29 abril 2012

La lucha por la Memoria Histórica. Se lo debemos

Hoy más que nunca nos estamos dando cuenta de que el franquismo no ha acabado. Aquí no se cumplió el refrán de que muerto el perro se acabó la rabia. Murió en la cama pero sus seguidores lo han mantenido vivo. Tuvieron que ceder para salvarse, pero sus valores los han extendido por la sociedad. Hoy el franquismo sociológico es un hecho irrefutable.

La transición fue el arma que utilizaron para salir airosos, con aquella amnistía de 1977 --con la excusa de perdonar a los presos franquistas--, consiguieron evitar que fueran juzgados los protagonistas de la dictadura, los torturadores, los asesinos.

Debido a ese fuego sin apagar, hoy el rescoldo quema y corren tiempos de derrota, tiempos marcados por los herederos de la podredumbre, pero no desaparece el olor a hierbabuena, a jazmines. Un olor que surge de las entrañas de la tierra. De donde siguen enterrados huesos tricolores. Porque mañana, cuando recojamos esos restos, brillará el sol y la lluvia será violeta.

El I Congreso de Víctimas del Franquismo, celebrado en Rivas Vaciamadrid, el pasado fin de semana, nos reafirmo en nuestras creencias, en la necesidad de seguir luchando para conseguir que la Memoria de las Víctimas sean parte de la historia. Y allí, hubo --además de intervenciones históricas, antropológicas y judiciales que confirmaban la tesis— testimonio de algunas víctimas que conmocionaron al auditorio.

Estas dos mujeres, Emilia Cañadas e Hilda Farfante, son un ejemplo. Mientras que sigan con nosotros, muestren esa fuerza, puedan contar su historia y nosotros las recordemos, seguirá habiendo esperanza. Aquí les dejo con sus emotivas y enérgicas intervenciones:





Ojalá que su fuerza nos empuje, que su memoria no se olvide, que su verdad siga viva, que se haga justicia, que se repare la indignidad. Ese es nuestro trabajo. Ellas ya padecieron por defender nuestros valores. Se lo debemos.

Salud y República

9 comentarios:

Mª Mercè dijo...

Por ellas. Por todos. Se lo debemos!!

Petons, Rafa.

Neogeminis dijo...

Me sumo a ese espíritu de memoria y reivindicación.
Un abrazo.

Felipe dijo...

Quién crea que todo está olvidado se confunde del todo.Jamás nuestros corazones podrán olvidadr a todas las mujeres y hombres antifranquistas que defendieron la legalidad republicana.

Y lucharemos porque todos ellos tengan el reconocimeinto que les corresponde.

¡Salud y República!

María dijo...

¡Ojalá amigo Rafa!
Si hay un lugar en España que pueda conseguir algo ese es Rivas.
¿Hay sitio ahí para un par de jubilados?

Corpi dijo...

Lástima que no haya más pueblos así en España.

Txema dijo...

Querido amigo, se hace tarde, no podemos demorarnos más, es necesario ese reconocimiento ya.

saludos

Genín dijo...

Tu lo has dicho, que se haga justicia!
Salud

Dilaida dijo...

Lástima que no se sumen más pueblos, pero por lo que nos cuentas, ya sabemos que Rivas es un ejemplo.
Bicos

Antonio Rodriguez dijo...

Actos como ese son necesarios para que no se calle la memoria de los y las que durante mucho tiempo se les ha obligado a callar.
Salud, República y Socialismo