28 julio 2011

La lideresa se pasa la ley por el arco del triunfo

Pues sí, la cosa es seria, aunque viniendo de quien viene se puede esperar cualquier cosa. Y es que la Sra. Aguirre cuando se empeña en llevar algo a cabo, le importa un pito lo que los demás le digan, aunque entre los demás se encuentren los tribunales de justicia.

Decidió, en contra de estudios medioambientales, ampliar la carretera M-501, conocida popularmente como “la carretera de los pantanos”. Un proyecto que se inició sin declaración de impacto en 2006, aunque había sido descartado por Gallardón en 1998 y tenía un informe negativo de la Consejería de Medio Ambiente de la misma Comunidad, así como un estudio del CSIC que comunicaba los daños medioambientales que se producirían, por lo que lo desaconsejaba.Aguirre y la M501

Ya en 2008, después de una denuncia de Ecologistas en Acción, y con las obras avanzadas, el TSJM anuló los acuerdos que aprobaban dicha obra y requería la inmediata vuelta a la situación anterior. Como es de suponer Aguirre y Cía siguieron a lo suyo, sin hacer caso, continuaron con la obra.

Ha trascurrido el plazo, hace más de un mes, para que se hubiera cumplido la sentencia, o sea la vuelta a la situación de origen. Como quiera que esto no sólo no ha ocurrido, sino que además ha continuado el desdoblamiento de la carretera, como si no existiera dicho fallo en su contra, Ecologistas en Acción solicitó la ejecución forzosa de la sentencia y el TSJM ya ha ratificado esa ejecución y se lo ha comunicado a la C.A.M.

Ahora con la ratificación, veremos como Aguirre y Cía se pasan por el arco del triunfo la sentencia. Pagarán (quiero decir pagaremos los madrileños y no ella y su gobierno, que son los responsables) una multa y la carretera, a pesar de la sentencia judicial y de los daños medioambientales que provoca, no la tocará nadie.

m501_pancarta

Y hay que decirlo claro, en este envite Aguirre se juega mucho, porque ahora, con la carretera desdoblada, podrá venir el desarrollo urbanístico de la zona oeste de la Comunidad, la recalificación de terrenos y el desarrollo urbanístico más importante de la C.A.M.

En España está claro que las sentencias sólo obligan a los particulares no poderosos. Atrévase alguno de ustedes a hacer una obra no autorizada y que alguien le denuncie, verán lo que tardan en hacérsela tirar y en ponerle una multa.

En este país --al contrario que en la mayoría de los países, donde los políticos están obligados, por una cuestión ética y estética, a ser los primeros en cumplir la ley— parece que ciertos políticos actúan con bula y están por encima de la ley. Casos como el de Aguirre son un ejemplo claro de despotismo a la Justicia y de sumisión de ésta al poder ejecutivo.

La ley, no sólo debería imponer su sentencia y hacer volver a la situación anterior del delito, sino que en el primer momento debería haber paralizado las obras y si está claro, como es el caso, de que la obra se ha realizado a sabiendas de que iba en contra de la ley, una prevaricación como un piano, se debería poder reclamar daños y perjuicios a los que han decidido saltarse la ley a la torera.

No es la primera vez –recordemos la sentencia de la huelga del metro, cuyos servicios mínimos se han considerado ilegales y la C.A.M. no se han dado por aludida y no ha cambiado nada— que algunos políticos como Aguirre, entienden que ser elegido para un puesto les vacuna contra cualquier ley y les permite hacer de su capa un sayo.

Tener mayoría, por muy mayoría que sea, no exime del cumplimiento de la ley. So pena que ocurra en países con gobiernos dictatoriales, donde los tres poderes están bajo una única batuta, justo lo que a la neoliberal Aguirre le gustaría.

Salud y República

11 comentarios:

Ysupais dijo...

La Ley y los que la dictan la deberán de tener mieditis aguditis.

Saludos mañaneros.... me voy a Hacienda a que me devuelvan lo que es mio.

mariajesusparadela dijo...

La ley dirá lo que quiera, pero las fuerzas del orden harán lo que diga ella. Porque funcionan muy bien para los desalojos de los pobres, pero, ja, Esperancita es la ley, las fuerzas, el orden, el concierto (de enseñanza),etc. "El estado soy yo" y "la calle es mía" (la carretera también)

Felipe dijo...

El problema ya no es de esta impresentable sino del poder judicial que no la imputa por un delito de desobeciencia.

Pero quienes son los jueces que se atreven?

Nada de nada.Las AA.PP.actúan con una impunidad increible y no pasa nada.

Vergonzoso y muy real

Neogeminis dijo...

Creo que cada vez más se avanza sobre el derecho establecido, poniendo por delante los intereses de pocos sobre las leyes que resguardan la integridad de todos. Es así no más,en este mundo capitalista y especulativo los de abajo deben acatar a los de arriba y ellos,hacer y deshacer a su antojo.
Un abrazo.

Txema dijo...

La verdad es que esto yan resulta inaguantable.

saludos

Antonio Rodriguez dijo...

Si la inhabilitasen por desacato a los tribunales, se lo pensaría. Pero como primero los jueces no paralizan unas obras y luego dictan sentencia cuando ya se han realizado es dificil poner orden en este desorden organizado de las infraestructuras.
Salud, República y Socialismo

Dilaida dijo...

Opino como Felipe, el problema está en el poder judicial que no se atreve a hacer aplicar la ley, por eso estos personajes hacen lo que les da la gana, pero para desalojar una familia pobre de su casa, son muy valientes.

Ciberculturalia dijo...

Lo peor es que aquí no pase nada. Una sentencia que un político decide no cumplir y todo sigue igual. Un ejemplo admirable, no?
Un beso

Genín dijo...

Y eso que manda el Psoe, si mandara Rajoy ¿Haria lo mismo?
Y este Gobierno no pinta nada?
No, claro que no, que tonto soy...
Salud

Isabel Romana dijo...

En fin, la lideresa tiene un arco de triunfo más grande que la comunidad de Madrid. Y no es la única. Aquí viene pasando lo mismo... Un abrazo muy fuerte.

RGAlmazán dijo...

Ysupaís, espero que te devuelvan todo. Besos.

María Jesús, la ley es a veces, ambigua, y además los jueces la aplican del lado de los poderosos. Bicos.

Felipe, los jueces sirven a los poderosos.

Mónica, esperemos que despertemos y seamos capaces de cambiar esto, que es inadmisible. Besos.

Txema, totalmente.

Antonio, esa sería la solución: desacato a la autoridad judicial.

Dilaida, con los débiles lo que sea, en cambio si se trata de poderosos... Bicos.

Carmen, lo grave es que no pasa nada y además nos están acostumbrado a verlo así. Tremendo. Besos.

Genín, no pinta nada de nada.

Sí, Isabel, en política comunitaria somos primos hermanos, por desgracia. Besos.

Salud y República