13 junio 2009

Polidiccionario kabileño (2)

Pues en una semana con vuestra colaboración ésta es nuestra cosecha de palabras que han pasado el filtro del comité kabileño:

Aguirrear: Pegar puñaladas traperas a sus compañeros siempre con el propósito de que corra el escalafón. Ha llegado a la dirección general aguirreando ¡Cuidado con él!

Ansar: Acción de hablar con acento tejano y los piés encima de la mesa. ¿Qué haces ansando así en mi despacho?

Aznar: Apoyar guerras crueles saltándose la legalidad vigente. La legión Condor azneó en la guerra civil española.

Bellocquear: Someterse a la curia cual monaguillo forofo. El arzobispo estaba muy contento con él, bellocqueaba estupendamente.

Bono: Dícese del beato que pretende con ideología de derechas ser de izquierdas. Parece un camaleón pero es simplemente un bono.

Campsear: Pagar en efectivo los trajes caros del sastre sin pedir factura. Vengo de Armani y he campseado tres trajes por 18.000 euros.

Cospedalina: Piedra semi-fea y metamorfósica que cambia de expresión cuando se siente observada. Y cuando estabamos en la reunión y le miró el jefe se puso completamente cospedalina.

Fabra: Persona que tiene varias imputaciones, insulta y tiene cistitis aguda con propensión a orinar en la orilla izquierda. Era siniestro, tenía pinta de mafioso, y estaba meándose en la sede de IU, sin duda era un fabra.

Güemes: Político cuyo único mérito es ser familiar de un fabra. No sabe hacer nada, es un güemes.

Juancarlear: Ir de juerga, no dar ni palo al agua. Se fue a juancarlear mientras los demás se quedaron currando.

Losantos: Persona acomplejada que insulta por doquier para vengarse de sí mismo. Actúa como un losantos, no deja títere con cabeza.

Marcosana: Ser una persona coherente y consecuente siempre con sus ideas, sin hacer daño a nadie. Es un ejemplo, a pesar de haber sido maltratado ahí está, cada vez es más marcosana.

Montorear: Manipular las cifras económicas con fin partidista y abyecto. El jefe montoreaba a los empleados para no subirles el sueldo.

Orejear: Ser capaz de decir lindezas propias de estar chocho. Orejeaba de lo lindo decía frases como: El franquismo fue una etapa de extraordinaria placidez.

Piomoar: Reirse de la Memoria Histórica y de los millones de personas asesinadas, encarceladas, torturadas y exiliadas por la dictadura franquista, tergiversando la verdad. Es un farsante, lo único que hace, cuando habla de la guerra civil, es piomoar.

Rajoyear: Acción de querer llegar y no poder, por falta de confianza. Lo ha intentado pero rajoyeaba sin parar y no pudo conseguirlo.

Ser un rouco: Falsear la verdad con fines políticos espurios, disfrazándola de verdad religiosa. Dijera lo que dijese, siempre ponía a Dios por delante, era un rouco.

Sofiar: Aguantar estóicamente los cuernos del marido. La pobre sofiaba por no romper su matrimonio.

Sorayanada: Expresión que se atribuye a una persona que dice constantemente estupideces, sin sentido y sin gracia, a pesar de sus sonrisas. Este tío no dice nada más que soroyanadas... puf! que harta me tiene.

Trillo: Personaje siniestro que culpa de sus faltas graves a sus subordinados. Eres un trillo, siempre le echas la culpa a tu gente.

Zapatear: Ser disléxico en algunos aspectos, por ejemplo, confundiendo la derecha con la izquierda. Juan zapatea, dice ser de izquierdas y apoya políticas de derechas.

Zorraya: Animal astuto y ladino cuyo habitat natural se encuentra en las inmediaciones de la calle Genova. Era una zorraya, tenía un temple único para trepar y además vivía cerca de Colón.

Pues nada, ya saben, incluyan más palabras para que sigamos completando este diccionario político kabileño. Y dentro de poco, habremos culminado una causa patria: LLamar a las cosas por su nombre.

Por cierto, como estaba anunciado, queda una ventana arriba a la izquierda de esta bitácora para quien quiera añadir nuevas palabras, pueda hacerlo durante la semana.

Dentro de una semana les mostraré el diccionario con las nuevas palabras. Hasta entonces.

Salud y República

6 comentarios:

Esquirla de Aire dijo...

Me ha parecido muy divertido tu diccionario, me he reído mucho y he encajado las críticas a algunos representantes de mi partido, pero echo a faltar un poco de autocrítica, así que ahí te va un poco de tu propia medicina, a ver qué tal. Buen rollo.


Llamazarear: acción y efecto de prometer compulsiva e irreflexivamente todo aquello que satisface a sus correligionarios (ej.: Manuel llamazareaba en la sede de su partido, diciendo que sí a todo).

Coalicionitis: enfermedad neuronal, inflamación de los axones causada por la insatisfacción de la obsesión de ayuntarse con cualquiera (ej.: tras romper el pacto estuvo tres días de baja por la coalicionitis, y luego murió ¡pobre!)

Cayolarear: dar bandazos pendulares, atribuyéndose competencias que no corresponden o, por el contrario, desaparecer de la escena pública y no aportar nada salvo silencio (Mª José cayolareó durante seis años, de aquí para allá, como el Guadiana).

Carmen dijo...

Pues siguiendo la estela de "derechil" propongo:
Roucatil: medicamento de los laboratorios Lucifernianos, S.L. para volver al laicismo a los Bonos, Bellocs y gentes del buen orar
Que por favor sea sometido convenientemente al Comité de aprobación. Seguiremos creando.
Besos

Selma dijo...

Rovirear: despreciar el ser humano, y hacer pan con sangre..
Lo siento, aún me dura la indignación.

besos , Rafa y buen Finde..

www.ines-sabanes.net dijo...

Ahora es un poco tarde y no he podido incorporarme a las propuestas para el diccionario, pero lo haré, Madrid y la política madrileña tiene personajes muy propios para ello... De momento me he divertido un montón , que no es poco.

www.ines-sabanes.net dijo...

Ahora es un poco tarde y no he podido incorporarme a las propuestas para el diccionario, pero lo haré, Madrid y la política madrileña tiene personajes muy propios para ello... De momento me he divertido un montón , que no es poco.

Dilaida dijo...

Baltaneiro: Se dice del cacique confabulador y mentiroso que sólo sabe difamar: José es un “baltaneiro” engaña a la gente para que le vote.

Feijoleiro: Persona con pocas luces que llegó al poder para aniquilar la cultura de su pueblo: Los “feijoleiros” abundan en Galicia, viven gracias a los gallegos pero combaten su legua y su cultura.