10 diciembre 2010

Un cuaderno, un lápiz y un euro para los niños de Gaza

Hoy es el Día Internacional de los Derechos Humanos, hace sesenta y dos años que se firmó en la ONU, su declaración. Esos derechos que millones de habitantes del planeta ven conculcados diariamente, que muchos de los gobiernos de este mundo son incapaces de respetar y preservar.Dia_DDHH

Vivimos en pleno siglo XXI y en unos momentos en que el respeto por esos derechos no parece que aumente.

Nuestra sociedad tiene otras preocupaciones, la economía, los conflictos y las guerras figuran en lugares predominantes, mientras que los derechos humanos constituyen, en muchos lugares, un deseo más que una realidad.

En el Tercer Mundo la falta de medios y, en muchos casos, los gobiernos sátrapas y dictatoriales hace que estén pisoteados constantemente. En el llamado Primer Mundo, la crisis económica tapa y obstaculiza el mantenimiento de derechos que parecían a nuestro alcance. Hoy, los poderes públicos supeditan la consecución de objetivos financieros o económicos a su cumplimiento.

Donde se puede encontrar todavía la fuerza necesaria para resistir ante tales violaciones es en la sociedad civil. Ciudadanos voluntarios con conciencia solidaria y compromiso con los derechos son capaces de llevar a cabo iniciativas que suplen en parte las carencias que deberían garantizarse desde el poder.

Uno de los lugares donde constantemente se conculcan los Derechos Humanos es en los territorios palestinos, asediados por su vecino Israel con la constante connivencia de los países del Primen Mundo, empezando por USA.

Allí, prácticamente no se cumple ninguno de los derechos. Y, como suele ocurrir, lo sufren fundamentalmente los más débiles, los niños.

Sin embargo, a pesar de que la presión de Israel sigue --basta observar que acaban de decidir continuar edificando nuevos asentamientos para colonos--, todavía queda un pequeño margen para ver la luz.

Desde la iniciativa Rumbo a Gaza, se ha organizado una campaña de educación destinada a la sensibiliización y participación activa de los más jóvenes.campana_escuelas

Se trata de reunir material en las escuelas e institutos que se destinará a los niños de Gaza. Porque el derecho a la educación es otro de los derechos fundamentales que no se cumplen en Gaza, por falta de medios y por la situación conflictiva permanente en que se vive.

Jóvenes de nuestro país pueden contribuir a facilitar medios para que el derecho a la Enseñanza en un sitio como Gaza, sea posible. De jóvenes a jóvenes, una actividad que hace tener esperanzas en esta humanidad, cada vez más deshumanizada.

Nuestra contribución es necesaria. Que no se quede sólo en palabras.

Salud y República

P.D. La noticia la ví aquí

5 comentarios:

Felipe dijo...

Qué pena, Rafa,que tengan que ser las ONG,s las avanzadillas de llevar calor humano y material a tantos pueblos masacrados,ignorados y violentados.

No debe ser posible porque no debemos consentirlo con nuestra resistencia a que los Gobiernos occidentales pasen de largo y sólo se ocupen y preocupen de recetar mala economía.

¡Cuanta impotencia ver el sufrimiento sin apenas poder hacer nada!

Ayudemos en lo que esté a nuestro alcance y rebelémonos contra la injusticia en un grito desgarrador, aunque no nos quieran oir.

Saludos

María dijo...

Y menos mal que se puede enviar material escolar mínimo a Gaza. En otros sitios (léase Cuba) hay que llevarse puesta la ayuda si quieres que llegue.
¡Bravo por tu solidaridad!

Isabel Romana dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo. Con tanta porquería que tenemos por todas partes, la violación sistemática de los derechos humanos pasa como una porquería más. Y aún añadiré que precisamente esa vulneración permanente hace que unos pocos se enriquezcan mejor y más cómodamente. Si no fuera porque tenemos cerca de nosotros personas dignas de ser amadas, seguramente habríamos renegado ya de la humanidad. Espero que esta iniciativa tenga el mayor éxito. Un abrazo.

Ciberculturalia dijo...

Estoy también con lo que dice Felipe. Es una pena que estas iniciativas sólo salgan de la sociedad civil. Como buena noticia es confirmar, una vez más, que somos la sociedad civil, los ciudadanos, quienes tenemos la clave para hacer "otro mundo posible".

Un beso

Genín dijo...

¿Derechos humanos?
Desgraciadamente no pasa de ser un deseo en demasiados sitios del mundo...
Salud