27 noviembre 2007

Solbes y Zapatero. Un matrimonio inconveniente

Solbes le ha dicho sí a Zapatero. Con una exigencia única, plenos poderes en lo económico. Eso parece desprenderse de las declaraciones de los aludidos. Y así se expresa en los distintos medios de comunicación.

No pongo en duda que la macroeconomía ha funcionado como nunca en estos cuatro años. Es verdad que ha soplado viento internacional a favor. Pero sería injusto reconocer que hemos conseguido crecer más que los demás y que salvo la inflación, una enfermedad crónica que padecemos, cuyo virus tiene mayor acogida en este país que en otros, y el déficit exterior, cada vez importamos más y exportamos menos, otro achaque crónico, la economía española en sus grandes números ha funcionado muy bien.

Desde luego, quien crea sólo en los grandes números estoy convencido de que le encantará seguir con la misma onda. Sin embargo, no es mi caso. Solbes, al que el presidente le ha pedido seguir y ha contestado con un “sí quiero”, es un hombre serio y disciplinado sin duda, pero desde luego es también un economista liberal, cree mucho en el mercado y es un conservador que no toma riesgos.

En una economía con superávit y con una dirección socialista se ha perdido una gran oportunidad, como es la de mejorar la distribución de los impuestos, la de salvar desigualdades. Y esto se podría haber hecho con muy pocos movimientos, aunque importantes. Por ejemplo, haciendo una verdadera reforma de impuestos basada en dos fundamentos esenciales. Uno, no tratando de ingresar menos, sino de forma diferente; y, desde luego, haciendo pagar más a quien más tiene (no como la seudo-reforma fiscal hecha por el mismo Solbes, donde las empresas han sido las más beneficiadas). Y dos, persiguiendo más el fraude fiscal (seguimos siendo los segundos en la Europa desarrollada, después de Italia, se deja de recoger más del siete por ciento, una cantidad que arreglaría muchos capítulos del presupuesto), y aquí han de reconocer que quien no defrauda, pues se lo quitan antes de que le llegue, es el asalariado. El tema de los impuestos es resoluble, basta con aumentar los inspectores (no sería un gasto sino una inversión), y promulgar leyes contra el fraude similares a países como Reino Unido, Alemania o Francia. En este país, llegamos a la paradoja de pensar que son imbéciles los que pagan todos sus impuestos.

Es necesario ir más allá. Basta estudiar los datos que da el propio PSOE en su famoso vídeo, cuando compara su gestión con lo que hizo el PP en la legislatura anterior. Uno de los datos que da es que en trece semestres (desde el 1er trimestre de 2004 al 2º de 2007) el salario medio ha subido un 9,5%, mientras que la renta ha subido un 21% y la inflación según el INE ha sido del 11,3%.

Renta media Salario medio
2º trim 2007: 23308 29215
1er. trim 2004: 19270 26684
Incr. Periodo: 21,0% 9,5%

Inflación: 11,3%

Conclusiones:
El salario medio ha subido menos que la inflación. Luego ha disminuido el poder adquisitivo de los asalariados (un 9,5% por un 11.3%). Además, mientras que en los trece semestres considerados los salarios medios han subido un 9,5%, la renta media lo ha hecho un 21%. Moraleja, la riqueza que ha generado este país ha ido a otros conceptos, ajenos a los salarios ( o sea: beneficios empresariales y rentas de capital).

Si a esto sumamos que la cantidad destinada en los presupuestos de 2008 a las inversiones militares (ya sé, ya sé que más de uno empezará a llamarme demagogo, porque es curioso, siempre ocurre cuando se habla de gastos militares) ha aumentado un 27,7% (repetimos: 27,7) sobre 2007. Y que la Iglesia va a recibir un 15% más, aproximadamente con la nueva reforma. Aviados andamos si esto no cambia.

Pues miren Ud. ¿qué quiere que les diga? O esta política económica cambia o desde luego está lejos de llamarse socialista, por mucho que crezca, si sigue yendo donde ha ido. Propongo una jubilación a Solbes y una sustitución por un verdadero socialista. Es la hora de que reciban más los que menos tienen: los asalariados y pensionistas. Esta política económica continuista es difícilmente digerible para la izquierda.

Y a mí, me hubiera gustado más un divorcio que un matrimonio. Se puede y se debe ir más allá de Solbes. Una política de izquierdas lo reclama.

Salud y República

3 comentarios:

Antonio Rodriguez dijo...

Estoy de acuerdo contigo. El "si quiero" de Solbes no es una buena noticia para los trabajadores y trabajadoras, aunque si lo es para el mundo empresarial.
Yo siempre he manifestado que lo que fundamentalmente diferencia al PSOE del P.P. es la política social, no la política económica, donde confluyen bastante.
No se puede aguaitar más que un país que tiene superávit en los presupuestos generales, no sea más agresivo en las políticas sociales y económicas que favorecen a los mas desfavorecidos. En este país llevamos muchos años en el que el poder de los salarios frente a los beneficios de las empresa se decanta favorablemente sobre estos últimos mientras que la aportación a la hacienda es cada día mayor la de los salarios que de los beneficios empresariales.
Yo por sistema estoy en contra de las rebajas de impuestos. En primer lugar porque al final, no se porque extraña maniobra se benefician más las rentas altas y las rentas empresariales. En segundo lugar porque es más progresista pagar impuestos directos (a través del IRPF) porque estos se pagan en función de los ingresos de cada uno, y sobre ellos se puede hacer una redistribución progresista de la riqueza generada. En tercer lugar porque lo de los impuestos es como la economía de una casa si tengo menos ingresos, menos gastos en cosas superfluas, por ejemplo voy menos al cine o compro menos libros; Así que si Hacienda ingresa menos, en algo tendrá que gastar menos y, ¡oh casualidad! siempre se hace por el mismo lado; el gasto social. En cuarto lugar si se ingresa menos en impuestos directos luego se tienen que incrementar los impuestos indirectos, esos que no se notan, los que pagamos cuando compramos. Y estos impuestos son totalmente regresivos porque el mismo impuesto paga un millonaria cuando llena el depósito de su gran coche, como el trabajado lo hace en su utilitario porque tiene que ir a trabajar y no tiene medios públicos alternativos.
En fin que no es una buena noticia, para los trabajadores y trabajadoras, la continuidad de Solbes al frente de la economía del país; como tampoco lo es la subasta de rebajas de impuestos directos.
Amigo Rafa perdona la extensión, pero me tienen calentito. Los paganos siempre somos los mismos.
Salud, República y Socialismo.

J. G Centeno dijo...

Nada que añadir a lo expresado por mi kabileño Rafa y tambien por Antonio, la noticia no es buena para los trabajadores. Y desde Iu deberemos hacer hincapié en esta clave de derechización gubernamental. Cada vez tengo más claro que el PSOE va a ganar y tenemos que conseguir ser imprescindibles, y a ser posible los únicos imprescindibles.

Manuel dijo...

Zapatero no está por el dinero (¡vaya pareado que me acaba de salir!). A ZP le interesa más lo social, lo que luce, lo que le aparenta llamarse progresista. Pura filfa. Apruebo y comparto esa política social (faltaría más), pero de la economía parece como que nadie en la supuesta izquierda quiere hablar o, cuando lo hace, lo hace en voz bajita. Tienes razón, Rafael. Pero tampoco debe sorprendernos demasiado. El PSOE es lo que es: un partido de centro-izquierda con una política liberal en lo económico de escaso rigor igualitario. Pero, ¡ay!, por lo visto es lo que se lleva.