Toda la razón Rafa. Y en el caso de los genéricos que dices que no se cumple, a mi no me extraña mientras siga habiendo esa "relación", a mi juicio inadecuada, diciéndolo suavemente, entre laboratorios farmacéuticos y médicos prescriptores.
Mucho que cambiar. Mucho por lo que luchar.
Besos

RGAlmazán dijo...

Dilaida, eso que parece tan fácil va contra los laboratorios. Ahí está la cuestión. Bicos

Felipe tus razones son las que yo mismo he intentado exponer. Y tienen el aval de los médicos y sus regalitos, de los farmacéuticos y sus ganancias y los laboratorios y su poder y beneficios.

Antonio, tu ejemplo y el de muchos desmonta lo que hacen, pero sin embargo prefieren que pague el de siempre.

Mónica, me alegro por vosotros. Un beso.

Genín, sé que en Andalucía esto funciona mejor, pero lo de las dosis es general y no siempre pueden servir para otros (imagínate un frasco con píldoras, empezado)

Isabel, sí, los gobiernos asisten a los intereses de los laboratorios. Son de la misma calaña.

Dean, sí, el consumismo de medicamentos es también otro de nuestros males.

Perséfone, sí, es verdad, es su negocio. Un beso.

Guanarteme, sí, es el consumismo que ha llegado a todos los productos. Y es verdad, hay terapias naturales que se podrían utilizar, pero estamos en la era de la píldora (por el bien de los laboratorios)

Paco, ahí está la cuestión, nadie quiere enfrentarse con el lobby farmacéutico, uno de los más poderosos.

Carmen, lo que no entiendo es por qué no se obliga a que se cumplan las leyes.
Un beso

Salud y República