03 abril 2009

"Nadie podrá probar que no son inocentes"

Con esta frase pretende zanjar el asunto. Esta magnífica frase proverbial. D. Mariano, crecido por Galicia y las concesiones en el País Vasco, no da marcha atrás y pone la mano en el fuego por su tesorero, Luis Bárcenas y por el eurodiputado Galeote.

La frase se las trae, está estudiada a pesar de que el titubeo y la pose al decirla pudiera parecer improvisada. Es una frase estudiada.

Contiene un hito de dramatismo que denota una cierta incomprensión de los demás. Podría empezar por: A pesar del mundo, nadie podrá... o aunque nos quieran crucifijar, nadie podrá...Bárcenas y Galeote

Se trata de una frase negativa, podría haber dicho: "Podremos probar nuestra inocencia" --pero es más categórica-- o "Nadie podrá probar que somos culpables", pero en ambas frases se parte de una presunta culpabilidad, y hasta ahí podríamos llegar.

Total que si los jueces de los tribunales superiores, invitados o no a comer con los granados de turno, dijeran que no hay delito, este hombre siempre recordará que llevaba razón. Si por el contrario fueran imputados y llevados a juicio, entonces vendrá lo de "donde dije digo, digo Diego", y alegará que es sólo una imputación y que confía en su inocencia. Y si después fueran condenados, ya habrá pasado tanto tiempo que casi no tendrá que corregirse. Simplemente dirá, acato la decisión judicial y en todas las cestas hay manzanas podridas. Y se acabo la historia.

La ventaja con la que juega es que sabe bien por experiencia que estas cosas no castigan a la derecha en las urnas, que parecen inherentes a su esencia.

Por cierto, esta frase lapidaria bien merecería ser el título de una película melodramática, como la de Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto. Y podría ocurrir.   

Salud y República

10 comentarios:

Antonio Rodriguez dijo...

Esta tan seguro de que le va a salpicar la mierda, que trata de retorcer el lenguaje para poder encontrar una excusa pase lo que pase.
Salud, República y Socialismo

Manuel Ortiz dijo...

Además, la sentencia tiene una pesada carga amenazante. Hay prepotencia, ganas de atemorizar a los suyos (que son los que más tienen que ver en esto) y afán de conquistar unas posiciones en las que aún no se encuentra Rajoy porque todavía no puede. Es la ceremonia de la confusión en forma de tarta soplada al viento a muchos kilómetros por hora, pero soplada a tal,velocidad para llenar de merengue a todo el mundo.

Adanero dijo...

¿Y quién es el señor Nadie?

Un saludo.

fritus dijo...

lo de meter dos negaciones seguidas "nadie"..."no"..es rarísimo...que me perdonen mis amigos gallegos ( que alguno tengo), pero esto solo se le ocurre a un gallego, de esos que están a media escalera.

Carmen dijo...

La frasecita se las trae. Porque en realidad no dice que sean inocentes, dice que nadie puede probar que no lo sean. Es el colmo del cinismo. Mientras estarán organizando todo el entramado de favores y de compra de voluntades para meter debajo de la alfombra sus corrupciones y miserias. Ah! eso si, no tienen ningún empacho en aparecer como iconos de la honradez. Me ponen enferma. Un beso

daalla dijo...

Podrán hacer todo el equilibrismo dialéctico que quieran, pero todos sabemos que mienten como bellacos. Jamás dan el brazo a torcer, me recuerdan a los niños mentirosos que, aun cogidos en el acto de realizar una pifia, te sueltan con todo el descaro "yo no he sido". Haría gracia si no fuera por lo que nos jugamos. Para ellos todo mi desprecio.
Saludos, Rafa.

Vilos Cohaagen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vilos Cohaagen dijo...

Otra versión:

Sentencia de hechos consumados. Uno que ha visto Los Soprano y algunas pelis de mafiosos sabe cuándo están todos los cabos atados. Quien hubiera podido demostrar que son culpables quizá esté durmiendo con los peces o envuelto en un pijama de hormigón.

Sólo es una fantasía, claro.Una frase así, con ese sentido, sólo se le ocurre a los que hacen las películas.

RGAlmazán dijo...

Pues sí Antonio tiene miedo de hablar y pretende que no le coja el toro.

Manuel, absoluta confusión, donde nadie sabe donde está y lo que se va a encontrar mañana. El futuro en el PP, depende de lo que descubra Garzón y similares.

Oiga, no sé a quién se podía referir, mesié Adanero, pero si yo tuviera que llamar a alguien Nadie, no me haga decir a quien. Le voy a dar una pista. Ha traicionado la causa (y no me refiero a Patxi).

Sí, Fritus, esto es propio de gallegos y de curas. Me refiero a lo de las dos negaciones.

Claro Carmen, anda con piés de plomo y ve venir el terremoto, lo que pasa es que en vez de apartarse, de momento prefiere a que se acerque más, a ver si la tierra le perdona. Un beso.

Daalla, todos lo sabemos, pero una parte importante de los ciudadanos lo apoyan, esa es la gran cabronada.

D. Vilos, ¿cómo está usted? Pues sí, son muy retorcidos y mafiosillos. Y desde luego lo primero que pensé cuando lo leí es que era una frase de película

Salud y República

mitcoes dijo...

Si no lo he entendido mal, esa frase queire decir, que:

A) Somos culpables
B) Somos listos y nadie podrá probar nuestra culpabilidad
C) Los indicios van en nuestra contra, pero no admitiremos que se nos condene por indicios (Como a Vera y Barrionuevo condenados sin pruebas, pero con indicios)