21 abril 2009

La larga y triste cruz de la Justicia

Increíble pero cierto, en esta semana en la que se celebra el día del libro, pasado mañana, la Justicia demuestra su probada arbitrariedad además de su conocida lentitud en el campo de la literatura.

El ejemplo que estamos describiendo sirve de paradigma de cómo funciona la Justicia. Esta Justicia que no hace sino dar tumbos de uno a otro lado, entre recursos, distintos tribunales y jueces de todas las especies, y que tiene un ritmo de tortuga, en el mejor de los casos, si no es de cangrejo.

La historia está contada aquí, y tiene guasa la cosa. Resulta que una escritora, María del Carmen Formoso, entendió que la obra de Cela “La Cruz de San Andrés” la había plagiado el nobel español de su novela.La cruz de San Andrés

La denuncia se inició en 1998, luego tardó en admitirse, después se archivó en dos ocasiones, hasta que el Tribunal Constitucional en 2006 concedió amparo a la novelista y reabrió el caso. Después se vuelve a desestimar, para estimarse ahora. Y por cierto, Planeta ha recurrido la decisión a favor de Formoso por lo que la película continúa.

Pues eso, ahora, quince años después de que la novela de Cela ganara el Premio Planeta, ocho años después de la muerte de D. Camilo, y once años desde que se inició la denuncia, todavía la cuestión está en el alero. No me dirán ustedes que la novela, más que cualquiera de las dos en discordia, es la del recorrido de la Justicia durante todos estos años. ¡Qué cruz!

Porque una cosa es que la Justicia sea garantista y otra que sea un cachondeo, que ya lo dijo aquel de Jerez hace años y lo quisieron emplumar. O sea que yo no voy a decir que es un cachondeo, aunque lo piense no vaya a ser que me empapelen, sino simplemente que es un culebrón de tres pares y una chufla digna de una chirigota carnavalesca.  Porque si no ¿cómo se entiende lo ocurrido con este presunto plagio?

Salud y República

9 comentarios:

Bernardo Muñoz dijo...

Que la justicia es lenta resulta evidente; que cuando además el litigio afecta a los intereses de algún poderoso grupo económico aun se ralentiza más, resultaría sospechoso si los motivos de tal laxitud no fueran tan obvios.

Dicho esto no puedo opinar sobre las obras. No las he leido.

Pero aunque se demuestre que a algún "negro" de Cela se le fue la mano, tampoco sería justo que este episodio marcara su carrera. Camilo José Cela ha sido uno de los mejores escritores que ha parido este país. Ni su estrambótica biografía ni su lamentable evolución en su última etapa deberían empañar su obra.

Antonio Rodriguez dijo...

Para ratificar sus afirmaciones solo hay que observar el juicio del JAK-42.
Y oiga a ver si escribe menos que no se le puede seguir.
Salud, República y Socialismo

Carmen dijo...

Efectivamente, es lenta, es insegura y a veces parece arbitraria. Yo tampoco quiero decir que sea un cachondeo no vaya a ser que también me empapelen y encima lo hagan con la obra plagiada para mayor escarnio. En todo caso y al margen de la polémica, la obra es bastante floja y encima con todo este revuelo sabes lo que pasará: que Planeta venderá más el día 23. Te apuesto algo. Un beso muy mañanero

daalla dijo...

La justicia es, para algunos, demasiado garantista. Quizás si no hubiera sido Cela, ni la editorial Planeta se hubiera dado más prisa. Quizás...

RGAlmazán dijo...

Bernardo, yo sí leí La cruz de San Andrés y me pareció floja. Lo que no quita para estar de acuerdo contigo en que es uno de los más grandes, sin dudas. Ahora bien, si hay un delito --que cualquiera sabe, después de ver los vaivenes de nuestra querida Justicia--, es independiente de su categoría demostrada en otras novelas.

Pues sí, Antonio, ese juicio es una prueba.

CArmen, llevas razón, la novela es floja y quien más se puede beneficiar, aunque perdiera, es Planeta por la publicidad de la noticia. Un beso.

Daalla, habrá tantos casos tan lentos o más que éste, lo que ocurre es que este se conoce por la notoriedad de Gala, y los otros casos se mueren de risa y de asco, esperando que actúen los jueces.

Salud y República

m.eugènia creus-piqué dijo...

Hola , ya se que llego tarde, no he leído ni una ni otra pero me cuesta bastante creer que Cela cayera en una cosa así y apoyo a Antonio, chico para un poco ! Es difícil,difícil seguirte, cómo admiro tu poder "Escribiente", esto que tengo es envidia sana.Besos Rafa.

canuit dijo...

Yo solo le leo a usted y a unos pocos más, pero yo si lo digo: LA JUSTICIA EN ESTE PAIS ES UN AUTENTICO CACHONDEO. Es más, salvo honrosas excepciones como el juez Calatayud, dan tanto asco los jueces como los políticos.
Vestidos de negro me recuerdan a la conferencia episcopal pero mucho más chulos encima.
El Canuit

__MARÍA__ dijo...

Ya ves...la justicia es un cachondeo total.
Y de C.J. Cela, prefiero no opinar porque un tipo que dice que en Cádiz sólo hay mariquitas, siendo mis hijos de Cádiz, como que me ofende y mucho (aunque fueran mariquitas)
Vaya que no me hizo ninguna gracia entonces y para mí su obra no está empañada, está emborronada.
Es un tipejo.
Por lo demás, soy aficionada a la literatura y hay algunos autores que por muchos premios que les hayan dado, me son imposibles de leer.
Besos Rafa

David dijo...

Ayer empecé "La familia de Pascual Duarte", ya me dirás que te pareció.

Te comento, Rafa, en este escrito ya pasados unos días, y es que más comentarios merece hoy don Camilo, me parece a mí, que la señora Aguilar.

Seguimos leyéndonos.