27 junio 2009

Adiós Manuel, adiós

He hablado esta mañana con Lola su mujer, y me ha dado la mala noticia. Manuel falleció ayer a las cinco de la tarde.

Era, no, no puedo describirle físicamente. La foto que acompaña esta entrada es lo único que he visto de Manuel, la he robado de su bitácora y ya estaba enfermo. No tuve el gusto de conocerle en persona. Vivir en Mallorca le impidió, seguramente, venir a una de las cenas que hemos organizado en Madrid.

Manuel Ortiz2

Pero, aunque nunca le haya visto, no es óbice para que hayamos congeniado, para que su pérdida me haya provocado un gran dolor. Fui de los primeros que descubrió a Manuel en la blogosfera, no recuerdo cómo ni por qué, pero sí la impresión que me causó. Ayer tarde me pasé unas horas volviendo a leer su blog, empezó a escribir sus Apuntes de bolsillo el 12 de julio de 2007, hace casi dos años.

En una entrada del 18 de julio de ese año, le comenté por primera vez, y me contestaba con cariño y agradeciéndome la visita:

"Te agradezco tus comentarios y espero que sí, que haya interesantes entradas. He venido a la blogosfera con ganas y para quedarme...  He visto tu página. Me gusta. Verás que te he puesto un enlace."

Desde entonces hemos mantenido una relación estrecha, nos leíamos y de vez en cuando nos comentábamos. Desde luego, yo no me he perdido ni uno sólo de sus apuntes, de sus lecciones. Porque Manuel no escribía posts, como cualquiera de nosotros, Manuel escribía artículos periodísticos de primera magnitud.

Recuerdo que, también al principio, le dije: "qué casualidad, escribes como uno de los periodistas que más admiro y tiene tu mismo apellido, Javier Ortiz", él me contesto, "es mi hermano". Y efectivamente su estilo era también irónico, mordaz, contra el poder, siempre crítico, pero dejando huella, con calidad.

Tenía, cincuenta y un años, había nacido en San Sebastián, era miembro de una familia de siete hermanos de los que hoy, solo vive uno. Era un periodista de raza, de esos clásicos que entienden el periodismo como algo que además de aprenderse se lleva en la sangre. Sin embargo, utilizaba los nuevos cauces y las posibilidades que la informática le permitía. Tenía perfil en Facebook, además de escribir en tres blogs. Toda su vida la había dedicado a su profesión. Trabajó en La Voz de España, después pasó a ser jefe de prensa de la Consejería de Turismo del Gobierno Vasco. Fué también redactor.jefe de la revista del Festival Internacional de Cine de San Sebastian. Después se trasladó a Ibiza y colaboró con diversos medios. Terminó residiendo en Mallorca, enviado como delegado del diario El Sol, además de colaborar con Europa Press. Más tarde trabajó como corresponsal del diario ABC en Mallorca y en 1993, empezó su relación con El Mundo de Baleares hasta 2001. En los últimos tiempos colaboraba con medios locales e impartía clases de marketing turístico. Toda su vida laboral estuvo ligado a su profesión, a la que amaba profundamente. Le gustaba vivir, se recreaba con un buen libro, escribir para él era un placer, amaba el teatro y el cine y de la música, prefería el jazz.

Hoy cuando se ha ido, recuerdo su voz, de hace un mes, alegre, vitalista y dispuesto a seguir luchando hasta el último momento. Sin rendirse. Manuel era así, un luchador. Le preocupaba todo, escribía sobre todo, siempre con rigor, con mordacidad. Y eso nos queda. Su bitácora principal, con más de seiscientas entradas, será para mí, siempre, un ejemplo de profesionalidad, de calidad, y sobre todo de calidez, un sitio donde escribía un amigo. Un amigo que me arrebató esa maldita mierda llamada cáncer. Así me felicitó hace unos meses. (Perdónenme si en esta parte el papel está mojado)

Manuel, como yo, no creía en el más allá, pero estoy convencido de que se ha ido sabiendo que ha dejado un grupo de blogueros, entre los que me incluyo, que no sólo le admirábamos, sino que le apreciábamos como lo que era, un amigo.

Habíamos pensado, Paz y yo ir a verle este mismo mes, otras cuestiones nos hicieron posponerlo hasta septiembre, ahora ya es tarde, no le podremos visitar, las prisas de esa maldita enfermedad nos lo han impedido, pero siempre nos quedará su blog, su magnífico blog.

No quiero olvidar a Lola, que le ha acompañado tantos años y que ha tenido que vivir con él, muchos momentos alegres y este triste final. Hoy cuando me lo ha dicho, estaba triste, emocionada pero entera. Y así es, Lola, que su ausencia sea su deseo, que sigas adelante con sus recuerdos pero con tu vida, con tu teatro, con tu mundo, eso es lo que él querría, estoy seguro. Un beso fuerte para ti.

Manolo, maestro y amigo, ha sido un placer, muy corto, pero un verdadero placer.

Salud y República

p.d. Otros blogs de Manuel Ortiz: Las aves migratorias y

La trituradora porcentual

12 comentarios:

àngels dijo...

Rafael, no conocía a Manuel. Un par de veces entré en alguno de sus blocs y me quedé admirada de su talento. Las personas de la blogosfera hemos formado nuestras afinidades electivas y somos como una familia, ¿verdad? Sentimos hondo y con dolor nuetras pérdidas y el pesar que infligen . Un beso, Rafa, a tí y a todas las personas que hoy os sentís un poco más solas en ese espacio tan desafiante y tan inmenso.

Mega dijo...

Bonito y sentido, homenaje, Rafa.
Seguro que a Manuel, allí donde esté, le habrá gustado leerlas.

Un fortísimo abrazo

Antonio Rodriguez dijo...

Ha sido una terrible perdida. Recordarás que fuistes tu quien me recomendó a Manuel para incluir entre mis favoritos blogs, haciendo especial mención en que escribía muy bien y no te faltaba razón, pues en este año y medio que llevo en la aventura blogera, Manuel ha sido de esos blogs imprescindibles de leer, aunque solo fuera por el placer de leer.
Yo también tenía pensado hacer una entrada en recuerdo a Manuel, pero despues de leer la tuya, creo ue no es necesario, porque no estaré a la altura. Voy a enlazar la tuya a mi blog. De todas maneras tal como le he dicho a Paz deberiaís pensar en un homenaje colectivo.
Salud, República y Socialismo

Carmen dijo...

Querido Rafa, emotiva entrada. Yo no le conocí pero si era lectora suya. Como dices sus entradas eran auténticos artículos periodísticos. Es una gran pérdida para la blogosfera. Yo aprendía de él. De su certeza en cada una de sus opiniones, de su forma de abordar los asuntos más polémicos. Es cierto que nos queda su blog.
No conozco a su familia pero siento su dolor. Trasmíteles si me haces el favor la solidaridad y el cariño de una bloguera que admiraba a Manuel.
Un beso

Franesco dijo...

No había leído su blog, pero repasaré sus artículos dado que consideras que son buenos y suelo aceptar tu criterio, incluso cuando dices cosas con las que no estoy de acuerdo.

Ah, como periodista agradezco que le dediques un post a un colega desaparecido.

Saludos.

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Lo he sentido mucho.
Abrazos,

Diego

Raúl Pleguezuelo dijo...

Me sumo al adiós, me enterado esta mañana a través de un Twitt de Maripuchi. Es una triste noticia y una perdida irreparable en el mundo de la palabra con conciencia.

Selma dijo...

Muy emotivo homenaje el tuyo, Rafa, como no podía ser menos viniendo de tí y hablando de ÉL..

Recuerdo la faceta de Poeta de Manuel... La menos conocida, la más secreta...

Un abrazo muy cariñoso y sentido, hoy.

Blog de Paco Piniella dijo...

Yo me había hecho seguidor de su blog, una pena. La vida es injusta y cruel pero es la única que nos ha tocado disfrutar. Sigamos caminando...

Paco dijo...

Maravilloso homenaje. Mi más sentido pésame para la familia.

NáN dijo...

Estaba fuera de Madrid y llego tarde. No lo conocía, pero te agradezco, Rafa, que me lo hayas hecho tan presente.

neptuno28 dijo...

Lo siento muchísimo. Acabo de enterarme y como siempre, llego tarde. O quizás no. Nunca es tarde.

Un abrazo a Manuel. No le conocía, pero tuve un intercambio muy interesante con él. Me hizo una puntualización al título de una entrada en mi blog y yo a su vez, le corregí.

Su respuesta fue increíble y resume lo que debía ser:

"...De manera que como rectificar, no es que sea ya de sabios sino de personas normales, pues voy y me retracto. Los maniáticos del buen uso del idioma a veces queremos hilar tan fino que nos pasamos.
Se ha ganado usted un lector..."

Gran persona.

Un saludo DESDE y POR la izquierda.