22 abril 2011

El laicismo, la gran asignatura pendiente

Es difícil de entender que, a estas alturas de la película, todavía exista una relación Iglesia-Estado, que permita que esa institución mantenga privilegios que han sido suprimidos en casi todos los demás países de nuestro entorno.

Separación Iglesia Estado

Es triste ver cómo se saltan el artículo 16.3 de la Constitución Española que señala que este país es aconfesional. Y no pasa nada. Ahí están las capillas en cuarteles, hospitales, universidades, con sacerdotes pagados por todos los españoles. Y los desfiles de la legión, la guardia civil, el ejército. O la participación activa de alcaldes como el de Zaragoza, Málaga o Madrid en actos religiosos, como misas o procesiones. Por no hablar de la utilización de símbolos religiosos en lugares públicos.

Además de la confesionalidad que demuestra lo expuesto en el párrafo anterior, lo grave es el acuerdo que rige en el tema de la financiación de la Iglesia Católica. Se siguen conservando privilegios en los acuerdos firmados entre el Estado y la Iglesia, acuerdos que a mi entender rayan la inconstitucionalidad.

El 3 de enero de 1979 se firmaron cuatro acuerdos, del económico se pueden extraer los siguiente puntos:

Ratificación del Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre asuntos económicos, 3 de enero de 1979

Artículo 2, punto 5. La Iglesia Católica declara su propósito de lograr por si misma los recursos suficientes para la atención de sus necesidades…

Artículo 3. No estarán sujetas a los Impuestos sobre la Renta o sobre el gasto o consumo, según proceda…

Artículo 4.1. La Santa Sede, la Conferencia Episcopal, las Diócesis, las Parroquias y otras circunscripciones territoriales, las Órdenes y Congregaciones Religiosas y los Institutos de Vida Consagrada y sus provincias y sus casas tendrán derecho a las siguientes exenciones…

Conviene leerse todo el articulado, pero baste analizar que todos los privilegios se firmaron hace más de treinta y dos años y sin embargo –si leemos el párrafo escrito en color verde— vemos que “no han tenido tiempo” para encontrar los recursos suficientes. ¡Ya está bien!

Este artículo es una tomadura de pelo y el gobierno de UCD de entonces y todos los demás hasta el de Zapatero de hoy, y tristemente el de mañana, saben perfectamente que mientras que los ciudadanos contribuyentes tienen que financiarse y pagar todo lo que consumen y sus impuestos, la Iglesia, a la que no le han puesto un tiempo límite para autofinanciarse, sigue mirando a otro lado y sin interesarse en cumplir, lo más mínimo, el compromiso firmado. Está claro que acostumbrada a poner la mano, no tiene la menor intención de autofinanciarse. Y ahí está el gobierno incapaz de hacerle cumplir con sus obligaciones.Laicismo 1

Por cierto que además, a cambio, no hacen sino morder la mano que les da de comer. Siempre enfrentándose con el poder para obtener más privilegios, como si no tuvieran bastante. Y ahí queda la actitud claudicante del gobierno y demás poderes públicos que cada vez se rinden más ante Rouco y sus muchachos.

Porque en momentos de crisis, la Iglesia se sigue llevando 6000 millones de euros al año. La crisis, al igual que ocurre con otros poderosos, no va con ellos.

Conviene recordar que el laicismo que reclamo no es anticlericalismo, sino la imperativa defensa de separar lo civil de lo religioso y que todo lo relacionado con la religión sea de carácter privado y costeado por sus fieles y no por todos los ciudadanos seamos o no católicos. España sigue siendo una excepción en su entorno, donde el laicismo está presente como un valor primordial de su democracia. Amén.

Salud y República

9 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Ayer noche, en la televisión gallega me encontré una procesión. Era en Ferrol, presidida por el señor alcalde (del PSOE), con desfile de la legión y los encapirotados llevaban unas andas de plata que darían de comer a toda Ruanda (por poner un ejemplo).
Pero yo creo que aun perdura aquel miedo de cuando el ejército le robó el poder a la república.

Felipe dijo...

Una democracia real nunca permitiría estos acuerdos vergonzosos por los cuales el Estado pierdo su neutralidad a favor de algunos ciudadanos.

Estos acuerdos se firmaron antes de entrar en vigor la Constitución.Son preconstitucionales.

Argumento en lo primero.Todo Estado que no mantiene la neutralidad frente a cualquier tipo de confesión religiosa está cercenando unos de lo pilares basícos de cualquier democracia real:la laicidad.

Si por algo debe definirse un Estado moderno es por su laicidad ya que ésta es lo que hace que la ciudadanía,a pesar de sus creencias,vea que los poderes públicos son "asépticos" en materia religiosa.

Viendo la TV ayer creía que aún estaba viviendo en la época del franquismo:los legionarios(FF.AA) procesionando un inmenso cristo y cantando los novios de la muerte.

¡delirante!

Dilaida dijo...

Es que aquellos duros años de dictadura dejaron unos lodos que todavía no supimos o no quisimos eliminar.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Hace tiempo que pienso lo mismo: si quieres religión págatela.
Por cierto mi abuela que era una mujer muy viajada decía que los curas estudiaban 14 años para llegar a ser ministros de Dios, los 7 primeros aprendían básicamente a pedir, los otros siete a no dar. Por eso sacan lo que quieren a nuestros gobiernos, les llevan años de ventaja en estas negociaciones.
Un abrazo.

Genín dijo...

Es el concepto que tienen del poder, cuando lo adquieren, no importa por que medios, hacen lo que les da la gana, tanto unos como otros...
Salud

Ciberculturalia dijo...

RAfa, mejor no lo has podido explicar: "Conviene recordar que el laicismo que reclamo no es anticlericalismo, sino la imperativa defensa de separar lo civil de lo religioso y que todo lo relacionado con la religión sea de carácter privado y costeado por sus fieles y no por todos los ciudadanos seamos o no católicos"
Así es y mucho me temo que así seguirá siendo gracias a la debilidad de un psoe que hace mucho se olvidó de sus promesas programáticas y electoralistas.
Un beso laico

Neogeminis dijo...

Es muy cierto, hasta de lejos nos sorprende la cercanía que existe aún por allí entre Estado e Iglesia. Por aquí me parece que estamos un poquito más separados.
Un abrazo.

RGAlmazán dijo...

María Jesús, así estamos. Mientras que una gran parte de los laicos sigan votando a partidos que hacen estas cosas, y sin embargo los católicos solo voten a quienes abrazan su fe, la cosa seguirá igual. El voto es el que manda. Sólo se corrijirá si un día los laicos, de verdad, votamos a partido laicos verdaderos. Bicos.

Felipe, es que está claro que en muchos aspectos (monarquía, Iglesia, Memoria histórica, etc.) este Estado es todo menos moderno. Y sí, la Semana Santa sigue siendo muy religiosa (al menos mediáticamente y en los ritos)

Pues sí, Dilaida, de aquellos polvos (sin limpiar) estos lodos. Bicos.

Tu abuela, Antònia, llevaba razón. Acabo de ver que la edad media de los curas españoles es de 64 años. Hoy cada vez hay menos y sin embargo conservan un poder que no responde a su poder real. Petons

Genín, ellos debería dedicarse al poder espiritual, pero...

Carmen, hay que decirlo porque en seguida te llaman anticlerical. Y yo soy anticlerical en la medida de que ellos traten de imponer su poder en el ámbito civil y con nuestro dinero. A mí, sus creencias me dan igual, les respeto siempre que sean suyas y no traten de imponerme nada y las paguen ellos. Bastante tienen con creer ciertas cosas.
Besos

Así es Mónica, creo que salvo algunos países islámicos o claramente religiosos, somos de los que más unidos estamos a la religión. El laicismo aquí es una utopía. Besos.

Salud y República

///Esfera Comunista\\\ dijo...

Hace poco estaba pasando una procesión por mi calle y se me quedó en la mente una imagen que dice mucho sobre el laicismo en España.

Al final de la procesión los paracas (ejército), el obispo y el alcalde y el presidente de la comunidad autonoma.