28 noviembre 2010

La resignación y la democracia

Vivimos momentos convulsos. Crisis económica, crisis social. Sin embargo no se puede decir que esta crisis provoque cambios, que parecería lo normal. Esta crisis no solo no modifica nada sino que además está sirviendo para consolidar las situaciones injustas, donde quienes la han provocado salen ganadores de la misma.

La respuesta de la ciudadanía ante el momento que se vive no puede ser más limitada. Después de unos recortes como los que han recibido los ciudadanos, vemos cómo los causantes de las crisis son los que reciben las ayudas estatales, mientras que los que la han sufrido, ven recortados sus salarios, desplazados del mercado de trabajo, desposeídos de su vivienda. Sin embargo, casi nadie parece mover un dedo para protestar.

Durante mucho tiempo, los gobiernos y la mayoría de los medios de comunicación han estado mandando mensajes que han anestesiado a los ciudadanos. Nos han ido inoculando la idea de que: “nada se puede hacer”, “las cosas son así”, “es inútil tratar de cambiar nada”, “no estamos tan mal”, “no depende del gobierno”, etc.

Y parece que ha cuajado en gran parte del personal. Así, sólo nos explicamos que ante lo que estamos viviendo, no haya una respuesta colectiva que ponga en jaque al gobierno, y al mismo sistema.

resignacion400

Por otro lado han intentado decirnos, primero con la globalización –de esto ya hace bastantes años— y ahora con los famosos “mercados” que el gobierno no tiene margen de maniobra, que le transcienden las decisiones, que hay órganos mundiales que imponen las condiciones.

Y yo, ingenuamente, me pregunto. ¿para qué votamos, si nuestros representantes siguen las pautas que les viene de fuera?

Seguid leyendo en Grito de Lobos

13 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Pues lo mismo hacen los maltratadores con sus víctimas: primero las convencen de que las quieren y les comen la moral, luego comienzan a insultarlas (en esa fase debemos estar, porque nos llaman tontos a la cara) y luego empiezan los palos.
También nosotros tenemos que convencernos de que "no nos quieren".

Felipe dijo...

La mala información que recibimos a través de los medios hace que percibamos que no hay más salida que la resignación y que ésto se acabe pronto.

Nos dicen,mientras nos desposeen de derechos,que no hay más remedio que hacer sacrificios en salarios,recortes de todo tipo porque si no todo sería peor.

Es el mensaje que, como lluvia fina, va calando en una ciudadanía cada vez más apesadumbrada.

El discurso político es falaz y las terminales mediáticas hacen el trabajo sucio.

A dónde mirar el ciudadano que sienta un gramo de consuelo o una actitud de rebeldía? Ni están ni se les espera.Y si están no tienen los suficientes altavoces para ser oídos.

Es una encrucijada terrible porque en estos momentos el ciudadano se siento sólo y resignado y,quizás,convencido de que esta situación de crisis es de solidaridad y arrimar el hombro(el mensaje que recibe desde los altavoces capitalistas)

La rebelión y la capidad de movilización,en estos momentos,la tienen los sindicatos y a nadie más que a ellos les corresponde abanderar la lucha contra las políticas neoliberales salvajes.

Todos los derchos conseguidos por los trabajadores se han debido a la organización de éstos en las organizaciones sindicales.

Mal hacen lo sindicatos en no clamar y alzar su voz porque están perjudicando a los trabajadores y a ellos mismos.

Saludos

María dijo...

Son como encantadores de serpientes.
Lo malo es que las serpientes estamos gordas y pesadas y no tenemos respuesta rápida de reacción.
Aunque cualquier día nos despertamos las boas y nos liamos a dar bocaitos...

Besos

Freia dijo...

Bien traída la frase de Balzac, don Rafael.
Yo no sé si tenemos síndrome de maltratados, como dice María Jesús o es que nos resulta más cómodo mirar hacia otro lado porque pensamos que la cosa no va con nosotros. Somos así de egoístas.
Pero creo que hay que seguir votando. Con todo lo que implica. Que votar no es solo depositar un voto en una urna. Es la responsabilidad que eso conlleva: el deber y también, por supuesto, el derecho. Mientras no seamos conscientes de ello y de la fuerza que podemos ser capaces de oponer, seguiremos bajando escalones hasta que desaparezca por completo el estado del bienestar. Y hay quien se empeña en que los bajemos deprisa, corriendo y a trompicones.

Un abrazo

Dean dijo...

Aún nos queda internet, y la calle para salir a decir que no nos resignamos a esta esclavitud.
Un saludo.

belijerez dijo...

¿¿Por qué será que se me suben los ánimos y creo que pronto empezará la movida y por fin seremos una ciudadanía adulta, responsable y digna??? es que vengo de otro movidita y allí me cargo, como las pilas alcalinas.

Saludos.

Martine dijo...

¡Qué poca juventud he visto cerca de las urnas, hoy.. Qué deprimente todo!

Serà que estoy bajísima de defensas y pesimista.. pero que aborregada es la gente, Rafa.. ¿Qué más tienen que hacernos para que se reaccione, Ho...s?

Bisous, désabusés..
Balzac a raison!!!Plus que jamais actuelle, son affirmation.

Txema dijo...

Te dejé mi respuesta en Gritos.

Un abrazo descomunal

Antonio Rodriguez dijo...

Yo a veces soy incapaz de entender el porque de estas situaciones, solo con ver como el P.P. catalan con un discurso xenofobo y anticatalanista, crece en la elecciones catalanas de hoy.
Salud, República y Socialismo

belijerez dijo...

Visto lo visto en Cataluña, estan contaminando las aguas, o el aire...algo estan haciendo.

Esto no es normal!!!

Martine dijo...

¡Resignada nunca! Pero CABREADA,ASQUEADA,ATÓNITA.. con ganas de emigrar.. no os hacéis ni idea!

Necesito ABRAZOS, muchos!

Neogeminis dijo...

Apostar a la resignación. Esa es la estrategia que usan. Muy acertado post.

Un abrazo.

RGAlmazán dijo...

María Jesús, tal cual. Bicos.

Felipe, la clave está en cómo movilizar al personal. Eso es lo difícil. Aquí parece que no se mueve ni dios, a pesar de los pesares.

María, hay que morder, aunque tengamos menos dientes. Besos.

Freia, desde luego el egoismo juega un papel muy importante. Ande yo caliente... Además está aquello de: virgencita, virgencita que me quede como estoy. Todo ellos provocado por el miedo, el menefregismo, la comodidad, etc.
Un beso.

Dean aún nos queda Internet, es verdad, pero todavía hoy por hoy es insuficiente. Aunque aquí seguimos.

Belijerez me alegra de que estés animada y esperanzada. Al ver otra vez el vídeo de ATTAC ya pude escucharte y verte de espaldas, y pude presenciar que te llevaste una salva de aplausos. Besos.

Martine, ese es uno de los grandes problemas, la juventud huye de la política. De eso se han encargado los poderosos para encontrar el camino libre. Bisous.

Txema, allí te contestaré.

Antonio, tú, yo y muchos más somos incapaces de entenderlo.

Mónica, y con nuestra ayuda les sale bien. Besos.

Salud y República