14 noviembre 2010

Un gobierno cobarde y una mujer valiente

Cuidado con el título, nadie se vaya a creer que cuando hablo de mujer valiente lo hago de Trinidad Jiménez, ministra de un gobierno claudicante, que posee la ambigüedad necesaria y calculada para no atreverse a criticar al gobierno marroquí. Ministra de un gobierno que lo más que hace ante una masacre como la cometida por el reino alauita es “no estar de acuerdo”, “rechazar”,  pero en ningún caso condenar y mucho menos tomar medidas. Y todo esto con decenas de desaparecidos y varios muertos, entre los que se encuentra un español.Trini y el Sahara

Mientras, Marruecos sigue achuchando, desde sus altas instancias, y aquí se achantan y callan. El ministro de Comunicación marroquí se despacha a gusto contra los medios de comunicación españoles y les acusa de: "actitud irresponsable" o de "recurrir sistemáticamente a procedimientos falaces, técnicas innobles, manipulaciones abyectas y montajes inmundos" y de seguir  "una auténtica deriva odiosa y racista". Y como respuesta aquí: a tragar se ha dicho.

La censura impuesta por Marruecos les define. Y más si pensamos que lo están imponiendo sobre un territorio que según la ONU no es suyo. Hoy, otra vez hemos de recordar a nuestro admirado Berlanga, en el día de su entierro, porque la censura española, ya en el año 69 (con el ínclito Fraga de jefe de censores) calificó así su obra:

"Consideramos la filmografía de Luis G. Berlanga como altamente inadecuada para su exhibición en cines españoles. Su falta de patriotismo es alarmante y rebosa comunismo, masonería y libertinaje, todos impropios de esta regia nación, una, grande, libre, católica, apostólica y romana".

Salvando el paso del tiempo y el filtro de la “diplomacia” por ir dirigido a otro país, no me dirán ustedes que los gobiernos sátrapas y dictatoriales –el marroquí actual y el franquista--, no tienen algo en común: les encanta la censura.

Y a nuestro gobierno hay que decirle que no se puede ser indecentes. Ha de saber que la indecencia no es la madre de la ciencia, sino del cinismo, y que anteponer intereses comerciales o políticos a los derechos humanos puede llevar al sendero del todo vale.

A estos cagaos hay que recordarle que no se trata de ir a la guerra. Que se trata de presionar, no sólo puede hacerlo Marruecos, y desde luego hay que decirle a este reino totalitario que ante una situación tensa, ellos también tienen mucho que perder. La otra posición para que no se nos enfaden los alauitas, es terminar rindiéndonos.

Yo propondría que en el Ministerio de Asuntos Exteriores y en el Consejo de Gobierno se les hiciera ver este vídeo. La voz de esta mujer canaria valiente que no tiene pelos en la lengua y con fuerza y sin miedo es capaz de soltar un discurso de cuatro minutos, que harían, si la tuvieran, morirse de vergüenza a los responsables del gobierno español.

 

No conozco a Sara, pero le doy las gracias por esa defensa encendida y rotunda. Justo lo contrario que hace nuestro ejecutivo. Ojalá fuera ella la ministra.

Salud y República

P.D. El vídeo lo he visto en Picapiedra

25 comentarios:

Martine dijo...

No, Rafa, ni por un momento se me pasó por la cabeza que hablaras de la inepta Trini, con tiempo, últimamente carezco de ello, escucharé a Sara como se lo merece.. Decir que tu Entrada , as usual, es magnífica, enlazando lo último de la Actualida con maestría..
Gracias Rafa, por estas Entradas .. por todo..
Un beso.

Felipe dijo...

Mujeres como Sara necesitamos muchas,por su valentía,su pundonor y su dignidad.

Lo de más es auténtica broza,basura

Saludos

Anónimo dijo...

Se me han puesto los pelos de punta al escuchar a Sara. ¿Por qué su intervención no aparece una y otra vez en los medios de comunicación?

Con respecto al gobierno que lamenta pero no condena, decir que no hace mucho ilegalizaron a un partido político por no condenar la violencia ¿no deberían aplicarse el mismo rasero?

Como Sara, yo también estoy harta de tanto cinismo pero no soy tan valiente como ella. Gracias Sara

Un abrazo, Montse

Montse dijo...

La anterior era yo, no sé lo que hice para que saliera anónimo.

Antonio Rodriguez dijo...

Todas las dictaduras se parecen y Marruecos aunque se disfrace de democracia no es mas que una monarquia absolutista, en la que la única ley que impera es a que dicta su rey. Y a las dictaduras le sienta mal la prensa libre.
Salud, Repñublica y Socialismo

Dean dijo...

Un video extraordinario, que debe ser conocido en todos los rincones del planeta, unas palabras que tienen fuerza porque dicen la verdad, verdad que los poderosos se niegan a admitir.
Un saludo.

belijerez dijo...

Gracias a un e-mail esta mañana vi el video y me dió un subidon de alegría. Evidentemente me dije; "Será que cuando suba al poder del partido se vuelve corderita". Algo pasa cuando dejas de estar en la base y subes en la escala piramidal del poder, parece que todos se vuelven imbeciles. Lo doloroso es que además la guerra la hacen ellos, los poderosos del sistema.

Gracias, un post excelente.

mariajesusparadela dijo...

Valiente y rotunda.

Carmen Gallego Pozas dijo...

Lamento profundamente señor Rafael, que halla sido en su casa donde e leído un comentario ofensivo a la mujer. Por primera vez me e sentido insultada, menospreciada y humillada por un machista, en esta su casa. Lo lamento por este señor, pero no todas las mujeres que no somos tan valientes, ni tan inteligentes como Sara, seamos broza y basura. Jamás seria cápac de hacer lo que hace esta mujer.

Jorge Sánchez dijo...

No, si ya imaginaba que la ministra no era. Entre usted en la última entrada del blog Saharaponent y vea qué hacía Trini en 2003. Hipócrita total. Yo he hablado de la Iglesia. Es que ha dicho ZP que no va a permitir que el Vaticano imponga leyes aquí, ja ja.

RGAlmazán dijo...

Carmen Gallego Pozas: No puedo entender cómo usted piensa que ese comentario va dirigido a todas las mujeres. Ni tan siquiera a las mujeres. Habla de lo demás, y está refiriéndose al gobierno y a todos aquellos y aquellas que dejan que sean pisoteados los derechos humanos y que se alinean siempre con los fuertes.
Conozco bien a quien ha hecho el comentario y por eso me atrevo a aclarárselo. Él nunca pensaría eso.
Y si alguien manifestara en este blog lo que usted ha entendido, lo borraría inmediatamente, pero no es el caso.
Espero haber aclarado en malentendido.

Salud y República

Felipe dijo...

Quiero aclarar que en ningún momento era mi intención denigrar al resto de mujeres que no tienen la "valentía" de Sara.

Cuando hablo de broza y basura me estoy refiriendo a determinados comportamientos de políticas con responsabilidades que tienen el deber inalienable de defender a los ciudadanos.

Siento que Carmen Gallego Pozas haya entendido mal mi comentario o yo me haya explicado mal.

Saludos

Neogeminis dijo...

Maravillosa exposición de esta mujer que lanza al mundo verdades que, por lo menos por estas latitudes, serían totalmente ignoradas si no fuera por voces como la de ella, la tuya, la de tantos , que nos advierten lo sometidos y excluidos que estamos en cuanto al respeto de los derechos humanos básicos.


un abrazo.

Ciberculturalia dijo...

No he podido ver el vídeo ni aquí ni en Picapiedra. Lo buscaré en Youtube.
Ya suponía que no te podrías referir a la ministra Jiménez cuando hablabas de valentía.
Es indecente la postura oficial del gobierno amparándose en los "intereses" con el reino de marruecos.
Indecente es una expresión que incluso se me hace suave en exceso para calificarles.

Un beso ya en domingo vencido casi

angelsmcastells dijo...

Magnífica entrada, Rafa, y un video excelente. Con tu permiso, también lo voy a difundir. Un abrazo fuerte, salud y República!

Txema dijo...

Querido Rafa, la historia está llena de colaboracionistas necesarios.

No hace falta que te recuerde nombres pero, quizá a los más jóvenes, les convendría repasar la historia y saber quíenes fueron y qué hicieron.

Antonescu, Ante Pavlic, Almirante Horthy, Vidkund Kisling, Seyss Inquart, Pierre Laval, Eugenio Pacelli y otros muchos.

Con su actitud permitieron que se llevara adelante un terrible genocidio que, de haber intervenido, se habría evitado en gran medida.

Hoy, el gobierno de ZP, se convierte en cómplice necesario del terror que sufre el pueblo del Sahara Occidental y será responsable de las consecuencias.

Un abrazo.

Dilaida dijo...

Una mujer valiente.
Bicos

Genín dijo...

Reconforta y alegra sentir que quedan personas con un par, en este caso de ovarios, que no se arredran y tienen la valentia de hacer lo que hace Sara.
¡Tomen nota pobrecitos políticos de vía estrecha!
Salud

Daalla dijo...

Se puede decir más alto pero no más claro. Gente como Sara nos hacen falta en este país. Hay que desenmascarar a Marruecos y a sus grandes aliados, los USA y Francia, y al gran cagao que es el gobierno español.Aunque éste se retrata solo.
Salud y República

Carmen dijo...

Aclarado el malentendido señor Rafael.
Me disculpo con Felipe por pensar que era machista.Un saludo

RGAlmazán dijo...

Martine, espero que hayas escuchado a Sara, es una mujer increible, rotunda y ejemplar. Bisous

Felipe, así es, mujeres y personas como Sara son necesarias en esta sociedad dormida.

Montse, a mí también me pasó, llegó a emocionarme cuando sube el tono al final. Besos.

Así es, Antonio, los regímenes totalitarios lo que más odian es que haya críticas contra ellos.

Dean, así es, tu paisana tiene una fuerza y una lucidez tremenda.

Belijeréz, pues sí, ellos alimentan las guerras. Y sí, en muchos casos, el poder vuelve idiota al personal. Besos.

María Jesús, totalmente de acuerdo. Bicos.

Pues sí, Jorge, una hipócrita de cuidado.

Mónica hay que intentar servir de altavoz a esta gente solidaria. Besos.

Salud y República

RGAlmazán dijo...

Carmen, ahora mismo está hablando la ministra y se refugia en que como no hay medios de comunicación, no sabe lo que pasa. Pero que cretina, por no decir algo más gordo.
Espero que hayas visto el vídeo, vale la pena.

Àngels, me alegro de que te haya gustado, es genial. Petons.

Pues sí, Txema, estoy de acuerdo en que este gobierno está al lado de Marruecos y ha olvidado a los débiles.

Así es Dilaida, una mujer valiente. Bicos.

Genín, sí que es reconfortante ver a gente como a Sara.

Daalla, qué decir de este gobierno. ¡Una vergüenza!

Salud y República

Manuel dijo...

Es increible el poder de las multinacionales. Cuanta bajada de pantalones por parte de los gobiernos ante las multinacionales francesas y españolas. Pero tb, afortunadamente, cuanta valentía por parte de algunos/as.

Manuel dijo...

A lo anterior se me olvidaba añadir tb las multinacionales estadounidenses

Camino a Gaia dijo...

Un genocidio por un plato de pescado y la sal de unas minas. Va siendo hora de desarticular tanto eufemismo mediático.
Nos quedamos ahora entre la impotencia y la vergüenza. Es lo que nos ha dejado la actitud del gobierno.