31 julio 2009

Cuarenta latigazos

Esta mujer que aparece en la fotografía, es una periodista sudanesa que trabaja para la ONU. Se llama: Lubna Husein. Y es un ejemplo.

Ha sido condenada a cuarenta latigazos por vestir pantalones. Naturalmente en Sudán, país musulmán, los pantalones sólo los pueden llevar los hombres, faltaría más.

Un tribunal la ha castigado. Ahora estaban tratando de ver si su cargo en la ONU, implicaba impunidad diplomática. Ante tal duda, la periodista ha decidido despedirse de la ONU y enfrentarse con los jueces de su país. Su objetivo es hacer caer una ley lamentable, violenta, que va contra los más elementales derechos humanos.Lubna Husein

Lubna Husein ha decidido con dos ovarios, enfrentarse a la Justicia sudanesa y prefiere correr el riesgo de recibir los latigazos pero con una fuerte publicidad mediática, que ampararse en su posible impunidad. Esta mujer valiente ha preferido salir a la luz y servir de altavoz de una injusta ley aún corriendo el riesgo de ser castigada. Ella lo explica muy bien y dice: Otras mujeres lo han sufrido y se han callado. Es hora de cambiar una ley injusta.

Esperemos que Lubna Husein no reciba los latigazos, pero lo que está claro es que esa voz pidiendo justicia y respeto por los derechos humanos ha atravesado todas las fronteras y ha puesto en dificultad a los gobernantes y legisladores de Sudán, que ven cómo una mujer --para ellos, un ser inferior--, les está minando, con pertinaz insistencia, las bases de su sociedad, con la simple utilización de un arma: su coraje.

Gracias Lubna, tu ejemplo no será en vano. Tus cuarenta latigazos --ojalá que la sentencia no se haga efectiva-- han conseguido sembrar la semilla de los derechos humanos en tu país.

Salud y República

9 comentarios:

Selma dijo...

Ojalá muchas Lubna(s)tomen consciencia y se unan a ella para por fín lograr que estas leyes coránicas retrogradas a no poder más e interpretadas a su conveniencia por no pocos gobernantes.. se deroguen para siempre..
Un abrazo inmensa para ella y mi admiración por su gesto..
Un beso, Rafa

m.eugènia creus-piqué dijo...

Mi felicitación a Lubna y por los webitos tan bien puestos que tiene, esta gente está loca de atar y estas cosas me sacan de quicio.Un beso.

Carmen dijo...

Es un gesto tan importante para todas las mujeres que padecen los rigores del islam, de ese islam tan mal entendido que aplaudo su decisión y su valentía. Yo también espero que no se haga efectiva la condena porque sentiría en mis propias carnes la brutalidad de la condena. Lamentablemente son casos frecuentes en Sudán pero la respuesta de Lubna siendo periodista ha llamado la atención internacional y espero que haga mucho ruido y se consiga cambiar la terrible ley contra la mujer.

Un beso

__MARÍA__ dijo...

He leído la historia de esta periodista y me parece estupenda tu entrada.
A ver si hay suerte y no le dan latigazos a Lubna sino la libertad de poder ir como quiera vestida.

Besos

Ricardo dijo...

Saludos a todos.

Voy a comentar algo que quizá esté en la mente de muchos vosotros, pero me parece importante recordarlo.

El Islam como religión no es peor ni mejor que el cristianismo o cualquier otra. El problema viene cuando desde el poder se utiliza a esta para mantener sometido al pueblo.

La dictadura fascista en España es un claro ejemplo de ello.

Me he educado en la religión cristiana, estudiado el Islam y leído parcialmente los dos libros sagrados. Mucho más vengativo y opresor es el Dios del Antiguo Testamento que el de cualquier párrafo del Corán.

He leído ya más de un artículo escrito por islamólogos desmintiendo con argumentos y citas textuales del Corán muchas noticias occidentales escritas desde la ignorancia o la mala fe.

Hay que estar con los ojos bien abiertos a lo que leemos.

Un saludo.

mariajesusparadela dijo...

Ya os dais cuenta de que hace lo mismo que los chicos del PP: renunciar para poder ser juzgada...¡¡¡mujeres!!!

RGAlmazán dijo...

Hola Selma, sí, así es, ojalá que muchas Lubna's tomen conciencia. Un beso.

Hola Gèni, a mi también me ponen malo estas cosas. Un beso.

Creo, Carmen, que esta mujer ha dado un paso de gigante y que ha hecho un bien inmenso a su pueblo, pase lo que pase. Un beso.

Ojalá, María, que no le den los latigazos y sobre todo que deroguen esa ley machista asquerosa. Un beso.

Ricardo, no dudo de que haya noticias sesgadas y con mala fe sobre el Islam en los medios occidentales, pero desde luego los fanatismos son siempre malos y en religión si tienen poder pueden llegar a ser --también lo ha demuestrado como tú dices, el catolicismo--, totalitarios y criminales. Desde luego no conozco a fondo el Islam, pero este hecho dice mucho de cómo lo aplican en Sudán. Y podríamos hablar de Arabia Saudita, de Irán y de tantos otros.
No sé qué libro es más cruel de las dos religiones, pero sí se que el fanatismo religioso sea de la religión que sea es de una crueldad extrema.

Salud y República

daalla dijo...

Tú lo has dicho, Rafa. Hacen falta dos ovarios bien puestos para hacer lo que hace. Y ella los tiene.
Espero que no la castiguen, pues la presión mediática va a ser muy fuerte. Pero tanto si es o no castigada, creo que habrá un antes y un después de esta valiente acción de Lubna.
Salud y República.

Antònia P. dijo...

Dios, en todas las grandes religiones monoteístas es masculino. Por tanto...
Lubna es una pionera, una luchadora que merece toda nuestra admiración.
Dicho sea de paso y para que no nos creamos los más güays del mundo mundial: cuando estudiaba en la Escuela Normal allá al principio finales de los 60, principios de los 70 estaba prohibido llevar pantalones que reservábamos para las excursiones y para el lunes de Pascua.
Si alguna se atrevía a vestir tan atrevida e inmodesta prenda o te pescaban fumando (mea culpa) ya podías ir buscándote otro centro para estudiar magisterio. En Lleida no aprobabas en toda la vida. Es que las maestras debíamos dar buen ejemplo.
A algunos les parecerá que hablo de la Prehistoria pero a mi me parece que fue ayer.
Feliz fin de semana.