20 abril 2012

El gobierno pepero, un gobierno ascensor

Es curioso este gobierno, está haciendo todo lo posible para que subiendo y bajando nos vayamos todos al infierno. Una triste realidad que poco a poco pretende conseguir.

Y sí, digo que sus medidas suben y bajan, pero curiosamente siempre hacen que los ciudadanos empeoren. ¿Será magia? Lo que está claro es que se trata de un ascensor trucado, donde el trayecto nos lleva del Estado del Bienestar al Estado del Nada-tener. Y es que:
  • Suben los recortes, bajan las prestaciones
  • Sube la prima de riesgo, baja la bolsa
  • Suben los impuestos, bajan los salarios
  • Suben los pagos por medicina, baja la salud
  • Sube la luz, el gas y el agua, baja el poder adquisitivo
  • Sube la censura y la represión, baja la libertad de expresión y de reunión
Y la última de hoy:
  • Suben las tasas universitarias, bajan las becas.
Una subida de las tasas universitarias que puede llegar al 66%. Esto unido a que han bajado los becas, en parecidas proporciones, han dejado la enseñanza universitaria para unos pocos, se han cargado la igualdad de oportunidades. Estudiar en la Universidad será sólo posible para las clases altas o los muy inteligentes. Las matrículas de media, costarán 1500 euros, seiscientos más que ahora.

Además está la explicación del ministro superguay, el “maravilloso” extertuliano Wert, quien ha dicho que es bueno que haya más alumnos por aulas, puesto que los alumnos se socializan en el centro educativo. Otra “graciosa” explicación de este ministro trilero y mentiroso.

Estamos en un Estado ascensor, y cada viaje de este gobierno supone una nueva merma al Estado del bienestar. Lo más triste es que habrá más viajes. Lo que no sé es cuánto más aguantará el personal antes de estallar. Dentro de poco, será tarde.

Ya sólo espero –y que sea pronto—el estallido social y que el principio físico de Arquímedes, en política, se convierta en el principio de Rajoy:
Una medida total o parcialmente tomada contra los ciudadanos recibe una caída electoral igual al peso de los derechos sociales que desaloja
Salud y República

11 comentarios:

Dilaida dijo...

¿Cuánto más vamos a seguir aguantando?
Sin embargo yo veo un pasotismo asombroso, ya les hemos regalado esos cien días que tenían para demostrar lo que eran y, ¡vaya sí lo han demostrado!. Están desmantelando el piso, ya empeñaron los muebles más valiosos y como sigan así tendremos que ir a dormir bajo el puente.
Bicos

Genín dijo...

Yo creo que cuando el pueblo salga de su estupor se va a formar la mundial!
Salud

Txema dijo...

Todo tiene un límite y la paciencia también. Me temo que esto acabará muy mal.

saludos

mariajesusparadela dijo...

El problema es que cuando lleguen las siguientes elecciones la prensa pertenecerá al gobierno y hablará por su boca. Y todo lo que se lea en ella serán mentiras del gobierno: si ahora han conseguido engañar a la mayoría ¿qué crees que pasará luego?, sin derecho a manifestaciones, ni siquiera pacíficas; ni a leer críticas, ¿tendremos que ir a otro país para saber lo que pasa de verdad en el nuestro?

Rafael-F dijo...

Creo que llamar estado de bienestar a lo que teníamos antes de la crisis, es un eufemismo. Yo lo llamaba estado de medioestar. Al actual, como no podía ser de otra forma, lo llamo estado de malestar.
Saludos

~~Esfera Comunista~~ dijo...

Rajoy dice que no hay dinero para mantener los servicios públicos, eso sí, dinero para el ejército y la iglesia, todo el que quieras.

bessemer451 dijo...

...en Italia quieren poner impuestos sobre las becas de los investigadores universitarios...

bessemer451 dijo...

...en Italia quieren poner impuestos sobre las becas de los investigadores universitarios...

bessemer451 dijo...

...en Italia quieren poner impuestos sobre las becas de los investigadores universitarios...

María dijo...

Es un ascensor que baja y baja y baja...
Cuando nos vengamos a dar cuenta, no sabremos por dónde hay que subir.
Estamos llegando a un punto de no retorno.
Como digo, aunque me repita, han salido por abrumadora mayoría y están haciendo lo que les da la gana.

Perséfone dijo...

Y aún tienen la cara de decir que son sólo unos eurillos al año. O, dicho de otro modo, cuatro cafés.

Sin vergüenzas...

Saludos.