22 abril 2012

Los gastos ocultos del presupuesto

Cada vez se nota más que seguimos siendo súbditos, no sólo de los Mercados, también de la “Trinidad” decimonónica: la Cruz, la Corona y la Espada.

Y digo seguimos, porque es triste reconocer que este gobierno, en mayor grado, y el anterior se han cuidado mucho de mantener intocables las tres patas del Estado.

La Iglesia católica, la Monarquía y el Ejército son los elementos, que también en crisis, se salvan de los recortes.

El Estado, a pesar de que lo oculta y sólo habla de la aportación a la casilla del IRPF, compromete, por varios conceptos con la Iglesia católica, 11.000 millones de euros, y no se ha recortado ni un euro. Siguen, sin pagar impuestos, como el IBI, y seguimos sufragando una clase de religión que nos cuesta un disparate, que pagamos todos, a pesar de ser éste –al menos eso dice la Constitución—, un estado confesional. La Iglesia sigue   apropiándose de inmuebles, gracias a una ley de Aznar de 1998, y nosotros seguimos pagando su conservación, eso sí, la propiedad (hurtada al pueblo) es de ella.

Y qué decir de la Monarquía. Que en un alarde de generosidad se ha recortado un 2%, mientras que la Sanidad se recortará el 30%. Esa limosna que se rebaja la Monarquía es sobre los 8,4 millones, que es una pequeñísima parte del total de lo que nos gastamos en ella. Más de 560 millones, de baratita no tiene nada, por mucho que se empeñen los monaguillos mediáticos en recordarnos, en hablarnos de 8 millones de euros, son 70 veces más. Y, escondido entre partidas de otros ministerios.

Y por último nos queda nuestra querida Defensa. Esa defensa que como todos sabemos, ante ataques exteriores constantes, nos vemos en la necesidad de financiar. Además, no olvidemos que están los desfiles, esas fiestas que tanto gustan a nuestra monarquía y a nuestros políticos pelotilleros. Unos acontecimientos que requieren estar a la última moda en armas modernas, no nos vayan a tomar por un país subdesarrollado. La patria es la patria.

Bien pues en Defensa, como ocurre en las otras dos patas de esta Trinidad, nos vuelven a engañar. Dicen que el presupuesto baja en 2012, el 8,8% y que se queda en 6.300 millones. ¡Y una leche! Otro engaño más. Y es que a este gobierno le gustan las armas más que a un tonto un lápiz. Porque lo que se dedica a Defensa son 18.000 millones, eso sí, gran parte ocultos en partidas de otros ministerios. Por cierto, además debemos 37.000 millones por armas que sin duda necesitaremos para defendernos de nuestros múltiples enemigos.

Gastos militares

Y, naturalmente, ante estos constantes engaños, ante estos miserables fraudes, cabe hacerse preguntas. Preguntas que no contestarán, porque les haría aceptar sus constantes timos.

¿Por qué no recortan de donde menos daño hacen? ¿Por qué se empeñan en decirnos que recortan Sanidad y Educación y que no hay de otros sitios, y permiten el fraude fiscal y proclaman una amnistía fiscal? ¿Por qué los gastos de la Casa Real, de la Iglesia católica y de Defensa son intocables? ¿Es que se creen que somos tontos y no nos damos cuenta?

Aunque pensándolo bien, es posible que lo seamos, si no, no se entiende que hayamos dado la mayoría absoluta a esta panda de impresentables, mentirosos y totalitarios. Ojalá que se trate de una locura transitoria, y mucha gente se rebele, salga a las calles y les retire su confianza.

Salud y República

10 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Dentro de los gastos de defensa hay una partida de gases lacrimógenos que podían haberse ahorrado: lloramos al pensar quien nos gobierna.

Dilaida dijo...

A la iglesia es normal que no le saquen nada, han sido y son sus más firmes defensores, les conseguieron muchos votos desde el púlpito.

Hombre, a defensa tampoco los veo yo ajustando su presupuesto, son de los que piensan, y eso no es nuevo, que la grandeza de la patria se mide por la extensión de la bandera y las armas que posee.

Y a la casa real, eso a mi me tiene un poquito más desorientada, tal vez sea porque prefieren tenerlo de su parte, por sí las moscas.

A sanidad y educación las dinamitan, pero en su mente retorcida y fascista tiene una explicación: se libran de los enfermos inútiles y muchos jubilados que no podrán pagar las medicinas y consiguen además un pueblo de analfabetos, más fáciles de manejar.
Bicos

Genín dijo...

Supongo que las "vocaciones" se habrán incrementado y notado en los seminarios, si no ha dado tiempo, se notarán, así como el espíritu militar en los cuarteles, que majos...
Salud

Txema dijo...

Pues querido amigo, algunos estamentos son intocables. Pero no sé si es por tenerlos de su parte o por otros motivos más "recónditos".

saludos

Carlos Galeon dijo...

Debemos de ser conscientes de que en España mandan, no la derecha, sino los fascistas, y con sus métodos que ya no se molestan ni en disimular: eliminar los derechos de los trabajadores, la libertad de prensa, la libertad de manifestación..., y si nos descuidamos, la obligación de ir a misa los domingos y fiestas de guardar. Eso quiere decir, que ha vuelto la eterna España, la de la cruz y la espada (y por supuesto la corona).
La Iglesia ha visto implementada su asignación en un 30%, pasando a 13.000 millones de euros, y quedando abierta la partida dedicada a educación privada y concertada, que puede verse aumentada (mientras que la pública ha sufrido unos recortes iniciales de un 21,9% a los que hay que sumar los 3.000 millones adicionales posteriores). Lo corona sólo ha visto recortado su presupuesto en un 2%, pero al ser la opacidad total con los que respecta, tanto a la Casa Real como a la Casa del Rey, nunca podremos comprobarlo. En lo que respecta al ejército, si bien en principio se le recorta un 8,8%, se mantienen las partidas destinadas al mantenimiento de las operaciones en el exterior, y hay que tener en cuenta que el CNI (y sus gastos), ya no depende del ejército, sino que pasa a depender directamente de Presidencia.
El resto del patrimonio estatal, pasa a ser privatizable, porque quedará arruinado en menos de un año.
¡Ah!, y el mismo día que comunicaban a la prensa, que precisaban hacer un "ajuste" adicional a los PGE de 10.000 millones en Educación y Sanidad, porque no tenían dinero, acababan de "inyectar" 50.000 millones a la banca para tapar los agujeros de la unificación de cajas y bancos mal gestionados o hundidos que ellos habían ordenado. Fastuoso, ¿no?
Saludos.

Felipe dijo...

Como decía Carlos Galeón esta derecha es una derecha fascista, de ahí que las 3 patas permanezcan inalterables.

Saludos

Duxcrucis dijo...

! Politicos ¡
! Bajaos del leon y venid a caminar con el pueblo ¡

Duxcrucis dijo...

! Politicos ¡
! Bajaos del leon y venid a caminar con el pueblo ¡

gustavo dijo...

comentario breve:
sí,
somos tontos y además
UNOS CONSENTIDORES...
medio beso.

Antonio Rodriguez dijo...

No recortan donde menos daño hacen porque la crisis es la excusa para llevar a cabo la contrarevolución conservadora e instaurar un nuevo modelo social y economico.
Salud, República y Socialismo