15 julio 2009

El porqué del navarrazo

Cuando no ganó por mayoría UPN, en las últimas elecciones de Navarra, se pudo hacer un gobierno progresista. Allí quedaron tirados los votos de una mayoría de izquierdas por el acuerdo del PSOE --acuerdo que costó un cisma en el PSN, con dimisiones sonadas de socialistas navarros-- con un partido claramente de derechas y reaccionario como UPN.

Pepe Blanco y Miguel Sanz fueron los artífices de ese pacto secreto que difícilmente pudimos entender muchos. De aquello se escribió largo y tendido y las críticas arreciaron contra el partido socialista. Nadie llegaba a entender lo que había ocurrido. Dejar pasar una oportunidad como esa, era regalar una ocasión única a la derecha y probablemente perder por mucho tiempo el gobierno navarro. Mientras Nafarroa Bai e IU a pesar de sus esfuerzos no pudieron hacer cambiar al PSOE de estrategia.Blanco y Sanz

Bueno, pues hoy sabemos ya el porqué de esa historia. La historia de lo que el PP llamó en su momento: el triunfo de la España Constitucional. Naturalmente se trató una vez más, de anteponer intereses partidistas a la ideología, cuestión que se repite con insistencia en esta legislatura. Navarra se vendió para poder contar con los votos de los diputados de UPN en el parlamento en Madrid. Sólo que uno de los dos diputados le falló y se quedó con el PP, dejando el precio del navarrazo en un sólo voto.

Sin embargo, dadas las circunstancias, la aritmética parlamentaria hace que ese voto sea necesario en ciertas ocasiones, y que sea un voto del que el PSOE dispone siempre que lo necesita. En caso de que no sea necesario para que el PSOE gane, el diputado Carlos Salvador se abstiene (así hizo en las votaciones sobre los presupuestos en octubre pasado y en muchas otras) y si fuera necesario votaría a favor, y así lo hará en la votación sobre la financiación de las comunidades autónomas. Ni qué decir tiene que los intereses navarros, nada tienen que ver con la votación pues el cupo les permite mantenerse al margen de la confrontación. Por lo tanto, su voto no será en interés de los navarros sino del PSOE que lo necesita para obtener mayoría absoluta.

Moraleja: Yo te dejo gobernar Navarra pero tú me das tus votos en Madrid cuando los necesite. Pepe Blanco dixit, a UPN. Y el gobierno de derechas se hizo.

Salud y República

6 comentarios:

fritus dijo...

Fíjate tú por dónde la llave de la financiación autonomica la tienen los nietos de los requetés...con respecto a lo del cupo, o concierto navarro...siempre me ha parecido cósmico e insondable que los catalanes ( y baleares, que están en una situación similar) seamos insolidarios por pedir un poquito más de porcentaje de los impuestos para tener un numero aceptable de guarderías, medicos x hab. o maestros x hab, por poner tres ejemplos...y estos enchufados del cupo-concierto son unos patriotas que se les llena la boca con España...tócate los destos.

un abrazo

m.eugènia creus-piqué dijo...

Un saludo Rafa y de más grandes las veremos, el tiempo lo destapa todo.petonets.

Bernardo Muñoz dijo...

Por desgracia, los pactos antinatura forman parte de nuestro juego democrático y no hay partido político que esté limpio de tan feo pecado.

Basta ver la composición de cualquier ayuntamiento.

Lo tristees constatar que, en ocasiones, tu voto sirve para elevar al poder a quien menos desabas que lo hiciera

Carmen dijo...

Tal y como lo cuentas se ve claramente el manejo. Aunque sea normal que pacten, a mi no me deja de salir un salpullido cuando veo estos mejunges antinatura. No, tampoco a mi me gustan nada.
Un beso Rafa

divergencias dijo...

Conforme en todo, excepto en esto: "Naturalmente se trató una vez más, de anteponer intereses partidistas a la ideología", no me parece que la ideología del PSOE vaya mucho más allá de la gestión de intereses partidistas,..., y precisamente este es otro ejemplo más.
Saludos

RGAlmazán dijo...

Pues sí, estoy de acuerdo, pero convendrá D. Fritus que con el cupo es más fácil ser patriota. A nadie le amarga un dulce. Y luego se permiten ser decisivos en la financiación, que no va con ellos.

Un beso, Geni.

Efectivamente, D. Bernardo, eso es lo más triste.

Sí, Carmen, es absolutamente antinatura. Un beso.

Bueno, Divergencias, teoricamente tienen ideología, otra cuestión es que en muchos casos la dejen aparcada.

Salud y República