24 abril 2011

El gobierno italiano dice que Ikea atenta contra la familia


Aunque hace méritos para sufrir todas la críticas de la política italiana, Berlusconi no está solo. Está rodeado de personajes que demuestran día a día su ideología, cada vez más próxima al fascismo.

El gobierno que preside Il Cavaliere, en boca de su secretario de Estado de la Familia ha declarado que este anuncio de Ikea es grave y de mal gusto, y atenta contra la familia cristiana.

Anuncio Ikea

El tipo que ha hecho tal manifestación se llama Carlo Giavanardi y su historia, al igual que la de otros componentes del gobierno berlusconiano, es fruto de los intereses por el poder y de saber trepar en el momento oportuno.

Giavanardi empezó en 1969 (hace más de cuarenta años) militando en la Democracia Cristiana y de siempre ha tenido cargos públicos. Desde 1992 es diputado y cuando estallaron los casos “Tangentopolis” y “Mani Pulite”, las grandes tramas de corrupción donde estaban metidos hasta el cuello la Democracia Cristiana y el Partido Socialista –partidos que, como tales, desde ese momento desaparecen de la vida política italiana—, se afilió al CCD (Centro Cristiano Democrático). Carlo_Giovanardi

Sin bajarse del coche oficial desde 1975, en su constante intención de ser cabeza de ratón más que cola de león, ha terminado, después de varios virajes, creando un partido, el UDL (Unione Democratica Liberale), que está asociado al Polo de la Libertá que comanda Il Cavaliere, l que le ha valido ser nombrado Secretario de Estado de Familia hace tres años.

Entre sus “grandes proezas”, podemos destacar:

Su obsesión en contra de las drogas (naturalmente no cuenta ni el tabaco ni el alcohol) le ha hecho igualar al consumidor de marihuana con el de las drogas duras, llegando a decir que un muchacho, arrestado con 20 gramos de cánnabis murió en la cárcel por esa droga, cuando la autopsia demostró que su cadáver estaba lleno de lesiones y fracturas. Posteriormente, tuvo que disculparse.

Después, en un alarde de homofobia rabioso, llegó a decir, hace ocho meses, que en los países donde se había permitido la adopción de niños a las parejas homosexuales, se habían disparado los casos de compra-venta de niños.

Y, ahora, vuelve a sacar su homofobia a relucir ante un anuncio de Ikea, en el que figuran dos hombres de la mano haciendo entender que es un tipo de familia.

Y es que Berlusconi es sólo la punta del iceberg. Todo lo que no se ve, es mucho y, forma parte de la misma masa de hielo.

¡Pobre Italia!, quien la ha visto y quien la ve.

Salud y República

8 comentarios:

Felipe dijo...

De estos tiparracos se puede esperar cualquier cosa:homofobia,latrocinio,velinas...¡todo!,y a precio de saldo

Abrazos

Ciberculturalia dijo...

Terrible noticia que no hace más que confirmar la deriva del gobierno italiano a postulados homofóbicos, racistas y fascistas.
Me pregunto qué hace la izquierda italiana..
Besos

///Esfera Comunista\\\ dijo...

Eso de atentar contra la familia cristiana es una gilipollez. Y en el caso de hacerlo ¿qué pasa?

La Iglesia católica atenta contra mí diariamente por mi condición de mujer y homosexual y no estoy todos los días dándo el follón por ello.

Si les pica que se rasquen.

Desde luego, Italia sigue siendo la tierra de los Fascio.

Dilaida dijo...

Estoy de acuerdo que el "viejo verde" es sólo la cabeza visible, sino fuese así ya hubiese caído. Me imagino que detrás todavía hay gente peor, que le está dando su apoyo, como este "elemento" del que hablas.
¡Pobre Italia!
Bicos

Genín dijo...

Lo verdaderamente preocupantes es que los votos les dan el poder...
Salud y besitos

Eastriver dijo...

Y es que no me extraña, esta imagen es ofensiva se mire como se mire, jajajaja. Menos mal que en todos los países, por lo que veo, que un reducto de formalidad.

Guanarteme dijo...

Un ejemplo de familia cristiana será la de Berlusconi.... seguramente. Que cinismo el de estos tipos. Esas familias si que son una vergüenza para la sociedad.

Pero el cinismo se expande también al campo económico. Estos neoliberales dicen que los ejecutivos de las empresas privadas pueden ganar lo que quieran porque para eso son privadas. Pues bien, también son privadas para publicitar los anuncios que se les venga en gana. Y ellos (los políticos) no serán nadie para meterse en ambos temas.

Ya se que hay una diferencia ética entre ambos casos, pero ellos, los políticos, no entienden de ética. Por lo que los ejemplos son asimilables.

Por una vez hay que aplaudir a una multinacional porque su apuesta es arriesgada y correcta.

Salud y República.

RGAlmazán dijo...

Como veo estamos todos de acuerdo. Berlusconi y sus muchachos se mantienen porque, entre otras cosas, hay una izquierda que no termina de levantar cabeza y eso le facilita la unión de las derechas, siempre más fácil pues se trata de repartir poder, de acuerdo a intereses y no se enzarzan en diferencias ideológicas.

Salud y República