16 marzo 2009

Ciento tres años llenos

Con ciertas dificultades físicas, pero con la cabeza en perfectas condiciones Ayala, D. Francisco Ayala, cumple hoy ciento tres años.

Si se tuviera que hablar de la pluma más completa del siglo XX, seguro que Ayala era uno de los primeros candidatos. Hombre humilde, trabajador, dedicado al conocimiento desde siempre, tuvo desde muy joven afición por la escritura. Él nunca lo llamaría profesión. Cuando había introducido la cabeza en el mundo literario, la guerra civil como a tantos otros, le partió, y tuvo que exilarse.

Estudió derecho y ha ejercido de periodista, de escritor, de editor de revistas, de educador, de sociólogo, de letrado, de casi todo lo que tiene que ver con el mundo de las letras. Pero sobretodo, es un amante de la cultura y de la vida.

Letrado de las cortes a los veintiséis años y catedrático de derecho municipal a los veintisiete dicen de su amor por el estudio en casi todas las disciplinas.

Su exilio forzoso, provocado por la guerra, le hace conocer Buenos Aires, Puerto Rico, Nueva York, ciudades donde vivió, aunque él se dice ciudadano del mundo porque ha viajado mucho y se ha encontrado a gusto en casi todos lo sitios.

Son numerosos sus libros, tanto de ensayos como de narrativa. Muy conocidos sus libros sobre Sociología. En el terreno de la literatura ha escrito novelas y cuentos que se encuentran entre las grandes obras escritas en español en el siglo XX. Baste como ejemplo Los usurpadores y La cabeza del cordero, como libros de relatos, y Muerte de perros, una novela de obligatoria lectura. Su libro de memorias: Recuerdos y olvidos es de gran interés.

Muchos, casi todos los importantes, han sido los premios que le han otorgado. Sólo le ha faltado el Nobel del que ha sido candidato en varias ocasiones. Le han concedido el Premio Nacional de las Letras, el Premio Nacional de Literatura, el Premio Cervantes. Es miembro de la R.A.E. desde hace veinticinco años.

Aún recuerdo con emoción un seminario de sociología de la literatura al que asistí en 1980 y del que era director Francisco Ayala. Pude contrastar su nivel intelectual y humano.

En este vídeo que les dejo, de hace menos de un año, ayuda a presentar la obra de ese otro granadino (cincuenta años más joven) que es Luis García Montero.

Sirva esta entrada como homenaje a un hombre que no sólo ha vivido ciento tres años, sino que los ha vivido en libertad, dedicándose a lo que más le ha gustado: la cultura. Ciento tres años llenos de contenido y de vida. Hoy sigue siendo un vitalista empedernido y un intelectual, de los pies a la cabeza. Felicidades y un abrazo, maestro.

Salud y República

6 comentarios:

m.eugènia creus-piqué dijo...

Me uno a tí en este homenaje deseándole muchas felicidades enn su día.Un beso.

daalla dijo...

Muchas felicidades también de mi parte.
Saludos.

Freia dijo...

Me uno a tu felicitación para un ser humano con una categoría intelectual y humana fuera de toda duda, dotado además de un vitalismo a prueba de pesimistas y de un sentido del humor especialísimo. ¿Sabías que uno de los platos que todavía le chifla comer es spaghetti alla arrabiatta?. ¡Ahí es nadie don Francisco!

Naveganterojo dijo...

Tambien me uno al homenaje.
Felicidades maestro, que la cultura sea por siempre tu bandera y la nuestra.
Salud y republica

Gracchus Babeuf dijo...

Ha vivido tres o cuatro vidas...

Selma dijo...

Toda mi admiración hacia D. Francisco Ayala demuestra que se puede ser Joven siendo más que centenario.. Y feliz coincidencia este Vídeo que acertadamente has colgado junto a este hermoso Homenaje, nada más y nada menos que presentando un libro de otro egregio hombre de las letras como es Luis García Montero...

Me uno a este homenaje deseándole a D. Francisco Ayala como el mismo dice una larga vida y un feliz Cumpleaños...

Un beso, Rafa.