07 noviembre 2010

El efecto sonajero es lo mínimo

Es tremendo la angustia de muchos trabajadores, y de sus familias, que ven que de una época donde les empujaban, dándole todas las facilidades, a comprar un piso, ahora debido a esta crisis económica se van al paro y sin posibilidad de seguir pagando la hipoteca.

La cosa no acaba aquí, resulta que si no pagan, el banco les desahucia y les echa a la calle. Pero van más lejos, en muchos casos siguen pagando además parte de la deuda al banco.

O sea, has ayudado a hacer rico a los constructores, cuando el banco ha visto peligrar su equilibrio financiero, el Estado le ha soltado los millones necesarios para que siga en pie y se rehaga; y, sin embargo, el pobre trabajador se ha ido al paro –el constructor ya se ha hecho millonario y el banco sigue funcionando y teniendo pingües beneficios gracias a la ayuda estatal—,  le echan de la casa y además acumula una deuda que ha de pagar al banco.bancos-ladrones

Todo esto por dos razones. Una, los bancos daban créditos fácilmente por encima del cien por cien del valor de la casa, y otra porque el precio de los pisos ha bajado debido a la crisis, y ahora lo que saca el banco es menos que lo que le costó al trabajador, y naturalmente esa diferencia no la va a pagar el banco, ¡faltaría más!. La paga el hipotecado.

Imaginen la escena, una familia sin casa, cobrando sólo el paro y con una deuda que pagar. ¿No es inmoral? ¿No es una vergüenza? ¿No es para hacer cualquier barbaridad? Naturalmente el gobierno, los banqueros y los constructores no tienen ese problema, pero es real y se están dando continuos casos.

Todo esto con una Constitución, cuyo artículo 47 habla del derecho a la vivienda. Claro que el gobierno tiene otras cosas más importantes que hacer, como asistir a los oficios de Ratzinger --tan amigo que es del gobierno y tan barato que nos sale— o irse a visitar a las tropas a Afganistán, aquellas que mandó para callar la boca yanqui por las que retiró de Irak.

Izquierda Unida está presentando un plan para que, al igual que ocurre en Francia o en USA, cuando un ciudadano no puede pagar la hipoteca, lo máximo que puedan hacer es quitarle la casa –lo que ya me parece un exceso absoluto— y con ello, que se cancele la hipoteca. Se llama el efecto sonajero, por aquello de que al entregar las llaves, se libera la deuda.

Ante esta proposición, veremos cómo reacciona el gobierno, que tan preocupado dice que está por los más necesitados, y la oposición pepera, que como todos ustedes saben se ha convertido, de boquilla, en el “nuevo partido de los trabajadores”.

Las hipotecas, a mi modo de ver, deberían contar con un seguro obligatorio por si el titular se queda en paro u ocurre alguna incidente que no le permita seguir pagándola. Y, en ese caso, quedaría de su propiedad. Si esto no fuera posible, habría que promulgar una ley para que los bancos no pudieran actuar mientras que circunstancias objetivas hagan que el deudor no pueda pagar, abriendo un paréntesis en el pago de la deuda.

¿Habrá pensado alguna vez este gobierno en este problema y sus soluciones? Me temo lo peor.

Salud y República

7 comentarios:

Dean dijo...

Que buena propuesta, me dan escalofríos de solo pensar en todas esas personas que están viviendo esta situación.
Un saludo.

Genín dijo...

Este Gobierno ha demostrado sobradamente que defiende los intereses del capital, así de claro, no hay mas que mirar las modificaciones en las leyes, todas tendientes a hacer a los ricos mas ricos y con la perdida de derechos de los trabajadores que tantos años ha costado conseguir, esto es una mierda que no hay por donde cogerla ¿Progresistas? ¡Anda ya Psoe!
Salud

Felipe dijo...

Este Gobierno sólo está por ayudar a los bancos y al sinvergüenza que se ha ido.

Saludos

Neogeminis dijo...

Es lo menos que se puede pedir del gobierno. Que impida el exceso de saña en el cumplimiento de la deuda.

Saludos.

María dijo...

Aquí quien gobierna es el mercado y los bancos, vaya,hablando en plata, el capitalismo.
Que acepten esa propuesta sería estupendo, claro que yo no creo que eso ocurra. ¿Por qué seré tan pesimista?
Panorama desolador el que se presenta para este crudo invierno.

Besos Rafa.

RGAlmazán dijo...

Dean, es para dar escalofríos, sin duda.

Genín, llevas toda la razón.

Así es Felipe.

Mónica, efectivamente es lo menos que se puede pedir. Besos.

María, yo soy también escéptico pero es lamentable que quien todavía se llama socialista sea un gobierno incapaz de tener la sensibilidad necesaria con los grandes perdedores de la crisis y que no tienen ninguna responsabilidad en la misma. Besos.

Salud y República

adsf dijo...

La mayoria de estas "victimas" eran unos especuladores, que podian haber hecho algo tan sencillo como leerse la ley..

Ahora resulta que hay que ayudareles.. porque no supieron leer la ley..

muchos aun siguen poniendo pisos precios muy elevados que no pueden pilalr jovenes... pero claro.. que mas os da...mejor defender a estos especulatas de la epoca de la burbuja que joven la independencia d elos jovenes