22 mayo 2008

Machismo Marista

Pues sí, a unos alumnos del Colegio de los Maristas de Salamanca se les ocurrió, en las fiestas de colegio, hacer un espectáculo al estilo Full Monty y la cosa salió divertida, los participantes eran diecisiete: siete chicas y diez chicos. Lo que nunca imaginaron era que a las chicas cuando fueron en septiembre a matricularse no les aceptaran su solicitud.

Naturalmente los chicos no tuvieron problemas. El hecho de hacer el tímido streap-tease (sólo llegaron a quedarse en ropa interior) puede ser discutible, gustar o no, aunque a mí me parezca una gracia sin más intención, pero lo que no tiene discusión es la discriminación que el colegio ha cometido al no admitir a las chicas y sí a los chicos.

Este colegio religioso, que está subvencionado por la Junta de Castilla y León, durante la investigación de los hechos, interrogó aplicando a las alumnas castigadas “el tercer grado”, con preguntas ofensivas, afirman los padres.

Si el colegio hubiera tratado a todos los alumnos, independientemente de su sexo, de la misma forma podríamos hablar de un exceso, de una medida inquisitorial, de la aplicación de un método totalitario, pero a esto hay que añadir dos agravantes. Uno, que es un colegio subvencionado y por lo tanto funciona con fondos públicos y los que lo dirigen lo hacen en nombre de una religión sin encomendarse a quien les paga (la Junta de Castilla y León) y dos, que el castigo es discriminante en razón del sexo de los alumnos, incumpliendo, entre otras, la ley de igualdad.

Que discrimine la Iglesia no me causa ninguna sorpresa, basta considerar los derechos y obligaciones de las monjas en relación con los sacerdotes. Sin embargo es inadmisible que lo hagan con jóvenes estudiantes, ajenos a la institución y provocando, precisamente, una precedente educativo de difícil justificación.

Esperemos que los entes públicos, por ejemplo el nuevo Ministerio de Igualdad, tomen cartas en el asunto. Todavía no estamos en una teocracia y también los curas tienen que someterse a las leyes, normas y conductas propias del país donde viven.

Salud y República

7 comentarios:

Júcaro dijo...

Lo que me pide el cuerpo es decir, por ejemplo, que se lo merecen por optar a un centro como ese. Pero una vez dicho dicho eso, habría que reclamar de la administración pública que tomara carta en el asunto porque un centro subvencionado se rige (al menos en Andalucía, así está estipulado para los concertados) por los mismos criterios de admisión y matriculación que cualquier centro público.

fritus dijo...

en el fondo les han hecho un favor....en el instituto no les hubiese pasado.

En fin, que si estos hermanos maristas hubieran estado hace 2000 años el día de la lapidación de la pecadora evangelica, se hubieran hinchao a lanzar pedradas...si es que algunas cosas nunca cambian..como decía Ghandi, "el cristianismo es precioso, pero los cristianos me acojonan"...( o algo así).

Un abrazo

Selma dijo...

Buenas noches Rafa,

Para empezar si aceptaron que su centro fuera mixto, es para poder estar concertados y cobrar...
Y un pensamiento malicioso, seguramente les debe hacer más gracia el culete de los nenes... seré mal pensada!!!

Un besito malicioso Rafa!

Augusta II dijo...

¡Pues claro, como tiene que ser! Joder, papá, mira que te dije que me matricularas en los maristas, y tú, ni caso. Ahora soy una perdida... De ahí salen mujeres de provecho, castas, recatadas, educadas, y la primera que ose a enseñar las tetas, ¡a la puta calle!, como dios manda. Los chicos no, hombre, ¿por qué?, si son chicos está justificado que eructen, tiren gapos por la calle, digan tacos, hagan calvos, y exhiban sus encantos varoniles.

Exceso,("porque nos sale de los cojones"), abuso,(interrogatorio sangtrante, son menores y se las vamos a hacer pasar putas), poca vergüenza,("fondos públicos, por el forro"), machismo, (como dios manda, (¿no salieron de la costilla de un hombre?, ¡pues que se jodan!).

Siglo XXI, señoras y señores, me voy a Urano, que me han dicho que allí no pasan estas cosas...

J. G Centeno dijo...

Esa enseñanza concertada, eaccionaria y machista, la pagamos todos los españoles sin que el gobierno ¿socialista? mueva un músculo.
¡¡Todos a Génova 13 a apoyar a San Gil!! (¿o no va de eso?)

josemanuel dijo...

¡Por dios y por la virgen! ¿a quien se le ocurre enseñar las bragas en un colegio de maristas? ¡¡en Salamanca!!. Esas niñas han quedado marcadas de por vida. Mejor que emigren, como hicieron mis padres, de tan puritana e hipócrita ciudad (las generalizaciones son desaconsejables, pero sé bien lo que escribo). Respecto a las medidas a tomar: retirar a todos los colegios privados las subvenciones e invertir ese dinero en enseñanza pública. ¿Será en esta legislatura en la que el gobierno del PSOE lo haga? Lo dudo.

Anónimo dijo...

No hay duda de que, aparentemente, los Maristas de Salamanca (y el responsable de tal decisión en concreto) se han cubierto de gloria. Como antiguo alumno marista que soy, no creo que muchos de los comentarios que estáis haciendo, sean afortunados, puesto que estáis metiendo en el mismo saco a todos y esta decisión, sin duda, ha sido tomada por un descerebrado que de ser por el, instituiría de nuevo la "Santa" Inquisición. Pero seamos más inteligentes que el y critiquèmosle con argumentos y no con ataques. Estudié 12 años con ellos y con los años me abrieron los ojos. Soy agnóstico convencido pero también he de decir que recibí una buena educación, al margen de las Historias acerca del tal Jesucristo...Aborrezco el machismo y cualquier forma de violencia de la misma forma que odio la generalización injusta. Gracias.