22 junio 2009

Venezuela, Irán y El País

Hace tiempo que no leo El País. Hace tiempo que no lo compro. Y creo que ya di mis razones, no hace demasiado. Son varias, pero la principal es el tratamiento corrosivo, lesivo y vergonzoso que da a las noticias provenientes de las repúblicas iberoamericanas, alineándose claramente con los gobiernos de Colombia y Perú y denostando a los de Ecuador, Bolivia y Venezuela. Y todo ello por razones puramente empresariales. Los negocios de sus editoriales dicen mucho de esas filias y fobias.

Sólo cuando voy buscando algo concreto entro en El País, o cuando alguien me envía una noticia que le parece interesante. Éste es el caso, un lector de Kabila, al que no conozco me ha enviado este enlace, en el que El País vuelve a tropezar en la misma piedra. Pues compara de una forma descabellada a Irán con Venezuela.

Y es que hay cosas que alarman. Este empeño de este diario por cargar sus tintas contra Venezuela clama al cielo, y hacen que por cuestiones simplemente de justicia y de contrapeso, se defienda a la república bolivariana. El País no puede soportar que haya hoy varios Estados con los que no es tan fácil hacer negocio y a los que no puede subyugar y trata de aplastar desde su imperio empresarial.El País. Todo sobre Latinoamérica

La mala baba del periodista es notoria y transparente. Y todas las semejanzas que hace se pueden desmontar sin mayor problema, es tan superficial y tan mediocre el artículo que se nota la manipulación según se va leyendo. Este periodista, o seudoperiodista mejor, que está sirviendo una causa ajena a su profesión y opinando y manipulando de forma perversa, es capaz de decir que en Venezuela ahora hay más pobres o que hay más corrupción, o que se persigue a los judios ¿?

No voy a decir nada sobre Irán, país que desonozco bastante y que sin duda tiene unas fuertes carencias democráticas. Pero las semejanzas que hace con Venezuela, además de soeces son mentiras o medias verdades.

Valga simplemente una cuestión que olvida ese periodista, en Venezuela, desde que está Chávez, cada vez que hay elecciones, ese país se llena de observadores internacionales que velan por la pureza de las elecciones, y, a pesar de las ganas de muchos --van observadores también del Partido Popular-- de poder encontrar irregularidades, ninguno ha podido denunciarlas, simplemente porque las elecciones han sido democráticas y limpias. Pero esto se ve que no le importa a este individuo ni al periódico en el que escribe. Le basta con apoyar las "maravillosas democracias" de Perú y Colombia, pase lo que pase --y pasan cosas graves--, y denostar a Venezuela, Ecuador y Bolivia, hagan lo que hagan. Menos mal que esos pueblos están despertando y saben apreciar las diferencias. Esperemos que nosotros también sepamos separar el grano de la paja.

Salud y República

22 comentarios:

LKI dijo...

Vergonzosa la labor de los autodenominados periodistas, también apodados "plumillas", jornaleros que solo atienden a la voz de su amo, irreflexivos, constantes usuarios del copy&paste de las agencias, sólo modifican de posición cuatro comas y dos puntos para hacer suyo un texto precocinado.
El código deontológico del periodista se ha disuelto entre tanta negocio sucio.

Anónimo dijo...

Es que este pavo no es periodista. Es un exministro de los gobiernos de Carlos Andrés Pérez, así como director ejecutivo del Banco Mundial y colaborador de diversos organismos y publicaciones de la cuerda. Fue fichado hace un par de años como opinador de cabecera sobre asuntos venezolanos, lo que, tratándose del país, significa un artículo a la semana mínimo.

Javi dijo...

Efectivamente, no es periodista, fue Ministro con Carlos Andrés Pérez, y su gobierno fue condenado por la Corte Interamerciana de Derecho Humanos por los sucesos de "el Caracazo".

Blog de Paco Piniella dijo...

Si el modelo del socialismo del siglo XXI es el que apoya el gobierno de los Ayatolas, sinceramente Chavez me ha decepcionado. Sobre EL PAÍS (*) yo hace mucho tiempo que me pasé a Público, pero creo que el tema esta ahora en Irán y veo mucho silencio por gente que justifica lo injustificable y no para de darse vueltas al coco.

(*) Además no es un periodista es una columna de opinión.

RGAlmazán dijo...

Lki, pues sí, es verdad, pero parece que no es periodista como confirman otros comentaristas, sino un personaje fichado para desprestigiar a la Venezuela de Chávez.

Gracias Anónimo y Javi por vuestra información que es cierta y está contrastada, lo cual hace mucho más grave lo de El País, que es capaz de contratar a esta gente para dañar el régimen de Chavez.

Paco, yo no creo que el modelo sea el de los Ayatollahs. El modelo de llamado socialismo del Siglo XXI, que yo sepa es laico, entre otras cosas y apoya, al menos así lo ha hecho, las elecciones democráticas limpias admitiendo observadores internacionales.
Es un error quererlos comparar, se trata de una farsa, otra cuestión es que el antiamericanismo y el petróleo les haya unido, pero de socialismo lo de los ayatollahs no tiene nada de nada. Es una teocracia. Por cierto, no es que el aspirante de Irán sea la democracia pura, no nos olvidemos de su pasado y de que para ser candidato en Irán hay que tener el visto bueno del consejo islámico. Si no, no puede uno ser candidato. Seguramente es un poco más moderado. Pero, ojo que nadie espere milagros ni que se acabe el islamismo si llegar a ganar.
Si ha habido fraude como parece que ellos mismos, desde el régimen iraní, lo reconocen, no queda otra que la repetición de las elecciones.

En fin, el artículo del país es una burda propaganda, un libelo anti-Chávez.

Salud y República

Carmen dijo...

Pues querido Rafa despues de leer tu entrada ya no me dan ganas de leer el artículo del tal Moisés Naím, aunque sea un artículo de opinión como dice Paco Piniella. Suerte que esta mañana cuando echo la primera ojeada a la prensa (de forma rápida para ver que hay y seleccionar lo que me apetece para más tarde) ni me paré en dicho artículo.
Hace mucho que El País dejó de ser lo que era. Sin lugar a dudas.
Un beso

rafa hortaleza dijo...

me pasé por aquí leyendo para lo mejor de la semana roja. Saludos

Selma dijo...

Rumores, certezas... ¿pero que hay de verdad en la relación Club Bilderberg y Grupo Prisa entre otros muchos de la Prensa escrita internacional y su poder mediático?...

Intenté leer este panfleto.. que lo es.. y sin pie ni cabeza...


Un beso, Rafa!

daalla dijo...

Leo poco El País y siempre con prisas, por lo que no era consciente de esos tratos de favor y desfavor. A partir de ahora estaré más vigilante. Gracias por la información.
Saludos.

Antonio Rodriguez dijo...

Ese "periodista" no hace sino manipular la opinión y la verdad.
Comparar las elecciones en Venezuela con las de Iran es como querer mezclar agua con aciete. Iran es una dictadura teológica y Venezuela una democracia con sus problemas.
Pero a partir de ahí, hay muchas cosas que no comparto de Chavez y la primera de ella es la de defender el regimen de los ayatolah, un regimen tiránico que margina, reprime y deja sin derechos a la mitad de la población de Iran: las mujeres.
Salud, República y Socialismo

canuit dijo...

Había un gran programa llamado Caiga Quien Caiga, que uno de sus apartados creo que se llamaba Etica periodista o algo así.
Si de aquella no se ponian ni coloraos, ahora mucho menos.Son otra secta más como los curas o los partidos políticos.
Dan asco.
El Canuit

Blog de Paco Piniella dijo...

Rafael yo no defiendo al Musavi ese, que ni lo conozco, lo que digo es que me llama la atención el apoyo de cierta gente de "extrema" izquierda que defiende a los Ayatolas porque como son lo opuesto a EEUU tienen que ser "de los nuestros"... en fin ese es el tema.

Anónimo dijo...

Para mí "El País" es como la democracia: lo menos malo de lo que hay. Como en tantos otros casos no nos queda nada más que "ajo", "agua" y "resina".

... y de los últimos conflictos laborales en "El País" por la externalización de alguno de sus departamentos, ¿qué ha dicho este periódico?

Txema dijo...

Hola a todos:

Creo que en esta cuesión se mezclan varias cosas de forma peligrosa a la hora de llegar a un conclusión sosegada.

En primer lugar el diario El País tiene derecho a dar cabida en sus páginas de opinión a quien le de la gana. Y, por consiguiente, el opinador puede decir lo que mejor la parezca.

Se supone que los lectores somos los suficientemente adultos para filtrar aquello de lo que se nos pretende convencer. Pero se trata, insisto, de un artículo de opinión.

El Diario en cuestión, como todos los demás, tiene su propia opinión que se expresa a traves de los artículos editoriales o de aquellos que puedan publicar los miembros del consejo editorial.

Los periodistas, en general, nos limitamos a comentar, o bien lo que vemos, o bien lo que otros nos cuentan, y casi siempre nos cuidamos muy mucho de dar nuestras opiniones en nuestra labor.

En mi caso, militante de IU, jamás me han tenido que hacer la más mínima observación por sesgar deliberadamente una información y he sido miembro del Consejo de Redacción de mi medio, elegido por mis compañeros precisamente para impedir que las presiones de la dirección, de los políticos, de las empresas o de quien sea alteren el debido rigos informativo.

Por tanto, podremos suscribir o no lo que dice el articulista, podremos estar de acuerdo con la línea de El País o no, pero me parece grave que casi siempre se ataque al mensajero como si fuera en todos los casos en lacayo del imperialismo o el portavoz de intereses nefandos.

Que nadie entienda esto como una defensa corporativa de mi profesión, donde hay mucho chorizo, como en otras muchas, pero donde también abundan personas que se limitan a hacer lo mejor posible su trabajo y por muy poco dinero.

Txema dijo...

Hola de nuevo:

Sobre el apoyo de Hugo Chávez al presidente Ahmadineyad no puedo por menos que expresar mi sorpresa.

Si un dirigente que presume permanente de ir hacia el socialismo del Siglo XXI, ve algo de positivo en la dictadura teocrática de los ayatolah es como para reflexionar seriamente sobre ese dirigente y ese socialismo.

Sé que estas opiniones son heterodoxas dentro de IU, pero ya muchos hace años que aprendí a mantener un criterio propio sin por ello tener que romper definitivamente con los que considero mis compañeros y con los que coincido en aspectos mucho más importantes.

RGAlmazán dijo...

Carmen, El País ha dejado de ser el periódico de la izquierda, para convertirse en el periódico del ala derecha del PSOE, y es más, en el del ala izquierda --del PP, así sólo se entiende la defensa encendida que hace de Ruiz Gallardón. Efectivamente, no es lo que era.

Pues sí, Selma, los fines espureos que pretende El País, pasan por defender su empresa por encima de la visión de los hechos.

Hola Rafa, me alegro de que se vuelva a editar la Semana Roja

Daalla, siempre eres bienvenido a esta casa.

Antonio, tal cual te expresas, así pienso.

Canuit, donde hay una teocracia no hay nada que hacer, y desde luego no es comparable con los partidos políticos.

Paco, de acuerdo contigo, hay mucho papanatismo en todos los lados. Pero estarás de acuerdo en que ahora por la misma razón hay gente que defiende como sea a ese Musavi como si fuera la salvación del país. Y no digo que no sea más aperturista, pero es otro candidato islámico.

Txema, nadie dice que El País no tenga derecho a decir lo que quiera, y yo, por la misma razón a criticarlo y a no comprar el periódico. Ahora bien, ¿no te parece raro que sólo haya periodistas y colaboradores que estén en contra de Venezuela, Ecuador y Colombia, y ninguno a favor? Y si quieres hablamos de los editoriales del periódico cuando hablan del tema. Para mí, sectarios y vergonzosos. Chávez el demonio y Uribe, un pobre mártir (simplificando).
A mí, tampoco me gusta nada que Chávez apoye porque sí al tal Ahmadineyad. Me gusta tan poco como que nuestro rey se de besos con su hermano el rey de Arabia Saudí. Y no creo que sea heterodoxo en IU, yo también lo veo mal y supongo que habrá otros en IU que piensen como nosotros. Y si no, pues seré heterodoxo, que le vamos a hacer.
Como tú dices, uno es lo que es, por encima de los partidos. Otra cuestión es que coincidamos con unos mucho más que con otros, pero no al cien por cien. Esto no es una religión.

Salud y República

Txema dijo...

Querido amigo:

Es evidente que cualquiera de nosotros es libre de comprar tal o cual periódico, o ninguno. Yo, de hecho, alterno entre dos o tres y cuando estoy en Catalunya compro uno local.

En cuanto a lo de las preferencias de El País está claro que Chávez no es santo de la devoción de Prisa, lo que entre dentro de la lógica empresarial del grupo.

Y me alegro de compartir la "heterodixia" con una persona por la quie siento profunda admiración y respeto.

Anónimo dijo...

Estoy deacuerdo casi en todo lo que dices. Pero cuidado! En El País no todo es como dices, siguen habiendo buenísimos periodistas muy objetivos. Y corresponsales en sudamérica que son de una profesionalidad intachable (por ejemplo Soledad Gallego-Díaz en Buenos Aires). Sí que es verdad que desde que murió Polanco-padre el periódico ha dado un giro vergonzoso. Su hijo pretende acabar con el imperio que creó su padre. Los de la competencia se frotan las mano con ese polanquito. Es una vergüenza lo que le está pasando a El País. Pero siguen habiendo grandes periodistas y de los mejores en esa casa. A ver hasta cuándo duran ahí! Sería fantástico fundar un nuevo periódico como sería fantástico fundar un nuevo partido en España para acabar con el bipartidismo vampirizante español.

Txema dijo...

Claro que en El País hay grandes profesionales. Lo mismo que en Tele Esperrancia y en El Mundo y en otros.

El problema de muchos buenos periodistas es que tienen que ganarse el salario de cada mes y no siempre tienen la posibilidad de hacerlo correctamente. La mayoría de los que medran son los que ponen su talento (mayor o menos) al servicio del amo.

Es curioso el caso del informador de Religión de "Público" que antes estaba en ABC. ¿Es ahora un rojo peligroso y antes un fascista repelente? No, pero si se nota en la forma de enfocar las noticias el grupo para el que trabaja y sólo hay que tirar de hemeroteca. Esto es inevitable en la empresa privada.

Y sí en El País hay un código de comportamiento ético y un Consejo de Redacción que vela por su cumplimiento, nos podemos imaginar qué ocurre en aquellos medios (la mayoría) en que esto no existe.

LKI dijo...

Txema, aprovecho la infraestructura que nos brinda don RG para comentarte que, en mi opinión, los medios de comunicación están para informar, no para desinformar, todos los medios de comunicación han perdido cualquier credibilidad, hay que perder demasiado tiempo leyendo entre líneas para obtener una interpretación válida de lo que acontece y no siempre es así. Hay demasiada información, demasiada paja y poca consistencia, el usuario está saturado y desbordado, mareado. El gran problema es que nadie se moja a no ser que esté muy bien pagado y con la jubilación asegurada.

Elías Mandeb dijo...

e llama la atención el apoyo de cierta gente de "extrema" izquierda que defiende a los Ayatolas

¿Viste a alguien defendiendo a los ayatolás? ¿Viste a alguien que, ante una propuuesta de apertura laicista en Irán haya dicho "No, mira, mejor con los ayatolás"? ¿No? Entonces, fin de la disgresión, andá a golpear el espantapájaros a otra parte

Rafa dijo...

No me parece que la editorial del País falte a la verdad. Seguramente tiene sus intereses con algunos países de Latinoamérica pero lo que sostiene de Venezuela es cierto y es real. Yo no me atrevería a llamar a la República Bolivariana “democrática”, hoy Venezuela ha perdido claramente su libertad por el solo hecho de dejar los destinos de su patria en manos de pater familias q lo domina todo…, eso no es democracia. La alternancia en el poder es un principio elemental que toda república debería hacer respetar. Igualmente respeto tu postura y creo que es importante que se hable de Latinoamérica respetando todas las visiones.
Saludos