23 noviembre 2007

Chávez y mi prima Adelina

Caminaba yo, pensando en no sé qué, cuando me topé con mi prima Adelina. La encontré preocupada, acababa de leer la prensa. Cosa insana y desaconsejable a esas horas de la mañana.
--Fíjate, el Chávez va a enriquecer uranio, ¿te imaginas? No sólo quiere perpetuarse en el poder, sino que además se está armando por si las moscas. ¿Qué tendríamos que hacer? Es un dictador.
--Querida Adelina te recuerdo que ha sido elegido en las urnas en unas elecciones libres— le contesté.
--Sí, pero habrás de reconocer que fue un golpista.
--Sí, es verdad, un golpista que sufrió un golpe de estado. Y, ¿tus amigos, Fraga, Mayor y otros jerarcas del PP, no defienden el franquismo?
--Bueno, bueno, tú siempre saliéndote por la tangente. Pero, ¿y si llega a tener la bomba atómica? qué miedo ¿no?
--¿Y no te dan miedo: Pakistán, Israel, China o Estados Unidos? Le respondí, cuando ya empezaba a cabrearme.
-- Es que no es lo mismo.
-- Efectivamente, no es lo mismo. Hay una ligera diferencia. En Pakistan el presidente rehace la constitución para justificar un estado de excepción que no era legal (sólo con un decreto presidencial). Israel utiliza su fuerza potencial y real para machacar a los palestinos hasta la saciedad, pasándose por el forro a la ONU. En China no se tiene el menor reparo por los derechos humanos.
--Bueno, ya pero no me vas a comparar a esos con el Chávez, que está loco. Y menos con USA.
--Sí, llevas razón, USA es el único país que ha sido capaz de lanzar la bomba atómica, el único. ¿Quién te asegura que no volverá a hacerlo?
-- ¿Por qué no te callas? Me contestó y se marchó corriendo.

Salud y República

8 comentarios:

animalpolítico dijo...

El efecto omnímodo de la prensa. ¿Cuánto tiempo crees que tardaría en calar en la sociedad que los americanos son el verdadero peligro si la prensa se pusiese a ello?

Imagínate: COPE, El Mundo, SER, El País, las teles...

En tres meses, como mucho, tu prima y la mía estarían horrorizadas ante el imperio del mal del Mississippi.

J. G Centeno dijo...

Me parece fatal que trate usted así a su prima. A los primos, como hace Rajoy, hay que quererlos y reverenciarlos, e ir por ahí sembrando dudas razonables sólo es muestra de lo mala persona que puede usted llegar a ser Kabileño. Y es que ustedes, los rojos, no se miden son insaciables. Su pobre prima, igual se fue a casa pensando que si Iraq hubiera sido una potencia nuclear no se hubiera producido la invasión, tiene todo el derecho del mundo a que nadie le rompa los esquemas, esquemas que, adormeciendo su conciencia e inteligencia, le producen una agradable sensación de bienestar. Los gringos son los buenos, kabileño, los garantes del occidental mundo libre, al que pertenecemos nosotros, ellos son los indios, los moros,los maricones, los rojos, las putas,etc...¡No nos toque los cojones! Kabileño

Maripuchi dijo...

Lo fuerte es que ciertamente es así... se te han olvidado otro par de países o cuatro con poder militar atómico ...
Todos ellos me dan miedito... no faltan los chiflados...

Freia dijo...

Mucho me temo que hay muchas primas Adelinas por ahí.

Blanca dijo...

Es lamentable, pero España está llena de primos que piensan igual que esa o ese...

Manuel dijo...

Defender de la manera que defiendes a Chávez me parece entrar en un terreno bastante resbaladizo. Yo también defendí a Mao hasta que me enteré de los estragos de su famosa Revolución Cultural. Por otra parte, ¿tienes idea de cómo ha 'colocado' este sujeto a su familia? Tampoco comprendo qué puede tener de bueno que Venezuela, ni ningún otro país, pueda hacerse con armamento nuclear. Abogo por la desmilitarización, no por el rearme.

RGAlmazán dijo...

Amigo Manuel, el personaje no me merece fiabilidad. Sin embargo, me parece lamentable la discriminación que él y otros líderes iberoamericano sufren desde los medios de comunicación de aquí en relación con otros muchos personajes que gozan del visto bueno del establisment o al menos del beneficio de la duda, cosa que no se le da a Chávez.

En cuanto a lo del desarme, estoy con él, sin lugar a dudas. Ahora bien, entramos otra vez en las dos varas de medir. Lo primero que tienen que hacer los que exigen que no proliferen armas nucleares es desarmarse ellos, si no demuestran ser lo que son, unos ventajistas.

Salud y República

June Fernández dijo...

Amén, amén y amén. El "porqué no te callas" ha tenido éxito porque es muy socorrido cuando no tenemos argumentos. A mí Chávez no me gusta. Pero es que creo que no me gusta ningún presidente de Gobierno. Y me parece terrible, como bien dices, que con las barbaridades que se cometen en Pakistán, Israel, etc. sólo nos importen las perlas de Chávez.