02 octubre 2017

Me quiero independizar de Rajoy

¡Qué vergüenza! ¡Qué desatino! ¡Hasta dónde hemos llegado! Este gobierno ha culminado su fracaso más absoluto ayer. Ya llevaba caminando mucho tiempo por la senda del desvarío, pero ayer ha llegado a la meta. Si Rajoy continúa como presidente del gobierno, es que no ha entendido nada. La única decisión posible es su dimisión y que alguien que sea capaz de dialogar se siente en una mesa con el gobierno de Cataluña.

¡Craso error! El hecho de enviar a la policía y a la guardia civil lo descalifican totalmente. Todo el mundo sabía que las condiciones del referéndum estaban bajo mínimos y, por lo tanto, después de todos los atropellos institucionales utilizados contra este acto, su resultado era poco importante. ¿Por qué entonces tratar de pararlo con la fuerza? ¿Por qué querer vencer a toda costa, enfrentando a las fuerzas del orden con la sociedad civil? ¿Es tan torpe como para no entender las consecuencias que le podrían traer?

Ha jugado a enfrentar desde el primer momento. La cosa empezó con esa asquerosa campaña contra el Estatuto de Autonomía de Cataluña hace ocho años. Y luego ha desperdiciado el tiempo, ha dejado que crecieran los independentistas a costa de decisiones judiciales y de manejo de las instituciones, sin entender que hay cuestiones que sólo se pueden solucionar con el diálogo y la política, y que la ley y la justicia son insuficientes ante una petición popular masiva.

 Además de haber demostrado una forma de hacer política propia del siglo XIX: “a palo y tente tieso”, ha quedado ridiculizado. Resulta que ha enviado a 10.000 policías y guardias civiles para cerrar menos del 10% de los centros de votación. Y todo ello con unas consecuencias que vulneran claramente los derechos humanos. Ha sido un fracaso en toda regla, marcado por una acción policial cruenta y desproporcionado, que como resultado ha tenido más de ochocientos heridos.

Y no sólo su actuación ha provocado el aumento de independentistas, sino que le ha hecho perder la batalla internacional. Basta ver lo publicado por los periódicos más importantes del mundo para darse cuenta del absoluto fracaso de la decisión de ayer.

A todo esto, en vez de tratar de encontrar un camino que le lleve al diálogo, Rajoy y sus muchachos han salido voceando las virtudes de las intervenciones de ayer, hablando de proporcionalidad y de no haber permitido el referéndum. Más mentiras. Ni fueron proporcionales las cargas, ni se pudo evitar que –aunque fuera con dificultades— una parte importante del pueblo catalán pudiera votar.

Esa huida hacia delante de Rajoy –los independentistas le han llamado al diálogo— le está dejando muy tocado. La única medida que ha tomado ha sido la de reunirse con portavoces parlamentarios de su cuerda. Clara intención de no querer solucionar el problema, puesto que –al menos hasta ahora— sólo ha citado a una reunión a su monaguillo Rivera y al indeciso Sánchez. ¿Cómo es posible tratar de solucionar un problema cuando se evita que la otra parte se siente a dialogar¿ ¿Cómo se puede olvidar en una mesa que busca soluciones a Unidos Podemos –que cuenta con más de cinco millones de votos— o al PNV, cuyo ADN independentista sería indispensable tener en cuenta?

Pues ahí le tienen. Hay quien dice que Rajoy ya ha amortizado a Cataluña y no quiere saber nada de un territorio que le desprecia, también en votos, y que la ha sacrificado a cambio de conseguir más votos en el resto de España. Y es posible que esta irresponsable y vergonzante táctica sea verdad.

Sumen a este grave dislate, la gran corrupción del PP, la desigualad que ha creado, el apoyo a los bancos y el abandono a los dependientes, el uso de las instituciones para su beneficio…

Por favor, yo también quiero independizarme… de Rajoy.

Salud y República  

11 comentarios:

Martine dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Martine dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Martine dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Martine dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Genín dijo...

Del tipo este me creo cualquier cosa, tiene que ser algún tipo de táctica, baja, sucia y ruín, es imposible ser tan imbécil, no se puede caer en una trampa tan inocente como la de los independentistas, no me lo creo ¿Seria posible que todos ellos fueran tan estúpidos en el Gobierno para dar esas ordenes a los policías sabiendo de sobra el peo que se iba a formar? No, no me lo puedo creer...
Salud

Eulalia Batista dijo...

Martine: Siempre serás bienvenida en mi tierra.
Rafa: No hay que asombrarse de lo que ha pasado. Son los grises de siempre, al servicio de los fachas de toda la vida. No hay más.
O si, ahora si hay más: Hay una europa cobarde que le riñe como se riñe a un niño que hace una travesura: "No seas malo, esto no se hace" Pero no le pone en su lugar por el atropello reiterado y desmesurado.
No hay salida Rafa, solo la independencia, aunque nos cueste la vida y dejar atrás 40 años de pseudo-democracia, 40 de dictadura franquista, o 300 de monarquia borbónica. Da igual. Todo es igualmente perjudicial para nosotros.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Reconozco que no estoy muy al tanto con el tema de Catalunya y el movimiento independentista, pero lo que vi ayer, la barbarie de parte de las "fuerzas de seguridad" es intolerable. Espero que haya sanción por parte de los paises europeos hacia un gobierno que no ha sabido llevar las cosas, permitiendo semejante atropello a los derechos humanos más básicos.
Mi abrazo solidario para todos esos civiles que se vieron agredidos
Otro abrazo para vos.

Martine dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Martine dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JAVI GUANARTEME dijo...

Es el post mas atinado acerca del tema catalán que se ha publicado en mucho tiempo.

Grande Rafa, grande. Un saludo.

Martine dijo...

Ante todo quisiera disculparme por haber borrado lo que escribí con la cabeza y el corazón calientes..los borré con la cabeza ya fría pero el corazón herido..
Reitero mis disculpas a Rafa autor del Blog y agradezco a Eulalia Batista su amable invitación y su empatía.
Hasta siempre...