13 diciembre 2010

La gasolina por las nubes

Hay cosas incomprensibles. Sólo accesible a mentes privilegiadas. Son una especie de laberinto donde el conocimiento no es capaz de adentrarse. Hablan de la física cuántica, de ciertos algoritmos macroeconómicos, pero eso no es nada, significan una dificultad menor comparada con entender cómo se calcula el precio de los carburantes.

Pongamos el ejemplo de la gasolina. Esta semana que ha acabado, el precio de la gasolina –una media de 1,26 € el litro de la súper 95— es el máximo de los últimos dos años.gasolina

Como quiera que me gusta analizar lo que se puede analizar, empiezo por ver los datos. Cuando se registró el máximo precio en julio de 2008 (1,27 euros de media), el barril llegó a 149 dólares, el viernes pasado el precio era de 89, o sea un 40% menos. Aunque es verdad que el IVA ha subido dos puntos y que el cambio del euro en relación con el dólar, en 2008 era de 1,46 euros por dólar contra el cambio actual: 1,32.

Basta hacer un cálculo sencillo teniendo en cuenta estas variables y sabiendo que los impuestos sobre el mismo son de aproximadamente un 50% del total del precio y nos sale que el precio de la gasolina no debería ir más allá de 1,18 euros el litro de la eurosuper 95.

Alguien tendría que explicar por qué el precio está en 1,26, o sea un 7% más de lo que parece que debería, y por qué además las empresas más importantes de distribución han igualado los precios. ¿No es raro? ¿Dónde está la libre competencia? ¿quién controla el cálculo del precio de la gasolina y que no se pongan de acuerdo los distribuidores? Y es que el que no corre, vuela.

Las respuestas a las preguntas anteriores las imaginamos. La respuesta a quién es el que lo paga, está clara: los de siempre.

Por cierto, que desde la OPEP ya han anunciado que no piensan aumentar la producción de petróleo, por lo que se espera, ahora que viene el frío en el hemisferio norte, que la demanda aumente y el precio, como consecuencia, también. Así es que prepárense, que esto no ha acabado. Esto se hincha.

Salud y República

8 comentarios:

Daniel Martinez dijo...

Usen el omnibus o colectivo!

RGAlmazán dijo...

Amigo Dani, siempre que puedo lo uso, pero no siempre es posible.

Salud y República

Txema dijo...

Rafa, tu cálculo es bastante lógico. Pero, ten en cuenta que el precio de la gasolina va por libre y cotiza en un mercado distinto; creo que en Rotterdam y además hay que sumar el coste del flete.

Pero, dicho esto, lo que es absolutamente cierto es que el precio es "casualmente" el mismo en cada gasolinera.

saludos

Felipe dijo...

¿la libre competencia?

¡Ya,ya,ya,!

Y volvemos a la especulación y al mercado que se pone de acuerdo.En este caso sí.Igual que la telefonía móvil.Igual que ....


Saludos

mariajesusparadela dijo...

Libre competencia, si: no compiten entre sí, compiten contra nosotros.

Genín dijo...

España es su empresa y nosotros los gilipollas a los que hay que exprimir el jugo por todas partes, esa es la explicación, cada vez me corroo mas por dentro y el cuerpo me pide una revolución como la actitud de los controladores: SALVAJE!
Salud

Ciberculturalia dijo...

La gasolina por las nubes así es.

Aunque no te oculto que me he distraido de tu entrada porque te he buscado en mis "lecturas frecuentes" y oh!dioses del olimpo... no te encontraba. Por alguna extraña razón has pasado a la posición de actualización de hace una semana con la entrada "una buena noticia".
En el blog de Felipe, pasa lo mismo.
Vigila qué pasa.
No sabes el soponcio. Pensé que el ministro Blanco me había ya militarizado y me había quitado mis referencias principales.

Volviendo a tu entrada, la gasolina por las nubes y nosotros por el suelo.

Besos y arráglalo, porfa!

RGAlmazán dijo...

Txema, está liberalizado, pero si no se pusieran de acuerdo y hubiera competencia el precio sería más bajo.

Felipe, eso dicen pero es mentira, se ponen de acuerdo y a pagar toca, mientras sus beneficios aumentan.

María Jesús, nos machacan. Bicos.

Genín, pues nos rebelamos, pero ¿cómo?

Carmen, es que tengo a los hados en mi contra, pero se van a enterar cuando les encuentre. Besos.

Salud y República