05 marzo 2009

Los números electorales del País Vasco

Como quiera que todo el mundo, y hablo de las mayoría de los medios de comunicación, de los blogs de derecha y de muchos de los compañeros socialistas, apuestan por la formación de un gobierno con Patxi López, al frente, apoyado por el PP y quizá UPyD –al menos en la investidura—, me gustaría analizar cuantitativamente los resultados de las elecciones:

Elecciones País Vasco

En el cuadro anterior se puede ver los votos recibidos por los partidos, así como el porcentaje de votos sobre el total de votos válidos, (1) la asignación de escaños según la ley D’Hondt. El número de votos (2) que ha necesitado cada partido de media para obtener un escaño. Y el número de escaños (3) que conseguiría cada formación si la ley electoral  tuviera una circunscripción única y fuera totalmente proporcional.

Si a esto añadimos que en Álava se eligen los mismos diputados (25) que en Vizcaya, teniendo un 60% de población menos, y que en Guipúzcoa, con poco más de la mitad de la población, encontraremos lo “justa” que es la ley electoral en Euskadi.

Por ejemplo, es verdad que EB se han dado un batacazo, pero también es verdad que EB tiene un escaño con 36.134, mientras que, por ejemplo, el Partido Socialista con ocho veces más votos, tiene veinticuatro veces los escaños de EB. El Partido Popular con cuatro veces más votos tiene trece veces más votos ¿Es esto justo?

Curiosamente se repite, como en las elecciones generales, la injusta, pero legal, distribución de escaños, que prima fundamentalmente a los grandes partidos.

Ésta debería ser la primera preocupación de los demócratas. Que no se falseara la principal premisa: Una persona, un voto. Es cada día más imprescindible, aunque no interese a los grandes partidos, aunque nadie hable de ello: acometer la reforma de las leyes electorales, si queremos que la validez del voto sea igual, se vote a quién se vote, y se vote dónde se vote.

Con respecto a la consabida división en el País Vasco, entre vasquistas y españolistas, vemos claramente que lo que tanto repite el Partido Socialista por boca de su candidato, lo de la sociedad vasca ha reclamado un cambio, no responde a los votos que ha recibido.

El bloque llamado españolista o constitucionalista (PP, PSE y UPyD) suma: 483.000 votos lo que representa el 47% de los votos. ¿Dónde está la mayoría que propone el cambio? Pero, además, si tenemos en cuenta los votos nulos –cien mil, los que deberían ser los de los herederos de Batasuna--, el porcentaje de dicho bloque baja al 43,5%; la cosa resulta mucho más clara. Este bloque es minoritario, aunque con el amparo de la ley, con menos votos, obtenga el 51% de los diputados.

Es más el número de votos recibidos por el PP y el PSE es de 461.000, mientras que los votos que ha recibido el tripartido que gobernaba, PNV, EB y EA, han sido 471.000. Los primeros pueden formar gobierno con mayoría de escaños, los segundos no pueden repetir y han perdido las elecciones, aunque tengan diez mil votos más. La asignación de escaños según la ley distorsiona la realidad democrática de los votos.

Pues bien ese porcentaje, el del bloque PSE, PP y UPyD, el 43,5% de los votantes vascos, es el que se arroga un cambio pedido por la sociedad vasca. Guste o no guste, los nacionalistas son más, bastantes más. Y eso debería tenerlo presente el PSE con el fin de llegar a un acuerdo transversal con el PNV. Ahí sí que hay una mayoría absolutísima por todos los lados, por votos, por escaños y por provincias.

En fin, simplemente he querido hacer un pequeño juego matemático con el fin de desmontar lo que parece, cuando se escucha a los medios de comunicación en general, que es obvio: “Ha ganado el frente constitucionalista”. Pues no, mire usted en número de votos los nacionalistas son más, otra cuestión es cómo se plasma eso en la ley electoral.

Constitucionalistas (PSE, PP y UPyD): 482.839 votos

Independentista (PNV, EA y Aralar): 496.591 votos

Federalistas EB: 36134 votos

Y ahora que cada uno actúe en conciencia, pero que cuando alguien hable de mayoría de votos o la mayoría de la sociedad vasca, aprendan a sumar.

Salud y República

p.d. Las denominaciones de los bloques sirven sólo para identificarlos (no las comparto necesariamente).

12 comentarios:

Bender dijo...

Kabila... ¿no se te han olvidado 100.000 votos?

RGAlmazán dijo...

No, Bender, aunque no están en el cuadro de resultados, si que los he contado al analizar los números. Y he hecho cuenta con ellos.
Aunque es verdad que al sumar los nacionalistas no los he contado.

Salud y República

Bender dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bender dijo...

No si el analisis me parece muy bueno, pero claro, la adscripción nacional nacionalista española (PSE-PP-UPyD) no llega al 43% si ponemos esos 100.000 votos en su sitio.

Por cierto, EB se habría quedado en 0 escaños de haber sido legal D3M (Hubiera perdido el de Gipuzkoa)

Julián dijo...

Sólo dos matices:

a) Todo lo que comentas sobre la democracia y tal, lo pensamos tú, yo y cuatro más.

b) Es más, todos los partidos presentados saben las reglas del juego (esto valdría x HB cuando se podía presentar) y la mayoría acostumbrar a jugar / aprovecharse de las mismas.

c) el reparto de votos por provincias forma parte del pack anterior, y además forma parte por interés abertzale (NV).

Vamos, que posiblemente no es justo, en primer lugar x los 100.000 aludidos, pero es el sistema con el que todos han jugado. Con este sistema Patxi tiene tanta legitimidad para ser lehendakari como tuvieron antes Ibarretxe, Ardanza o Garaikoetxea, como Ansar, Felipe o Adolfito.

De hecho, es mucho más representativo que la mayoría de administraciones, hablemos de estado, CCAA o aytos.

Lo demás son pajas mentales. Por cierto, decía un amigo, que sin la rebaja al 3% -no debiera haber tope- que en su día conseguimos como favor, estaríamos fuera, EA se quedaba con 1, UPyD fuera y Aralar perdía 1-2 (perdía 2 y tal vez ganaba 1). El PP quedaría igual, el PNV sumaría 1-2 y el PSE 2-3. Así a ojo y sin calculadora.

RGAlmazán dijo...

Bender, contando los 100.000 la suma de PP, PSE y UPyD sería del 43,5%, según mis cálculo que es lo que he puesto en la entrada. Pero vamos, son pequeños matices, la realidad es que es minoría y en diputados es mayoría.
Lo de EB es verdad, pero de presentarse los "batasunos" podrían haber cambiado más cosas, pues estoy convencido de que no sólo han votado en blanco, sino que han podido votar otras opciones (yo intuyo que algo a EA y a Aralar) y hay probablemente otros que se han abstenido y que habrían votado, o sea que ese cálculo es hacer un poco historia-ficción. Pero, sin duda hubiera perjudicado a todos, pues ellos hubieran sacado diputados.

Salud y República

RGAlmazán dijo...

Julián ninguna de las tres premisas que haces hace que lo que diga sea falso y no creo que sean pajas mentales, simplemente se trata de un análisis con unos supuestos que, a mi modo de ver, debilitan la credibilidad democrática.
En cuanto a que lo creemos pocos, es cierto, pero no invalida las conclusiones.
Ya sé que son las reglas del juego, faltaría más, pero eso no dice que sean justas, ni que no se puedan mejorar.
Lo del reparto por provincias será todo lo legal que quieran pero es, a mi modo de ver, contrario a la premisa: "una persona, un voto".
Nunca he dicho que Patxi no pueda ser lendahakari, simplemente trato de demostrar que lo va a hacer con dos condicionantes que a mí me parecen negativos:
a/ Con una minoría de votos ciudadanos
b/Lo que para mí es más grave, con los votos del PP, ese partido que les ha llamado de todo, además en relación con su acción política en el País Vasco --por ejemplo: terroristas. Y parece que no ha pasado nada.
Lo del tope, es verdad, pero tú lo dices bien, no debería haber tope, bastante están penalizados aplicando la ley D'Hont, con los restos los partidos minoritarios.

Salud y República

desahogandome dijo...

La transversalidad anunciada a bombo y platillo por el candidato Patxi López, borrada de un plumazo. Todo por ser lehendakari.

El supuesto "vasquismo" del PSE, si va de la mano de PP y Rosa Díez... ¿dónde queda?

Lo cierto es que el PSOE, y hablemos claro, es el partido electoralista por excelencia. Carece de programa, se adapta y amolda a cada circunstancia y así acabará... En Catalunya no hay problema, para echar a Ciu pactamos con la "izquierda abertzale catalana". En Euskadi, con los que añoran los plácidos días del franquismo. Y en Navarra, por omisión, tres cuartos de lo mismo y en contra de sus propias bases.

¿De verdad tiene algún proyecto el PSOE más allá de ocupar la poltrona?

m.eugènia creus-piqué dijo...

Desdeluego que lo veo tan liado que lo he tenido que leer dos veces,la distribución de escaños es injusta totalmente.Besos.

Rogeroigbermell dijo...

Yo ya he dejado de creer en esta pseudo democracia. Lo siento, pero no me sirve, es falsaria y llena de contradicciones. Este sistema está putrefacto y seguir con él es engañarnos a nosotros mismos, a ver si hay una Revolución de verdad (pacífica por supuesto) y le damos de una vez la vuelta a la tortilla.

tocapelotas dijo...

Pues eso, que sigan mangoneando los nacionalistas otros treinta años mas. Los que no vivís en Euzkadi no sabeís lo que sucede por aquí. Para vosotros es muy fácil dar lecciones de democracia desde la distancia, como si en Euzkadi hubiera libertad y las reglas de juego fueran para todos igual, pero esto no es así. Muchos no nacionalistas han sido cobardemente asesinados, otros somos constantemente amenazados y extorsionados. Vivir en Mondragon, Hernani, Lezo... y votar al PP o al PSE es de héroes. De hecho en las municipales nadie se atreve a presentarse a Concejal por estos partidos en los pueblos. El cambio es imprescindible para poder respirar en Euzkadi

Fernando dijo...

La ley D'Hont claramente da mayor peso al voto de las circunscripciones menos pobladas, como es el caso de Álava, y que en mi opinion, su representación parlamentaria está sobrecompensada.

Al tener el voto en Álava un perfil más constitucionalista que las otras provincias, este voto sale favorecido en escaños, como bien reflejas en tu tabla.

Pero ¡Ojo!, un reparto estrictamente proporcional tiene un problema serio: el voto de las circunscripciones poco poblados carecería de peso en las decisiones políticas que también les afectan. Si su voto es además de signo diferente, como es el caso de Álava al de territorios muy poblados, se corre el riesgo de que pareca que les gobiernan otros.

Este post ha analizado el resultado de las elecciones vascas desde la dimensión nacionalista/constitucionalista, agrupando al PP y al PSOE en el segundo bando. Según esta óptica es lógico que pacten. La dimensión clásica derecha/izquierda tiene mucho menos peso en Euskadi, si no, debería ser lógico que el PNV pacte con el PP.

Por último, un factor que nadie ha tenido en cuenta en este post: Navarra. Obviamente, no cuenta en estas elecciones, pero si se metiese en el mismo saco a la hora de estimar el perfil del voto en Euskal Herria, el balance empeoraría notablemente para el sector nacionalista, y éste no concibe una Independencia sin Navarra.