01 diciembre 2010

“Se me está acabando la paciencia”

Así de flamenco y de chulesco se mostró el ex-embajador yanqui, en marzo de 2007. Y es que el embajador, Eduardo Aguirre –será casualidad lo del apellido--, de origen cubano, actuaba como el representante del gran Imperio, mandando sobre sus súbditos, poniendo los puntos sobre las íes, como debe hacer quien tiene la tremenda responsabilidad de mantener el poderío yanqui, incluidas sus posesiones españolas.

Con nuestro desleal comportamiento pusimos al Imperio contra las cuerdas, y los nervios del diplomático estallaron. Sentía que su excelso y maravilloso, a la par que todopoderosísimo, país tenía ciertos problemillas: la muerte de un cámara español (que se puso delante de sus tanques), los traslados en vuelos con prisioneros de Guantánamo con escala en España y que en este país, algunos miembros del gobierno y la judicatura no estaban mostrando su lealtad como debieran.

Pero no sólo fue en esa fecha ni con ese embajador, en 2009, el tema de las torturas de Guantánamo también trajo por la calle de la amargura a las autoridades yanquis, ahora era el nuevo embajador Solomont, de la nueva administración Obama, quien se ponía nervioso.

Y en el centro de todo ello, un juez impertinente, un tipo al que, importándole un pito el Super-imperio, pretendía hacer justicia. Un tal Garzón.

¿Es o no cabreante que un tipejo por muy juez que sea pretenda hacer justicia al Imperio? pero, ¿quién se ha creído que es? No es de extrañar la reacción del Imperio, su preocupación y desazón ante este desatino garzoniano.

Y naturalmente, Wikileaks nos ha terminado de despejar las incognitas. Menos mal que hay gente fiel a USA, que si tiene que dar un puñetazo en la mesa, lo da. ¡Faltaría más! Actuando con energía y firmeza los fiscales Conde Pumpido y Javier Zaragoza, así como la vice María Teresa Fernández de la Vega se vieron obligados a intervenir para que el agua volviera a su cauce, para que imperase el orden natural. Conde PumpidoSólo faltaba que ese juez indeseable se les subiera a las barbas. Y allí estaban ellos para frenar a ese ínclito personaje. Hoy sabemos gracias a Wikileaks, que esos fiscales y la vice, más algunos personajes de segunda fila, se vieron obligados a intervenir para parar a ese juez incómodo que pretendía ni más ni menos que juzgar al Imperio.

Debemos agradecer a Eduardo Aguirre, a Alan Solomot, a De la Vega, a Pumpido y a Zaragoza y Cía (cía=compañía, no vayan a pensar mal) que aquellos episodios no llegaran a convertirse en una rebelión en toda regla. USA en aras de sus poderosas facultades (como debe hacer todo gran Imperio) supo amenazar y mover sus peones judiciales y políticos para que la cosa quedara en aguas de borraja.

Lo que queda por dilucidar es si esa valiente aportación de nuestros políticos y fiscales  no fue el principio de una gran amistad que tiene algo que ver con que Garzón esté en La Haya. Pero tengamos calma, que los papeles del culebrón de Wikileaks siguen saliendo, y lo mismo este hilo termina quién sabe dónde.

Salud y República

14 comentarios:

Txema dijo...

Rafa, que el imperio intente presionar entra dentro de lo esperable.

Lo terrible es que aquí pongan el culo, la vaselina, la cama y encima paguen. Eso es lo más indigno.

un abrazo

John Cornford dijo...

"El ejército permanente es tan sólo un brazo de ese gobierno. El gobierno por sí mismo, que no es más que el medio elegido por el pueblo para ejecutar su voluntad, es igualmente susceptible de originar abusos y perjuicios antes de que el pueblo pueda intervenir. El ejemplo lo tenemos en la actual guerra de México, obra de relativamente pocas personas que se valen del gobierno establecido como de un instrumento, a pesar de que el pueblo no habría autorizado esta medida,"
Esto, que lo decía Henry Thoreau en 1946, es perfectamente aplicable a hoy día. La función que juegan los medios como propagadores supuestamente independientes de la voluntad gubernativa habría de ser susceptible de condena, moral desde luego, pero también judicial, sólo que la justicia ya ha sido muy moldeada.
¿Y qué pasa con la crisis económica y la forma en que han hecho, con toda la arbitrariedad y el despotismo, desaparecer el capital público para darlo a quienes provocaron la actual situación?
Todo esto y mucho más, que las dichosas filtraciones lo único que han hecho es ponerlo en evidencia mediática, justificarían una revolución, y además sangrienta.

Juan Segovia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Segovia dijo...

Pero lo peor no es que se bajen los pantalones así con USA, es que seguramente nuestros inefables fiscales, por orden de nuetros gobierno y en aras de la "diplomacia" estarán haciendo esfuerzos similares para archivar el juicio contra Marruecos por la muerte de Baby Hamday Buyema asesinado en El Aaiun por la policia marroquí y que era tan ciudadano español como Conde-Pumpido, Zaparero, Rajoy o incluso el mismisimo Aznar, y ahora los jueces que tienen en frente ya no serán Garzón, sino otros que saben lo que les espera si como el jienense creen que de verdad son independientes.
Así que ya sabemos la clase de protección de nuestros derechos que los españoles podemos esperar de nuestro gobierno cuando medien intereses extranjeros. Si ya lo he dicho antes, más nos valia disolver el gobierno y el parlamento y poner un administrador nombrado por USA o Marruecos, nuestra política seria la misma pero por lo menos nos ahorraríamos la ipocresia de mantener que la soberania de nuestro país reside en el pueblo español.

Dilaida dijo...

Ya sólo era esto lo que nos faltaba, políticos, fiscales y demás familia poniéndole el culo a los yanquis y nosotros pagándole el sueldo.
Por lo visto no sólo era el Ansar, cuando se trata yanquis "todos" hacen trampas en el juego.
Bicos

Neogeminis dijo...

y seguirán destapándose más asuntos indeseables!...
Saludos. Muy buen post.

Antonio Rodriguez dijo...

Es lo que pasa cuando se es el imperio que se pretende pasar por encima del bien y del mal, el problema es cuando los que no son inmperio aceptan sus normas sin pestañear.
Salud, República y Socialismo.

Jorge Sánchez dijo...

Lo de Couso... Ejem. Pumpido y Zaragoza deberían estar en la soberana calle.

Mª Mercè dijo...

El destierro de Garzón, ante esta entrada tuya, está más que justificado. Vaya desfachatez el tipo ése!!

Y eso... el gobierno español sigue y seguirá poniendo el orto.

Besazos!!

RGAlmazán dijo...

Txema, la verdad es que a mí tampoco me ha sorprendido que estos chicos obedezcan a su amo.

John, desde luego que la solución a la crisis es importantísima y debería haber tenido una respuesta ciudadana que no ha tenido o que ha tenido insuficientemente. Pero eso no quiere decir que no sea importante el sometimiento de un Estado a otro, perdiendo su soberanía. Esto también es muy importante y también merece una crítica y una fuerte movilización.

Juan, pues sí, es lícito preguntarse para qué votar, para qué mantener una democracia si no es tal y su soberanía se ve supeditada a USA, a Los Mercados o a Perico de los palotes. Hay que luchar para cambiar eso.

Dilaida, ante los yanquis todos se rajan. Bicos.

Mónica, así es, esto es un culebrón por capítulos. Besos.

Antonio, estos tragan lo que les echen. Todo por sus amos.

Jorge, es de cárcel. Después de lo primero que hemos sabido, los fiscales, algunos políticos del PSOE y la misma Hillary debería haber dimitido.

Mercé, guapa, estos tragan lo que les echen, y si hay que atacar a Garzón, pues eso...

Salud y República

Martine dijo...

Asco me dió, hoy, Moratinos & Cía.. a sabiendas de lo que pasó con el caso de José Couso..

Mañana más, que salga a la luz todo lo que intuíamos..

Mille bisous, Rafa.

Martine dijo...

Aquí un Blog que se actualiza con frecüenciaBisous..

Manuel dijo...

Cada vez queda más claro de donde le vienen los problemas a Garzón últimamente. Meterse con los poderosos es lo que trae.

Genín dijo...

¿Que vergüenza debería darles, si la tuvieran, claro!
Salud