23 febrero 2011

Nuestras mujeres republicanas

Cuando hablo de nuestras mujeres republicanas, hablo de las mujeres que sufrieron la guerra y que después sufrieron la posguerra, con oprobio, cárcel, torturas, algunas pagaron con su propia vida, otras tuvieron que exilarse. Todas condenadas al olvido.

Mujeres que tuvieron que luchar en la retaguardia, ocuparse de hijos y familiares cuando su hombre fue al frente, cuando le mataron. Mujeres que tuvieron que sufrir simulacros de juicios, siendo condenadas, torturadas, violadas, fusiladas.

Mujeres que tuvieron que esconderse, que hacerse invisibles, que guardaron silencio, durante tantos años. Hembras fuertes bajo una apariencia de debilidad, capaces de seguir adelante con la cabeza alta, de mantener la dignidad en situaciones difíciles. A algunas las tatuaron, a otras las cortaron el pelo al cero. A algunas las hicieron beber ricino, a otras las violaron o las torturaron. A todas las humillaron. Y aguantaron, soportando lo indecible, muchas tuvieron que tirar solas del carro de su familia, obligadas por las criminales circunstancias.

DSCF4149Y soportaron el paso del tiempo, con una valentía ejemplar, abriéndose camino entre la escoria franquista, consiguieron atravesar un desierto de cuarenta años para llegar al otro lado. A ese sitio que les permitió salir de su escondite, pero sin el mínimo homenaje, sin reconocimiento a esa labor sorda que tuvieron que soportar. A esa vida llena de silencios y de oprobios.

Todo eso se lo “ganaron” por ser rojas, por estar casadas con rojos, por tener algún rojo en la familia, por estar “contaminadas”. Ese fue su gran pecado. Y una vida marcada, con injurias y sin reconocimiento fue su penitencia, su excesiva penitencia. 

Afortunadamente ha habido gente que se lo ha agradecido. No ha sido ni su patria, ni sus gobernantes. Ha sido gente de su estirpe, del pueblo, la que les ha rendido homenaje.

Javier Larrauri, un joven pintor, empezó hace unos años a acercarse a dieciocho de ellas. Las fue conociendo, poco a poco, charla a charla, y las retrató. Y va recorriendo pueblos y ciudades con su exposición itinerante, con esos cuadros, homenajeando a esas dieciocho mujeres. DSCF4156

La primera exposición se realizó en Rivas Vaciamadrid hace ocho meses, y fue un acto emotivo y único. Tengo de él un recuerdo imborrable. Mañana, jueves 24, tendrá lugar la inauguración de la misma exposición: Mujeres Republicanas, en San Fernando de Henares.A las 18:30 en la Sala Juan Carlos I. Será una exposición guiada y emocionante.

De las dieciocho mujeres, que ha retratado Javier Larrauri, viven todavía diez, tres menos desde la exposición de Rivas; se han ido, la edad no perdona. Algunas de ellas estarán allí, mañana, con sus más de noventa años de media. Y hay que homenajearlas. Se lo merecen. Hay que compensar su esfuerzo, premiar su ejemplo, aplaudir esa dignidad que siempre han mostrado. Hacer lo que las altas instancias del Estado han sido incapaces de hacer: decirlas cuánto han hecho por todos nosotros, darles las gracias.

En esta ayuntamiento, donde gobierna Izquierda Unida –¡qué casualidad!—, podemos recuperar mañana una parte de nuestra historia, una parte que nos han querido robar. ¡Que no las borren de nuestra memoria!

Salud y República

P.D. 1  La foto de arriba es el retrato de Pilar Arribas, desaparecida hace poco.

P.D. 2  La foto de abajo es la que si hizo Carmen Arrojo, una de las Mujeres Republicanas, conmigo en el acto celebrado en Rivas.

11 comentarios:

Antonio dijo...

Por desgracia cada vez quedan menos testimonios vivos de estas mujeres, heroinas de la vida, que sufrieron y lucharon como nadie.
Un saludo

Martine dijo...

.. Y entre todas ellas,todas esas Grandes Mujeres un recuerdo y un reconocimiento muy muy emocionado para una de ellas muy especial: Carmen, Carmen Almazán..


Besos muchos, Rafa y una Rosa, para Carmen..

¡Qué grande es Rivas!

Dean dijo...

Precioso homenaje.
Que no las borren jamás de ninguna memoria.
Un saludo.

Ciberculturalia dijo...

Mujeres que nunca caerán en el olvido gracias a iniciativas como la de vuestro ayuntamiento en aquella primera exposiciòn.
La verdad es que me encantaría acercarmen a San Fernando de Henares para ver la exposición que como bien dices tiene que ser muy emocionante. Al menos la sigo aquí en tu blog.
Besos

Felipe dijo...

Excelente reconocimiento a estas mujeres que tantos jirones de su vida dejaron.

Mi abuela quedó viuda con 4 hijos muy pequeños ya que su marido(capitán de milicias) había muerto en el frente.

Fue un calvario entre su propia enfermedad,el escarnio de los fascistas y el sacar adelante a sus hijos.

Gracias por tu recuerdo para todas ellas y para quien tanto quieres.

Un fuerte abrazo

Antònia Pons Valldosera dijo...

Mujeres que fueron auténticas supervivientes. Mi madre ahora tendría 95 años y jamás había votado, nació en 1914. Tuvo que sufrir la exclusión por ser novia de un rojo- troskista y según el facherío del pueblo: masón, cosa que no era cierta.
No les daban trabajo, no tenían nada, así que ella salía con la abuela a espigar de todo: trigo, almendras, aceitunas... Un día un hombre que vestía siempre camisa azul y boina roja le arrancó las 4 almendras que llevaba y le pegó un puñetazo que la tiró al suelo. La abuela, que ya era vieja, se interpuso y le golpeó con el puño en el pecho y le dijo que le mataría si volvía a tocar a su hija. Con la abuela no se atrevió.
No la raparon, no le pintaron en la cabeza aquello de UHP ni la obligaron a ir a las procesiones, como a otras. Había por aquí un cura... que una vez retirado y fallecido se supo que mantenía correspondencia con los nazis de las SS.
Fue una época gris, de silencio, de hambre y de mucho miedo por mi padre que, una vez fuera de la cárcel y casados no tuvo su libertad definitiva hasta pasados los años 60, era yo mayorcita...
Nadie que no lo viviera puede saber cómo fue aquello. Y aún no ha terminado.
Simplemente, el día después de la muerte del dictador todos los franquistas se transformaron en demócratas de los de toda la vida.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

En Xativa si que se lo pasaban bien.

http://batiburrillo.redliberal.com/Bando1936%20%281024%29.jpg

Juan Pardo dijo...

Me gusta mucho la iniciativa de Javier Larrauri, y el respaldo de los dos ayuntamientos. Lástima de no poder verla en directo, donde los cuadros seguro que ganan mucho.
Me resulta difícil poder ver este tipo de actos culturales en el País Valencià donde la censura está a la orden del día. Se pesiguen obras de teatro (Xavi Castillo, Toni Albà...), se destituyen directores de museos (Romà de la Calle, MUVIM), se sacan leyes autonómicas para cerrar instalaciones privadas que hacen el papel de repetidores de la señal de TV3, y tantas y tantas cosas que van en contra de la libertad de expresión y de información.
Por favor donde exista un hueco de libertad, aprovecharlo para estas iniciativas. No debemos olvidarnos de estas y estos luchadores.
Salutacions.

jotake dijo...

lo bueno es que siempre las llevremos a ellas en nuestros corazones igual que a todos los que quedaron y estan quedando en el duro camino hacia la libertad que aun no ha llegado mientras los del otro lado la historia solo se dirigira para recordar un episodio negro y triste de españa...viva la tercera republica

mariajesusparadela dijo...

Es cierto "hay mucho que hacer todavía"

RGAlmazán dijo...

Antonio, así es, se van yendo en silencio.

Martine, un recuerdo para todos. Sobre todo para las anónimas, tantas y tantas que sufrieron en silencio y que supieron, a pesar de todo, tirar para adelante. Bisous

Dean, que no las borren de nuestra memoria.

Carmen, ayer fuimos y, como no podía ser de otra manera, fue muy emocionante y vibrante. Fueron al acto seis, todas muy mayores pero con una energía y una fuerza tremenda. Decían que querían seguir luchando, y cantaron el himno de las JSU "La joven guardia roja", fue muy emocionante.
Besos.

Felipe, tu abuela como tantas otras mujeres fue una heroína anónima. Hay que mantener viva su memoria.

Antònia, una historia similar a la de otras heroínas. A la de la madre o abuela de muchos de los que aquí entran. Un ejemplo que no ha sido compensado con el menor reconocimiento. Petons.

Juan, lamento que no puedas ver estos actos, te aseguro que te insuflan ánimo y vives en directo una parte negra de lo que ha sido nuestra historia, contada por las víctimas.

Jotake, es lo mínimo que podemos hacer, llevarlas en el corazón y recordarlas.

María Jesús, con lo fácil que hubiera sido hacerles un pequeño homenaje desde las principales instancias públicas, y sin embargo...
Bicos.

Salud y República