08 diciembre 2010

Ese monstruo que nos chupa la sangre

Es tremendo saber que estás con ella desde la adolescencia, que te limita lo que puedes hacer, te dice con qué cuentas. Existe y te ignora. Sólo te necesita, te chupa la sangre sin compasión. Por cualquier cosa, casi por respirar, te saca rendimiento, no le pidas algo desinteresadamente, es egoísta, insolidaria y siempre estará dispuesta a no perdonarte ni un error. No, que no se asuste nadie, no estoy hablando de personas, ni de mascotas, ni de cuñados, ex-parejas o suegras, ni tan siquiera de políticos. Sólo hablo de la banca.

Este ente donde te ingresan el sueldo o la pensión, donde domicilias tus recibos, donde depositas tus ahorros –dichoso aquel que los tenga—, ese “benefactor” que a un interés usurero, en alguna ocasión, te ha concedido un préstamo o una hipoteca. De la banca hablo.

Esos que son parte de “los Mercados” aquellos que nos han hecho la pirula, que nos han metido en una crisis que han creado y que les estamos pagando nosotros, por obra y gracia de nuestros gobiernos débiles y obedientes. Esos que son el sostén del capitalismo.

Ayer, día siete de diciembre, era el día en que el ex-futbolista Eric Cantona había aconsejado sacar el dinero de los bancos para que estos bandoleros sufrieran una crisis que merecen. Desde luego si se hubiera producido este hecho, hoy los bancos y probablemente nosotros estaríamos tiritando. No me parecía mal como castigo, pero sí que me parece irrealizable.

Tener una cuenta corriente hoy es prácticamente imprescindible, un sitio desde donde se pagan los recibos, te ingresan el sueldo y donde tienes tu dinero “digamos a salvo”. Pero también es verdad que estos buitres con nuestro dinero son capaces de crear riqueza a costa de especular, de invertir indiscriminadamente, de sostener negocios éticamente reprochables, de hacer cualquier cosa con tal de aumentar su cuenta de beneficios y hundirnos tranquilamente, quedando ellos a flote, sin ningún problema.

De ahí la necesidad de que existiera un banco público fuerte. No, no me refiero a las Cajas de Ahorros que han olvidado su carácter público y que siguen la dinámica capitalista de los otros bancos, sirviendo además de lugar donde políticos autonómicos, empresarios y demás gente de buen vivir, juegan al palé con nuestros dineros, llegando a ocurrir lo de Caja Sur o lo de Caja Castilla-La Mancha, o lo de otras cajas que hoy se ven sumergidas en un proceso de fusiones indispensables si quieren sobrevivir, debido a su nefasta gestión.

Pero claro, pedir un banco público es pedir peras al olmo. Porque este gobierno, recordémoslo, está sostenido por el partido que decretó la privatización del último holding público: Argentaria, siendo presidente del mismo Francisco Luzón y ministro de Hacienda, Pedro Solbes. Y ha contribuido a hacer de las Cajas de Ahorro el bastón donde se han apoyado muchos gobiernos autonómicos, manejándolas a su antojo, y sirviendo a sus fines políticos personales y no a fines públicos.

Por lo tanto, no seamos ingenuos, aquí salvo algunos que no tenemos fuerza para poder imponerlo, nadie quiere un Banco público gestionado como tal.banca-etica

¿Quiere decir eso que la batalla está perdida? Pues, no del todo. Y es que se trata de ir intentando poco a poco, con paciencia –ojalá se pudiera hacer deprisa, pero no se trata de hacer la revolución e irse al monte—, minar el poder de la banca tradicional y hacer ver a los responsable que a pesar de que lo tienen todo bien atado, algo se puede hacer.

Llevo desde finales de los sesenta con cuenta en Caja Madrid. Jamás he tenido un descubierto, nunca me han hecho ningún favor, han cumplido escrupulosamente el contrato. Pero, nadie me ha pedido opinión cuando ha habido una guerra política entre la Espe y Gallardón, nadie me ha informado cómo se invierte y qué se hace con mi minúscula cantidad de dinero. Eso sí, el otro día me llaman para que, después de cuarenta años con ellos, vaya a validar mi firma presentando mi carné de identidad. Cuando pregunto por el director o por el apoderado que conocía de la sucursal, resulta que los han cambiado a los dos. Así es que, para evitar que no le pagaran a un albañil por una pequeña obra en Kabila, me he tenido que desplazar a Tortosa y mostrar mi carné de identidad, a pesar de que llevo operando con esta Caja más de cuatro décadas.

¿Qué denota esto? Una frialdad en las relaciones tremendas. Te cosifican, te tratan como a un número. No cuentan contigo salvo para ningunearte. Y además son unos ineficaces, porque si yo tuviera un negocio no molestaría a un cliente que no ha dado problemas, por pequeño que sea, para que se identifique después de tanto tiempo con él.

Yo que ya había pensado en Cantona y su cantonazo, esta anécdota me confirma, lo que ya sabía, cómo son estos bancos tradicionales, Así es que, como veo inviable poder vivir sin una cuenta corriente, al menos yo, he encontrado otras soluciones que si hiciéramos muchos, cambiaríamos una parte del poder económico y cumpliríamos mejor con ciertos principios éticos. Veo dos posibles alternativas al banco tradicional, todavía no sé cuál elegiré,pero desde luego, he decidido no querer saber nada de la banca tradicional.

Una es la llamada Banca Ética, hay varias, probablemente os suene Triodos, quizá la más importante. El dinero en una banca ética supone que sabes en cada momento en qué se está invirtiendo el dinero del banco, y que los fondos del mismo van fundamentalmente a proyectos sociales (empresas para discapacitados, cooperativas, programas para el Tercer Mundo etc.), proyectos a favor del medio ambiente (tecnologías limpias, conservación de bosques, cuidado de costas, etc.) y proyectos culturales y educativos. Todos ellos proyectos solidarios.

La otra alternativas es la banca cooperativa, donde se aprueba qué y cómo invertir entre los cooperativistas. No hay clientes, hay cooperativistas y por lo tanto, quien tiene una cuenta tiene derecho, con voz y voto a decidir dónde van las inversiones, y quien les representa en el Consejo Rector. Una que conozco un poco, una hija mía tiene cuenta allí, es la Caja de Ingenieros, pero hay más.

Así es que, no podemos hacer la revolución pero sí que podemos intentar ayudar a que haya un contrapeso en el poder bancario. Sólo si un cinco por ciento de las cuentas de bancos tradicionales fueran a la banca ética o cooperativa, habría crisis en la banca tradicional.

Yo pongo mi granito de arena, ya sé que habría que llenar el desierto, pero al menos no quiero ser cómplice de estos carroñeros sin escrúpulos.

Salud y República

18 comentarios:

María dijo...

Como siempre en Cádiz saben sacar la punta a todo y el carnaval que viene no iba a ser menos.
Hay algunas agrupaciones que se llaman callejeras o ilegales. El grupo que te enseñé este año que iban de aliens (los Guatifalien) ya están ensayando y aquí te dejo el enlace de su página:
http://guatifo.blogspot.com/2010/12/2011-banca-guatifo.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+ProduccionesGuatif+(Producciones+Guatif%C3%B3)
Mejor es que nos lo tomemos con humor, porque a la banca no la arregla ni Cantoná ni ná.
Veré lo de la Caja de Ingenieros a ver por dónde van.

Besos

Txema dijo...

La banca pública sería algo que hay que recuperar. Sin duda.

Pero también hay que acabar con el modelo de banca que hay hasta ahora. Especulativa, ferozmente usurera y rodo lo que se quiera.

De nada servirá un banco público si antes no acabamos con ese cáncer llamados banca financiera.

saludos

Martine dijo...

Estoy, en vano, buscando en esa Girona "Opusdeista" las sucursales de estos bancos cuyos enlaces nos pones, pero en vano.. seguiré indagando,gracias Rafa, nos estan vampirizando..
Mille bisous!

severino el sordo dijo...

Y por que segtuimos pensando que nos ven como clientes?
Estos usureros estan demasiado enraizados en la sociedad como para pasar de ellos,saben que no estar con ellos solo nos causa mas problemas,incluso si elegimos la baldosa todo transaccion economica debe de pasar por uno de ellos y ellos lo saben,sobre lo de cantona me hubiera gustado ver el resultado aunque seguramente lo hubieramos pagado nosotros como de costumbre,saludos.

Genín dijo...

Seguro que en este pueblo de 10.000 habitantes nunca habrá nada de eso, bastante que hay de los no eticos de siempre, además, la pasta lo ensucia todo tarde o temprano, al no ser el banco del Vaticano, que es santo....jajaja
Salud

Freia dijo...

Pues si yo te contara cómo trata la banca tradicional a los empleados...
Pues lamento ser tan pesimista pero en estos tiempos de capitalismo financiero feroz, veo muy difícil que vuelva la banca pública y una utopía que una banca ética o fuera de los cauces convencionales pueda sobrevivir. A mí ni siquiera me queda el consuelo de largarme. Si quiero que me paguen el sueldo es imprescindible mantener la cuenta con ellos.

Un abrazo

Felipe dijo...

Desde luego son auténticas sanguijuelas.El negocio es de una sencillez pasmosa.Les prestamos el dinero a un interés escasísimo y con él se lo prestan a un tercero a un interés mucho más alto,y ellos sin mancharse.

Además,por el simple hecho de tener una cartilla de ahorros o cuenta corriente te cobran la famosa comisión de mantenimiento muy superior a los intereses que te liquidan semestralmente.

¡Un negocio redondo!

La Cajas de Ahorro han funcionado como los bancos, con el solo detalle que han sido utilizadas en beneficio político y como reparto de poder.

Que me lo cuenten a mí con CCM que tuvo que ser rescatada porque cuatro amiguetes del poder tenían impagos de más del 40%.

Lo de la banca pública o ética me temo que existe un gran problema cual es nuestra pertenenecia a la eurozona que tiene residenciado todo el aspecto bancario en el BCE.Y es que claro con los distintos Tratados(Maastricht,Lisboa)se ha perdido sobenanía de regular nuestro mercado financiero.

Acuérdate de lo que le ha pasado no hace mucho tiempo a Portugal con Teléfonica que por tener la "acción de oro" en su empresa nacional de telecomunicaciones le dio un varapalo el Tribunal de Estrasburgo.

Con nuestra pertenencia a la UE hemos perdido soberanía financiera y Bruselas jamás nos va a permitir el tener una banca pública.Es muy crudo pero es así por mucho que nos duela.

Un saludo

mariajesusparadela dijo...

Trataré de informarme sobre la "banca ética". Ni siquiera sabía que esa dos palabras pudieran ir juntas.

Dilaida dijo...

Yo creo que lo mejor es volver a los viejos tiempos y guardar el dinero en el colchón, porque como tú dices los bancos no son de fiar. Lo malo es que si se enteran los cacos que lo tienes en el colchón, además de darte una paliza o algo peor, te lo van a robar. Total que al final no hay solución o te atracan en los bancos o en casa.
No, si al final, va ser una suerte no tener nada.
Bicos

Antònia Pons Valldosera dijo...

Arcadi Oliveres lo intentó con un grupo de idealistas pero salió mal.
Tienes razón Rafa: banca ética.

belijerez dijo...

El capital sólo tiene la ética en ganar y ganar a costa de que otras pierdan y pierdan. Es lo que tiene querer ser rico...........ahhh no que era sólo ser empleado.

El banco era para los ahorros de los que tenían suficientes ingresos. El problema viene cuando para cobrar 800€ como mucho algunos ni siquiera 426€ te imponen tener que hacerlo por el banco, osea que el dinero se ha perdido ¿dónde está? ahora sólo usas tarjetas, papeles pero nadie sabe dónde está el dinero........por algo será.
En fin hay tanto que descubrir en todo esto.

Salud (para ls pobres que los ricos pueden pagarsela)

Dean dijo...

Me asquean al máximo los bancos y procuro tener una relación mínima con ellos, esto es, nada de uso de tarjetas, nada de créditos.
Lo de la banca ética es una excelente alternativa para aquellos que tengan un poco para ahorrar.
Un saludo.

Leviatán dijo...

Claro, la banca sin entrañas,el monstruo capitalista que nos chupa la sangre...Ya salió aquello.

Lirismos revolucionarios aparte, os dejo aquí unas cuantas preguntas:

1 -¿De qué manera puede ser usurera la banca privada si es el BCE el que fija los tipos de interés en toda la zona euro?

2- Las Cajas de Ahorros son bancos públicos. Se supone que están gestionadas con el desinterés y la altura de miras de nuestros gobernantes. Es un hecho que atraviesan las mismas dificultades que la banca privada ¿alguien puede explicarme cuál sería la ventaja de nacionalizar la banca?

3- Sobre los siniestros especuladores: ¿Puede alguien explicarme por qué razón un ahorrador austriaco, suizo, canadiense, japonés o australiano va a comprar deuda pública a un gobierno de cantamañanas que gasta por sistema un 14% más de lo que tiene presupuestado? Los papeluchos del tesoro se venden mal por nuestra falta de credibilidad, así que no nos queda otra que ofrecer unos intereses altísimos para colocarla. La culpa no es de los "especuladores" es de los insensatos que creen que se puede vivir indefinidamente por encima de nuestras posibilidades.

Acabo de salir de un estanco, de comprar tabaco gravado al 800%.

Yo sé bien quién es el que nos chupa la sangre.

Ciberculturalia dijo...

Leyendo tu primer párrafo me he puesto en tensión pensando quién se atrevería a hacer eso que tan bien narras.

Cuando me he dado cuenta que hablas de la banca, ya he entendido todo.

Y todo lo suscribo en su totalidad, incluso podríamos elevarlo al cuadrado. Dicen que también al cubo.

Besos en un jueves casi ya viernes

Neogeminis dijo...

La banca tradicional es la culpable directa e indirectamente de todos los altibajos y catástrofes económicos de los últimos tiempos. Especuladora, inmoral, para nada equitativa. Las bancas cooperativas son una muy buena opción, aunque muchas veces acaban también entre las redes de los pulpos más grandes.
Boicotear a los bancos amenazando con retirar los depósitos tampoco es una salida. La prueba está en los antecedentes que sufrimos por aquí cuando la nación entera colapsó por el pánico generalizado que fue acarreando el cierre de muchos bancos y financieras.
Hay que andar con cuidado. Lamentablemente cuando todo el sistema se apoya en ellos, no es fácil prescindir de ellos.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Buen post, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)

RGAlmazán dijo...

Espero, María, que me mandes como hiciste el año pasado, otros enlaces, ahora entraré en el de los Guatifalien. A ver si nos reímos más, que llevamos una racha... Besos.

Txema, la banca publica es necesaria y debe responder, no como hacen ahora las Cajas de Ahorro, a utilidad pública y no actuar como hace la banca especulativa.

Martine, lo que tendrás es sitios donde hacer la operación, mira en la página Web. No creo que tengan oficina en Girona. Bisous.

Severino, la idea de Cantona era buena si no fuera imposible.

Genín, tú tendrías que tener una cuenta en el Vaticano. Así nos harías de intermediario entre Rouco y nosotros.

Freia, tengo amigos que me han contado lo sufrido que es ser bancario, y lo es.
La banca ética funciona y se puede sostener, naturalmente no tiene las posibilidades de la gran banca, pero ahí está Triodos para demostrar que puede competir modestamente. Besos.

Felipe, como le decía a Freia, Triodos es una banca ética que funciona desde hace años y sin problemas, que yo sepa.

María Jesús, me ha gustado eso de las dos palabras juntas. Y llevas razón son difíciles de conciliar. Bicos.

Salud y República

RGAlmazán dijo...

Dilaida lo del colchón no estaría mal si no fuera porque hoy están casi todos los gastos fijos domiciliados. Bicos.

Antònia, creo que cada uno en la medida de lo posible debe hacer lo que pueda, aunque no sea mucho. Petons.

Belijerez, es verdad que el dinero circulante es mínimo, hoy casi todo lo que se mueve es humo. De ahí que si fuéramos todos a sacar el dinero del banco no habría ni para empezar. Acordémonos de Argentina. Besos.

Dean, es la única alternativa si no quieres caer en mano de esos buitres.

Leviatán, si quieres que te conteste basta que no te escondas detrás de un mote. No contesto anónimos.

Carmen, es como nos tratan. Un beso.

Mónica no es fácil, pero yo creo que hay que intentar irse a lo menos malo. Besos.

Salud y República