25 junio 2009

El feminismo del PP

Aunque data del trece de junio, acabo de enterarme de una entrada que hizo Esperanza Oña, alcaldesa de Fuengirola y portavoz del PP en el parlamento andaluz, donde acusaba a Zapatero de poner ministras y cargos floreros.

No es mi intención defender al presidente por la designación de sus ministros, para mí la labor del ejecutivo merece un suspenso claro, aunque no valoro igual a todos los ministros. Desde luego, no lo hago y no se me ocurre hacerlo en función de que sean hombres o mujeres.Feminismo

Pues esta señora Oña, de la que solo sé que estuvo acusada de prevaricación, acusa concretamente a Chacón, Pajín y a Aído de haber llegado a sus responsabilidades por el mero hecho de ser mujeres, en el caso de Chacón va más lejos, por ser premamá.

Y es que tiene guasa la cosa. No me sorprende el machismo que destila el PP, recuerdo a Aznar cuando le metió el bolígrafo en el escote a Marta Nebot, o cuando se criticó a la vicepresidenta  en Mozambique por bailar con las mozambiqueñas, o cuando criticaron el traje de Chacón en un desfile. O cuando lucieron modelos en una revista las ministras socialistas. O los exabruptos del ínclito Zaplana, o... Pero ahora la crítica viene de una mujer, lo que lo hace más grave. Y su crítica no la ha hecho por cuestiones políticas, sino porque según ella la única virtud es querer poner color femenino en los puestos de alta responsabilidad.

En primer lugar, le diría a la señora Oña que las críticas deberían ser políticas y no basadas en el sexo del criticado --ella también podría ser blanco de la misma crítica--, y además parece que los ministros-mujer fueran malos por ser mujeres y al revés con los hombres. Lo cual es absolutamente falso. Eso es propio de tipejos machistas seudo-simpáticos como el ínclito Antonio Burgos o de mujeres machistas peperas como ella misma.Oña 2

Lo que debería hacer, en vez de hablar del vestido premamá de Carmen Chacón, es decir qué le parece mal de su gestión. Y lo mismo digo de las otras mujeres. Pero claro eso no es lo que pretende. Lanza el mensaje de que las mujeres del PSOE, a diferencias de las del PP --porque si no, no se entendería su crítica--, no están a la altura de los hombres. Y eso es grave. Eso es machismo clasista. O sea su mensaje es, según lo entiendo yo: Los hombres pueden ser capaces, pero las mujeres sólo dan la talla si son del PP. Dicen muchas feministas, que el mayor enemigo de las mujeres, no son los hombres, sino algunas mujeres. Éste es un ejemplo claro.

Señora, con todos mis respetos, es usted una machista partidista y rancia, por lo menos.

Salud y República

10 comentarios:

Eva Mª Durán dijo...

Esta personaja es una machista anacrónica por ser del PP, no por ser mujer, y aunque me parece muy bien tu post, Rafa, disiento del dicho de que hay algunas mujeres son más enmemigas de las mujeres que los hombres. Es la sociedad que las ha educado, una sociedad dominada por tíos. la culpable. Tengo mis teorías sobre por qué nos hemos dejado dominar, pero las dejo para otra ocasión. Un cordial saludo!

Antonio Rodriguez dijo...

Cuando no se encuentran argumentos políticos, los del P.P. siempre recurren a las descalificaciones de género. El machismo en el P.P. es algo inherente a su ideario político, basta recordad su rechazo a la ley de igualdad, su posición con respecto a la ley del aborto o cualquier otra propuesta que signifique eliminar discriminaciones en función del sexo. Lo que es penoso es que parte de las mujeres voten a quienes pretenden mantener un estatus de discriminación social por razón de género.
Salud, República y Socialismo

Dilaida dijo...

Estoy de acuerdo contigo, tienes razón, los peores enemigos del femenismo son mujeres como esa señora (en nuestra sociedad abundan como las malas hierbas)y son las causantes de muchos males de nuestra sociedad.
Bicos

RGAlmazán dijo...

Eva, lo he oído de mujeres feministas, y desde luego creo que la responsabilidad es de una sociedad machista, pero estoy convencido de que una mujer machista hace más daño (daño ideológico) que un hombre. Un beso.

Pues sí, Antonio, toda su trayectoria legislativa y parlamentaria, aparte de las anécdotas que yo cuento, es machismo puro.

Dilaida, yo creo que las mujeres hacen más daño, pues aceptan y defienden esa discriminación a su costa. Bicos.

Salud y República

fritus dijo...

Tiene razón Antonio cuando dice que el machismo en el P.P. es algo inherente a su ideario político,...en eso, como en todo, forman equipo con la Conferencia Episcopal...

No sé si recordais de unas declaraciones, por escrito, para más INRI , de un tal Jose Gérez, que iba en las listas del PP por Estepona, autor de la lírica frase " a más cuota femenina, mñás bocaos en la polla tocamos"...le expulsaron del PP., pero resume el espíritu de muchos de sus miembros( nunca mejor dicho)

Carmen dijo...

Verdaderamente son infumables. Es cierto que las mujeres "machistas" a veces más dañinas que ya es mucho decir que algunos hombres, pero estoy con Eva que son producto de una sociedad predominantemente machista que da como resultado esos comportamientos. Que sea del PP, pues que quieres que te diga, no me choca nada. Si la Cospedala o la Soroya tuvieran verguenza torera le deverían, cuando menos, quitar de la alcaldía de Fuengirola.

No dejamos todos los días de asombrarnos por a o por b.

Un beso, Rafa

///GUEVARA\\\ dijo...

Normal que se hagan estas declaraciones, la mitad de los fascistas de la UCD cuando se destruyó se refugiaron en el PP.

Lo mismo podríamos decir de ella lo mismo, que si está donde está es por el mero hecho de ser mujer.

Montse dijo...

Estoy de acuerdo con lo que ha comentado Eva Mª Durán. Y debería empezar a hablar del Feminismo como un proyecto ético contemporáneo que es defendido por hombres y mujeres (personas) que quieren la igualdad de oportunidades (que no el igualitarismo). Y del machismo como una injusticia histórica que han padecidio y practicado hombres y mujeres.

Por eso, Rafa, con todo mi cariño, me gustaría que no hablaras de "Las feministas" sino del movimiento feminista o de los y las feministas. De hecho, ya en el siglo XIX Stuart Mill, filósofo y político inglés, fue uno de los primeros en defender en el Parlamento las reivindicaciones feministas.

Finalmente, el argumento machista que hacen los/as peperos/as y muchos/as que supuestamente defienden la igualdad, no entienden que la discriminación positiva es una medida transitoria mientras se consigue la igualdad real, una medida necesaria para pasar de la igualdad de derecho a la igualdad de hecho. Pero como en tantas otras cosas, cuando interesa es fácil tergiversar las cosas y encima hacernos sentir a las mujeres que ahora resulta que estamos en puestos de responsabilidad porque cuatro progues de turno nos ponen ahí no por mérito sino por política de cuotas.

Qué harta estoy de tantos/as tontos/as.

Un abrazo feminista, rojo y republicano. Montse

RGAlmazán dijo...

Sí, Fritus, es verdad, es inherente al PP, y muy fino el tal Gerez, supongo que es lo que intenta hacer con las mujeres de su familia.

Carmen, si son producto de una sociedad machista, sin duda. Pero cuando tienen conciencia y suficiente nivel cultural pueden hacer más daño. Un beso.

Guevara cuando esta tipa se mira en el espejo se debe ver una diosa y no una mujer.

Montse, no pongo en duda que el machismo es cosa de hombres y que lo sufren las mujeres. Y muchas lo sufren porque no se dan cuenta, porque siempre ha sido así, por miedo... Pero en el caso de esta mujer es mucho más grave, pues es una mujer que sabe lo que dice. Tienes razón, lo justo es hablar de movimiento feminista, yo también tengo mis rémoras a la hora del uso del lenguaje, aunque espero que sea sólo en eso. Un beso.

María a rayas dijo...

últimamente en mi círculo de amigas hemos hablado mucho del machismo, de la supuesta igualdad entre sexos, de los cambios conseguidos y de los que aún deben hacerse. Tienes razón en que el machismo de las mujeres es el peor. De hecho que las nuevas generaciones sigan siendo machistas tiene mucho que ver con la educación (que han dado padres pero también madres, mujeres que no se ha desprendido lo suficiente del machismo rancio de toda la vida).

mal vamos si estos son nuestros ejemplos. Es una maraña en la que todos estamos metidos y de la que es difícil despegarse (claro que a algunos les cuesta más que otros)

Nos quejamos, pero si nosotras mismas tiramos piedras contra nuestro propio tejado mal vamos.

qué cansinismo!!!!!!

(una vez más, gracias por recoger estas situaciones y hacersnos reflexionar sobre ellos)

un beso!!