09 febrero 2011

Los niños robados del franquismo

Primero lo hicieron para castigar a las mujeres rojas. Eran los años cuarenta y había “familias de bien” que no tenían hijos y por otro lado mujeres solteras, rojas o “delincuentes” –en definitiva que habían perdido la guerra-- que, según el régimen no tenía capacidad moral para educar a sus hijos. La solución, dárselos a una familia “cristiana” para su cuidado y educación. Así, no sólo se alejaría al niño del mal, sino que “se le educaría en la Verdad, para su bien y su salvación eterna”.niños robados 1

Hoy, se ha destapado, gracias a Anadir (Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares), un grave problema que se sabía que existía pero del que nadie, colectivamente, se había preocupado hasta hace poco. La cuestión surgió en los años cuarenta, hasta hace veinte años.

Antonio Barroso, nacido en 1969, fundó la asociación al enterarse de que su partida de nacimiento había sido falsificada. Hoy Anadir cuenta con centenares de afiliados.

Hijo, estoy aquí, y me han dicho que has muerto, pero te siento. Te siento y no me pueden engañar. En este hospital hay algo raro. Hablan médico y enfermera, cuchichean, lo hacen en voz baja no quieren que les oiga. Pero yo te siento. Te llevo dentro desde hace meses.

Parece claro que empezó como una represión a los rojos para terminar como una mafia organizada, donde algunos médicos, enfermeros, funcionarios, monjas y sacerdotes participaron. La venta de niños empezó por razones políticas y, continuó, por razones económicas.

Me dicen que son contracciones. Y grito, porque te noto, me golpeas, quieres salir, y me siguen diciendo que estás muerto. Esto es una pesadilla.

Esta tragedia, según la propia Anadir, puede llegar a afectar a 300.000 casos. Hay, de momento, una denuncia presentada en la Fiscalía General del Estado por el posible robo de 261 niños.

Tengo 25 años, pero estoy perdiendo las fuerzas. Es verano, hace mucho calor. Me duele el alma, y mi cuerpo no resiste, me duermo.

Dicha denuncia incluye partidas de nacimiento falsificadas, pruebas de ADN de afectados, declaraciones de padres que revelan la compra de niños y testimonios de enfermeras o enterradores que ratifican los hechos.

Cuando me despierto, me están llevando, corriendo, en una camilla, de vuelta a la habitación. Y si, me confirman que mi niña estaba muerta desde hacía dos o tres días. No me dejan verla, dicen que está desfigurada.

Desde la misma asociación se reclama también al Gobierno la creación de un banco de ADN para poder cruzar los datos de los denunciantes. Ésta debería ser una prueba concluyente en el proceso.

Hoy, recuerdo que nadie vio el cuerpo, nadie asistió al sepelio, nadie sabe dónde está enterrada aquella niña. Todo lo que tengo es una tarjeta azul y una factura de una funeraria. Las circunstancias me jugaron una mala pasada.

Hay material y pruebas suficientes para que se abra una investigación seria y se puedan verificar los hechos. ¿Se abrirá o tendremos que soportar que esta ignominia quede sepultada?

¿Es tarde, o no? Me reprocho no haberla visto muerta. Ahora me ha quedado la duda. ¿Y si viviera? ¿Qué haría? ¿Qué le diría? ¿No sabría por dónde empezar? ¿Cómo llenar ese vacío de toda la vida? Me temo que pagaré con esta zozobra el resto de mi vida.

La ley de la Memoria Histórica no dice nada al respecto. Esa ley coja que ha servido para poco, salvo para defenestrar al único juez que ha procurado desenterrar la verdad. La verdad y los muertos de las cunetas.

El robo durante el franquismo parece entrar dentro de la lógica de un régimen cruel, vergonzoso y de inspiración fascista. Sin embargo, que estos hechos hayan durado quince años más y se haya mantenido un silencio cómplice es de gran preocupación y apuntala la tesis de que el franquismo, convertido en mafia de poder con intereses económicos –no olvidemos que se compraban y vendían los niños--, se ha mantenido después de la muerte del dictador.

Salud y República

P.D. Los párrafos intercalados en verde, están sacada de una historia real que me ha contado una amiga. Quiere permanecer en el anonimato, pero he querido escribirlo porque puede ser un ejemplo recurrente. ¿Cuantas madres habrán sentido algo parecido durante estos años?

P.D. Otros enlaces sobre el tema: Historias robadas de Enrique Vila y además 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, y 8.

18 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Lo vi el otro día en las noticias de la sexta.
Parece una historia de miedo, pero es una triste realidad.
Hasta l990..., en plena democracia.

Juan Pardo dijo...

Cuando esta gentuza siguió haciendo esto hasta los 90, quiere decir que seguían actuando como en la dictadura, y que la transición descafeinada solo fue un lavado de cara para que todo lo siguieran controlando los mismos.
Salutacions.

Felipe dijo...

Un gran estudioso de los niños robados del franquismo es el catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Castilla-La Mancha Miguel Ángel Rodríguez

Te dejo la entrevista que le hicieron en 3ª Información

Este asunto es de los más inmorales del franquismo

Saludos

severino el sordo dijo...

Despues todos a desfilar en esos enaltecimientos de la familia catolica,veremos si al final se consigue destapar o no,saludos.

Ciberculturalia dijo...

Es una historia oscura donde las haya. Muy interesante la entrada, Rafa. También los enlaces.
Un beso

Isabel Romana dijo...

Una historia traumática para muchas personas. Ahora que tú también harás de las tuyas en tu papel de Amulio. La fundación de Roma ya ha empezado...

R.A.F.A.E.L. dijo...

Más tarde, canalladas similares a éstas serían ejecutadas por los regímenes militares latinoamericanos, alentados por las multinacionales y el Gobierno yanqui, dentro de la Operación Cóndor. En el Estado español pos y neofranquista hay muchas asignaturas pendientes, y muy poco confío en el castigo que merecen muchos de los que fundaron algún que otro partido sin haberse responsabilizado de los cargos que ocuparon en la etapa de Paquito Rana.

No sé cómo puede haber gente que diga que estamos en plena democracia, cuando de esta última, si acaso, hay una simple pantomima.

Saludos.

Dilaida dijo...

Y como siempre, en algunos casos, también aparecen implicadas monjitas inocentes.
Bicos

Pedro dijo...

Hola,

Recomiento encarecidamente a todos que lean los informes del doctor Valléjo Nájera (Padre, no hijo), jefe de los servicios médicos del ejercito nacionalista, sobre los presos republicanos y de las brigadas internacionales.

Cómo este sujeto intentaba vincular el republicanismo y el "marxismo" con una enfermedad o una tara mental es extremecedor, y creó que hace comprender muy bien por qué les quitaban los niños a las madres republicanas.

Saludos,

Txema dijo...

También lo escuché en TV y me pareció algo verdaderamente inmoral, típico de dictaduras.

Pero, efectivamente, que se prolongara durante la borboncracia ya resulta mucho más grave y desde luego hay que llegar hasta el fondo de este asunto tenebroso.

saludos

Antonio Rodriguez dijo...

Ahora también dirán que no se deve remover el pasado, aunque con ello se pretenda tapar un grave delito.
Salud, República y Socialismo

yraya dijo...

...y luego nos asustamos de las noticias que vienen de fuera, si teniamos al mismisimo diablo aquí en casa, que FUERTE.

Mª Mercè dijo...

No sabía que había llegado hasta los 90 el robo de niños. Me he quedado perpleja.

Abraçades!

Antònia Pons Valldosera dijo...

¡Cuánto dolor estéril!
Abrazos.

Neogeminis dijo...

supe de este tema hace un tiempo, a través de cosas que fui leyendo en la web, y la verdad es que quedé de piedra al saber los testimonios. Después pensándolo con frialdad, comprendí que todas las dictaduras actúan con igual impunidad, afrentando hasta los derechos más elementales de las personas, como lo es el derecho a la propia identidad.
Creo que es una responsabilidad social irrenunciable aclarar lo sucedido, darlo a conocer y castigar (de ser posible) a los responsables de semejante atropello.

Un abrazo.

P.d
por aquí, el tema de esclarecer el paradero de los chicos robados por la dictadura militar sigue siempre vigente

Roca genocida dijo...

Pensar que nosotros nos creímos los primeros en hacer estas barbaridades...
En el dia de hoy declaró una ex detenida-desaparecida que fue secuestrada de 4 meses y violada sistematicamente:
http://www.rocagenocida.blogspot.com/

RGAlmazán dijo...

María Jesús, una triste realida. Bicos.

Así es, Juan Pardo, el franquismo continuó (y algo queda de ellos) después de Franco.

Felipe, sí le he leído en algún sitio. La entrevista es muy interesante, es un tipo cabal al que hay que seguir.

Severino, así es, la familia parece de ellos sólo, y sin embargo...

Muy triste, Carmen, muy triste. Besos.

Isabel, ya me estoy entrenando. Hoy he insultado al ordenador.

RAFAEL, tenemos déficits democráticos importantes, sin duda, lo que no quita para que esta democracia nos permita, entre otras cosas, las críticas que las dictaduras no permiten.

Dilaida, sí, algunas implicaciones tienen. Las muy tiernas y tímidas monjitas. Bicos.

Pedro, menudos elementos, padre e hijo. Franquistas declarados y pronazis.

Txema, lo más grave es que haya durado hasta los noventa. Y aquí no sabíamos de la misa la media.

Antonio, seguro que dicen eso. Sin embargo, a Batasuna le quieren cobrar, como sea, los actos del pasado.

Yraya, es verdad, tenemos la bicha dentro. Un beso.

Mercè, es para quedarse perplejo. Tremendo. Petons

Antònia, mucho dolor, sin duda. Petons.

Mónica ya sé que todavía vosotros estáis buscando a niños desaparecidos hace más de treinta años. Y sí, es propio de las dictaduras. Besos.

Roca, bienvenido a Kabila. Y no, no sois los únicos como podéis ver.

SAlud y República

Manuel dijo...

Una vez más queda claro que el franquismo siguió viviendo después de la muerte del dictador y está claro que sigue viviendo. Si no miremos a los que dicen que "no hay que remover el pasado".