23 abril 2012

En Francia, la extrema derecha decidirá el futuro presidente

El candidato socialista Hollande ha ganado por un punto y medio de diferencia a su contrincante, Sarkozy, el actual presidente, en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas.

Los resultados nos dan una idea de una Francia dividida entre la izquierda y la derecha. Sarkozy ha pagado su alineamiento con la línea dura europea y su amiga Merkel, mientras que Hollande ha conseguido transmitir la idea de que hay otra forma de salir de la crisis, apuntando más a la reactivación de la economía que a la constante rebaja del déficit.

Sin embargo, las elecciones a dos vueltas no sólo tienen la virtud y el imperativo de señalar a los dos candidatos que pasan a la final, también señalan cuáles pueden ser sus posibilidades, al calcular los posibles apoyos que les puedan otorgar los demás partidos que se han presentado.

En definitiva, los dos candidatos necesitan apoyos de los votantes de otros partidos para conseguir vencer en la segunda vuelta. Y ahí está el meollo de la cuestión. De nada sirve ganar en la primera, si no se obtienen las ayudas suficientes para ganar en la segunda.

En estas elecciones la gran sorpresa ha estado a cargo del partido del Frente Nacional –la extrema derecha—, que ha obtenido el 18% de los votos, el máximo porcentaje obtenido por esta formación desde que existe.

También es de señalar los buenos resultados de La Izquierda, partido encabezado por Mélenchon que ha obtenido más del 11% de los datos. Después le sigue el centrista Bayrou, con un 9%.

En la segunda vuelta, el voto de la mayoría de los seguidores del ízquierdista Mélenchon irá al candidato socialista, también parece que la mayor parte del voto centrista de Bayrou será para Hollande, al igual que el de los ecologistas, aunque estos representan sólo un 2%.

La clave está en los votantes de Marine Le Pen, quien ha dado a los suyos libertad de voto para la segunda vuelta. Los resultados dependen, sobre todo, del reparto de esos votos. Dicen los expertos que para que Sarkozy gane, tendría que llevarse el 90% de los votos “lepenistas”. El voto de la extrema derecha es clave.

Las encuestas, ahora, pronostican una victoria holgada de Hollande con un 55% de los votos, aunque queda mucha tela por cortar. El numerero presidente francés puede hacer guiños a la extrema derecha y conseguir el éxito.

Es triste ver cómo en un país como Francia, la extrema derecha –al igual que ocurre en otros países—, está obteniendo réditos de esta crisis y que de ella depende, en gran parte, el nuevo presidente francés.

Así es que la pelota queda en el tejado. No es que Hollande sea un revolucionario, pero el peso de Francia en la UE, y su deseo de reactivar la economía antes que reducir el déficit es un pequeño alivio que servirá de contrapeso a Merkel. Porque no es lo mismo negro que gris. Crucemos los dedos y esperemos que en esa segunda vuelta Hollande supere a Sarkozy, ese histriónico presidente cuyo personalismo y egolatría están muy por encima de lo que merece un país como Francia.

Salud y República

10 comentarios:

Neogeminis dijo...

No conozco nada de la política actual francesa, pero si se puede extrapolar la experiencia de un país a otro, me animo a aventurar que en la segunda vuelta habrá algún sector moderado que se inclinó ahora por Sarkosy, que terminará aportando para el candidato de la izquierda. Los extremos ideológicos suelen espantar a un gran número de votantes.
Un abrazo.

Txema dijo...

Totalmente de acuerdo contigo maese Kabileño. Vamos a cruzar los dedos para que ese enano desaparezca y con él su amiga el codillo.

abrazos

Genín dijo...

¿Pero como adjudican los diputados a los partidos minoritarios si no votan por ese partido sino que lo hacen por los dos grandes en disputa?
No entiendo como funciona eso...
Salud

RGAlmazán dijo...

Genín, se trata de las elecciones presidenciales, no tienen nada que ver con la elección de diputados, que todavía no toca.

Salud y República

Dean dijo...

Creo que Sarkozy lo va a tener difícil aunque le apoyen los extremoduros de LePen; no pierdo las esperanzas de que hay un balón de osígeno a esta europa tan perdida,
Un saludo.

Eastriver dijo...

Miseria. Si sumas el voto de derechas, centro y extrema derecha ganan de calle. Otra cosa es que entre ellos no se puedan ver y apoyen a Hollande. Pero que el partido socialista gane por un mísero punto y los de Melenchon se queden siete u ocho puntos por detrás de los fascistas, pues no sé, no es como para estar contento. Yo lo veo mal: hombre, me alegraría que ganaran las izquierdas, está claro, pero qué esfuerzos titánicos, y encima a costa de las derechas en conflicto. Si con la que está cayendo por toda Europa las izquierdas no arrasan es sencillamente porque algo se está haciendo mal desde la izquierda; llevo tiempo diciéndolo.

Bueno, de todas formas, a ver qué tal Hollande, porque no me fío.

Dilaida dijo...

Totalmente de acuerdo Rafa.
Bicos

María dijo...

En España, el voto fue anti-Zapatero, en Francia ha sido anti-Zarkozy. Mientras sigamos votando con los hígados lo tenemos crudo.

Un beso

Carlos Galeon dijo...

Suele ocurrir en las épocas de crisis que los votos a la extrema derecha siempre crecen; es uno de los peligros que se corren, el caer en su populismo, su demagogia buscando un culpable de la crisis, como pueden ser los inmigrantes, o apoyarse en una de las causas: el aumento de la delincuencia que siepre recae en los grupos más marginados (nuevamente los inmigrantes).
Detodas formas, pienso que ganará el candidato socialista, si bien está por ver si será como nos ha resiultado aquí en España, Zapatero, o por el contrario, no aceptará las órdenes del sexteto de la Comunidad, y luchará por unas políticas no neoliberales y más sociales. Creo que ése es el auténtico dilema.
Salud, república, y libertad.

Antonio Rodriguez dijo...

Pues Rafa parece que no va a ser así, porque acabo de escuchar en la Sexta que Marie Le Pen no va a apoyar la candidatura de Sarkozy.
Salud, República y Socialismo