04 abril 2009

Así soy si así os parece

Pues sí. La entrada sobre el escándalo del País Vasco ha tenido repercusión. Todo hay que decirlo, en parte se lo debo a D. Ricardo que se digno citarme y eso atrajo a muchos visitantes hasta Kabila.

Pero lo que les quería contar es que he recibido varios correos electrónicos, en los que se me critica lo que expongo, bien por exceso o bien por defecto. Y me explicaré. Hay quien dice que parece mentira que me dedique a atacar a los socialistas, que si el fuego amigo, que si tal, que si el enemigo es otro. Y por otro lado hay quien afirma que debería ser más contundente siempre y que la crítica al PSOE ahora es más o menos una excepción que no deja de tener gracia cuando el PSOE actúa igual que el PP siempre.

En fin las dos trincheras disparando y yo en el centro. Y ahí pienso seguir. Lo del centro, como pueden imaginar, no es una referencia política.

Yo me encuentro donde me he encontrado siempre, sin tener que hacer juegos malabares ni equilibrios para mantenerme dentro de una determinada línea ideológica y un partido determinado. Sé muy bien quién es el enemigo:  La derecha que representa el PP. Pero eso no quita para que no critique lo que pasa en los otros partidos, incluida Izquierda Unida, donde los que me siguen, saben que en el último año ya he pedido, por gestión o por cuestiones electorales, la dimisión de tres de sus altos cargos. Por lo tanto, no veo lo extraño que a algunos parece resultarles que critique al PSOE.

Tengo muy claro que el PP y el PSOE no es lo mismo. las dos orillasY lo siento por los que piensan que sí. Nunca he creído en la teoría de las dos orillas. Me ha parecido una memez igualar al PP y al PSOE. Dicho lo cual, afirmo y, desgraciadamente, confirmo que muchas veces la política que desarrolla el PSOE es igual a la del PP. Es más, en más de una ocasión se alían, basta recordar el caso último del País Vasco o el de Navarra, pero hay bastantes más.

Y digo que me ha parecido un análisis simple decir que son iguales porque nunca el PP hubiera hecho algunas cosas de las que ha desarrollado el PSOE, desde retirar las tropas de Irak, a la ley de los matrimonios homosexuales, a la ley de la Memoria Histórica (aunque es verdad que se ha quedado a medias) y, por ejemplo, la futura ley de interrupción del embarazo. Y tengo claro que los cambios transformadores que se han de producir tiene que ser conjuntamente con el PSOE. Por muchas razones, primera porque hoy no tenemos suficientes diputados para hacerlos. Y además, porque una parte de los militantes socialistas están también por las políticas transformadores, aunque a juzgar por lo que se aplica desde la dirección, deben estar en minoría o se autoflagelan.

En fin, quería aclarar esta cuestión por si alguien tenía dudas. Otra cosa no, pero no me gusta ser tibio y lamento no estar ni con tirios ni con troyanos, sino conmigo mismo, que no es poco. Así es si así os parece, y si no, pues también.

Salud y República

8 comentarios:

Gracchus Babeuf dijo...

Corazón partío, tenemos algunos. Los socialistas de base son gente cojonuda, pero la dirección siempre prefiere que gobierne UPN, antes que aliarse con NB. O prefieren que presida el Parlamento Vasco doña Condón. Tras el drama del referendum de la OTAN, en 1986, yo me apunté a la teoría de las dos orillas. Pero no resultó productiva. Acabó engendrando monstruos con bigote. Ahora, camino entre dudas. Y cada día más solo, porque cada día somos menos.

javierM dijo...

Aplaudo su coherencia, D. Rafa. Yo, si los socialistas quieren matrimonio, coyuntural o estable con el PP, no tengo más remedio que propugnar que en lo importante son la misma cara de la misma moneda. Es que nos hemos partido la cara porque el Pp no rascara bola en todo el estado. Es que hemos puesto a caer de un burro a compañeros que se abstuvieron el la investidura de algún alcalde socialista.

Manuel Ortiz dijo...

Hace unos días escribí una entrada en mi blog en la que me mostraba a favor de un cierto entedimiento y de colaboración entre el PSOE y el PP. Hoy es el día en que quisiera desdecirme de aquella entrada, que fue más escrita por el interés de una mente solidaria y abierta que por el veradero entusiasmo de quien observa objetivamente una situación.

Adanero dijo...

Siguiendo con las coherencias (o incoherencias).
Supongo que quien le critica que usted ataque a los socialistas y dicen que el enemigo es otro, son en gran parte socialistas. ¿Cierto? Entonces, ¿por qué se pacta con el enemigo?
Me he saltado una clase y hay algo que no acabo de entender.

Un saludo.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Encuentro muy bien que des tu opinión sobre los partidos que desees y nadie debe rasgarse las vestiduras por ello, todos tienen cosas buenas, menos uno, y todos meten la pata alguna vez y las cosas deben decirse,lo que nuca entenderé son los pactos Psoe-PP,esto es que no me entra en el coco por muchos esfuerzos que haga.Besos.

Blog de Paco Piniella dijo...

Para mi que, como sabes soy militante del PSOE, no era necesaria aclaración. La izquierda es lo que es, ojalá fuera otra, pero es la que es, y desde luego los que militamos dentro, ya sea PSOE, IU, IA, o donde sea, somos los que tenemos que moverlas, desde dentro, ¡entrismo! o entristas, así nos llamaban.
Buen domingo Rafael

suso ferrol dijo...

Siento una gran decepción por el PSOE,aqui en Galicia siguieron con la misma politica iniciada años atras por el radiactivo Fraga Iribarne.Se trata de una politica de destrucción del territorio,la falta de respeto por el ecosistema,y dar paso a toda iniciativa empresarial por encima de la vida humana y el medioambiente.
Galicia esta pasando de ser EL PAÍS DE LOS MIL RÍOS a ser EL PAÍS DE LAS INDUSTRIAS CONTAMINANTES Y PELIGROSAS.
El PSOE no sera como el PP,pero le falta mucho para poder representar a la gente de izquierdas de este país.

fritus dijo...

Así es usted y suerte que es así...y bueno, que quiere que le diga, que el PSOE que votó la directiva de la verguenza con la extrema derecha en el parlamento europeo, o el que ahora gobierna en Euskadi de la mano del PP, es merecedor de ser criticado, y lo que cualquier persona honesta desde la izquierda debe hacer es decirlo, claramente, con sujeto y predicado...y al que le pique que se rasque, o que cambie el sentido de su voto, para otra vez...

un abrazo