11 julio 2009

San Fermín: Y la fiesta continúa...

Que nadie se llame a engaños, que ha pasado lo que muchos suponíamos. Otra vez la sangre ha bañado Pamplona.

No vengamos con excusas de que ha sido un accidente. La acepción de accidente según el DRAE no coincide con lo ocurrido. Aquí no hay eventualidad, aquí se ve venir. Se corre el riesgo. Es más, sin ese riesgo la fiesta no sería lo mismo.

Por muchas vueltas que se dé, esta venerada fiesta es una salvajada. Por muchos que estén a favor, es una barbaridad. Puede que correr toros haga soltar adrenalina, pero a menudo también hace fluir sangre. Y a veces el resultado es mortal. Que se lo pregunten a la familia y amigos de Daniel.

Daniel tenía 27 años y dicen que era un experto. Junto a él tres heridos más. Pero no pasa nada. Un minutito de silencio, y a Capuchino, que así se llamaba el bicho, le han toreado y matado, como mandan los cánones. Ya está vengado, volvamos a la juerga . Capuchino ha matado, a Capuchino le han matado. Borrón y cuenta nueva.sanfermines

Quince muertos se ha cobrado en su historia esta fiesta, y decenas de heridos. Hablamos de personas, que de toros hay unos cuántos más. Había que ver la conmoción de la gente en la plaza por la tarde, el torero brindando el toro a Daniel y a su familia, y ¡chas!, se cumplió la venganza. Capuchino apuntillado al corral. Ojo por ojo y diente por diente.

Porque esta violencia es intrínseca y necesaria, si no no tendrían los Sanfermines la fama que tienen, ni estarían en boca de todo el mundo. Y como dijo aquel, tomad y bebed, sanfermineros, que esta es su sangre.

Ya tenemos otro mártir, podemos seguir el rito. Porque la sangre es parte de la fiesta, sin sangre los Sanfermines no serían lo mismo. Los vampiros no irían. El morbo gana la batalla. Y se demuestra: la sangre es el alimento de la fiesta.

Además del "Pobre de mí". Este año se cantará el Pobre de él. Pero no se preocupen que el año que viene habrá más.

Hoy oigo la radio y veo que no ha pasado nada. A las ocho han empezado a narrar otro encierro. Y es que una vez que el monstruo se ha engullido a su víctima, como no puede ser de otra manera, la fiesta continúa.

Salud y República

18 comentarios:

m.eugènia creus-piqué dijo...

Más de acuerdo contigo ya no puedo estar, es una salvajada pura y dura pero cualquier pide que dejen de celebrarse....nos llamarían locos de remate, 16 muertos son demasiados, uno ya es demasiado por celebrar una fiesta que no tiene ni pies ni cabeza,pero tambien saben a lo que se exponen, nadie les ata para que salgan a correr, yo diría que son unos inconscientes que piensan que a ellos eso no les va a pasar nunca, Que pena !Besos Rafa.

Carmen dijo...

También pensaba yo hablar del tema pero tu lo has hecho, como siempre, de forma excelente. "el morbo gana la batalla" pero aquí nadie hace nada, más encierros, más sanfermines, y continuará...
Topamos con lo "intocable" una vez más.
Un beso

David Carrascosa dijo...

En una visión externa de la Fiesta siempre parece haber buenos y malos. Pero la fiesta tiene su propia lógica y su propia ética, or lo que decir que es una salvajada es mantenerse fuera de la misma, desde donde toda crítica se pierde. Lo que si es cierto es que la muerte es parte esencial de la misma, como lo es también de la vida.

Saludos

Antonio Rodriguez dijo...

Esta fiesta es una salvajada se mire por donde se mire, ya que esta basada en la sangre del toro o en la sangre de la persona que muere o queda malherida como consecuencia de una cornada.
Pero como muchos de nuestros políticos, incluidos los de la izquierda, la justitican se continuarán viendo situaciones como la de ayer en la que un joven muere, cuando teóricamente se estaba divertiendo.
Salud, República y Socialismo

Selma dijo...

En Provenza hay espectáculos, muy similares a los frescos de Creta, donde unos muchachos, vestidos en este caso de blanco, juegan con el toro... forma parte de la tradición "La course Camarguaise"... No muere ni el animal ni el muchacho, excepto en desgraciadas y contadas ocasiones...

pero estas carreras en calles angostas , resbaladizas, abarrotadas de gente, me suena a Kamikaze... Y de hecho lo son...

Y como muy bien dices Rafa... el día siguiente, a por otro encierro... Y aqui no ha pasado nada..

Un beso.

Txema dijo...

Y aquí no ha pasado nada... Así es. Algunos minutos en las noticias y después otra vez lo mismo. Más encierros, más riesgo, más sangre. Más sinrazón.

Muchas veces me he preguntado qué placer puede encontrase en la muerte, que extraño sentimiento nos lleva a arriesgarlo todo en poco más de dos minutos. No le he entendido jamás.

saludos

Bernardo Muñoz dijo...

Vista la desmesurada reacción de los medios, parece como si todos estuvieran deseando que alguien la palmara durante las fiestas.

RGAlmazán dijo...

Hola Geni, efectivemente es una salvajada. Un beso.

Pues sí, querida Carmen, el morbo gana la batalla, y la sangre es el acicate de la fiesta. Un beso.

Bienvenido David, desde luego me mantengo fuera de la misma, pero no por decir que es una salvajada, sino por voluntad propia. Faltaría más que no se pudiera hacer una crítica por estar fuera. ¿Acaso la ablación de clítoris no se puede criticar por estar fuera de esas sociedadas? Creo, David, que hay muchos ejemplos que invalidan tu tesis.

Antonio lo grave es que hoy, después del minuto de silencio, todos a la juerga y a correr el mismo riesgo. Tremendo.

Sí, he visto algún documental de tu tierra y efectivamente hay unas diferencias abismales. Y tú lo has dicho, allí no muere nadie, ni nadie se juega la vida alegremente.
Besos.

Txema, es el riesgo lo que les da placer, saber que por momentos su vida pende de un hilo y que la pueden salvar.

D. Bernardo, un placer. Pues sí, no digo yo que estén deseando, pero que lo esperan y lo amplifican para darle la importancia que hace a esta fiesta única.

Salud y República

GUANARTEME dijo...

Buenas noches, D. Rafael. El otro día me preguntaba mi niño que si de grande podría ir a correr San Fermín.

Para su asombro le respondí que si cuando fuese mayor le gustase drogarse y maltratar animales, porque eso es lo que se hace en buena parte de las fiestas del estado español, pues bueno... Por su puesto le recordé que "mamarse" es drogarse, aunque esta droga la promocionen escritores y telediarios y nosotros mismos, los padres.

Menos mal que quedan algunos sitios donde todavía se celebran fiestas cuyo alma son la cultura y la tradición, no el alcohol y el bestialismo.

Y que conste que esto no es un manifiesto contra el alcohol, no soy un hipócrita, por su puesto, pero de ahí a ponerlo como centro de la diversión....

Salud y República.

Txema dijo...

Si, es muy posible que tengas razón. Pero ¿no te parece que en este país tenemos una especie de culto sagrado por la muerte?

Como, si al morir, nos liberáramos de la vida, esa que tú mismo señalas con acierto que ponemos en riesgo por puro placer. ¿Queremos morir para vivir eternamente?

Me paso de rosca, ya lo sé, sólo era es un "boutade", herencia de nuestra sola judeo-cristiana. Lo siento, Rafael pero contigo me gusta polemizar.

Un abrazo muy fuerte querido compañero y descansa.

karlos dijo...

Por favor, "culto sagrado por la muerte", joder algunos de los que escriben en este blog han visto muchas pelis de terror.

karlos dijo...

Ah por cierto me considero repúblicano, bebo cerveza y fumo porros sean fiestas o no, y no hago salvajadas. Lo digo por los "abstemios" que parece que purulan por los blogs de izquierdas hablando de este tema.

GUANARTEME dijo...

No has entendido lo que quise decir o quizás no me expliqué debidamente. Nada tiene que ver el drogarse o el hacerse rico, con hacer obstentación de ello.

Tampoco tienen que ver eso con maltratar animales. Pero eso es lo que se hace en muchas fiestas.

El abuso es malo, no el uso. Y de abstemios nada, eh...

Elías Mandeb dijo...

Lo lamento por los que tienen que pagar con sus impuestos los gastos médicos de los boludos que se dedican a jugar con animales peligrosos. Después se quejan si uno anda en moto sin casco o se fuma un porro sentado en su casa porque "hay que pagarles los gastos médicos"

Vicent dijo...

Lo mas curioso del asunto es que he oido en las noticias que se han descolgado una serie de vecinos de Alcalá de Henares pidiendo que le den el nombre de una calle a este chico, Daniel.

Si el mero hecho de morir por ser un inconsciente y jugartela de esa manera, es merito suficiente para tener una calle en tu pueblo me parece a mi que nos van a faltar pueblos y calles.

Txema dijo...

Pues si, me suelen gustar les pelis de terror, si son buenas. Bebo cerveza, vino y algún Jack Daniels cuando puedo. También fumo, como se ve en la foto. O sea bastante normalito... creo.

GUANARTEME dijo...

Me encanta el Torres 5, la cerveza en verano, el buen vino y no fumo hace dos años y medio. Fumaba dos paquetes diarios.

Y sigo en las mías que para exaltar estas queridas "drogas" no hace falta una fiesta donde el resultado es un momton de basura, meadas apestosas, animales torturados, y una suculenta cuenta para FCC.

Yo vengo de vuelta de esa mierda.

Para disfrutar basta unos amigos, una buena lumbre, o incluso un posavasos y un ordenador.

Esas fiestas sólo son florentinadas, dinero y beneficios acosta de lo que sea.

GUANARTEME dijo...

No me gustan las pelis de terror, sobre todo las de Alfred Hitchcock, que era un maltratador reconocido.